Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 9

O: Ira

Parte 1

 

 

Ese viejo y familiar taller.

Esta es mi habitación personal en un juego en línea.




El juego que empecé a jugar cuando los nuevos amigos que hice en la escuela secundaria, Shun y Kanata, me invitaron a unirme a ellos.

Como ellos ya habían empezado el juego, elegí el trabajo de herrero, un papel de apoyo, para completar nuestro grupo. Parecía la mejor manera de evitar interponerme en el camino de los personajes de Shun y Kanata, los cuales eran de tipo batalla completamente.

Aunque mis intenciones se volvieron discutibles, ya que los dos siempre eran buenos conmigo y me ayudaban como novato.

Eso me hizo muy feliz.

Cuando peleaban a mi lado e igualaban mi ritmo en lugar de simplemente levelearme, supe que sería capaz de forjar una buena amistad con estos dos.




Fuimos farmeando los materiales de herrería y cazamos monstruos que soltaban materiales para mejorar nuestras armas.

Cuando uno de nosotros no podía venir, los otros dos jugábamos juntos, y en alguna rara ocasión en que no podíamos ni siquiera hacer eso, entonces me ponía a hacer herrería por mi cuenta.

Era un estilo de juego bastante gratificante.

Cuando los otros dos usaban armas o armaduras que yo les hice, eso era suficiente como para hacerme sentir bien.

Los trabajos de fabricación no son tan malos.

***

 

 

Mi padre y mi abuelo tenían una pequeña fábrica.

Cuando yo era pequeño, no sabía exactamente qué hacían allí, pero supongo que eran algún tipo de piezas de maquinaria.

“Hacemos estas cosas porque la gente las necesita, pero ahora que las grandes fábricas las hacen, todos esos bastardos se van al lado enemigo.”




Mi abuelo solía quejarse de eso.

Evidentemente, había aparecido una fábrica más grande que podía producir en masa esas piezas, así que las compañías que nos compraban a nosotros acabaron sus contratos.

Incluso los clientes de muchos años acabaron su lealtad, dejando de lado a mi abuelo para llevar su negocio a otra parte.

Mi abuelo se ofendió mucho por esto y empezó a beber cuando la fábrica se hundió, sucumbiendo a un cáncer de hígado unos años después.

Mi padre debió de sentir desde el principio que los días en la fábrica estaban contados; tan pronto como se rompieron los contratos, así que concluyó en vender la fábrica y conseguir otro trabajo en otra compañía.




Irónicamente, vivíamos mejor con su nuevo salario que cuando dirigía la fábrica.

Tal vez eso también molestó a mi abuelo.

Pero no es que mi padre no sintiera nada cuando vendió la fábrica.

A diferencia de mi abuelo, él no era de los que hablaban mucho, pero a menudo se le veía contemplando el lugar donde había estado la fábrica con una expresión confusa.

Esa sin duda no era la cara de un hombre que aceptaba lo que había pasado.

Creo que la razón por la que yo llegué a tener un sentido tan fuerte del bien y del mal es porque crecí viendo a mi padre y a mi abuelo.

Ambos sentían el orgullo y el apego hacia su fábrica.

Pero luego todo eso fue aplastado por conveniencia de las empresas que rompieron sus contratos con ellos.

Sin embargo, esas empresas simplemente hicieron nuevos contratos con una fábrica más grande y mejoraron sus negocios como resultado.

Qué injusto.

Mi padre y mi abuelo se dedicaron silenciosamente a hacer piezas mecánicas, como guerreros que juraban su lealtad, pero a cambio, simplemente fueron arrojados a un lado.

¿Hay algo de justicia en eso?

No.

Estoy seguro de que esas empresas tenían sus excusas, como los costes y las prácticas comerciales.

Pero eso fue difícil de aceptar para mí cuando hizo que mi padre y mi abuelo sufrieran tanto, mientras que las empresas responsables salieron libres de culpa.

Es por eso por lo que cuando veía algo mal—incluso aunque no estuviera prohibido por la ley, incluso si las demás personas miraban para otro lado—yo no podía dejarlo pasar.

Por otra parte, supongo que siempre fui un poco así incluso antes de que se hundiera la fábrica, así que tal vez habría llegado a ser esta clase de persona sin la influencia de mi padre o de mi abuelo.

Pero este incidente es sin duda lo que me animó a seguir ese camino.

Siempre intenté hacer lo correcto.

Y siempre intenté corregir las cosas que parecían estar mal.




Pero el mundo real no es tan sencillo.

Si hacer las cosas correctas fuera lo suficiente como para hacer que todo fuera bien, entonces la fábrica no habría cerrado.

De la misma manera, incluso si hacía las cosas que pensaba que estaban bien, eso a menudo empeoraba la situación o hacía que me consideraran el malo.

Parte del problema, era que a menudo trataba de resolver las cosas con violencia.

Tal vez eso estuviera bien para peleas entre niños pequeños, pero en mi caso, mis métodos no cambiaron ni siquiera cuando me hice más mayor.

Es por eso por lo que la gente me llamaba “pequeño ogro” y se enfadaba conmigo.

La violencia no es la solución.

Todo el mundo lo sabe, pero siempre elegía esa respuesta de todas formas cuando quería hacer lo que yo consideraba que estaba bien. Soy el primero en admitirlo, estaba lleno de contradicciones.

Me tomó más tiempo el darme cuenta de eso que a los otros niños.

Así que en la escuela secundaria, decidí ser más dócil.

Tan pronto como hice eso, mi salvaje vida cambió drásticamente.

Pude disfrutar de un día a día tranquilo: la vida sin violencia.

Con solo renunciar a la violencia y apartar la mirada de las cosas que encontraba injustas, podía tener la misma vida que un chico de secundaria normal.

Incluso fui bendecido con la amistad de Shun y Kanata y empecé a disfrutar el ir a la escuela.

¿Pero realmente estás bien con esto? Me preguntó una voz en el fondo.

No tenía una respuesta para eso.

***

 




 

Ahora, de algún modo, estoy en mi habitación en la aldea goblin.

Bueno, no tanto como mi habitación sino la única habitación de la casa, compartida por toda la familia.

La arquitectura de los goblins no es exactamente de vanguardia, y dado que viven en el escaso entorno de las Montañas Místicas, una casa de una sola habitación para cada familia es lo mejor que pueden hacer.

En medio de esta habitación destartalada, estaba fabricando armas.

Muchas cosas cambiaron tras descubrir mi habilidad de Creación de Armas.

Los utensilios que hice con esta habilidad, como tenedores y cuchillos, fueron distribuidos por todo el pueblo, y también pude crear herramientas agrícolas, haciendo nuestras vidas más fáciles.

Como el nombre implica, la habilidad Creación de Armas solo puede hacer cosas que puedan ser usadas como arma, pero en realidad pude hacer una gran variedad de herramientas agrícolas. Tal vez porque han sido históricamente usadas como armas en rebeliones y cosas así.

Y luego está el uso previsto de la realidad: hacer armas reales.

Una vez aprendí a hacer armas de buena calidad, nuestra eficiencia en la caza se hizo mucho mayor.

Gracias a eso, los goblins cazadores traían con ellos más carne de monstruo y disminuyeron la hambruna de la aldea, y el rango en que ellos podían explorar y cazar se expandió.




Aun así, eso no significa que todo fuera a mejor.

Los goblins que conocía de una edad similar a la mía seguían siendo congelados hasta la muerte o devorados por los vegetales del campo si se equivocaban en el momento de la cosecha.

Probablemente estés pensando que eso no tiene mucho sentido, pero los únicos vegetales lo suficientemente fuertes como para crecer en el frío de las Montañas Místicas eran monstruos planta come hombres.

La primera vez que vi eso, casi me desmayo del susto.

Y había otros goblins a los que admiraba como los hermanos mayores que nunca regresaban de cazar y eso.

Dicho esto, también hubo buenos tiempos, como cuando mi hermano más mayor, afortunadamente, evolucionó a hobgoblin.

Mi familia consistía en mis dos padres, cuatro hermanos mayores, seis hermanas mayores, yo, y un hermano menor y una hermanita, un total de quince personas.

Para los humanos, sería una familia muy numerosa, pero para los goblins, es bastante normal.

Sus embarazos son rápidos y su tasa de fertilidad es alta, por lo que muchos niños pueden nacer en un periodo de tiempo corto.

Dicho esto, también la tasa de mortalidad de los goblins es alta.

Por lo que he oído, solía tener cuatro hermanos mayores más, y un hermano menor que nació muerto.

Fue un momento difícil.

Iba a ser mi primer hermanito.

Pero no lo logró.

Toda nuestra familia lloró junta, y perdí mi apetito por un tiempo.

La persona que me consoló en aquellos momentos fue mi hermano mayor, Raza-Raza.

Aunque supongo que no podrías llamar a aquello “consolar”.

Lo que realmente hizo fue golpearme.

“No puedes quedarte ahí sentado deprimido para siempre. Come y vive una vida saludable. Ese es el deber de los que seguimos vivos.”

Con eso, me obligó a comer.

Literalmente—me abrió la boca y empujó comida por mi garganta.




Desde aquel momento, si algún día parecía deprimido a la hora de comer, él me volvía a alimentar a la fuerza.

Pensé que podría haberme matado, pero al menos me sacó de mi depresión.

La palabra de Raza-Raza era la ley, y más importante, mi madre estaba ya embarazada de un nuevo hijo.

Los goblins tienen una increíble voluntad de vivir.

Y enseguida, mi hermanita nació.

Desde aquel momento, juré que la protegería.

También por el bien de mi hermano pequeño que no tuvo oportunidad de vivir.

En realidad, tuve otro hermano pequeño poco después, pero seguía adorando a mi hermana pequeña por encima de todo. No es que no adorara a mi hermano pequeño también, pero debido al voto que hice, le presté más atención.

A cambio, ella también se encariñó conmigo, y siempre estábamos juntos.

Cuando yo estaba haciendo cosas con Creación de Armas, mi hermana pequeña se sentaba a l lado y miraba en silencio.

Y cuando el arma estaba terminada, aplaudía y vitoreaba como si nada pudiera hacerla sentir más orgullosa.




Así que por supuesto, no podía evitar adorarla.

Ese estímulo hizo que estuviera aún más decidido a forjar cosas.

Justo como cuando hacía la herrería de aquel juego, era divertido crear cosas que fueran de utilidad para otros. Me hacía sentir que valía la pena.

No había nada más satisfactorio que tener algo que crear que fuera necesitado y útil para otros.

Tal vez así es como mi padre y mi abuelo se sentían cuando tenían la fábrica.

5 24 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
8 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios