Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 7

Capítulo 2: El Rey Demonio Lleva Un Gatito Callejero A Casa

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 7 Capítulo 2 Parte 1 Novela Ligera

 




 

Un día en pleno verano, las nubes estaban de humor para cubrir los cielos de Tokio, aliviando el terrible calor de verano de Tokio.

Mientras la ventana estuviese un poco abierta, el ligero viento refrescante que fluía a través, podría enfriar gradualmente la habitación.

Incluso si las ventanas no estaban abiertas, el aire exterior aun pasaría por las grietas del lienzo que cubrían el enorme agujero en la pared, pero los habitantes ignoraban eso intencionalmente.

En esta noche solitaria.

Las orejas del General Demonio Alsiel – Ashiya Shiro, en realidad notaron el regreso de su maestro.

El sonido de los frenos de la bicicleta Dullahan II usada por su maestro, el sonido de la tela resistente al agua que estaba sobre esa bicicleta, y los cuidadosos pasos que ascendían por la escalera con el fin de evitar caer.

Ashiya enderezó su postura, y caminó hacia el porche con el objetivo de recibir a su maestro.

Luego que la puerta se abriera, el que apareció allí…

—….Maō-sama.…era su maestro, el que lideró al Ejército Demoniaco a conquistar el mundo foráneo Ente Isla para así construir un paraíso para los demonios – la figura del Rey Demonio Satán, Maou Sadao.

Sin importar como lo mirara uno, Maou solo era un joven en sus veinte años, por lo que no podía sentirse la presencia de un Rey Demonio.

Sin embargo, siempre y cuando la magia demoniaca se restaurase, él se transformaría en un terrorífico Rey Demonio que haría que todo ser viviente temblara.

Además de eso, ese Rey Demonio, quien estaba vistiendo una camiseta con capucha, ahora se encontraba sosteniendo una «cosa» increíble en sus brazos.

—…miau…

«Esa cosa» dio un débil grito.

Cuando Maou abrió su camiseta con capucha, un pequeño gatito plateado fue mostrado.

—……

—…..

Maestro y subordinado se miraron el uno al otro frente al porche durante unos segundos.

Luego, el maestro, por razones desconocidas, intentó leer la expresión de su subordinado mientras hablaba cuidadosamente.

— L-lo vi temblando en el depósito de chatarra, por eso…

— Por favor, regréselo a donde estaba.

Maou ni siquiera había terminado cuando de repente fue cortado por Ashiya. Maou se volvió a ver el color oscuro de la noche detrás de él y protestó con ira.

— ¡¿Acaso eres un demonio?!

— Sí, soy un demonio, ¿y qué?

— ¡Ah, ah, ah, ah-chú!

El otro compañero de cuarto, el Ángel Caído Lucifer, conocido como Urushihara Hanzo, estornudó fuertemente, haciendo que el gatito en los brazos de Maou saltara de miedo.

***

 

 

A la mañana siguiente, la Inquisidora del Consejo de Corrección Doctrinal de la Iglesia de Ente Isla – vecina de la Fortaleza Demoniaca, en la habitación 201 del Villa Rosa Sasazuka, Crestia Bell, conocida como Kamazuki Suzuno, se despertó porque escuchó un sonido extraño y anormal.

— ¿…y ahora que pasa?

El grito de un animal se escuchó muy cerca, y podría ser solo el sonido de un gato.

En esos momentos, es raro encontrar apartamentos que tengan un patio trasero y esté rodeado por cuatro muros como lo está el Villa Rosa Sasazuka, por lo que los gatos callejeros pasan ocasionalmente por allí.

Pero desde que Suzuno comenzó a vivir allí, ella nunca había visto gatos que comenzaran a pelear cerca del apartamento, quizá a los gatos no les gusta la maleza en el patio trasero por lo que Suzuno nunca se preocupaba porque los gatos callejeros cayesen.

— ¿……?

Suzuno abandonó su futón, se colocó un yukata que podía usarse como ropa casual, sin embargo incluso cuando ella dobló su futón y se preparaba para hacer el desayuno, el llanto del gato no cesaba.

Ella trató de sacar su cabeza por la ventana, pero no vio signos de algún gato dentro de su campo visual.

¿Podría ser que fuera de la temporada los gatos callejeros habían tenido gatitos en un lugar que no podía verse?




En ese momento…

— ¿Bell? Soy yo, discúlpame por molestarte tan temprano.

Alguien golpeó la puerta del porche y Suzuno escuchó una voz familiar que provenía de fuera.

— ¿Emilia? ¿Sucede algo?

Suzuno usó su delantal para secarse las manos mientras caminaba

— Lamento venir aquí tan temprano. Tengo algo que darte.

— ¿Algo para mi?

Abrazando una bolsa de papel, la Héroe de Ente Isla, Emilia Justina, conocida como Yusa Emi, estaba de pie allí.

— Recibí bebidas de magia sagrada adicional por parte de Em, por eso quería darte algo a ti.

— Lamento las molestias.

Incluso si Emi y Suzuno dependieron de los hechizos para superar muchos peligros, ambas eran incapaces de reponer la fuente de energía de los hechizos mientras estaban en Japón – la magia sagrada.

Gracias a la antigua compañera de viaje de Emi, Emeralda Etuva, ella ocasionalmente enviaba la bebida que podía reponer la magia sagrada «Sagrada Vitamina β», Emi y Suzuno ahora podían ser capaces de llevar a cabo sus actividades con seguridad.

— ¿Vas a trabajar después de esto?

— No….

Emi miró hacia la puerta de la habitación conjunta con preocupación.

— Hoy es el día en que Alas=Ramus se supone que vaya a la playa a jugar con «papá».
—…..
Suzuno quedó sin habla tras escuchar eso, y al mismo tiempo, descubrió que la persona clave no estaba allí.

— Y, ¿dónde está Alas=Ramus?




—…como se despertó muy temprano por la emoción, ahora está durmiendo. Mientras hablaban, Emi apuntó a su cabeza.

La espada sagrada de la Héroe Emilia ahora estaba fusionada con Alas=Ramus, y esta última era un orbe usado para formar el mundo que estaba ubicado en el Cielo de Ente Isla – uno de los fragmentos del «Sefirá», una existencia personificada en una niña.




Por razones desconocidas, Alas=Ramus creía fuertemente que la Héroe y el Rey Demonio eran sus propios «papá» y «mamá».

Como Alas=Ramus, quien no podía estar más allá de cierta distancia tras fusionarse con Emi, quería mucho a su «papá», Emi no tuvo más elección que visitar periódicamente la Fortaleza Demoniaca por el bien de su «hija».

Después de todo, mientras Alas=Ramus lanzara una rabieta en su estado de fusión, Emi se preocuparía muchísimo por el llanto que solo podría ser oído por ella.

Aunque el estado de fusión era muy conveniente, últimamente, Emi comenzaba a sentir que eso podría ser más fácil en ella no liberara el estado de fusión para cuidar de una pequeña.

Suzuno no puedo evitar sentir pena por Emilia, quien había tenido que tratar con el Rey Demonio como una madre soltera en medio del divorcio.

— ¡Ah-chú!

— ¿?

En ese momento, un estornudo fuerte y claro hizo que Suzuno y Emi se encogieran por la sorpresa.

— ¿…esa acaba de ser la voz de Lucifer?

Emi frunció el ceño debido al estornudo que rompió la refrescante atmosfera matutina.

— Parece que allá hay mucho ruido, ¿sucedió algo?

La habitación 201, conjunta del Villa Rosa Sasazuka tenía un agujero enorme en ella debido a una conmoción que se desarrolló en torno a Alas=Ramus, aunque actualmente estaba cubierto por sabanas de plástico, las voces desde dentro podían ser transmitidas, y parecía ser un día especialmente ruidoso.

— Quien sabe, ha estado así desde la mañana. ¿Podría ser un resfriado porque la noche anterior fue muy fría?

Aunque esto no parecía una conversación entre una Héroe y una Inquisidora hablando sobre la Fortaleza Demoniaca, el sonido que surgió a continuación hizo que realmente ambas abrieran sus ojos, sorprendidas.

— ¡Miau!

— ¿Eh?

Era el llanto del gato que Suzuno había oído desde que se levantó de la cama. Durante el periodo de tiempo que ambas eran incapaces de comprender la situación, la conmoción dentro dela Fortaleza Demoniaca se tornó más dramática.

— ¡Ah! ¡Se va a escapar! ¡Urushihara! ¡Atrápalo!

— ¡Imposible! ¡O-oye, no vengas aquí! ¡Ah, ah, ah-chú!

— ¡Maldición, maldición, solo es un animalito, realmente se atreve a resistirse!¡Compórtate!

Un tremendo ruido continuo por parte del Rey Demonio, el General Demonio y el Ángel Caído podía oírse desde la puerta de al lado.

— ¡Miau, miau, miau!

— ¿P-por qué están siendo tan ruidosos?




Aunque no se sabía por qué había un gato en la Fortaleza Demoniaca, al deducirlo por los sonidos escuchados, Maou y los demás parecían estar agitados notablemente por el gato misterioso.

Poco después…

— ¡Ja, ja! ¡Finalmente lo atrapamos! ¡Solo ríndete pacíficamente!

— Maldito, te maldigo por resistirte…

— ¡Todo está bien, piensa en una forma de deshacerte de ese tipo! ¡Ah, ah, ah- chú!

Tales voces peligrosas eran oídas desde el interior de la casa

— ¡¿Po-podría ser?!

El tono de los demonios hizo que Emi y Suzuno intercambiaran miradas entre sí porque habían pensado en la misma posibilidad.

Ahora, el estado económico de Maou y los demás, era tan pobre que era difícil imaginar que ellos fueran el Ejército Demoniaco que gobernó el hogar natal de Suzuno – todo Ente Isla.

Aunque esos demonios eran capaces de obedecer las reglas de Japón, y trabajaban para ganar dinero y alimentarse, la vida que tenían actualmente no podía llamarse cómoda, en lo absoluto.

¿Podía ser que Maou y los demás finalmente habían decidido romper el tabú?

En otras palabras, ellos planeaban atrapar animales salvajes para saciar su hambre. Una imagen comenzó a surgir de la mente de Suzuno, la cual de alguna forma, encajaba perfectamente con la impresión de un demonio.

De la situación económica de la Fortaleza Demoniaca, ellos definitivamente no harían algo tan irresponsable como cuidar una mascota, y más allá de eso, hasta ayer, Suzuno no había sentido signos de tal acción.

Una imagen sangrienta de Maou en su forma demoniaca comiéndose la cabeza del gato se presentó primero en las mentes de Emi y Suzuno, y luego, ambas comenzaron a actuar.

— ¡Rey Demonio!

Suzuno de pie frente a la puerta vecina de la habitación 201, gritó y tiró de su horquilla para invocar el hechizo – Martillo de Metal Sagrado.

Inmediatamente después de eso, la horquilla de cristal de Suzuno instatáneamente adoptó la forma de un martillo gigante, lo suficientemente fuerte como para destruir los pilares del Villa Rosa Sasazuka en pedacitos.

— ¿Suzu, Suzuno?

Por la voz de Maou, él parecía haber escuchado el grito de Suzuno.

— ¡Rey Demonio, abre la puerta en este mismo instante! ¡Tus acciones son imperdonables! ¡En realidad capturar un gato callejero para comer, ¿puedes aun seguirte llamando un Rey Demonio al hacer eso?!

— ¡¿Q-qué?! ¡Estás hablando muy fuerte…!

— ¡Abre la puerta de una vez! ¡Suelta el gato!

Suzuno no escuchó la explicación de Maou, y giró la manilla de la muerta directamente, pero obviamente estaba cerrada.

— ¡Bell! ¡Voy a entrar en tu habitación!

Al contrario, Emi entró en la habitación de Suzuno, y salió por la ventana. Parecía que ella quería entrar a la Fortaleza Demoniaca desde el exterior.

Por cómo se encontraba ahora la sociedad, si alguien que pasara llamaba a la policía porque veían eso, ella sería incapaz de explicarse.

— ¡Woop!

Emi dio un grito peligroso y saltó perfectamente hacia la Fortaleza Demoniaca desde la ventana exterior.

— ¿Wah? ¿Eh, Emi? ¿De dónde viniste?

El que estaba de pie ante Emi, era Maou Sadao cargando un gatito.

— ¡Acaba con esta estupidez! ¡Realmente atrapar un gatito callejero para comértelo, ¿aun puedes considerarte un Rey Demonio?! ¡Eso es desagradable!

Justo cuando Emi levantó la espada de la justicia y respiró una vez para detener las acciones bárbaras de Maou y compañía, ella finalmente lo descubrió.

— ¡Sé que tienes una seria malinterpretación de esto! ¡Pero ese chico finalmente se ha calmado! ¡Por favor, tranquilízate!

Emi originalmente pensó que los Demonios estaban preparándose para cortar al gatito en pedazos.

Sin embargo, lo que ella vio era a Maou intentando abrirle la boca al gatito con un gotero en su mano, Ashiya ocupado limpiando el polvo blanco que estaba en el piso y que producía un olor fragante, y Urushihara enrollado en la esquina de la habitación con la nariz roja y lágrimas que caían de su rostro.

— ¿…qué está… pasando…?

Emi, quien no entendía la situación, aún estaba hablando cuando…

— ¿Aun no lo sabes, ni siquiera después de ver esto?

Ashiya, usando un paño húmedo para limpiar el polvo blanco, gritó con ira.

— Uh, esto…

Emi se congeló en el acto con la espada sagrada en el aire.




— Parece que cuando planeaban alimentar con leche al gatito, este al resistirse derribó la leche en polvo y salió corriendo, por eso todos ustedes lo agarraron y planearon forzarlo a beberla… algo así.

Tras analizar con detalle la escena frente a ella, Emi creyó que su deducción era la correcta.

— ¡Ya lo sabes! ¡No tenemos tiempo para ocuparnos de ti!

— ¡Ashiya, no hagas ruido! ¿Qué pasa si lo asustas de nuevo…?, oh, finalmente está dispuesto a beber.

El gatito plateado en los brazos de Maou, finalmente aceptó el gotero en su boca como si se hubiese rendido.

— ¡Eso es, si bebes obedientemente desde el principio, no hay necesidad de tener miedo! En serio…

Aunque sus palabras eran viles, Maou cuidadosamente seguía sujetando el gotero, evitando que la leche se derramara por las orillas de la boca del gatito.

— ¡Bien, ya que la has bebido, volvamos!

Tras decir eso, Maou colocó al gato de vuelta a la gran caja de cartón en la esquina de la habitación.




— ¿D-de donde vino el gatito? ¿Nunca han planeado comérselo, chicos?

— Tu… ¿de qué forma nos ves?

— Como demonios, ¿no?

— Si, demonios.

— ¡Ah-chú!

Uno de los otros demonios, dejó escapar otro sorprendente y enorme estornudo.

— ¡Emilia! ¡Emilia, ¿estás bien?! ¡¿Qué sucede?! ¡Oye!

—……….

Suzuno golpeó la puerta desde el porche, si ellos la ignoraban, ella podría derribarla para entrar.

—…en serio, estar así tan temprano en la mañana.

Justo cuando Maou se preparaba para abrir la puerta mientras murmuraba…

— ¡Ma, Maō-sama, ¿eso de allá no es…?!




La advertencia de Ashiya no fue útil, Maou ya se había detenido en el residuo de leche que no pudo ser limpiada a tiempo.

Con el fin de convencer a Suzuno, quien estaba mirándolo con sospechas, Maou comenzó a explicar los eventos de la noche anterior.

— Con una noche tan fría como la de ayer, si esa pequeña cosa se quedaba fuera y era ignorada, podría congelarse hasta morir. No había más gente alrededor, llevarlo a casa es la naturaleza humana, ¿no? Oye, Alas=Ramus.

— ¡Miau, miau!

Maou entró en contacto con Alas=Ramus que estaba sentada en las piernas bien definidas de Emi.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios