Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 4

Capítulo 3: El Rey Demonio, Se Da Cuenta De La Inmensidad De Choshi y El Mundo.

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 4 Capítulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 




 

En la mañana, luego que la noche festiva de fuegos artificiales fuese interrumpida por la niebla, Maou y los demás estaban despertándose por los insistentes ataques telefónicos de Amane.

De acuerdo con Amane, desde que ellos habían llegado a Inubo, tenían que ver el sol levantarse desde el horizonte. Sin embargo, para ser honestos, a Maou simplemente no le interesaban ese tipo de cosas tan triviales.

Maou sentía que esa vista era muy hermosa, pero en el pasado, el solía ser capaz de tener una vista más panorámica del amanecer desde su habitación en la Fortaleza de los Demonios en Isla Kentourm.

En cuanto a Urushihara, luego de ver el amanecer con sus ojos sin vida, inmediatamente volvió a dormir.




Como Maou y Ashiya no habían dormido bien debido a los eventos ocurridos la noche anterior, también estaban soñolientos. Como tal, fueron incapaces de encontrar una falta en lo que Urushihara hacía.

El clima de Choshi y Kimigahama el día de hoy era soleado y claro, haciendo difícil el relacionarlo a la espesa niebla de la noche anterior. Antes de las 8, la temperatura se había elevado hasta el punto donde una persona podría sudar una vez que entrara en contacto con los rayos del sol.




Como Maou escuchó de parte de Chiho la noche anterior, que todas habían llegado sanas a la posada y que Alas Ramus estaba animada, la única preocupación era el número de clientes que asistirían el día de hoy.

Incluso hoy era el primer día de apertura oficial de la tienda para Maou y Ashiya, una vez que ambos se levantaron, comenzaron a prepararse para trabajar.

Parcialmente como estaban a mitad del verano, el sol se levantó muy temprano. Sin embargo, si volvían a dormirse, probablemente no conseguirían levantarse antes que llegasen las entregas.

Amane se reportó en el trabajo a las 6 am y Urushihara se levantó, asi los cuatro realizaron los últimos chequeos antes de abrir la tienda.

¿Podría algún cliente venir? Tal como Chiho y Ashiya habían hablado con preocupación el día anterior, eso parecía una playa a la que nadie iría.

01 de agosto, la mañana altamente exitosa de Maou.

Como si alejara el desasosiego de Maou, a la playa que estaba prácticamente vacía el día anterior, ahora le llegaban visitantes desde los baños de agua de mar a las 8 am.

Como eran tantos visitantes, como era la única casa playera en la playa  Ooguro-ya movilizaba a las cuatro personas – Maou, Ashiya, Amane y Urushihara – ellos estaban demasiado ocupados como para poder descansar.

La ‘Escultura de Arena, Torre Azul Celeste’ que Suzuno hizo atrajo una multitud de las afueras de Ooguro-ya debido a su impresionante apariencia.

Y la multitud atraía más visitante.

10 de la mañana, los tallarines fritos de Ashiya atrajeron largas filas de clientes con su sabor.

Ashiya, quien estaba a cargo de la comida, ya estaba constantemente ocupado con solo atender a los clientes.

Maou y Amane estaban a cargo de servir a los clientes sentados en las mesas dentro de la tienda, los cuales venían a descansar y a comer.

Luego que Urushihara y Chiho pulieran las sillas, el número total de asientos disponibles aumentó a 20. Sin embargo, como tenían que entregar comida a los visitantes sentados en claro y las rocas fuera de la tienda, Maou y los demás se encontraron extremadamente ocupados en muy poco tiempo.

Por supuesto, un menú playero tenía más que tallarines fritos.

Aunque Maou y los demás  lograron librarse de  la mayoría del menú, pues querían recortar el tiempo de preparación y su experiencia, con eso, fueron capaces de incrementar la variación del tipo de platillos en lo que se concentrarían.

En general, Maou y los demás se libraron del Ramen, el cual tomaba mucho tiempo y requería atención en la cocción de los tallarines y el agregado de condimentos. En lugar de eso, agregaron tallarines fritos con dos sabores, salsa de soja y frutos de mar salados.

Incluso si no podían preparar Okonomiyaki porque el espacio en el plato de metal fue tomado para los tallarines fritos, fueron capaces de usar el espacio utilizado originalmente para el Remen y cocinar curry, mezclando con pollo frito o cerdo pre-elaborado.




Todos los platos fueron marcados con diferentes colores en papeles de dibujo, y junto con las bebidas, el menú y su precio fue pegado dentro de la tienda. El efecto visual escondía el hecho de que había muy poca variedad en los platillos.

Como resultado…

“¡Muchísimas gracias! ¡Número 4, 2 cerdos, 1 pollo, sal, 3 para llevar!”

“¡Número 3, 2 soja, 1 sal, 2 simples, 2 para llevar!”

“¡Roca número 2, 5 pollos! ¿Se puede servir inmediatamente? ¡Lo siento, el pollo ya ha sido cocido, se lo traeré luego, por favor espere un momento!”

Maou ahora estaba enfrentado una situación difícil donde necesitaba un grito hacia la cocina.

‘Soja para llevar’ y ‘sal para llevar’ era usado para representar las ordenes de los clientes y lo que fuese que quisiesen comer dentro o para llevar.

El número al principio es el número de la tabla, agregando la palabra ‘roca’ se refería a los clientes que estaban sentados en las rocas en la parte exterior.

“Maou-kun, ¿Puedes ayudar con la entrega de 4 sencillos para la próxima mesa? ¡El cerdo se acabó, tengo que ir a freír el cerdo!”




“¡Estaré allí inmediatamente! ¡Urushihara!”

“¡Imposible! ¡No puedo encargarme ahora!”

Maou le pidió ayuda a Urushihara, pero este ya estaba demasiado ocupado.

El nuevo sistema, que lógicamente permitía a Urushihara, quien no tenía experiencia en atender a los clientes, el manejar las ventas de los rapados de hielo y bebidas sin preocuparse por cometer errores, en realidad tenía un fallo por razones inesperadas.

Maou originalmente planeó que los clientes operaran por su propia cuenta la máquina de raspados. Con esto, Urushihara solo necesitaría encargarse del pago. Además, debido a que era una tienda de operaciones independientes, era capaz de usar un modelo de traje informal.

Incluso si era una maquina raspadora de hielo rotatoria que no era fácil de operar, para Ooguro-ya, que no tenía facilidades en permitir la venta de helados, no existía razones en no vender raspados de hielo.




Maou y los demás colocaron bloques de hielo por adelantado, cuando los bloques de hielo necesitaban ser reemplazados, seria hecho por Urushihara. Como los clientes podrían ser capaces de divertirse haciendo sus propios raspados, incluso si el hielo no era raspado bien, serían capaces de disfrutarlo hasta el final.

Maou también pensaba que muchos clientes serían muy perezosos para raspar el hielo, por lo que ignorando algunos costos, él preparó la fresa, limón, melada y blue hawaii, esos cuatro siropes para que los clientes lo agregaran libremente.

Como resultado, los clientes trabajarían duro para raspar el hielo ellos mismos, con el fin de probar diversos sabores.

De esta forma, Urushihara solo necesitaría encargarse del pago y colocar el hielo, el resto lo harían los clientes.

Como ellos habían preparado una gran cantidad de copas y tazas por adelantado, no necesitarían preocuparse porque esas cosas se acabaran. Después de eso, llenaron la piscina de tamaño infantil que Emi había traído con hielo, colocando diversas bebidas en ella. Urushihara solo tendría que sentarse frente a ella y se un cajero humano, aceptando de forma automática el dinero…

“¡El tiempo de espera es de 15 minutos! ¡Y el sabor de fresa ya se ha empleado, por favor entiéndalo! ¡Gracias!”

Urushihara, que estaba extremadamente ocupado, gritó esto a los  clientes  que esperaban raspar el hielo y sus bebidas.

“¿Eh~~?”




“¡¿Esto es enserio?!”

La larga fila de clientes comenzó a reclamar.

Comparado con los teppanyaki de Ashiya, las ventas de bebidas eran más estables. Sin embargo el plan de raspado de hielo fue tan exitoso, que dio como resultado que los clientes esperaran bajo el ardiente sol.

Algunos de los clientes obviamente se sentían impacientes. No solo porque estaban frunciendo el ceño bajo el sol, ellos saltaban de un pie al otro en la arena caliente.

Después de todo solo había una sola máquina de raspados.

Con el fin de minimizar el número de clientes insatisfechos debido a la incapacidad de hacer sus raspados, disminuyeron la lista de precios un poco. Esta era una de las razones por la que la cola era más larga que antes, a tal punto que Urushihara no pudiese manejar.

“¡Maou-sama! ¡La sal se acabó! ¡Necesitamos 10 minutos para que el próximo lote esté listo!”

Esta vez, era Ashiya que soltó un gemido.

Maou se sentía frustrado por la atmosfera insatisfecha y las voces de la multitud en la cola.

“¿Hay suficiente para manera la orden anterior de porciones de tallarines fritos con sal?”

“Todavía quedan tres porciones, pero aún me falta una.” La respuesta de Ashiya fue desalentadora.

La cantidad de comida estimada temprano fue completamente errónea. Considerando el modelo de negocio relajado de Ooguro-ya anteriormente, Maou estimó que las ventas de este año deberían ser 1.5 veces mayor que el año anterior, por lo que preparó la cantidad de ingredientes correspondiente, pero como resultado todo excedía sus expectativas.

La ración de ingredientes, era una cantidad suficiente, pero ambos no habían tenido tiempo de prepararlos en lo absoluto.

“¡Maou-kun! ¡Roca 1, sencillo y cola! ¡Ahh! ¡Seriamente, ya perdí la noción de los que fueron servidos y los que no!”

Amane miró las órdenes que no habían sido completadas y comenzó a confundirse.

Al menos los asientos eran tomados fácilmente por otros, las casas playeras normalmente usaban el sistema donde el cliente necesitaría pagar en el mostrador una vez que hubiese ordenado, pero considerando el número de clientes y la cantidad de órdenes, Maou decidió que ese sistema no funcionaría y lo cambió para tener una orden emitida en cada mesa.

Como resultado, como Amane no solía hacer negocios, frecuentemente cometía errores en los cálculos de pago. Además, con el gran número de órdenes, el cambio que prepararon con anticipación se estaba agotando.

Además, con los diferentes cálculos del sistema de pago de antes, la frecuencia con la que las órdenes erradas fueron tomadas en la misma mesa había incrementado bastante.

“Se, se nos agota el libro de órdenes erradas…”

Inesperadamente, uno de los libros de órdenes erradas, fue usado en un corto periodo de tiempo.

“Amane-san, los libros de reposición de ordenes tomadas están en….”

“¡Ah, no lo sé! ¡Si los compré antes, deberían estar en el armario que está en la habitación donde se aloja Maou-kun, no han sido usados por mucho tiempo!”

Con algo de dificultad, Maou trató de reprimir un grito de ‘¡¿Por qué esta en un lugar como ese?!’

Si Maou dejaba el salón de cocina ahora, Amane tendría que encargarse del pago, servir a los clientes y la máquina de bebidas por su cuenta.

La atmosfera insatisfecha podía sentirse dentro y fuera de la casa playera, y los clientes comenzaban a irse frustrados. Al menos una persona que tuviese tres cabezas y seis manos como Asura o el Rey Demonio del Mundo Demoniaco, no había manera de resolver la situación actual.

Los empleados de Ooguro-ya tenían sus rostros rojos, cubiertos en sudor y no tenían energía extra para encargarse de la situación inesperada frente a ellos.

Justo cuando los pensamientos que circulaban dentro de Maou estaban a punto de llegar a su límite…

“Maou-san, por favor busque el libro de órdenes tomadas. Te ayudaré durante este tiempo.”

Las cuatro personas estuvieron cerca de explotar al oir esa voz.

“Shirou-san debe terminar las órdenes de tallarines fritos con salsa de soja. Prepararé los ingredientes para los tallarines con sal marina durante este tiempo. Solo tengo que picar estos vegetales y calamares, y remover las venas de los camarones, ¿cierto?”

“¿Hola, hablo con Industrias de Hielo Choshi Sur? Por favor envíen dos máquinas de raspado de hielo adicionales, ¿Podrían realizar la entrega hoy? Sí, no importa si hay costos de transporte extra o si son modelos antiguos, por favor envíenlas a Ooguro-ya en Kimigahama… ah, ¿es todo? Entonces la fresa y Blue Hawaii. Está bien, muchas gracias…. Fuuu, aunque tome una decisión por mi propia voluntad, viendo esta situación, algunos gastos necesarios pueden ser olvidados, ¿no? La renta por una maquina es de 3000 yenes, parece que incluyen sirope gratis.”

Tres rayos de esperanza llegaron desde tres direcciones distintas.




Maou, incapaz de ocultar su asombro, murmuró:




“Chi-chan… Suzuno, Emi… todas, ¿Por qué?”

En ese momento, las tres diosas descendieron en Ooguro-ya, quienes tenían trabajo imparable y estaban casi en su límite.

“Mesa número 2… Allí, está bien, dos cervezas y jugo de naranja, asi como también una botella de cola, ¡bien!”

Sin esperar la respuesta de Maou, Chiho le preguntó a Amane acerca del número de la mesa y progresivamente llenó las ordenes de bebidas acumuladas.

“Por ahora, prepararé suficientes camarones para satisfacer las órdenes actuales. ¿Las coles deben ser rebanadas finamente o cortadas en trozos grandes?”

Con una velocidad de corte como una persona exhibiendo sus habilidades de espada, Suzuno rápidamente cortó los ingredientes y removió las venas de los camarones, y con solo una mirada al menú junto a Ashiya, comenzó a preparar los tallarines fritos con sal.

“Siento una enorme aura asesina desde la cola de la raspadora de hielo, ¿podemos darles algunos descuentos?”

Emi le preguntó a Maou con expresión seria.

Una conmoción ocurrió en Ooguro-ya, la cual estaba llena de un calor extremo.

Una vez que las chicas vestidas con traje de baño hablaron, los clientes, que ya se sentían frustrados por la fila y el calor, comenzaron a mirar a los empleados que aparecieron de repente.

Parte de la razón era porque hasta ahora, solo estaba Amane en la tienda, quien vestía una camiseta y se encontraba en la parte de atrás, por lo que la mayoría de los clientes estaban felices por eso.

“Entonces el punto importantes es aun la juventud, ¿eh?…”

Amane se habló a sí misma, pero no era algo que realmente le importara.

Chiho vestía un traje de baño de dos piezas con una capucha sobre él, también llevaba un sombrero que estaba destinado a bloquear el sol, eso daba a los demás la apariencia de una empleada.

Chiho ágilmente balanceó la pesada bandeja con las bebidas, y con un entrenamiento de velocidad de la tienda MgRonald, ella pasó entre los clientes entregando las bebidas con una sonrisa.

Suzuno se había colocado un sobretodo porque estaba ayudando en la cocina, y aunque vestía un bikini negro de amarre de cuello muy sencillo, la cinta blanca alrededor de su pecho y el sobretodo azul combinaba muy bien, haciendo que el vestuario exudara un brillo saludable.

Como Suzuno rápidamente terminó de cortar las coles con una hermosa e incomparable técnica de espada, los clientes que al principio se sentían frustrados por la cola aplaudieron en respuesta.

En cuanto a Emi, ella vestía vagamente un bikini con colores brillantes inspirados en los países del sur, y con una toalla playera amarrada a su cintura y unas grandes cintas en su pecho, algo que la hacía destacar mucho.

Las tres chicas, con sus diferentes personalidades, vestían tres trajes de baño distintos que enfatizaban el único atractivo, pero Maou se preocupaba por otra cosa.

Hataraku Maou-Sama Volumen 4 Capítulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 

“Oye, ¿Dónde está Alas Ramus?”

“¿….No tienes más nada que decir?”

Aunque a Emi pareció incomodarle, ella respondió mientras era cautelosa con Amane.

“Ella se despertó temprano para jugar en el agua, y ahora está tomando una siesta. Me tomé la libertad de dejarla dormida en tu habitación, por lo que me iria una vez que ella se despierte.”

Mientras lo explicaba, Emi tocó la parte posterior de su cabeza con sus dedos un par de veces.

En otras palabras, las dos estaban juntas ahora.

Como eso ya había sido confirmado, no había más nada de qué preocuparse.

Si las tres chicas no estuviesen cerca de allí para ayudar, ellos no hubiesen sido capaces de superar esa dificultad frente a ellos.

“¡Lo siento! ¡Por favor, ayúdennos un poco!”

“¡Está bien!”

“¡Déjenmelo a mí!”

“¡Solo diré esto, todos ustedes me deben una!”

Las tres personas respondieron de formas distintas

Maou corrió hacia el interior de la tienda y cargó cuatro cajas, las cuales tenían un poco de hielo en sus superficies, empujándoselas a Emi.

“¡Esto, incluyendo lo que está en la habitación de la tienda, no importa si se los das todos, trata esto como un almuerzo especial y entrégaselos a todos los presentes!”

Lo que Maou tomó era el inventario existente de Oletimina C.

Si las 4 cajas eran entregadas, entonces perderían 5000 yenes, de acuerdo a los precios de compra, pero no había tiempo para calcular tal cosa.

Mientras ellos proveían un propio nivel de servicio a los clientes presentes, esa pérdida se recuperaría de inmediato.

Por otro lado, si ellos no se encargaban propiamente de la situación actual, ellos podrían sufrir inclusive una gran pérdida a partir del día siguiente.

Emi caminó hacia la fila de los tallarines fritos y raspados de hielo de una manera más simple de lo esperada, y pasó a través de los presentes que estaban de mal humor.

“¡Lamentamos la espera! ¡Esta es una bebida gratuita de la promoción de almuerzos!”

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios