Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 7

Capítulo 2: El Rey Demonio Lleva Un Gatito Callejero A Casa

Parte 3

 

 

Aunque Maou originalmente pensó que no sería capaz de conseguir a una persona que pudiese adoptarlo inmediatamente, incluyendo a Kisaki y a su kouhai Chi-chan, todos parecieron preocupados al oír el tema de la adopción.

Pues la mayoría de los empleados en Hatagaya vivían solos en apartamentos múltiples.




— Huh… si solo mi padre no fuese alérgico a los gatos… Tras ver al gatito unos minutos, Chiho suspiró lamentándose.

El hogar propiamente cómodo de Chiho era un buen ambiente para cuidar gatos, pero el padre de Chiho, Sasaki Senichi, al igual que Urushihara, era seriamente alérgico a los gatos.

— ¿Nadie sabe quién era el antiguo dueño?

— Incluso si se supiera, no deseo regresarlo al hogar donde abandonan gatos.

— Es cierto… ah, qué lindo.




La sonrisa de Chiho no se desaparecía.

El sol poniente iluminando la Fortaleza Demoniaca se reflejó en el cuerpo del gatito con un brillo dorado.

— ¿Hm?

En ese momento, Ashiya, quien estaba en la cocina, escuchó que tocaban la puerta.

— Alsiel.

— ¿Qué sucede, amante de gatos?

Era la voz de Suzuno, y Ashiya, en raras ocasiones, la molestaba un poco.

— Desde hoy en adelante, ustedes chicos, podrán cocinar aquí por su cuenta. Suzuno respondió desde fuera en voz baja.

—…Emilia y Alas=Ramus están aquí.

—…espera un momento, abriré la puerta inmediatamente.

Aunque Ashiya frunció el ceño al escuchar la voz de Suzuno desde el corredor, aun así él le quitó el seguro a la puerta del porche.

Incluso esta escena de un demonio que parecía invitar indiferentemente a la Héroe y a la Inquisidora a su casa, se había convertido lentamente en parte de una vida normal.

— ¡Miau, miau!

Apareciendo frente a la puerta estaba Emi, quien parecía que acabara de salir del trabajo, y Alas=Ramus, siendo cargada por Emi.

— Incluso cuando estaba trabajando, ella pensaba en el gatito, y se la pasaba gritando continuamente «miau, miau»….

Luego de dar una excusa que carecía de la dominación de aire usual, Emi entró en la Fortaleza Demoniaca.

— Oh, Alas=Ramus. Emi, necesitas pedirle que se calme. Pues el gatito está durmiendo ahora.

En cierto sentido, era normal que Maou hiciera ese recordatorio, pero para ellos, esto debería considerarse anormal.

Pero Emi no refutó eso particularmente.

— Tienes que hacer silencio, shhh… ¿oh?

Una vez que Emi le pidió a Alas=Ramus que se quedara quieta, la pequeña obedientemente imitó a Emi y levantó su dedo índice frente a su boca, y el dedo medio levantado junto a este debido a eso.

— Miau, miau está durmiendo, debes mirarlo en silencio, ¿bien?

— ¡Si! ¡Shh… ¿oh?!




Aunque no se sabía cuándo podía entender la niña, al final, Chiho y Emi se movieron a un lado para que Alas=Ramus pudiese ver al gatito.

— ¿Miau, miau, duerme?

Luego que Alas=Ramus examinara el interior de la cara, ella levantó la vista y le preguntó a Emi.

— Si. No puedes despertarlo.

Maou le pidió a Emi, quien instruía una vez más a Alas=Ramus:

— En tu lugar de trabajo, ¿hay chicas a las que le gusten los gatos?

— Pregunté por ahí, pero básicamente todos viven en un condominio, no pueden criar uno incluso si quisieran. Aunque aún no le he preguntado a todos.

El trabajo de Emi es de contestar llamadas en un centro de atención al cliente de la compañía telefónica Docodemo.

— ¿Ah, sí?

Maou dejó caer su cabeza, con coraje, y miró a todos quienes se habían agachados en la Fortaleza Demoniaca de seis tatamis.

— Huh, al fin y al cabo hay un límite para preguntarnos a uno de nosotros.

—…oye, ¿quién es «uno de nosotros»?

Una vez que comprendió que ese «uno de nosotros» al que Maou se refería también la incluía, Emi se puso seria.

— ¿Qué importa?, no te alteres por pequeñeces.

— ¿Qué pequeñeces…?

Aunque Emi quería seguir protestando, una vez que consideró a Alas=Ramus y al gatito durmiente, ella se exhortó a sí misma y suprimió su ira.

— ¿…entonces, que piensas hacer? Si nadie quiere adoptarlo, ¿vas a continuar teniéndolo?

— Eso es lo que me preocupa, pues no puedo hacerlo. Maou murmuró suavemente,

Viendo a Maou tan indeciso, Emi suspiró ligeramente.

— Ya que «uno de nosotros» no es bueno, entonces está bien preguntarle a otras personas.

— ¿Ah?

— ¡Aunque siento que esto es un método antiguo! Pero cuando aún vivía en mi hogar en Ente Isla, siempre veía a la gente publicar noticias en la iglesia de la aldea o la casa del jefe de la aldea.

Maou levantó la vista, sorprendido.

— Publicar noticias…

— Ya veo… mientras se publique en un lugar concurrido, quizá pueda atraer la atención de la gente que transita por allí.

En un raro momento, Ashiya estuvo de acuerdo con la sugerencia de Emi.

— También lo pienso así, así que intentémoslo.

— ¡Kya!

Una mano de repente se estiró desde el armario, haciendo que Emi gritara con sorpresa.

Aunque Emi descubrió de inmediato que se trataba de la mano de Urushihara, la escena de una mano sujetando un trozo de papel de repente aparecía desde el armario en una habitación de apartamento que estaba bajo el sol poniente, parecía muy terrorífica.

— ¿Lu, Lucifer? ¡No estés asustando así a la gente!

Urushihara lanzó el trozo de papel que estaba en su mano y cerró la puerta del armario inmediatamente.

Luego que Chiho tomara el trozo de papel, ella descubrió que era un panfleto simple hecho con un procesador de textos, incluía fotos de un gatito que fueron tomadas con una cámara digital.

— ¿Cuándo compraste una cámara digital y una impresora? Emi miró fríamente a Maou.

— Oh, era porque quería usar varias formas para tener fotos de Alas=Ramus. Y en ese tiempo fueron vendidos bastante baratos.

— Con un modelo como este, sería una estafa si no lo vendieran a bajo precio. Maou dijo alegremente, pero Urushihara, en su armario, refutó eso sin piedad.

Además de eso, Emi quiera quejarse aún más, pues si tenían dinero para comprar tales cosas, ¿por qué no compraban un conjunto de futón para Alas=Ramus cuando ellos estuvieron quedándose en la Fortaleza Demoniaca?

Pero antes que Emi abriera su boca…

— Bueno…

Chiho le preguntó a Maou con preocupación…

— ¿Puedo saber que significa este «Ginshari2»?

— ¿Eh?

Chiho le entregó el panfleto a Maou, y cuando este último lo examinó cuidadosamente, descubrió que las fotos tenían las palabras «Nombre: Ginshari» junto a ellas.

— Esto es lo que estuve pensando con Urushihara hoy.

— ¡…por lo menos esfuércense más en ello! Se trata de un gato.

Ahora incluso Maou se sintió débil por la confesión de Ashiya, pero este respondió con seriedad.

— Aunque no sabemos cuánto tiempo vamos a cuidar de él, con el fin de prevenir inconvenientes por mantener oculto al gato y que la casera o el agente lo descubra, tenemos que ser cuidadosos. Además de decir que es un nombre, es más como el seudónimo del gatito.

2 Es un término para referirse al Arroz Blanco.

— Eso se refiere a un nombre. Emi refutó cuidadosamente.

Ya que todos habían preguntado a otras personas si podían adoptarlo, se sentía como si no había significado si se le daba un seudónimo, pero justo cuando Maou comenzaba a sentir que llamarlo «gato» parecía bastante inconveniente…

— Huh, en fin, ignoremos el nombre Ginshari. Este método es bueno, mientras agreguemos una foto y coloquemos un número telefónico, e indiquemos que estamos buscando a alguien que lo adopte…

Incluso si era un panfleto hecho usando un computador y una impresora sencillos, la capa era simple y fácil de entender, y parecía como si no pudiese ser usada.

Aunque ver hecha la idea de Emi y Urushihara era un poco incómodo, con las cosas como estaban, ellos no podían quejarse.

Sin embargo…

— Pero… ¿Dónde se publicaría?

Chiho miró entre Maou y el panfleto con una expresión compleja en su rostro, y objetó contra la ubicación que todos los presentes estaban pensando.

— ¿Dónde… no puede ser colocado en los postes telefónicos?

— Eso es lo que pensé en un principio… pero parece un pequeño error, después de todo, raramente veo gente pegar anuncios sobre mascotas perdidas.

Emi, quien no esperó que Chiho objetara, no pudo evitar decir eso.

— En realidad, eso no se puede. Chiho digo eso con lamento.

— Para ponerlo a un nivel extremo, si las noticias de este tipo son pegadas en postes telefónicos, podría llevar a la destrucción de delito a la propiedad. Especialmente Tokio ubica muchas restricciones en noticias en postes telefónicos, por lo que está estrictamente prohibido en las lecciones de seguridad vital…

— P-pero solo se trata de pegar noticias para buscar mascotas… ¿eso llevaría a la destrucción de delito a la propiedad?

Este hecho inesperado, hizo que Maou, Emi y Ashiya quedaran notablemente sorprendidos.

— Claro, si fuese solo una noticia de buscar mascotas, normalmente, seria arrancada por la policía, o serian advertidos verbalmente… pero mi papá lo dijo antes, comparado a la naturaleza ilegal de publicar noticias, es difícil resguardarse contra los problemas causados por publicar números telefónicos.

—…ah… ya veo.

Si solo fuese una llamada bromista, no sería tan malo, pero se decía que debido a eso, las estafas monetarias tenían frecuencia con asuntos relacionados a mascotas perdidas, acosadores, o ladrones y delincuentes.

— Si las noticies tienen que ser publicadas, entonces solo el número de Maou- san puede incluirse, ¿no? Si es así, podría atraer negociantes extraños como los de la última vez, creo que sería mejor no hacer eso.

— ¿La última vez? ¿Negociantes? ¿Qué se supone que significa eso?

— ¡E-entiendo! ¡Si, Chi-chan tiene razón! ¡No deberíamos pegar noticias! ¡Si, desistamos!

Cuando Suzuno apenas llegó, Urushihara había sido estafado por un comerciante de visita en el tiempo que Ashiya estuvo fuera, y compró cosas innecesarias.

Al ver que ese incidente, el cual había sido mantenido en secreto, estaba a punto de revelarse, Maou frenéticamente gritó.

— Eh, bueno, aunque Urushihara-san hizo especialmente un panfleto, en realidad fue regañado por todos… lo siento mucho.

Por la expresión de Chiho, ella parecía lamentarse de sus palabras de modelo estudiantil.

— Está bien, está bien. Chi-chan, está bien. Soy yo quien fui muy descuidado en querer publicar mi número sin pensarlo mucho siquiera.

Maou enrolló el panfleto con una sonrisa torcida, y lo lanzó al cubo de basura.

— Huh… y yo especialmente publiqué un tema en un sitio de internet relacionado con las mascotas… ¡wah!

Ashiya golpeó la puerta un par de veces, haciendo que las quejas dentro del armario cesaran.

— Es cierto… esta no es una aldea como le de mi antiguo hogar. Desde que llegué aquí, siempre me he encontrado con buena gente, haciéndome olvidar que en este mundo hay todo tipo de personas.

Aunque Emi también estuvo de acuerdo con las palabras de Chiho, su opinión hizo que Suzuno, quien estaba a su lado, abriera sus ojos completamente.

— ¿Emilia?

— ¿Hm? ¿Sucede algo?

—…ah, no, no es nada.

Como Emi respondió con naturalidad, por esa razón Suzuno no pudo continuar con su línea de preguntas.

— Con esto, solo podemos seguir buscando a alguien que lo reciba.

Luego que Emi dijera eso, ella tomó a Alas=Ramus, quien no se cansaba de mirar a «Ginshari».

— ¡Ah, um, aun quiero ver al miau, miau!




— ¿Ya te vas?

— Es porque tengo trabajo mañana. Le pediré ayuda a mis colegas, pero no esperen mucho.

—….oh, bueno, gracias.

— Bueno, Chiho-chan, me voy.

— ¡Miau, miau, adiosito! ¡Adiosito!

— Ah, si, gracias por la ayuda.

—…y, Rey Demonio.

— ¿Ahora qué?

Luego que Emi mirara a Maou y a «Ginshari», ella dijo suavemente:

— Se dice que incluso si solo lo cuidas uno o dos días y lo alimentas, se desarrollan emociones, y ustedes chicos, incluso le han puesto nombre, si se deprimen luego de conseguirle un dueño, no me preocuparé.

— ¿…ah?

— Bueno, eso es todo.

Emi tomó a Alas=Ramus y se fue de inmediato.

— ¿Qué le pasa a esa?

Maou inclinó su cabeza, pensando, pero Chiho pareció entender las palabras de Emi y miró con preocupación.

Chiho estaba preocupada por si el gatito que cuidaban se iba, Maou podría deprimirse como la vez que no se había enterado que Alas=Ramus se había fusionado con Emi.

— Maou-san, incluso si le consigues un nuevo dueño, por favor, no te deprimas, ¿bien?

— ¿I-incluso tú lo dices, Chi-chan?

— Miau.

Como si respondiera a los murmullos de Maou, el llanto del gato fue oído desde dentro de la caja.

— ¿Qué está pasando exactamente? Ginshari, ¿lo sabes?




En ese instante, el nombre del gatito que fue llevado allí se convirtió en el nombre definitivo.

***

 

 

Tres días pasaron después de eso.

Maou y los demás ya estaban desesperados.

Aunque Emi y Chiho intentaron lo mejor posible para preguntarle a sus amigos, ninguno le dio buenas respuestas.

— Incluso le he preguntado a la gente de la comunidad, pero no es bueno…¿Qué se puede hacer…?

Como un último recurso, Maou le pidió sinceramente al vendedor de su preciado carruaje – la bicicleta Dullahan II, al propietario de la tienda de bicicletas Hirose, y a los clientes regulares de MgRonald, quienes también eran residentes de la comunidad, Watanabe-san y compañía, pero los resultados fueron los mismos.

Si esto seguía así, ellos tendrían que realmente ocultar eso a la casera y cuidar de Ginshari.

— ¡Ya denme un respiro!

Los llantos de Urushihara dentro del armario ya habían llegado a su límite. Los síntomas de su alergia empeoraban cada día.

Aunque solo fueron estornudos al principio, desde ayer, no solo mostró síntomas de tos y congestión nasal, incluso su piel comenzaba a tensarse, si eso seguía, podría terminar en algo serio.

— Miau…

Quizá era su imaginación, pero los maullidos de Ginshari parecían ser apáticos. Maou miró a Ginshari dentro de la caja.

En ese momento, él de repente sintió que quizá tal como Ashiya había dicho, colocar al gatito de vuelta a su lugar de origen, podría ser lo mejor.

Incluso si ellos no lo supieron de antemano, un lugar con miembros familiares alérgicos a los gatos, realmente no era un buen ambiente para criar uno.

Con el pelaje de color raro de Ginshari, si existiese una persona que realmente se encargara de los gatos, ésta definitivamente lo llevaría a casa sin dudarlo.

Sin embargo, por otro lado, la temperatura de ese día era extremadamente baja. Maou lo encontró en medio de la noche en una calle donde no había nadie cerca, y en los ojos de Maou en ese momento, el gatito, maullando, parecía que moriría en cualquier momento.

Maou incluso sabía que para el Rey de los Demonios como él, preocuparse realmente por la seguridad de un gato abandonado era algo bastante extraño.

Si la persona que pasara en ese momento hubiese sido Ashiya o Urushihara, ellos quizá lo habrían dejado allí solo, y era probable que Maou no los criticara por ello.

Pero…

— Realmente soy demasiado ingenuo… pensar que mientras haga algo de este tipo, podría ser capaz de acercarme más a esa persona.

Maou encontró la imagen de Ginshari con su pasado – ese quien, sin saber nada, había sido lanzado como un trozo de tela rasgado y que solo podía esperar la muerte.

— ¿Maō-sama? ¿Acaba de decir algo?

En ese momento, Ashiya, quien fue a la habitación de Suzuno para calentar agua y preparar leche para Ginshari, había regresado, y por eso Maou sacudió su cabeza en respuesta.

Ashiya ya estaba muy acostumbrado a alimentar con lecha a Ginshari, y era visto agarrar al gatito ligeramente de una forma en la que este pudiese abrir su boca…

— Bien, Ginshari, hora de comer.

Él le habló a Ginshari y movió el gotero cerca de su boca.

— ¿…Ginshari?

— ¿Hm, sucede algo?

Maou se acercó con preocupación, pues el tono de Ashiya contenía sorpresa.

— Uh, por alguna razón no está dispuesto a tomar su leche… Ginshari, se enfriará si sigue así. Tómatelo rápido…

— ¡O-oye, Ashiya!

Maou, observando a Ashiya dar la leche, agarró a este por el hombro cuando descubrió la extraña condición de Ginshari.

— ¿E-está temblando?

— A-así es… colócalo de nuevo en la caja.

Ashiya detuvo la acción de dar leche, y colocó a Ginshari de vuelta a la caja de cartón…

— ¡Gin, Ginshari!

Sin embargo, luego de dar dos o tres pasos débiles en la caja, Ginshari se desplomó.

— Miau…

— ¿Eh?

Maou graznó.

Ginshari en realidad había defecado en su postura de desplome. Y su trasero estaba lleno de agua, y no era sólido como ayer.

— ¡Oye, oye, oye, Ashiya, es-esto no está bien!

— ¿E-es diarrea? Pero si lo he estado alimentando con leche ajustada a la temperatura humana…

—….si….

— ¡Wah!

Esta vez, Maou y Ashiya se asustaron.

Ahora Ginshari había escupido una pequeña masa de origen desconocido.

— ¿Q-q-q-qué, vomitó?




— N-no lo he alimentado con nada extraño, ¿o sí?

No solo Ginshari tenía un problema en el estómago, sino que también había vomitado un objeto misterioso.
— ¿Q-qué debemos hacer? ¿N-no se puede salvar después de todo? ¿Se resfrió el día que lo traje a casa?

Ginshari, quien mostró su situación por primera vez, hizo que el Rey Demonio y el General Demonio se asustaran.

— ¡Ah-chú!

— ¡Yaaah!

Maou y Ashiya saltaron debido al sonido exagerado de un estornudo.

Ambos se volvieron a la fuente del sonido, y descubrieron que la puerta corrediza del armario estaba ligeramente abierta.

— ¿Urushi, Urushihara?

— ¡No asustes a la gente, Idiota!

—…ñielos…

Urushihara, cuya pronunciación se vio afectada por la congestión nasal, sujetaba un pedazo de papel desde la abertura del armario, el cual contenía información impresa en él.

— Es inútil si ambos se afustan. Vayan y ‘usquen un projesional.

Luego que Urushihara dijera eso, el lanzó el papel a la habitación, y cerró rápidamente la puerta corrediza.

Luego que Maou tomara el papel…

— ¿…Veterinaria Aurora?

…y descubrió que el mapa de una clínica veterinaria cercana estaba impreso en él.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios