Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 3

Capítulo 4: El Rey Demonio Conoce El Dolor De Perder Algo Precioso

Parte 5

 

 

«No pasó nada incluso cuando no supiste dónde estaba durante cientos de años, ¿no? Por favor, a cambio de mi vida, no te la lleves a donde no quiere ir.»

«… Lo haces sonar como si llevarme a esa niña devuelta sería la atrocidad más terrible en el mundo, pero voy a decirlo de nuevo, ella era originalmente un fragmento de Yesod así que le pertenece al cielo…»

«¡Sé de las leyendas del ‘Antiguo Gran Rey Demonio Satan’!»

Emi vio que el rostro de Gabriel se puso rígido, tan pronto como Maou había dicho eso.

«El Antiguo Gran Rey Demonio Satán» muy probablemente se refiere al Rey Demonio de hace mucho tiempo que Maou había mencionado ayer por la noche, pero cómo que estaba relacionado con Gabriel no estaba claro.

«… Así que por favor, no puedo dejarla ir. No quiero que se vaya. Por Favor. ¡¡Por ahora déjala…!!»

Maou no pudo terminar la frase, y cayó de rodillas.




«Lo siento, pero cambie de planes.»

«Gah… HNG…»

Maou luchaba mientras estaba de rodillas. Emi no podía decir qué era exactamente lo que estaba pasando, pero parecía estar luchando por respirar.

«Bueno, no iba a hacer esto, pero ya sabes, sólo cavaste tu propia tumba. Incluso para un alma gentil como yo, tengo que hacerlo después de escuchar lo que acabas de decir.»

«¡¡¡Gaaaaaaah!!!»

«¿¡Re-rey Demonio!?»

Gabriel acercó a su cara como si estuviera haciendo un punto. En ese preciso momento, incluso los ojos Emi vieron que el cuello de Maou empezaba a ser abollado, como si una mano invisible lo estuviera ahogando.

«¡Mi señor! Mi Señor, ¿¡qué está pasando!?»

«¡Atrás, Alciel, voy a romperlo con mi martillo!»

De repente, el pasillo de afuera se llenó de conmoción, y las voces de pánico de Ashiya y Suzuno se oyeron.

«Oooh, supongo  que si hacemos mucho  ruido, se despertaran. Pero es inuuutil. Esa barrera no se romperá con sólo tocar aquí y allííííí.»

Gabriel no se inmutó en lo más mínimo. Un sonido de un objeto pesado rompiendo en la puerta se oía, pero la puerta de sesenta años de edad del apartamento ni siquiera se agrietaba.

E incluso en un momento como este, la voz de Urushihara no podía ser escuchado. Era más probable que todavía estuviera durmiendo.

«Héroe Emilia, lo siento, pero voy a ponerle fin al Rey Demonio Satan para siempre. Sé que tienes tus problemas, pero como dije antes, puedes decir algo así como la iglesia estuviera guiada por un arcángel o algo así. Incluso haré que algunas personas sueñen y que  los oráculos sepan de eso.»

La situación era completamente inútil.

Los demonios sin sus poderes no podían hacer nada, y la espada sagrada fue neutralizada.




«‘Hey, ¿Emilia? ¿Suena bien?»

Gabriel le preguntó a Emi mientras que todavía no quitaba los ojos de Maou. Todavía tenía el tono despreocupado, como si estuviera pidiendo direcciones. Era un reflejo de lo bajo que veía al mundo humano.

«… Me niego.»

«¿Eh?»

«Es mi turno para contar tu cuento de esta noche. Si te la llevas, estaría rompiendo mi promesa.»

«Quee… ¿en serioooo…?»




Las palabras de Gabriel sugirieron que estaba decepcionado, pero su tono sugirió que no estaba preocupado.

La irritación de Emi creció aún más.

«¡No me importa un bledo qué tipo de situaciones tengan los seres altos y poderosos! ¡El Rey Demonio Satan será cortado por mis manos! ¡¡Nadie más va a tomar eso de mí!! »

«Uuuh… no entiendo nada de esa línea que usas hasta la muerte…»

«¡Para empezar, alguien que trata de separar a una hija de su padre por la fuerza no puede ser una buena persona! ¡¡Luz Celestial, Golpe de llamas!!»

«¿Eh? ¡Qué, que-caliente caliente caliente! ¡Caliente! ¡Caliente! ¡Hey! ¿¡Qué crees que estás haciendo!?»

Emi emitió el fuego de la hoja de su espada sagrada.

La técnica había cortado al ángel caído Lucifer, pero no quemaba las palmas de Gabriel.

«¡Es-que no parece mucho, pero en realidad estaba muy caliente! ¡Caray! Ya dije que no quiero ser duro contigo, ¿por qué no puedes entenderlo? ¿No te dije que estaba a cargo de ella?»

«¡No te lo pedí!»

«Bueno, sí, pero es mi deber…»

«…»

«Gah… ngah…»

«¿Qué… fue eso?»

Incluso Gabriel, que había estado hablando con pereza hasta ahora se puso serio.

«Todos está’bamos jugando.»




La voz de se acercó a Emi, Gabriel, y los pies de Maou.

«Malkoo lo dijo. ust´edes son mentirosos.»

Pies minúsculos y manos pequeñas. Linda pero con una fuerte determinación en sus ojos.

«¡Todos ustedes mintieron para convertirse en dioses!»

Alas Ramus tocó suavemente a Maou luchando. Con sólo eso, «¡¡Gah!! ¡*Tos*!… Gaaaaah… »

«¿¡Queeeee!?»

El agarre de Gabriel se aflojo y Maou recuperó su respiración mientras sudaba frío.

«¡Los odio a todos!»

«Queee…»

Alas Ramus dio un paso hacia Gabriel.

«Que nos separan, que nos ensierran, y…»

En ese momento, un signo de la media luna violeta apareció en la frente de Alas Ramus, y el vestido amarillo que llevaba empezó a brillar como el sol del verano.

«¡¡¡¡No voy a perdonar a todo aquel que se meta con mami y papi!!!!»

«¡Nwah!»

«¡¡Kyaah!!»

Gabriel fue impresionado por la luz dorada y se estrelló contra la pared del castillo del Rey Demonio.

Con eso, la espada sagrada fue liberada de las manos de Gabriel y Emi recuperó su libertad.

«Ay…»

«¡Espera papi!»

«¡¡Es-espera!!»

Del lado de Maou, que todavía era incapaz de ponerse de pie, Alas Ramus, envuelta en el aura dorada, voló al pecho de Gabriel como una bala de cañón.

«¡Gweeeeh!»

Gabriel fue volado a través de la pared por Alas Ramus mientras dejaba escapar un grito que sonaba como una rana que se estrellaba con un ladrillo.

«¡A-Alas Ramus! ¡¡Paso Veloz De Luz Celestial!!»

Emi ignorando a Maou, activó su técnica de velocidad que concentraba su poder en su prenda asesina-demonios, y fue tras ellos.

«Emilia.»

«¡¡Mi señor!!»

Ya que la barrera parecía haberse disuelto con la desaparición de Gabriel, la puerta pronto despegó sus goznes y Suzuno y Ashiya se precipitaron en el apartamento.




Al ver a Maou inmovilizado y el gran agujero en la pared, la cara de Ashiya estalló de furia.

«¡C-c-c-c-c-cómo te atreves, Emilia! ¿¡Cómo eres capaz de hacer semejante atrocidad!?»

El proceso de pensamiento de Ashiya de hacer un justo juicio sobre la base de lo que vio era comprensible. Sin embargo,

«¡No… Gabriel… Alas Ramus es…»

«¿¡Qué!? ¿¡Ya ha llegado!?»

«¡Alas Ramus… está luchando… date prisa… ve tras… *tos*!»

«¡Alas Ramus…»

«¿Está luchando?»

Ashiya y Suzuno no podían entender lo que Maou estaba tratando de decir, y sólo podían mirar hacia atrás y adelante entre la pared y Maou.

«Suzuno, por favor… llévame… hasta…»

Suzuno vio Maou luchando para hablar, y asintió. Sin embargo, «¡Alto, humanos! ¡¡Rey Demonio Satan!!»

«¡¡No vamos a permitir que interfiera con Lord Gabriel!!»

De  repente,  cuatro  subordinados  de  Gabriel  del  día  anterior  volaron  hacia  abajo  y bloquearon el agujero que Alas Ramus había abierto.

Incluso los soldados celestiales tenían alas blancas en la espalda.

«Uf… cabrones…»

Incluso si querían luchar, Suzuno era la única capaz de hacerlo. No importa cuán débil Gabriel los considerara, luchando cuatro-contra-uno contra soldados celestiales no era una posición deseable.

Sin embargo,

«¿Eh? ¿Con quién crees que estás hablando?»

Las expresiones de los cuatro ángeles de repente se pusieron rígidas.

«¿Ustedes peones de Gabriel piensan que pueden atreverse a decirme que retroceda? ¿Hm?»

«¿U-Urushihara?»

Urushihara tenía la apariencia de simplemente haber despertado, y perezosamente se apoyó en la puerta, mirando a los cuatro ángeles. Y luego,

«Háganse a un lado.»

Dos simples palabras. Sin embargo

«…»

Los cuatro ángeles salieron del camino sin resistencia.

«Maou, Bell, está bien. Por lo que ven no voy a dejar que ellos se pongan su camino.»

«¿Qu-qué está pasando?»

«Ashiya, ¿olvidaste qué tipo de demonio soy?»

Urushihara chasqueó la lengua con una expresión molesta.

Lucifer era un general archidemonio del ejército del Rey Demonio. Sin embargo, antes de que él se convirtiera en un ángel caído contó en innumerables textos sagrados y leyendas, también fue llamado la Estrella del Mañana, y era ángel de más alto rango del cielo que había tratado de convertirse en Dios.

«Antes de mi caída, yo era el jefe de los arcángeles. No voy a ser capaz de hacer algo como esto con el propio Gabriel, pero sus peones soldado no me pueden oponérseme.»

Costumbres del Cielo dictaban que los ángeles no podían desobedecer a un ángel de rango más alto, incluso si era uno caído.

Sin embargo, contrariamente a su nombre, la estrella de la mañana se despertaba por la noche y se iba a dormir al amanecer en múltiples ocasiones, y su ciclo de sueño estaba en completo desorden. Incluso se podría sentir pena por los soldados angélicos que trabajan duro y no podían desobedecer el ángel caído que casi no trabaja debido a una ley rígida.

«Tú… realmente a veces eres útil…»

«El ‘a veces’ era innecesario, Maou. Así que date prisa y ve.»

«¡S-sí! ¡Suzuno, cuento contigo!»

«Muy bien. ¡Sostente de la cabeza del martillo! ¡No te caigas!»

Suzuno y Maou volaron hacia el cielo del mañana, a través de la senda abierta por los ángeles.

«¿¡Alas Ramus!?»

Emi miró hacia al cielo por encima de Sasazuka.




Allí, vio a Alas Ramus cargar como un cometa con conciencia y a Gabriel a la defensiva.

«¡Ow, ow ow ow ow ow!»

«¡Gabriel! ¡Aléjate de Alas Ramus!»

«¿¡Qu-qué crees que estoy tratando de haceeeeer!?»

Gabriel estaba distraído por la voz de Emi y Alas Ramus le dio un cabezazo con todo su poder.

Después de un choque servil, Gabriel fue enviado a volar en el aire como un cohete.

«¡Alas Ramus! ¿¡Estás bien!?»

Emi ignorado a Gabriel volar hacia ella y pisándole la nariz, y agarró a Alas Ramus abrazandola en el aire.

«¿¡Qué eres, ciega!? ¡No importa cómo lo mires, yo soy el herido!»

Expresando su queja en voz alta, Gabriel frenó repentinamente estirando sus grandes alas.

«¡Caray! ¡No soy tan bueno en la lucha!»

Gabriel tomó su mano vacía a la derecha y el puño delante de su cara. Luego,

«¡Tadaa! ¡¡Ahora mi espada es más grande!!»

Emi no tenía idea de que estaba tratando de imitar, pero le gritó a Gabriel, que ahora sostenía un objeto peligroso en la mano.

«¿¡Vas a usar una espada contra un niño!?»

«¡Hey! ¿¡Un domador de animales en un circo lucha contra un oso o un león rampante con sus propias manos!? ¡Sólo porque soy su tutor no significa que siempre pueda tomarla a la ligera!»

«¡D-di eso otra vez, atrévete! ¡¡¡Cómo te atreves a comparar a Alas Ramus con un oso o un león!!!»

«¡Sólo quería hacer un ejemplo que sería fácil para que lo entiendas! ¿¡Por qué estás actuando como una maaaaadre molesta!?»

«¡Mami cuidado! ¡eza EPADA es reallme’te fuerte!»

Alas Ramus se interponía entre Gabriel y Emi para protegerla.

«Sí, es fueeeerte. Si lo pones de otra manera, estaba tan asustado hace un momento que tuve que recurrir a tirarla.»

Su manera segura de hablar todavía  no había cambiado, pero no significaba  que la advertencia de Alas Ramus para Emi indicara que su espada era cualquier cosa menos ordinaria.

«La espada de Gabriel… Durandal, ¿verdad?»




«¡Exactomundo! Esta espada no tiene ningún poder especial impregnado en ella, pero es increíblemente resistente y puede cortar cualquier cosa. Va a cortar cualquier cosa a la que le lance a la mitad, incluyendo a tu evolutiva Espada Sagrada, Better Half, probablemente. Soy el guardián,  así  que  no  puedo  perder  ningún  fragmento.  Incluso  si  ella  es  en  realidad  un fragmento de Yesod, no me haría sentir bien cortar una niña, así que preferría que se rindan.»

«… ¿De verdad crees que vamos a rendirnos porque nos lo pides? Los villanos son generalmente derrotados cuando están confiados…»

En ese preciso instante, un viento suave pasó sobre Emi, y sintió un leve impacto en su mano derecha.

«Nooo, si actúo como un caballero, en realidad terminare rompiendo la bandera.» La voz de Gabriel vino detrás de ella.

«¡¡!!»

De repente, Emi sintió que su santo poder era drenado rápidamente.

Entonces se dio cuenta de que la hoja de la espada sagrada había sido rota por la mitad.

Para ser más precisos, la mitad superior fue cortada.

La pieza de la espada brillaba en el aire como una luciérnaga. El filo de la espada que había sido cortada brillaba como un espejo. Una vez que se dio cuenta de que Gabriel había cortado su espada, ella ni siquiera podía moverse.

«¡¡Mami!!»




Alas Ramus tuvo la misma reacción, y comenzó a volar hacia Emi. Emi se dio cuenta de lo que sucedería con Alas Ramus, cuya única forma de atacar era taclear, si fuera a ponerse en contacto con la hoja de Durandal.

«Va a estar bien mientras que todavía tenga el fragmento Yesod, el núcleo Plateado Celestial de Evolución. Pero de cualquier manera no podría importarme menos lo que le suceda a tu espada sagrada.»

Gabriel luego hizo una pose, y coloco la Durandal en su hombro.

«¡Ay! ¡Corté mi hombro!»

Colocó su espada que podría cortar cualquier cosa en su hombro, lo que causó que la espada cortara la ropa y su hombro.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios