Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 9

Capítulo 7: Llegada a Japón

 

 

La luz de la luna ilumina débilmente el aula.

Con mi Clarividencia y Visión Nocturna, puedo ver fácilmente incluso en estas condiciones con tan poca luz, pero sería demasiado oscuro como para cualquier persona normal pudiera distinguir algo.




Pero de todas formas no hay nada dentro de la clase.

No hay escritorios, no hay sillas, nada.

El hecho de que lo que normalmente sería un lugar de aprendizaje para los estudiantes esté totalmente vacío es prueba suficiente de que algo sucedió aquí.

Intento tirar del pomo, pero la puerta está cerrada firmemente. Tal vez esté bloqueada. Es casi como si hubiera sido sellada desde el exterior para que nadie sepa qué pasó en este aula.

Pensé por un momento en abrirla por la fuerza, pero no quería hacer algo tan extremo, por si acaso llamaba la atención de seguridad.




Renunciando a caminar por la escuela, uso mi visión de rayos x para asegurarme de que no hay nadie en el camino antes de teletransportarme allí.

Cuando me giro, veo una escuela perfectamente normal, de esas que podrías encontrarte en cualquier parte.

La Escuela Secundaria Heishin.

La escuela a la que nosotros las reencarnaciones fuimos en nuestras anteriores vidas.

He vuelto, aunque no se siente como un gran regreso a casa.

Pero realmente estoy aquí ahora.

En el planeta llamado Tierra, en el país llamado Japón.

***

 

 

Cuando Güli-güli me informó de que podía dejar el planeta y D me dijo inmediatamente después que viniera a verla, tuve la idea de teletransportarme a Japón.

Me puedo teletransportar a cualquier lugar que quiera solo pensando en él, como comprobé cuando me teletransporté al Gran Laberinto de Elroe.

No estaba segura si realmente podría teletransportarme a cualquier sitio en el que nunca estuve en esta vida, pero si lo que Güli-güli y D dijeron era cierto, entonces debía ser posible.

De lo contrario, no me habrían dicho que lo hiciera.

Así que todo lo que quedaba era probar.

… Para ser honesta, no es que nunca se me hubiera ocurrido dejar ese planeta.

Sabía que ahora, después de someterme a la deificación y deshacerme del yugo del sistema, probablemente podía hacerlo si lo intentaba.

Obviamente, tendría más sentido el haber teletransportado mi trasero a algún otro planeta en lugar de quedarme en un planeta que estaba a punto de morir.

El Señor Demonio ha hecho mucho por mí, pero aun así, sería mejor dejarlo todo atrás y escapar de este planeta.

Y yo siempre pongo mi propia vida por delante.

¿Por qué iba a tirar a la basura todo eso solo para quedarme en este viejo y decrépito planeta?

Así que realmente, tan pronto como descubrí que me podía teletransportar, la mejor opción habría sido dejar de inmediato todo el planeta atrás.

La razón por la que no lo hice era simple: tenía miedo.

Incluso con teletransporte, solo hay un lugar al que podría ir fuera de ese planeta: aquí, a Japón, en el planeta Tierra.

No importa lo impresionante que sea mi teletransportación, no hay forma de que me pudiera llevar a ningún sitio que nunca hubiera estado o visto antes.

El único lugar al que podía ir es al que está conectado con mi anterior vida.

Y una vez bien aquí, supe que tenía que afrontar la verdad que había estado evitando todo este tiempo.

Tenía miedo de hacerlo.

Así que fingí haber olvidado que podía teletransportarme aquí, alargando mi tiempo todo lo que pude.

Todavía no he dominado el conjurar.

Todavía hay mucho que tengo que hacer.

Todavía no, todavía no, todavía no…

Seguí retrasándolo, pero finalmente se me acabó el tiempo.

No puedo seguir evitando la verdad para siempre.

Tal vez sea lo mejor que D me haya invitado aquí. Puede que ella lo hiciera con eso en mente.

Respiro hondo, intentando calmarme.

El aire aquí huele diferente.

Comparado con el del otro planeta, lleno del hedor a sangre y a batalla, este lugar huele solo como a escuela y a una especie de relajada libertad.

Sobre todo, huele a tubos de escape.

No estoy mejorando particularmente mis sentidos, pero como hacía tanto que no olía ese tipo de cosas, no puedo evitar ser más sensible ahora.

Es como un mundo completamente diferente, como se suele decir. Y supongo que en este caso, es cierto.

Abrumada por la emoción, miro al cielo, donde veo las estrellas y la única luna.

Las estrellas están en diferentes lugares, y la luna también es diferente.

Todo es diferente.

Definitivamente se siente como estar lejos de casa.

Se supone que este es el país de donde vengo, pero estoy tensa, como si estuviera en territorio enemigo.

En realidad, no creo que eso esté lejos de la verdad.

… Está bien, no puedo quedarme así para siempre.

No tiene sentido alargar más las cosas.

Apartando la vista del cielo, miro hacia delante y empiezo a caminar. En poco tiempo, hay más personas a mi alrededor que antes.

La Escuela Heishin está bastante cerca de la estación de tren, así que no tienes que caminar mucho antes de que te encuentres en la concurrida calle de la estación.

Incluso de noche, sigue habiendo muchos peatones.

Algunas de las personas que pasan me mira, pero no tratan de hablarme ni nada, así que las ignoro.

Me puse prendas de ropa que no parecieran fuera de lugar en Japón, ya que destacaría mucho si usara mi atuendo habitual totalmente fantasioso. El hecho de que la gente me esté mirando de todas formas es probablemente inevitable por la forma en que me veo para empezar.

Básicamente estoy aquí ilegalmente, por lo que sería un poco molesto si alguien llamara a la policía por mí, pero un poco de atención es probablemente algo que tendré que soportar.

Camino por la acera frente a la estación, pienso y me paro al lado de una tienda cercana. Una vez dentro, tomo una revista aleatoria y presto atención al número de publicación.

La fecha me sorprende, incluso aunque tuviera el presentimiento de que podía ser algo como eso.

Han sido más de cinco años en aquel mundo, pero aquí en la Tierra no han sido ni seis meses. Supongo que el paso del tiempo es diferente.

¿Es esta la teoría especial de la relatividad en acción?

Vale, no sé qué es realmente la teoría especial de la relatividad, así que no tengo ni idea.

Pero en un mundo con poderes mágicos y toda esa basura, supongo que las leyes de la física tampoco importan tanto.

Aun así, medio año, ¿eh?

Hasta donde yo recuerdo, nada se ve diferente.

Pensé que era un poco raro el hecho de que ninguno de los edificios ni nada hubieran cambiado en el transcurso de cinco años. Así que pensé que tal vez no había pasado tanto tiempo y, efectivamente, tenía razón.

Mientras estoy en ello, hojeo algunas revistas de manga, y abandono la tienda son comprar nada.




¿Qué? ¿Que debería haber comprado algo?

Estoy en la ruina, ¿qué pasa?

Además, el cajero me estaba mirando realmente raro, ya que estaba ojeando el manga con los ojos completamente cerrados.




Sí. Supongo que también puedo usar mi visión de rayos X en la tierra.




Así que mi magia funciona bien aquí.

Por supuesto, si no funcionara, no habría podido teletransportarme de primeras, así que supongo que ya lo sabía desde el momento en que llegué aquí a salvo.

En las novelas y esas cosas, hay veces en las que la magia no funciona en la Tierra porque aquí no hay poder mágico ni nada de eso, pero supongo que este no es el caso.

No sé por qué nunca desarrollamos el conjurar aquí, pero da igual.

Tal vez alguien estaba moviendo hilos entre bambalinas o algo, pero eso no es asunto mío.

Sin embargo, si no pudiera usar mi visión de rayos X no habría podido mantener mis ojos cerrados.




De vuelta al mundo de donde vine, podría haber dado alguna excusa, pero aquí estoy segura de que causaría un gran alboroto si alguien me viera los ojos.

Y de verdad que no quiero eso.




Tal vez estaría bien si tuviera unas gafas de sol o algo así, pero no las tengo así que simplemente camino con los ojos cerrados.

¿Miradas raras? ¡No me importan, siempre y cuando no llamen a la policía!

No estoy planeando quedarme mucho tiempo, de todas formas.

Y si acabo teniendo que quedarme por alguna razón, bueno, ya me preocuparé de eso cuando toque.

Hay muchísima gente frente a la estación, debe ser hora punta en este momento.

Trato de evitar a las multitudes de gente y me dirijo en una dirección menos concurrida, desde la estación a un área residencial.

Las multitudes disminuyen, y también hay menos tiendas y cosas por el estilo.

Sigo caminando, con pasos pesados pero sin pausa.

No está tan lejos a pie.

En todo caso, está bastante cerca, aunque no estoy muy feliz por ello ahora mismo.

Estaré allí en cualquier momento.

Llego a una casa sencilla, escondida entre dos edificios más grandes.

Es una casa perfectamente normal, probablemente de no más de diez años.

El nombre en la entrada principal es Wakaba.

Abro la puerta y paso por la puerta principal.

Hay una maceta decorativa junto a la puerta, y busco entre sus ramas con las yemas de los dedos para recoger una llave.

Luego uso esa llave para abrir la puerta principal.

Hay un silencio total en el interior de la casa.

Hay una escalera al segundo piso justo delante de la entrada, como recordaba.

A continuación de eso hay un pasillo que conduce al primer piso.

Subo las escaleras sin dudarlo.

Abro la primera puerta que encuentro en el segundo piso.

Puedo escuchar los débiles sonidos de un ordenador en el interior.

Hay un juego en la pantalla del ordenador, donde un personaje calvo está esquivando los ataques enemigos con facilidad.

El repiqueteo del mando resuena con cada movimiento.

“Bienvenida. ¿O debería decir, bienvenida a casa?”

La chica que sostiene el mando me saluda sin darse la vuelta.

El viejo calvo ataca al monstruo enemigo y lo mata de un solo golpe, y las palabras Misión Completada aparecen con letras grandes en la pantalla.

Aprovechando esa oportunidad, la chica deja el mando y se gira.

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 9 Capítulo 7 Novela Ligera

 

“Es la primera vez que he estado aquí en mi vida. Así que supongo que bienvenida es más preciso.”

Mis palabras salen sorprendentemente sin problemas.

Pero supongo que sé por qué.

No necesito tener cuidado con mis palabras cuando hablo con esta chica en particular.

“Supongo que debería decir… encantada de conocerte, Hiiro Wakaba real. ¿O debería llamarte simplemente D?”

La cara de la chica que se ha girado hacia mí se ve exactamente como la mía.
Tiene ojos negros y pelo negro que se deja caer suelto hacia abajo en lugar de estar atado en una trenza, pero por lo demás nos vemos más o menos idénticas.




Y supongo que nuestras expresiones son solo un poquito diferentes.

“Encantada de conocerte… sustituta.”

La versión original de mí responde sin ningún tipo de emoción.

Tenía miedo de saber la verdad.

La verdad es que yo soy solo una imitación… una farsa.

5 39 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
29 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios