Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 7

Capítulo 1: El Rey Demonio Decide Ser Un Comerciante Honesto.

Parte 2

 

 

Maou dijo suavemente con mucho sentimiento.

— Para atesorar la comida, el dinero, y la amistad.

— ¿…que fue eso?

Nadie pudo responder la pregunta de Urushihara.

— Escucha bien, los condimentos están aquí, el arroz va a acabarse pronto y el otro está en la alacena debajo de fregadero. Limpia el tazón de arroz apropiadamente y sécalo en el sol antes de colocar arroz nuevo.

—…Ahh.

— Ya he afilado los cuchillos, si no estás satisfecha, la piedra de afilar también está debajo del fregadero. Luego de usar los paños de cocina, cuélgalos en la cuerda para secar la ropa pequeña.

— Entendido…

— Además, limpia la arrocera meticulosamente luego de terminar de usarlo cada vez. Luego que Urushihara lo uso, él definitivamente terminará dejando arroz en cualquier lado. No olvides también la cubierta interior.

— ¡Ay ya basta, solo lárgate de una vez!

A la mañana siguiente, Suzuno, quien fue llamada a la Fortaleza Demoniaca, se sintió frustrada mientras escuchaba las indicaciones detalladas de Ashiya.

Aunque ella no era una persona desordenada, al ver que Ashiya mantenía inesperadamente la cocina y sus alrededores ordenada y limpia la hacía irritarse.

Antes de irse, Ashiya estuvo prestando gran atención y cuidado a la cocina y todo relacionado a ella.

Además del arroz, él habló de los ingredientes que Suzuno tenía como responsabilidad preparar y cocinar.

Sin embargo, el día anterior, Suzuno entusiasmadamente planeó llevar la comida bendecida que ya había cocinado, por lo que sintió disgusto al pedírsele hacer eso.

Si ella iba a hacer la comida en la Fortaleza Demoniaca, el sentimiento de «traído especialmente» estaba hecho, y parecía ser la mejor manera.

— Ah, eh, ¿Ashiya no se ha ido aun?

Debido al grito de Suzuno, Maou quien había estado durmiendo mientras estaba cubierto con una toalla, se levantó.

— Fwah… ¿por qué esto está un poco frio? ¿Es porque es de mañana? ¡¿Eh, las cinco y treinta?! ¿Te piensas ir a esta hora?

— Como tengo que reportarme en frente de la Torre Barse en Shinjuku- Nishiguchi a las seis y treinta, necesito irme antes.

Aunque no sé a dónde vas, olvídalo, ten cuidado, y vete rápido.

— Lo tendré presente.

Aunque Maou sabía que Ashiya iba a ir a trabajar, la pregunta era, ¿hacia dónde? ¿Haciendo qué? Por razones desconocidas, Ashiya no quería decirlo.

Como él dijo que no era nada ilegal y no era peligroso, Maou no lo cuestionó tanto, pero para reunirse en Shinjuku un sábado por la mañana, ¿adónde iría?

Tirando a un lado la toalla y levantándose, Maou, vistiendo una camiseta de mangas cortas, se cruzó de brazos, temblando ligeramente.

—…ya hice el desayuno. Si tienes frio, será mejor que tomes algo de sopa de miso.

Viendo a Maou temblar, Suzuno dijo con un poco de disgusto.

Había una olla de arcilla en la estufa, y estaba cocinando al vapor a baja temperatura.

— ¿Ohh, tan rápido? Entonces ayudaré.

Viendo a Maou correr alegremente hacia la olla, Suzuno frunció el ceño con más disgusto mientras Ashiya asentía con satisfacción.

— Bueno, me voy, Maō-sama. Por favor, preste atención periódicamente a los movimientos de Urushihara.

— Ahh, estará bien. Casi fue asesinado por Emi, por lo que no gastará más dinero descuidadamente… al menos en este mes.

— S-sí, este mes…

En ese momento, Urushihara estaba cubierto con su toalla/manta como una oruga, profundamente dormido.

—…no importa que, hay demasiado frio.

— Si, está muy frio para estar a mitad del verano. ¿Acaso lloverá?

Aunque había pasado más de una hora desde que vieron a Ashiya partir, y el sol se había levantado, despertando toda la calle, la temperatura no subía.

Para Maou y Suzuno, quienes no tenían televisor o radio, o siquiera un teléfono celular que pudiese recibir noticias, era algo que ellos no sabían. Hoy, los vientos a alta presión del Océano Pacifico disminuyeron, y debido a la influencia del acercamiento de los vientos de baja presión desde China, la temperatura de toda la región de Kanto estaba con tendencia a disminuir.

Aunque las altas temperaturas de los últimos días estaban cerca de los 30 grados, la temperatura del día de hoy había sido notificada en los 19 grados.

Urushihara no se había levantado aun, pero parecía abrazar la toalla y enrollarse debido al frio.

— Debería llevar mangas largas hoy…

Maou abrió el armario y sacó el contenedor donde se guardaban los atuendos de invierno, pero…

— No importa cuánto frio haga, usar un suéter de lana o un abrigo grueso sería demasiado caliente…

La ropa contenía verdadera ropa de invierno.

Con el fin de prevenirles congelarse hasta morir en la Fortaleza Demoniaca la cual no tenía los implementos apropiados de calefacción ni sabanas, ellos compraron atuendos a bajo precio y muy gruesos. Al ver eso, los recuerdos referentes surgieron.

— Extraño… habíamos comprado ropa interior de HEATCHIC el año pasado.

Ashiya y Maou debieron haber comprado un conjunto de ropa interior que retiene el calor cuando salió a la venta en UNIxLO el año anterior.

Pero, luego de buscar y buscar, él no pudo encontrar ningún HEATCHIC en contenedor.

— ¿Una vez que Alsiel no está cerca, ni siquiera puedes encontrar el lugar donde se encuentra guardada la ropa de invierno?

Suzuno le lanzó una mirada de entendimiento. Maou evitó esa mirada.

— En realidad eres una persona que no sabe dónde se almacenan los calcetines nuevos que se compran por adelantando cuando los que usas ya tienen un agujero.

— Estúpida, ¿cómo pueden haber calcetines nuevos comprados por adelantado?




Si estos tienen un agujero, Ashiya definitivamente es quien los remienda.

Detrás de las dos personas, Urushihara se volvió.

—…Rey Demonio, ¿tan pobre eres?

— ¿Estás menospreciando a los pobres porque tú eres la «Suma Inquisidora»? Las cosas deben usarse tanto como sea posible, a esto se le llama vida ahorrativa.

Maou, un poco indignado, buscó un contenedor en la esquina de la habitación y sacó algo que había dentro.

— ¿…una bombilla? ¿Está preparada para el lavadero?

Maou sacó una bombilla de una caja de cartón con 20W escrito en ella, y se la entregó a Suzuno.

— Sacúdela.

— ¿Ah? Eh, ¿ya no está dañada? ¿Olvidaste sacarla el día de recolección de basura?

— Claro que no. Cuando remiendas la sección del pie de los calcetines, colócala dentro del calcetín dañado para facilitar su remiendo. Inténtalo la próxima vez cuando tengas oportunidad.

Urushihara se volvió otra vez.

— Por cierto, los sets de costura de Ashiya fueron comprados en la tienda de 100 yenes…

— Suficiente.

Suzuno comenzó a entristecerse.

—…tienes el turno por la tarde, eh. ¿Necesitas almuerzo?

— Si, por favor.

Maou cuidadosamente tomó la bombilla dañada.

—…temprano fui a la tienda de comestibles, acércate y hazme saber cuándo quieras comer. Pero primero levanta a Lucifer.

— Si, lamento causar problemas.




Luego de decir algunas palabras innecesarias, Suzuno regresó a su propia habitación. El instante en que la mesa de costura al otro lado del porche mostró su propio reflejo, Suzuno se arrodilló en el suelo sin quitarse los zapatos, su cabeza se inclinó al pensar.

— Un General Demonio usa una bombilla dañada para remendar calcetines… Como la bicicleta fue rota por Suzuno durante la conmoción de unos días atrás,
Maou por ahora solo podía ir a pie hacia su trabajo.

Como él tenía que caminar al trabajo en la mañana, incluso si el clima era frio, sudaba bastante, pero en la noche seria incluso más frio.

Al atardecer, Chiho, quien tuvo que ir a trabajar después de clases, preguntó con preocupación.

— Este… al final, Ashiya-san…

— ¿Eh? Ahh…

Al final, luego de hacer que Chiho y Emi se fueran, ellos nunca habían hablado de lo que finalmente le sucedía a Ashiya.

Pero, hacia Chiho, ellos podrían haber sentido algo de responsabilidad por decir la verdad, por lo que el Ejercito Demoniaco y Suzuno acordaron mentirle de forma aceptable.

— Ah… eso, no es nada serio. Dijo que encontró un trabajo que pagaba bastante.

— ¿Un… trabajo que paga bastante?

— Si. Pero, veras, ¿no acaba de suceder la conmoción con Sariel y Suzuno? Decidir dejar la casa a estas alturas del momento es bastante preocupante, ¿no?

Él no estaba mintiendo.

Solo que él no mencionó que no era por fortaleces las estadísticas en negro sino para reponer las estadísticas en rojo.

— Ah, es eso. E-entonces, ¿volverá para la noche?

— Ah… parece… que él necesita estar fuera por un par de días.

— ¿Es que acaso ese trabajo le provee alojamiento?




— Acerca de eso…

La razón por la que Maou era tan incierto no era porque estuviese ocultando algo, en realidad, él ni siquiera sabía para donde había ido Ashiya.

Maou supo que él al comenzar a trabajar en MgRonald, Ashiya algunas veces salía a trabajar por su cuenta, pero no conocía los detalles de los empleos.

— No estoy muy seguro tampoco, solo dijo que era un trabajo que el Comandante del Ejército Demoniaco no podía hacer.

Esa fue la conversación que surgió cuando Maou fue llamado al pasillo.

— ¿Q-que es eso? P-parece algo peligroso…

— No parece ser ilegal o algo peligroso. Huh, esto es lo que Ashiya quiere hacer, por lo que no estoy preocupado.

— Ya veo…

Debido a la vaga respuesta de Maou, la expresión de Chiho se oscureció. Al ver esto, Maou rápidamente cambió de tema ante que la perceptiva Chiho pudiese notar algo.

— Eso no está bien, como Ashiya no está en casa, Urushihara es el único que queda en la Fortaleza Demoniaca, si tuviese que elegir, Urushihara es una fuente más grande de preocupación. Gasta dinero despreocupadamente, deja la válvula principal de gas encendida, espero que eso no suceda…

— Ahh…

Él intentó bromear, pero la expresión de Chiho no parecía cambiar.

— Ah… es cierto.

Con sentimientos complicados, Maou dio una palmada al hombro de Chiho.

— No te preocupes mucho por ello, si te preocupas sin razón, Ashiya estará cocinando para nosotros cuando regrese. En ese momento, ese chico dirá algo.

—…está bien, entonces ¿qué cosas deliciosas yo debería hacer y llevar?

La sonrisa de Chiho finalmente regresó poco a poco, y al mismo tiempo, el flujo de clientes nocturnos comenzó a incrementar y Maou y Chiho regresaron hacia el tumulto de su trabajo.

A las 9 pm de la noche, la colegiala Chiho finalizó su labor y regresó a casa.

Aunque él no la engañó por completo, si Ashiya era capaz de reponer los 40.000 yenes tachados en rojo cuando regresara, no habría necesidad de que ella cargara con una responsabilidad innecesaria incluso si llegaba a revelarse la información.

Si él le permitiese a una colegiala cargar con la responsabilidad porque él fue descuidado, eso acabaría con el orgulloso nombre de «Rey de los Demonios».

Él solo estaba vigilando la casa junto a Urushihara cuando Ashiya no estaba cerca.

—…esto es lo más preocupante.

Maou caminó por las calles oscuras, incluso si se hablaba a sí mismo, él no pospuso su trabajo de los viernes y terminó su jornada diaria con calma.

Como se esperaba, la temperatura nocturna disminuyó un poco, y se volvió todo un poco más frio.

Suzuno dijo que la cena de esa noche era Udon.

Aunque no era algo que pudiese comerse en medio del verano, con estas temperaturas, era algo que aprovechar, sin embargo, un incidente aturdidor atacó a Maou cuando volvía a casa.

— O…oye, esto, ¿Qué está sucediendo?

El instante en que Maou se detuvo en el porche de la Fortaleza Demoniaca al regresar a casa, él fue recibido con un sinfín de cosas.

En la habitación estaba sentada Suzuno con una mirada de pocos amigos en su rostro, y Urushihara, quien parecía que estuviese a punto de caer en la desesperación.

Y.

Frente a ellos estaban unas cosas que Maou nunca había visto antes.

Fruta fresca, incontable cantidad de detergentes, periódicos del día en curso, y…

— Nuevo modelo de extintor de fuego, cinco paquetes de colchones, y un purificador de agua en el fregadero de allá.

— Q…qu…qu…

— Ríndete, aproximadamente 45.000 yenes fueron gastados.

La voz de Suzuno fue como una llamada del Dios de la Muerte desde un mundo muy, muy lejano.

***

 

 

Chiho, sentada en la cama en su propia habitación abrazando un peluche Rilakkuma, estaba al teléfono.

—…ah, hola, soy Chiho, lamento llamar tan tarde. Si, parece que ya salió a trabajar… si, parece que se quedará fuera de casa por lo que no volverá inmediatamente… después de todo es así.

Chiho habló con una expresión que no se podía definir como alegre.

— Como mañana es sábado, prepararé algunos platillos para llevar. Solo puedo hacer eso. Si, si, bueno, adiós.

Colgando el teléfono, y lanzándolo a la cama, Chiho se tendió de lado y tomó un profundo respiro.

— Le dije cosas malas a Urushihara-san, ¿eh?

***

 

 

— Ugh, Urushihara, tu, no me digas que otra vez…

Urushihara, quien solo gastaba dinero descuidadamente en partes para su computador, bocadillos y bebidas refrescantes, usó la buena oportunidad cuando Maou y Ashiya no estaban en casa para comprar lo que quería, esa suposición surgió por la mente de Maou. Pero…

— No, no es eso. ¡No compré todos estos implementos domésticos porque quise! Él nunca pensó que Urushihara pudiese protestar de forma tan cómoda.

— ¡¿Entonces qué son?! ¡Cuando me fui en la mañana, estas cosas no existían en la habitación, ¿cierto?!

— Cálmate, Rey Demonio.

Suzuno, quien estaba sentada con una expresión de enojo, le entregó algo parecido a una factura a Maou.

— ¿Qué es esto?, una factura… no, ¿una prueba de compra? ¿2.000 yenes, disco duro externo?

—…incluso si se trata de mí, también se la razón por la que Ashiya salió a trabajar.

Urushihara murmuró con su cabeza hacia abajo.

— Aunque no es posible recuperarlo con solo una persona, quiero devolverle algo…

— En resumen, Lucifer parece haberse encontrado con un comercio con coacción.

— ¿Comercio con coacción?

Como ese término le era desconocido, Maou se sintió perdido.

— Se trata del método de exigencia a comprar metales costosos, entrando en la casa de uno, y comprarlo forzadamente a bajo precio.

—…ahh, ahora lo recuerdo.

Cunado interactuó con los ancianos durante los descansos en la limpieza del vecindario, él recordó haber escuchado del tema.

De acuerdo a esa información, ellos eran comerciantes que seleccionaban a los ancianos y amas de casa, incluso lo escuchó de Watanabe-san, una cliente regular de su tienda, incluso medidas de precaución eran plasmadas en los tableros circulantes.

— ¿Entonces, para reponer los 40.000 que están reflejados en rojo, quieres vender las partes del computador?

—…eso era lo que se suponía en primer lugar…




— Parece que él fue engañado por un comerciante bastante malo. Suzuno ahora le daba una mirada de lastima a Urushihara.

— Parece que llevó a cabo un comercio por coacción luego de fingir venir y reunir cosas. Cuando sentí que algo iba mal y quise retroceder, ya todo había terminado de esta forma.

— ¡P-pero, ¿es que incluso para los periódicos y las frutas?! Del extintor de incendios hasta las frutas, ¿Qué tipo de comercio por coacción es este?

— Lo siento, los periódicos y las frutas son de otra transacción. Fue comprado sin considerar las objeciones.

— Oye.

Maou se arrodilló pesadamente.

— ¡¿No conoces los caminos del mundo?! ¡Solo di que no los necesitas y recházalos!

— ¡Pero traté de decirlo, y él me amenazó con que no se iría a menos que le comprara algo, ¿saben?! Y el timbre del porche seguía sonando, si se hubiese roto, habría existido el peligro de incrementar nuestros gastos.

— ¡Entonces, al final compraste todo, y caíste en su trampa!

— Aun así, él lo evitaba diciendo cosas vagas sin importar lo que dijese, y simplemente no se iba. Debería decir es que persuasivo, o muy audaz…

¿Qué tipos de trucos de venta fueron esas para que el General Demonio Lucifer dijese es acerca de la forma de vender?

Al nunca haberse encontrado con ese tipo de persona, Maou era incapaz de imaginárselo.

— Rey Demonio, es inútil aun si te pones a reprender a Lucifer. Aunque se supones que es un General Demonio, es incapaz de deshacerse de alguien que esté vendiendo periódicos de forma forzosa, no hay razones para regañar a este tipo de ángel caído.

— ¡Bell, lo que estás haciendo es echándole sal a la herida, SAL!

— No podemos olvidarnos de los periódicos y las frutas. En cuanto a los periódicos, podemos quejarnos en la tienda correspondiente y pedir de vuelta el dinero, en cuanto a las frutas, no son tan costosas. Pero la calidad es bastante mala, si viese lo mismo en el supermercado, te aseguro que no las compraría ni siquiera a mitad de precio.

— Tal como lo decía, eso es echarle sal a la herida…

— Comparado con eso, el problema aún se mantiene en tres cosas. Lucifer.

— A, ahh… Maou, mira esto. Urushihara apuntó al computador.

— ¿Qué es eso, una página web? «Posesiones Internacionales de Vida Lujosa»… eh, este extenso nombre de empresa sin mucho significado… ¿no puede escrito con el alfabeto?

— Esta es la página web de la empresa de compras. Había un número telefónico escrito en ella, por lo que intenté llamar. Usando el Sky Phone.

— ¿Ajá, y?

— No hubo respuesta. Investigué un poco, y descubrí que la oficina principal está en un edificio mezclado con residencias en la ciudad de Tokio. Luego me infiltré en la red para verificar la dirección IP, pero la página en sí usa un servidor rentado, los computadores de la compañía no están conectados a internet.

— ¿…y eso significa?

— El extintor de incendios, los colchones y los purificadores de agua… podrían no ser reembolsados. Definitivamente es una compañía sin escrúpulos.

— Oye, oye, espera un momento, ¿acabas de decir que estas desistiendo de esos 45.000 yenes…?

Urushihara y Suzuno de repente se volvieron.

Urushihara no tenía su propia billetera, y además del dinero ahorrado en el banco, lo restante era custodiado por Ashiya y Maou.

Lo que significaba que eso fue pagado con la tarjeta de crédito o el dinero en el banco.

— Ashiya se ha ido a trabajar con el fin de reponer esos 40.000 yenes. Y ahora tú…

Gasta otros 45.000 yenes adicionales y sin sentido alguno. Maou y Urushihara sintieron un frio recorrer su espalda.

— Si no pensamos en algo antes que Ashiya vuelva…

— Si, él definitivamente se volverá tan loco como un demonio.

— Él es un demonio, para empezar por ahí… La refutación de Suzuno fue ignorada.

— Ashiya dijo que volvería el domingo por la noche, por lo que…




— Si no pensamos en algo antes de eso, me temo que no seriamos capaces de ver la luz del sol el lunes.

— ¡E-esto no es mi culpa!

— No, no creo que Alsiel escuche este tipo de excusa. Es el tipo de persona que diría que esto es tu error.

— ¡¿Cómo lo pensé?!

Debido al análisis calmado de Suzuno, el grito entristecido de Maou sacudió todo el apartamento.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios