Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 7

Capítulo 1: El Rey Demonio Decide Ser Un Comerciante Honesto.

Parte 3

 

 

— Es aquí…

Maou confirmó todo con el directorio de residentes colocado dentro del edificio. Él nunca esperó que la Compañía no sé qué de Vida Lujosa estaría dentro de una distancia a pie de la Fortaleza Demoniaca.

Originalmente él había pensado que este debía estar en las calles comerciales o de negocio a lo largo de la vía principal, la cual se cruzaba con Koshu-kaido.

— Huh… no parece ser la gran cosa.

Como Urushihara dijo que era una compañía estafadora, Maou estaba mentalmente preparado para enfrentarse a un desarrollo igualado, por lo que se hizo la idea, caminó hacia las escaleras, y vio claramente placas de negocio distribuidas y un área de trabajo ordenada al otro lado del vidrio reforzado. Incluso podía ver la silueta de una empleada.

Maou, quien habia lelgado para devolver los productos que Urushihara terminó comprado por coacción, se frotó el pecho de alivio.

Tirando de la puerta, y entrando, la empleada que vio desde afuera lo miró y se levantó.

— Bienvenido, ¿en qué puedo ayudarle?

— Este… en realidad ayer fuimos visitados por su compañía con unas ventas a domicilio…




Hataraku Maou-Sama Volumen 7 Capítulo 1 Parte 3 Novela Ligera

 

Maou explicó la situación.

Sin importar que, con el fin de llevar a cabo una conversación calmadamente, Maou apenas explicó que la venta a domicilio fue aceptada ayer, pero que él en ese momento no estaba en casa, y que las cosas que compró no habían sido usadas antes, por lo que deseaba un reembolso.

— Comprendo. Ayer fue en Sasazuka… déjeme verificar la persona a cargo de esto, por favor espere un momento.

Inesperadamente, la empleada rápidamente comenzó a buscar a la persona a cargo sin queja alguna. Desde el área de recepción, él pudo verla tomar una carpeta de un fichero, y luego de hojear los documentos por un rato, ella lentamente levantó el teléfono interno.

— Aquí la recepción… se trata de un cliente que quiere un reembolso… si, comprendo.

La empleada colgó el teléfono, y apuntó una silla en el lado del área de recepción.

— La persona a cargo de los reembolsos estará aquí pronto, por favor tome asiento.

— E-está bien.

Fue inesperadamente calmado.

Quizá la razón por la que ellos no tomaron la llamada de Urushihara ayer fue porque la línea telefónica de la pequeña compañía estaba ocupada.

Maou se acababa de sentar cuando un hombre que vestía un traje occidental llegó desde dentro. Luego de hablar con la empleada por un momento, él se acercó.

El hombre era delgado y su estatura era similar a la de Maou, usaba anteojos.

— Lamento la espera. Soy la persona a cargo de los reembolsos, Kuryuu. Usted debe ser Maou-san, ¿cierto?

— Hola…

— Entonces, lo que usted desea devolverme es… eso, bien, el extintor de incendios, los colchones, así como también el purificador de agua simple.

— Ah, sí, correcto, son esos implementos, esos mismos… De repente, Maou sintió que algo estaba mal.

Él no dijo su propia dirección.

Y no recordaba haber mencionado los productos que tuvo (forzadamente) que comprar.

¿Podría ser posible que las ventas de la compañía el día de ayer fueron hechas solamente en la Fortaleza Demoniaca?

— Este… me disculpo profundamente, básicamente, los reembolsos no son posibles.

— ¿…eh?

Debido a esa primera sentencia la cual fue anunciada, esa sensación de extrañeza comenzó a crecer.




— Sobre todo el purificador de agua, incluso si dice que no lo ha usado antes, estaba lleno de agua cuando fue instalado para su prueba, por lo que es difícil decir que nunca antes fue usado por completo…

— ¡¿E-espera un momento, p-pero, fue solo usado para ESO?! Esa era la verdad.

Suzuno, quien supo que Urushihara se vio forzado a comprarlo, no usó ningún grifo.

— Comprendo completamente lo que está diciendo, pero esto es lo que está establecido en las clausulas con respecto a los purificadores de agua.

— Acerca de las clausulas…

El papel que Kuryuu le pasó era algo que Maou nunca antes había visto.

— Yo no recibí tal cosa ayer.

— Tuve que habérselo entregado, después de todo, la seguridad es la responsabilidad del cliente, incluso para mí, yo…

— Es imposible perderlo en un día.

— Ese podría no ser el caso…

Kuryuu se encogió de hombros vagamente.

Ignorando al problemático Maou, Kuryuu continuó hablando.

— Honestamente, es difícil devolver el extintor de incendios también.

— ¡¿EH?!

— ¿Conoce los estándares de instalación para los extintores de incendios?

— ¿Estándares de instalación?

— Correcto, en residencias, la distancia entre los extintores de incendios y las escaleras y puertas debe ser de 20 metros por cada piso, y este debe colocarse en un bloque alto con una marca colgada sobre él.

— No, normalmente debe haber un extintor de incendios público en el pasillo.

— Incluso así, si se trata de ese apartamento, debería haber dos por nivel. Es de carácter obligatorio colocar uno a cada 20 metros, y difiere por el área del terreno del edificio. Si removemos algo que ya ha sido instalado, debería ser considerado ilegal incluso para mí, por lo que…

Incluso si ese era realmente el caso, no era una obligación que Maou, como un inquilino, debiera gastar dinero en colocarlo.

En ese punto, Maou lentamente comenzó a entenderlo.

— ¿Y que me dice de los colchones?

— Sobre eso, mientras no estén abiertos, y completamente sin usar, pueden devolverse. Se trata de un set de siete colchones.

—…querrá decir un set de cinco.

— No, un set de siete, aquí está detallado.

Kuryuu estaba sujetando una factura escrita en un papel de calco. Y la horrorosa firma de Urushihara incluso estaba en ella, parecía similar a la factura dejada en la Fortaleza Demoniaca.
Sin embargo, en el contenido de los productos impresos, el número de colchones se convertía en siete.

Pues ellos habían modificado con el papel de calco.

—…son cinco colchones, la cantidad no es suficiente, en ese caso, incluso si los cinco sets no han sido usados, comparados con un reembolso completo, ellos solos pueden tratarse como productos de segunda mano.

En resumen, ellos no tenían intención alguna de aceptar la devolución en primero lugar.




Ellos mantenían un perfil bajo, usando excusas pobres y sospechosas así como también pequeños trucos para estafar a los clientes con su dinero.

Como los productos en sí no tienen defectos, incluso si se vieron forzados a comprar algo inútil, no había forma de que consiguieran devolverlos, y al final solo podían tragarse su ira y tolerarlo, deberían ir a lo largo de esas líneas de ideas.

— ¿Planea hacerse el muerto hasta el final?

Incluso el rostro de Maou se tensó, y su tono se volvió recio.

— ¿Qué quiere decir con hacerme el muerto? Esta es una conclusión de una transacción en base a los términos entre nosotros y usted, el cliente. La factura también se mantuvo. No recuerdo vender productos inferiores.

— Que conclusión de una transacción en base a unos términos, ni que nada. Esto obviamente es un maltado fraude, ¿por qué cualquier idiota iría voluntariamente a comprar unos colchones con simplemente la cobija en medio del verano?

—…eso es, ese idiota en la habitación de tu casa, ¿sabías? De repente, el tono de Kuryuu cambió.

El rostro con expresión seria se torció en un instante.

— ¿No fue tu familia quien dijo que querían comprarlo? Solo movilicé los productos. No es como si yo te amenacé a comprarlo. La forma como estás haciendo las cosas es problemático para nosotros. ¿Acaso tu familia es de esas conocidas como reclamantes?

— ¡¿Qué?!

Maou estaba extremadamente enojado, pero Kuryuu mantuvo la compostura.

— Para nosotros está bien. El acuerdo y la firma de tu familiar al recibir los productos aún están presente. Los productos no son inferiores. En ese caso, si quieres decir que engañamos a tu familia, está bien si lo demuestras o algo similar. Huh, en este caso, como somos los únicos con los documentos, nosotros ganaremos, pero después de eso, te acusaremos de ser un reclamante malintencionado. En esta situación, ganaremos definitivamente, y las cuotas de abogados serán pagadas por tu familia, ¿aún te parece bien si es así?

— Tu… esto…




Alguien que de repente mostrara esa actitud no podía ser alguien para llevar a cabo negocios legales.

Incluso si era Maou, si él lo pensaba calmadamente, lo que Kuryuu decía podría sonar lógico, pero él debía saber que al mismo tiempo tenía algo ilógico.

Sin embargo, Maou no tuvo tiempo para pensar.

Él no sabía nada sobre el sistema legal actual, y, cuando ese tiempo llegara, Ashiya regresaría definitivamente.

Sin embargo, si actuaba airado, no sería capaz de cambiar esta situación.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios