Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 6

Capítulo 1: El Rey Demonio, Regresa A Su Lugar De Trabajo

Parte 3

 

 

Originalmente, estaría bien si solo le regalaba esos cuatro días de renta, pero la casera Miki, aunque tenía una apariencia anormal, relaciones y misterios, fue extrañamente honesta en aspectos muy extraños.

— Aunque era un trabajo solicitado por mi parte, la promesa fue rota debido a los problemas personales de mi sobrina, realmente estoy muy arrepentida de ello.




Por decirlo de forma simple, ella quería disculparse por la reducción del tiempo de trabajo de todos en la casa de playa ‘Ooguro-ya’.

Además, como reemplazo, ella esperaba que Maou y los demás pudiesen limpiar el patio trasero de Villa Rosa Sasazuka ya que no fue hecho durante el verano, y de ahí, el incremento de exención de alquiler para complementar el pago reducido.

De acuerdo al contenido de la carta, mientras estuviesen dispuestos a ayudar con la limpieza, la renta de agosto podía ser reducida de 15.000 yenes hasta 30.000 yenes. Con respecto a ese contenido, Maou y Ashiya naturalmente levantaron sus manos aceptando sin poner condiciones.

Después de todo, el ingreso de la casa de playa ya había hecho que quedaran cortos de dinero, y hace un par de días, ellos habían gastando una gran cantidad de dinero con el televisor.

Aunque Maou ya había complementado el déficit, al ser capaz de reducir su renta, no había razones para negarse.




Sin embargo, para la habitante de la otra habitación, Suzuno, aunque no tenía interés de reducir su renta…

‘Limpiar los alrededores de la casa debería ser, desde un principio, el trabajo de nosotros los habitantes’

Ella había aceptado el trabajo luego de decir eso.

Como ese era un caso que involucraba dinero, Maou y Suzuno habían visitado al agente de bienes raíces como representantes de las habitaciones para aceptar el trabajo, y el día de trabajo había sido establecido el día antes que Maou regresara a MgRonald, es decir hoy.

Sin embargo, extrañamente, en el mismo día, alguien que debería ser un residente ajeno, por el contrario Chiho, quien ni siquiera un habitante, estaba cortando pasto, y levantando piedras con Maou y los demás, con gran energía limpiaba los alrededores.

El patio trasero, el cual solo era tomado en cuenta cuando se aparcaba la bicicleta, quizá por la negligencia a largo plazo, no solo tenía maleza florecida que había crecido hasta la altura de las rodillas de Maou, sino que una vez que el pasto fue dividido, el lado interior del muro que estaba frente a la carretera, incluso estaba cubierto por botellas PET y latas vacías que pudieron haber sido lanzadas desde el exterior.

Justo cuando Ashiya ató la bolsa de basura llenas con esas cosas…

— Café au Lait es una palabra francesa, mientras que Latte es italiana. ¡El significado amplio de esas dos es ‘café con leche’, sin importar su tipo, es mitad café y mitad leche, pero normalmente, el café usado como base del Latte es Expresso!

Maou volvió su cabeza ya que alguien había respondido su pregunta de esa conversación bajo el sol desde una dirección completamente fuera de relación.

— Si quieres presumir que trabajas en un café, al menos prepárate hasta que puedas responder inmediatamente ese tipo de preguntas, ¿está bien?

La persona en ese lugar, frunciendo el ceño debido al clima abrazador y observando a las cuatro personas era la Héroe Emilia, conocida como Yusa Emi, y…

— ¡Papi!

Siendo cargada en los brazos de Emi, quien sonreía con naturalidad incluso bajo el calor que podría intimidar a los adultos, estaba la pequeña, Alas=Ramus.

— ¡Oh, Alas=Ramus!

Maou caminó hacia Emi y Alas=Ramus, quienes habían encontrado un refugio contra los rayos del sol bajo el árbol donde estaba la colonia de las cigarras, sin embargo…

— ¡Oye! ¡Alas=Ramus tiene puesta ropa nueva, no vayas a dejar que se ensucie!

Una vez que Emi vio a Maou usar unos guantes de trabajo cubiertos de sucio, y una camiseta húmeda debido al sudor, frenéticamente trazó distancia entre él y Alas=Ramus.

— Ohh, lo siento, lo siento.

Maou, quien adoraba extremadamente a Alas=Ramus, que lo veía como su ‘papá’, honestamente retrocedió ante la advertencia de Emi.

— ¡Yusa-san, hola!

— Emilia, me disculpo, ¿ya es hora?




Chiho y Suzuno saludaron a Emi respectivamente, y ésta levantó su mano en respuesta.

— Aun no, solo vine un poco más temprano… pero, ¿por estás cortando pasto, Chiho?

Emi preguntó con gran voz sin perderse las llamadas de las cigarras y miró a Maou y Ashiya.




— Aunque no tengo clara la situación, ¿recientemente no han estado dependiendo mucho de Chiho? ¿Por qué es una persona ajena? ¿No me digas que fue muy relajado al dejar que Chiho ayudase?

Obviamente, la persona que Emi mencionaba, era otro habitante de la Fortaleza de los Demonios, el Ángel Caído Lucifer, conocido como Urushihara Hanzo.

Con relación a Urushihara, quien normalmente vivía una vida perezosa y no ocultaba su personalidad NEET, se podría pensar que él estaba muy relajado pues ese no era su comportamiento normal, sin embargo…

— Desde un punto de vista objetivo, Lucifer definitivamente no puede ser considerado relajado.

Inesperadamente, la persona que respondió con una voz estricta no fue Maou ni Ashiya, sino Suzuno.

— Es solo que es un gran inútil.

— ¿Eh?

— Urushihara-san tuvo un golpe de calor.

Al notar el tono de Suzuno, Chiho dijo con una sonrisa irónica.

— Ese chico, ni siquiera alcanza los 30 minutos de trabajo cuando ya colapsa. Como sería muy problemático si se muere, dejé que regresara a la habitación a refrescarse con el ventilador y que descansara un rato.

Ashiya respondió con un tono descontento similar y miró hacia la ventana del segundo piso de la Fortaleza de los Demonios.

Aunque Emi siguió la vista de Ashiya hacia el segundo piso, pero para que el Ángel Caído que casi arruina un continente completo, fuese tan inútil y colapsara por un ataque de calor, hacia ella se sintiese aturdida.

— Pero aun así, no deberías haber dejado que Chiho ayudase.

— Ah, estoy bien con esto.




Chiho, cuyo rostro estaba rojo por el calor, respondió con una sacudida de su mano.

— Vine voluntariamente a ayudar, incluso… Mientras hablaba, Chiho miró el rostro de Suzuno.

— Con solo hacer esta pequeña cosa, es suficiente como un reembolso.

— ¿Reembolso?

Maou y Ashiya estuvieron confundidos por el término que no encajaba en la situación actual.

— Sobre esto, ¿Chi-chan y Emi vinieron por algo hoy? Eh, aunque estoy agradecido que Chi-chan lo hiciera para ayudar.

Chiho pareció llegar al mismo tiempo que Maou a casa. De cómo preparó el sombrero y los guantes de trabajar de antemano, debería haberlo escuchado de parte de Suzuno.

Ahora, como Emi había llegado, se hacía algo muy sospechoso para Maou.

— …..

Sin embargo, Emi y Suzuno se miraron mutuamente con expresiones complejas y no dijeron nada.

— Ahora… ¡Es un secreto!

En cuanto a Chiho, ella respondió de esa manera.

— Un secreto, Shhh~

Aún era desconocido cuanto sabia Alas=Ramus de eso.

— ¡Está bien! ¡Dejar esperando a Yusa-san y Alas=Ramus-chan no es bueno, voy a hacer lo mejor que pueda!




Chiho, que con fuerza terminó la conversación, tomó la escoba apoyada a la pared, y comenzó a limpiar la tierra que ahora era movible luego que el pasto fue quitado.

Aunque Maou miraba a Chiho, estaba con muchas mas dudas que antes…

— ¡Oye, Rey Demonio! ¡Alsiel!

Pero él recuperó el juicio con el regaño de Suzuno y con Ashiya, lentamente participó en la actividad de limpieza.

En otras palabras, en el patio trasero del apartamento, en la esquina de la ciudad, la inquisidora, la estudiante de secundaria, el Rey Demonio y el General Demonio estaban removiendo el pasto, juntos bajo el sol.

Emi, quien observaba la escena en la sombra del árbol…

— En realidad…

— ¿Mami?

Con un tono de voz con el que la bebe en su brazos no pudiese oír, ella se habló a si misma entre el llamado de las cigarras.

— Si pudiese tomar directamente la oportunidad ahora y atacarlo por la espalda, quien sabe que tan fácil pudiese ser… huh.

Su mirada se centró en la espalda de aquel que vestía una camiseta, la cual había cambiado de color debido al sudor y la suciedad.

— No esperé que hubiese un baño aquí. Aunque está tan cerca de casa, no sabía que existiese.

Chiho miró el edificio y dijo con asombro.

Alrededor de diez minutos a pie desde Villa Rosa Sasazuka estaba un baño, al que los habitantes de la Fortaleza de los Demonios visitaban con frecuencia, Sasa no Yu.

Aunque parecía como si fuese un edificio comercial de inquilinos múltiples desde el exterior, no solo era el escenario clásico de baños conservados en el interior, sino que también el mural del Monte Fuji aún estaba presente.

Por otra parte, incluso había muchos tipos de piscinas allí, y otras cosas como cupones de valor para devoluciones de dinero, habitación de espera y descanso de genero mixto con máquinas expendedoras de leche instaladas frente al contador, así como también la venta de productos originales que incluye jabones y otras características especiales, mostraba signos de una fuerte personalidad empresarial de un emprendedor para atracción de nuevos clientes.

— Las horas de negocios aquí son muy extensas, no solo abren muy temprano en la mañana, incluso cuando trabajan hasta el último turno en la noche, uno apenas puede hacerlo.

Maou, quien se había cambiado la ropa para limpiar el pasto por una camisa, explicó mientras cargaba sus implementos de baño.

— No solo Sasa no Yu tiene diferentes tipos de piscina, incluso tiene cabinas para ducharse, lo que lo hace apropiado para Chiho-dono hoy. Como ella vino a ayudar con la limpieza, por supuesto, le pagaré por su porción.

Por razones desconocidas, Suzuno dijo esto con una mirada gratificante en su rostro.

— ¿Por qué necesitas enfatizar especialmente el ‘día de hoy de Chi-chan’, y la ‘ducha’?

Debido a la forma de hablar de Suzuno, Maou sintió que algo no estaba bien y por eso preguntó.

— Está bien, está bien, no hay necesidad de preocuparse mucho por eso, entremos de una vez.

— ¡Baño, jugar en agua!

Sin embargo, Emi forzosamente interrumpió desde atrás, empujando a Chiho y Suzuno hacia el sanitario femenino.

Aunque a Maou particularmente no le interesaba que Emi se uniera cuando llegó a la mitad del trabajo de limpieza, el problema era que Emi descuidadamente tenía todo preparado para ir a los baños.

Además de la cartera que Emi comúnmente usaba, ella había traído una bolsa de plástico donde tenía la toalla y la ropa para cambiar a Alas=Ramus. A partir de eso, podía verse que Emi y Alas=Ramus estaban preparadas para ir a los baños juntas.

Como Chiho y Suzuno ya habían predicho que Emi podría llegar durante la limpieza, quizá esas dos féminas habían planeado salir juntas.

Pero preguntar por eso sería muy insensible.

— Oye, Urushihara, ya estamos aquí. Compórtate adecuadamente, siempre metes en problemas a otros shhh….




— Ah… me siento un poco mareado.

Urushihara, cuyos síntomas de ataque de calor habían disminuido ligeramente, con debilidad se encontraba siguiendo al grupo con la ayuda de Ashiya.

Aunque Urushihara apenas había trabajado, seria problemático si se moría en la habitación mientras el resto tomaba un baño. Mientras el repusiera fluidos y tomase un baño de agua fría, podría ser capaz de recuperarse.

— Huh, no sé qué están planeando, pero recuerdo actuar dentro de lo razonable.

Mientras Maou le recordaba a Emi y al resto, él estaba planeado devolver el cupo de sus propios artículos de baño…

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios