Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 3

Capítulo 4: El Rey Demonio Conoce El Dolor De Perder Algo Precioso

Parte 8

 

 

«¿Esa hoguera de nuevo?»

Cuando Emi y Chiho llegaron a Villa Rosa Sasazuka mientras el sol poniente se deleitaba con la última luz de la tarde, Maou estaba quemando Ogara junto a la escalera de la vivienda y mirando sin hacer nada con el humo.




«¿Por qué no estudias un poco de cultura japonesa? Se llama fuego de despedida.»

«¿Fuego de despedida? Bueno… ¿para qué sirve?»

«… Es para enviar a los espíritus ancestrales de vuelta al otro mundo después de ellos vienen a este mundo con el fuego acogedor. Tradicionalmente, se hace al final de Obon, pero no creo que nadie vaya a tener problemas si lo hago un poco temprano o un poco tarde».

Maou dejó escapar un profundo suspiro.

Por el rabillo del ojo, vio que Emi sostenía débilmente en el marco de imagen plegable con la foto de los tres juntos.




«Alas Ramus vino con el fuego acogedor, es por eso. Pero… al final, lo estábamos desperdiciando. Nunca lo utilizamos ni una vez.»

Maou miró al asiento para niños de plástico amarillo atado a Dullahan II, que refleja la luz blanca del sol poniente de verano.

Una suave brisa de verano sopló y disperso el humo hacia el cielo.

«No quiero hablar contigo. Vete.»

«Lo sé. Pero quería preguntarte algo, así que por eso estoy aquí. Ahora responde a esto.»




«…»

Maou miró anonadadamente, pero no dijo nada. Emi continuó hablando.




«¿Que hizo el viajero con el encanto que recibió del ángel después de que se convirtiera en rey?»

«…»

Maou gimió en silencio, con los ojos todavía bajos.

«Quiero usar eso como referencia. Si hay más en el escenario, ¿me lo puedes decir?»

«Así que sólo viniste a darme patadas mientras estoy caído, ¿es eso?»

«Sí. Piensa en ello como que vine a reírme del Rey Demonio que está deprimido de todo corazón.»

«Realmente, los héroes y los ángeles no conocen la vergüenza.»

«Sabemos más de eso que los demonios.»

Chiho en silencio observaba la escena que se desplegaba.

Maou no reaccionó airadamente, pero comenzó a murmurar en voz baja después de un breve período de silencio.

«… El viajero se olvidó del encanto después de que se convirtiera en rey. Después de eso se convirtió en un desgastado y desesperado viajero como había sido antes, el encanto apareció frente a él de nuevo. Hizo todo lo posible para atesorarlo esta vez, pero quizás porque sus obras como el rey habían sido demasiado malas, le fue quitado el encanto. Probablemente.»

«Hm, ya veo. Pero ese viajero finalmente se dio cuenta de lo que era precioso para él.»

«… ¿Qué quieres llegar?»

Maou fulminó a Emi con sus ojos llenos de agresión.

Sin embargo, por alguna razón, a diferencia de hace un momento cuando ella se había estado burlando de Maou, Emi se sonrojó ligeramente y evito el contacto visual con él.

«… ¿Qué?»

Maou no entendía la actitud de Emi.

«Así que esta vez, debes atesorarla. ¿Qué piensas?»

«Yo también lo creo.»

Chiho habló por primera vez.

«¿De qué están hablando ustedes dos…?»

Maou estaba completamente confundido por las acciones misteriosas de Emi y Chiho.

«Bueno, no sé exactamente que era el tesoro del viajero, pero es igual de importante para él, ¿no?»




Emi extendió su mano derecha, y una tenue luz comenzó a brillar.

«¿Entiendes ahora el dolor de perder algo precioso? Si lo haces, entonces atesorarlo esta vez.»

El pequeño milagro se materializó ante los ojos sorprendidos de Maou.

«¡¡Papiii!!»

Maou fue absolutamente asombrado por la niña que apareció a descender al fuego de despedida, y se congeló con los ojos muy abiertos, como si fuera una paloma que acababa de ser disparada por una cerbatana.

«¿Alas… Ramus…? Que… hey, ¿qué es…?»

Maou tambaleaba mientras se levantaba y perdió su agarre en la fotografía, que cayó al suelo.

Alas Ramus, la chica que supuestamente había sido llevada, no le gustaba lo que acababa de hacer.

«¡Noooo papi! ¡no dejarlo caer, pizo esh sushiooo!» Cogió la foto rápidamente y la sostuvo contra su pecho.

«O-oye, es que, ¿eres realmente tú? ¿¡Eres realmente Alas Ramus!?»

Maou se arrodilló en el suelo y le dio unas palmaditas Alas Ramus en la cabeza, la cara y los hombros mientras ella continuaba aferrándose a la foto.

«¡Papá noooo, ase cozhkkillash!»

La palabra «cosquillas» era demasiado difícil para que Alas Ramus la diga.

Alas Ramus se rio en voz alta como un pequeño cachorro, y agarró la mano de Maou con una de sus manos.

«… Así es como debe ser.»

Las palabras de Emi ya no llegaron a los oídos de Maou.

«Y-ya veo, por lo que no te llevaron…»

«Quería atormentarte un poco más. Pero Alas Ramus se mantuvo diciendo que quería ver a su papá, y no quería rebajarme hasta el mismo nivel que los demonios como tú, así que no tuve más remedio que traerla aquí. Debe estar agradeciendo… hey,»

Emi estaba escupiendo excusas a un ritmo rápido, pero se asustó al ver algo totalmente inimaginable para ella.

«¿Estás llorando?»

«¿Eh? ¿Qué? ¿Eh?»

Maou tocó su rostro cuando se hizo la pregunta, y encontró una veta de las lágrimas que corrían por su rostro. Nunca había llorado una vez desde el día en que casi perdió la vida hace mucho tiempo.

«¿¡Po-por qué estas llorando, no eres el Rey Demonio!? ¿¡Eres un idiota!? ¡Detente!»

Emi estaba completamente consternada ante la reacción de Maou, y no tenía idea de cómo reaccionar, por lo que terminó insultándolo.

«Papá, ¿te duelle la panza? ¿¡Duelle la panza!?»

Alas Ramus también notó las lágrimas de Maou, y miró a Maou mientras se llenaba de lágrimas.

«Um, esto es que, sí, es como, un accidente o algo así, y…»

Maou, por el contrario, hizo todo lo posible para ocultar sus lágrimas mientras ponía excusas.

«Maou-san, eres feliz, ¿verdad? ¿Debido a que Alas Ramus-chan regresó?» La sonriente Chiho dio justo en el blanco.

«Lloras, ¿verdad? Cuando estas realmente feliz.» Maou miró a Chiho distraídamente.

«Ahora entiende una cosa más sobre el mundo, ¿no?»

«Chii-neecha, ¿ezta papi bien? ¿ezta su panza bien?», Alas Ramus preguntó con los ojos llenos de lágrimas, y Chiho le dio unas palmaditas en la cabeza.

«Está bien. Tu papá está feliz de verte de nuevo, Alas Ramus-chan.»

«¡N-no estoy llorando!»

De repente, Maou airadamente se puso de pie y gritó.

«¿¡Q-quién está llorando!? ¡Lo-lo ya sabía! ¡So-soy su papá! ¡Y-ya sabía que Gabriel y sus soldados angélicos huyeron!»

Trataba de actuar duro, pero no podía engañar incluso a un estudiante de primer grado.

«¡Wabu!»

Maou cargó a Alas Ramus un poco.

«¡T-también tengo la cena de Alas Ramus lista! ¡Hey! ¡Ashiya, Suzuno! ¡La cena! ¡Es hora de la cena!»

Luego de subir las escaleras sin apagar la hoguera que había hecho como un fuego de despedida.

«… No puedo creer que iría tan lejos para actuar duro. Pero cuando dijo la cena, ¿quiere decir que comen en esa habitación?»

«He oído que por el momento, se van a la casa de Suzuno-san para comer. Sin embargo regresan a su habitación para dormir. Dijo algo así como: ‘Es verano, así que es más fresco allí’.»

«Suena como ellos.»

Emi soltó una risa forzada, y miró hacia el segundo piso de Villa Rosa Sasazuka.

Al ver a Maou reaccionando de una manera que era como el mismo de siempre, Emi no podía dejar de admitir que una parte de ella se sintió aliviada.

Su espada sagrada, Better Half, todavía estaba envuelta en el misterio, y no tenía idea de cómo estaba relacionada con «El Gran Rey Demonio Satan» que Maou y Gabriel habían mencionado.

Mientras tanto, las voces clamorosas de Ashiya y los otros ya se podían escuchar desde arriba.

«Pero… ¿cómo es que esto no ha sido informado?»

«Ahora que lo pienso, sí… la gente que escucha mira con curiosidad de vez en cuando, pero el edificio es tan viejo para empezar… Si contactaron a la policía, eso traería más problemas, pero creo que van a estar bien.»

«Probablemente tengas razón. Soy la que tiene que cuidar de Alas Ramus en el futuro inmediato de todos modos, así que supongo que no es mi problema.»

«¡Maaammiiii! ¡Chii-neeeechaaa! ¡cennaaaaah! ¡cennaaaaah!»

«Hey, ¡Alas Ramus! ¡Eso es peligroso! ¡Te vas a caer como mamá!»

Alas Ramus llamó a Emi y a Chiho desde el segundo piso en la parte superior de la escalera. Maou la agarró por detrás.

«Hey, coman con nosotros. Suzuno está cocinando, así que prometo que no le hemos hecho nada para la comida.»

«… ¿Qué quieres que haga?»

«Todavía sigo siendo la madre, así que debo asegurarme de que ella este comiendo bien», dijo Emi, mientras caminaba con cuidado por las escaleras.

Emi también siguió Chiho al piso de arriba con una sonrisa irónica. Ella parecía haber visto a través del acto de Emi.

Todavía no tenía idea de lo que las palabras de despedida de Gabriel significaban. Sin embargo, como el héroe, iba a hacer cuanto esté en su poder para proteger los tiempos de cena pacíficos como este.

O eso es lo que ella fue capaz de pensar, en ese momento.

***

 

 

«¿¡Ese bebé y la espada sagrada de Emilia se fusionaron!?»

«¡Eso es correcto, eso es exactamente correeecto! En serio, esto es lo peor…»

«Lo siento. Pero de todos modos, estaba pensando en hacerle un movimiento a mi diosa. ¿Qué piensas?»

«¡Uuuugh,  fui  un  idiota  al  pensar  que  me  escucharías  aunque  fuera  sólo  por  un momento!»

«No te pongas tan loco. Pero incluso mi Ojo de Luz Malvado del Caído fue completamente inútil, así que realmente no puedo ayudarte.»

«¡Realmente eres un inútil!»

«¿Pero es realmente la fusión de Yesod de ‘Alas Ramus’ y la ‘Better Half’ es tan mala?»

«¿¡No es por eso que estoy en un aprieto!? ¿¡No es por eso que estoy preocupado!? ¿¡No es por eso que estoy hablando contigo ahora mismo!? Oye, ¿¡por qué no puedes sentir una sensación de urgencia!? ¡Este no es el momento de estar soñando con una mujer humana! ¡Caray! ¡No debería haber sido tan suave con esa chica!»

«Los dos somos débiles contra las mujeres, ¿no? De repente siento una extraña conexión contigo.»

«¡¡Uh-oh, quiero golpear a este hombre!!»

«No te pongas tan enojado. En ese caso, ¿no es hermosa? Es una foto de cuando llevaba la papelera. ¡Incluso me lo vendió por cinco mil yenes en Wahoo subastas!»

«¡Te voy a golpear!»




«¡¡Gah!!»

«¡¡Te dije, siento una urgencia!!»

«¿Cómo no puedes lo invaluable que es… caramba… pero de todos modos, Emilia no fusiono a ‘Alas Ramus’ y la ‘Better Half’ sabiendo que lo iba a hacer, ¿verdad?»

«¡No, no lo hizo! ¿¡Es así!?»

En el medio de la noche, en el segundo piso de la estación del Hatagaya Sentucky ahora cerrado, el arcángel Sariel habló con el Gabriel presa del pánico, mientras comía patatas fritas frías y alas de pollo.

«Entonces, si te aprovechas la otra ‘ala’, entonces al menos evitaras el peor de los casos, ¿no?»

«… Claro. Pero, ¿quién tendra la otra…?»

«¡Hum! Un recluido social como tú nunca lo entendería. ¿Por qué no intentas aprender más sobre el amor entre un hombre y una mujer?»

«…»




«¡No  aprietes  el  puño  en  silencio!  ¡Entenderás  si  sólo  piensas  con  calma  por  un segundo!»

«¿¡Quien!? ¡No tengo ni idea en absoluto! Y actúas como si lo supieras todo, pero alguna vez tu amor fue correspondido, ¿ni siquiera una vez?»

«Fufu, todo lo que hasta ahora fue sólo una mera práctica para hacer que mi diosa… ¡¡agh!!»

Gabriel golpeó a Sariel sin previo aviso.

«¡Tienes que devolver el favor por todas las veces que he tenido que limpiar después de tus líos!»

«¡E-está bien! ¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Todavía tengo que hacer negocios para mañana, así que no en la cara!»

«¿Negocios? ¿En serio…? Piensas acerca de la posición en la que te encuentras. Claro, la recuperación de la espada sagrada es una misión que se me ha confiado para compensar mis fracasos, y tu responsabilidad recae en última instancia en mí, pero si los demás descubren que la razón por la que la misión no está completada es porque te has enamorado de una mujer humana, habrá problemas. ¿Quieres terminar en la misma situación que alguien que conocemos?», preguntó Gabriel. Sariel, con una mejilla roja en un lado, se burló y respondió:

«¡Uno debe estar preparado para tener a Dios o el mundo entero como su enemigo si ha de prevalecer en el amor!»

«No sé qué tan serio seas… ¿y? ¿¡Quién es esta persona que entendería si aprendiera más sobre el amor entre un hombre y una mujer!?»

«¿Quién tomó la Sefira Yesod, para empezar? Una vez que sólo pienses en eso, el resto es fácil.»

Sariel sonrió con valentía, y continuó,

«Una de las alas se fue a su hija. Entonces es obvio quien tiene la otra mitad.» Sariel saludó con el hueso del ala de pollo que acaba de comer, y dijo:

«Nord Justina. El padre de Emilia.»

 

-FIN DEL VOLUMEN 3-

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 3 Capítulo 4 Parte 8 Novela Ligera

Hataraku Maou-Sama Volumen 3 Capítulo 4 Parte 8 Novela Ligera

Hataraku Maou-Sama Volumen 3 Capítulo 4 Parte 8 Novela Ligera

Hataraku Maou-Sama Volumen 3 Capítulo 4 Parte 8 Novela Ligera

Hataraku Maou-Sama Volumen 3 Capítulo 4 Parte 8 Novela Ligera

Hataraku Maou-Sama Volumen 3 Capítulo 4 Parte 8 Novela Ligera

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios