Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 6

Capítulo 2: El Rey Demonio y La Héroe, Sienten Sospechas Por La Normalidad

Parte 5

 

 

— Bienvenido, hay un menú más visible aquí.

Al día siguiente. Aunque la hora de cenar aún seguía siendo un factor, el Sentucky de la estación Hatagaya era el único que estaba lleno de clientes.

Incluso así, la atmosfera dentro de la tienda era muy vivida, las empleadas en los mostrador incluso saludaban a Chiho y el resto de voces muy alegres.

Para hacer las cosas más fáciles para los clientes, el nuevo pollo frito estaba claramente colocado detrás del mostrador para despertar el apetito, sin embargo, era una pena que esas tres nuevas consumidoras no estuviesen por el pollo.

Luego que Chiho, Emi y Suzuno ordenaran tres tazas de café helado, tomaron sus asientos cerca del mostrador y la entrada, buscando señales de Sariel dentro de la tienda.

— No está aquí. ¿Estará atrás? O en la cocina del segundo piso.

— Espero que no digan que no está aquí en la tienda.




Fue hasta hoy que Emi escuchó las sorprendentes noticias de Chiho, y se apresuró una vez que salió del trabajo.

Como Emi incluso ubicaba sus expectativas en Sariel, y esperaba que fuese capaz de provocar un efecto disuasivo para el Rey Demonio, o las fuerzas de Ente Isla, ella naturalmente era incapaz de ignorar que había entrado en un estado de bueno para nada debido al abandono de Kisaki.

— No, incluso si es débil, hay rastros de él en algún lugar dentro de la tienda. Quizá esté oculto en algún espacio o sombra de los equipos.

Aunque no es como si ellas estuviesen buscando plagas en casa, luego de escuchar las palabras de Suzuno, Emi naturalmente comenzó a buscar a su alrededor.




— Es cierto… pero solo sentir este patrón de poder aunque estemos muy cerca, parece que su situación es muy mala.

Chiho no sabía cómo esas dos personas sentían la existencia de Sariel.

— ¿Se trata del efecto de un hechizo?

Luego que Chiho preguntara eso, descubrió que ambas chicas se miraron mutuamente con expresiones incomodas.

— E-es… algo un poco diferente a los hechizos.

— Esto no puede describirse como si se usa el propio sentimiento… tienes razón, Chiho-dono, ¿recuerdas cuando el Rey Demonio se transformó sobre el edificio Metropolitano e hizo que encontraras difícil respirar?

— Si.

Chiho recordó que durante la batalla con Sariel, ella tuvo dificultades para respirar al no poder resistir la magia demoniaca de Maou luego de transformarse, y fue protegida por la barrera de Suzuno.

— Incluso si no eres particularmente experta en hechizos, la condición de tu cuerpo podría cambiar por sentir la magia demoniaca, ¿no? Nosotras simplemente entrenamos esos sentimientos, y los agudizamos mediante la experiencia.

— ¿No notas que hay una sensación extraña aquí?

Emi de repente apuntó directamente a las cejas de Chiho.

Chiho cambió su línea de visión hacia los dedos de Emi por reflejo, entonces ella sintió una ligera presión como la acumulación de sangre en un lugar que ella no podía nombrar, ya fuese los músculos entre sus cejas, cráneo o nervios.

— S-si la hay, noto una sensación extraña. Augh. Chiho no pudo evitar acariciar su frente.

— Aunque la magia sagrada es inofensiva para el cuerpo humano, la misma transmitirá rastros similares a su presencia. Así es que funciona mientras miras en la dirección general…

— ¡Shhhh, apareció!




Chiho asintió en respuesta a la explicación de Emi con una expresión de descontento en su rostro, luego inclinó su cabeza debido al recordatorio de Suzuno.

El pequeño Sariel, vistiendo un trajo, en realidad se encontraba en la dirección en la que Suzuno estaba mirando.

Sin embargo…

— Que sombrío…

— Realmente parece una persona totalmente diferente a la de antes.

El cambio en la apariencia de Sariel era realmente suficiente para que Chiho y Emi inconscientemente mostraran una expresión en blanco.

Como esos fantasmas que avanzan con sus rostros demacrados, el aura de playboy que emitía cuando comenzaba a coquetear con las chicas que veía, ya no podía sentirse igual que antes.

Y como había llegado a ser más gordo debido a sus preferencias de comer en MgRonald tres veces al día, su apariencia se notaba incluso menos saludable.

— Gracias por su gran trabajo.

Y sin saber si él escuchaba los saludos de sus empleados, Sariel salió de la tienda sin ninguna reacción.

— ¿Qué debemos hacer?

— Es obvio, por supuesto lo seguiremos.

— ¿P-por qué debemos perseguirlo?

Las tres chicas se levantaron violentamente, y dejaron Sentucky para ir tras Sariel.

Sariel, quien caminaba sin energía, no iba tan rápido, parecía como si no le importarse perderse.

— Parece que antes de que algo problemático suceda, tenemos que encontrar una forma de levantarle el ánimo.

— Para mí, creo que la situación es lo suficientemente problemática… es difícil manejarlo.

— Si es posible, lo mejor sería caminar hacia el cuándo nadie esté cerca. Primero vamos a seguirlo, si planea irse a casa, entonces solo podemos infiltrarnos en ella.

— Es cierto. Incluso si por desgracia se produce una batalla, Alas=Ramus podría ser capaz de lidiar con su Guadaña.

La Héroe y la Inquisidora discutieron lo que parecía como un tema de crimen peligroso, haciendo que Chiho comenzara a sudar frio por eso, luego como si de repente recordara algo, ella abrió su teléfono móvil para confirmar la hora.

— Ah… ya son… las seis…

Con esta frase, Emi miró a MgRonald que estaba al otro lado.

— Es cierto, ¿Chiho trabajas más tarde?

— Si, lo siento… no creo que sea capaz de hacerlo si vamos primero y regresamos…

— Lo siento, es porque soy incapaz de salir del trabajo más temprano.

— Tranquila, Yusa-san, se que también tienes trabajo, por lo que no debes preocuparte. Sin embargo…




— Lo sé. Lo seguiremos primero para ver la situación. Chiho-dono, deberías dar lo mejor de ti hoy en el trabajo.

— Está bien, lo siento, por ser incapaz de ayudar.

— Nada de eso. Gracias a ti, sabemos que ese estúpido ángel se ha vuelto tan patético, lo que viene ahora es nuestro trabajo.

Emi habló para asegurarle eso a Chiho, quien se sentía desanimada.

Luego de despedirse de Chiho frente a Sentucky, Emi y Suzuno comenzaron a segur a Sariel, quien caminaba apáticamente.

Ambas usaron las funciones GPS de sus teléfonos celulares para confirmar la ruta mientras pasaban a través de la calle comercial, luego de pasar por el camino peatonal, llegaron a un viejo distrito residencial. Tras caminar un momento, pudieron ver un apartamento.

— ¿Es este bloque?

Incluso desde la distancia, podían ver que el exterior del apartamento de Sariel era bastante nuevo.

Aunque era un apartamento de bajo nivel con problemas de restricción de uso de tierras, por el diseño de la ventana, podría verse que las divisiones en su interior eran más espaciosas que la habitación de Emi.

Debido al hecho de que la parte frontal tenía un camino recto de dos vías que parecía como si tuviese un gran volumen de tráfico, y que el primer piso estaba abarcado por tiendas, el lugar tenía una sensación de apartamento de ciudad.

Una de las dos tiendas establecidas, era una pequeña tienda de conveniencia que vendía comida fresca.

— Parece realmente ser conveniente para días lluviosos. Suzuno expresó sus pensamientos llenos de cotidianidad.
En cuanto al otro lado, había una tienda vacía con un aviso pegado a ella, por la atmosfera que aportaban los accesorios exteriores dejados atrás, Emi pudo deducir que originalmente se trataba de un café.

Sariel, que parecía no haber notado a Emi y Suzuno, cruzó por la vía peatonal y caminó directamente a la entrada del apartamento.

— Este lugar se parece. ¿Qué es este Heaven’s Chateau…? Heaven’s Chateau, Hatagaya.

Tal como Emi se sintió insatisfecha por el nombre irónico del apartamento, ella de repente se quedó sin aliento.




— ¿Eh?

— ¿Qué pasa?

Aunque las dos personas intencionalmente perdieron la luz verde para evitar se descubiertas por Sariel, Emi abrió sus ojos debido a la persona conocida que ahora se encontraba saliendo de la tienda de conveniencia que estaba debajo del apartamentos de Sariel.

Esa persona no caminaba en la dirección de Emi y Suzuno, y solo lo hacía a lo largo del camino. Emi instantáneamente pensó que si ellos se encontraban el uno al otro, deberían saludarse, por lo que ella temporalmente situó su línea de visión en la otra persona.

— ¿Qué pasa?

— ¿No has notado porqué ella está vistiendo ropa casual? Esa persona es la gerente de la tienda de MgRonald, Kisaki-san, ¿no?

Suzuno escuchó esto y miró en la misma dirección de la línea de visión de Emi, pero esa persona ya había cruzado la vía peatonal, y salió de dicho rango.

— Kisaki-san… ¿por qué vendría a este apartamento?

— ¿…quién sabe? Creo que no tiene nada que ver con Sariel.

— Pero, ¿existen otras razones?




— P-pero si es así, entonces Sariel no debería estar en ese estado de ‘hombre sombrío’, ¿cierto?

— T-tienes razón.




Mientras Emi y Suzuno discutían fervientemente…

— ¡¡Ah!!

La señal de tráfico ya había cambiado a luz verde sin que lo notaran, y cuando lo hicieron, está había parpadeado.

— ¡…Augh!

Las dos personas, quienes decidieron violentamente cruzar, solo habían dado un paso cuando la señal cambió por completo a rojo, y solo pudieron detenerse.

—….Parece ser imposible. No creo que Kisaki-san se fije en una persona como Sariel-sama. De acuerdo a la información de Chiho-dono, Sariel-sama se volvió así debido a cruel trato de Kisaki-san, ¿cierto?

— Es cierto… a pesar que realmente nunca hablé con Kisaki-san de forma directa, dada las impresiones que obtuve por lo que decía el Rey Demonio y Chiho, ella no debería estar interesada en un hombre débil que sea tan problemático una vez que es descartado.

Emi y Suzuno, así como así, temporalmente se sintieron absorbidas por sus emociones complejas.

— Huh, pensemos esto luego. Ahora es más importante asegurarse de la condición de Sariel-sama.

— Supongo que si podríamos obtener el número de su habitación por el buzón de correo. ¿Ah, pero que sucede si es un bloqueo automático el que se usa?

Como es un nuevo apartamento, es posible que ellos solo permitan la entrada tras aprobar los permisos del residente. Si el objetivo es solo Sariel, entonces ellas no se sentirían culpables si ellas lo irrumpen directamente, pero no pueden causar problemas a otros residentes por eso.

Así como ambas estaban pensando en otros métodos para ser capaz de entrar en la casa de Sariel de una forma confiable y conveniente…

— ¡¡Ah!!

Emi y Suzuno gritaron al mismo tiempo.

No pensaron que la persona clave Sariel, en realidad saliera del apartamento una vez más.

Aunque el traje que llevaba apenas podía mantener su apariencia normal, pero una vez que se cambió a un traje deportivo y una camiseta arrugada, era realmente difícil de alabarlo.

— La ropa sucia es una evidencia de un corazón destrozado.

Suzuno expresó una opinión innecesaria, parecía que Sariel tenía algo que hacer y caminó hacia la tienda de conveniencia de la cual Kisaki acababa de salir.

— Por su estado, Kisaki-san no debió haber estado buscando a Sariel.

— Es cierto. Emilia, ya está en luz verde, es raro para el salir por si mismo, debemos agarrarlo rápido…

Suzuno no había terminado su frase cuando la señal de traficó cambió a verde, justo en el momento que ambas decidieron cruzar por el paso peatonal rápidamente…

— ¡!

Sariel detuvo sus pasos delante de la tienda de conveniencia.

— ¿?

¿No será que descubrió que lo estaban siguiendo? Aunque para Emi y Suzuno, quienes intentaron buscar a Sariel, no había manera de ser descubiertas, pero él no mostraba señales de notar nada.

— ¿Sariel…sama?

Suzuno con cautela inició una conversación con Sariel, que estaba de pie frente a la tienda de conveniencia.

—….Mi…diosa…




— ¿Eh?

— ¿Mi diosa estuvo aquí?

— ¡Gwaahhhhh!

Sariel, con sus ojos enrojecidos, de repente se volvió con violencia y agarró los brazos de Suzuno con fuerza.

Hataraku Maou-Sama Volumen 6 Capítulo 2 Parte 5 Novela Ligera

 

Suzuno entró en pánico por la acción violenta y repentina de Sariel.

— ¡¿Qué haces?! ¡Deja a ir a Bell ahora!

— ¡Respóndeme, Crestia Bell! ¡Ella está aquí! Mi amada diosa estuvo justo aquí, ¿verdad?

— ¡P-por favor cálmese, Sariel-sama! La diosa a la que usted se refiere, ¿es la gerente de MgRonald, Kisaki?

— ¿E-está aquí?

Una vez que Suzuno dijo eso para confirmar, la actitud de Sariel de repente se suavizó y miró a Suzuno y Emi con una expresión de súplica.

— ¡¿Qué pasa si estuvo aquí?! ¡De todas maneras, deja ir a Bell de una vez! ¡Si no lo haces, llamaré a la policía!

Incluso si se trata de la policía, ellas podrían ser capaz de manejar a la Héroe y al Arcángel, sin embargo Sariel, con una acción más honesta de lo imaginado, dejó ir a Suzuno.

— No… ella está aquí… puedo sentirlo.

Las palabras de Sariel estaban llenas de tristeza, tanto así, que incluso la agobiada Suzuno no pudo evitar sentir pena por él.

— Este es el olor de mi diosa… el olor del café hecho por las manos de mi diosa.

— ¡Qué asco!

Emi, que no lo aceptaba, despiadadamente criticó, Sariel lentamente se sentó en el suelo.

— Ahh… realmente ella estuvo en un lugar al que acabo de llegar… si solo el tiempo pudiera volver… Ahh…

— Oye, Bell, ¿Qué le pasa a este tipo?




— No lo sé. Aunque no lo sé, alguien podría llamar a la policía si esto sigue así. Sariel- sama, por ahora, por favor levántese primero.

—…Si, lo siento, perdí el control de mí mismo. No compraré más cosas, una vez que pienso en mi diosa, no tengo disposición de nada más.

Emi y Suzuno silenciosamente miraron a Sariel caminar inestablemente de vuelta a su apartamento.

Las dos decidieron que sería lo mejor confirmar el estado actual de Sariel y la dirección residencial por el día de hoy. Aunque hay otras cosas que desean preguntarle, por ahora, parece que Sariel no puede comunicarlo muy bien.

— Habitación 302, ¿eh?

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios