Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 3

Capítulo 4: El Rey Demonio Conoce El Dolor De Perder Algo Precioso

Parte 4

 

 

«… Uh…»

Debido a la combinación de la salida del sol temprano y el aumento de la temperatura, Emi despertó. Abrió los ojos lentamente y vio el embarque de madera en el techo al que no estaba acostumbrada.




«… ¡¡!! Uh oh… »

Emi casi saltó cuando acababa de recordar que había pasado la noche en el Castillo del Rey Demonio.

«… Eso estuvo cerca.»

Se dio cuenta de que Alas Ramus se aferraba a ella y dormía tranquilamente.

Si ella hubiera saltado como casi lo hizo, también habría despertado a Alas Ramus.




Emi suspiro de alivio y giro sólo su cabeza para mirar a Maou en el otro lado de Alas Ramus.

Su postura para dormir era increíblemente vergonzosa.

La habitación era sin duda caliente, pero incluso había rodado hasta la camisa, dejando al descubierto su estómago, y estaba roncando con la boca abierta. No habría sido sorprendente si él comenzara a hacer burbujas con su nariz.

Emi miró el reloj, que mostraba las cinco y media. Era la época del año cuando el sol se levantaba temprano.

Ya que ella había dormido en un tatami con sólo una toalla, todo su cuerpo estaba rígido. Emi comenzó a tratar de aflojar el cuello y los hombros, y bostezó ruidosamente mientras pensaba que debería hacer Maou al menos comprara un futón para Alas Ramus.

No se podía oír nada desde la habitación de al lado de Suzuno. Tal vez todavía estaban durmiendo. Emi comenzó a preguntarse si Chiho ha sido capaz de llegar a casa con seguridad. Emi acarició el cabello de Alas Ramus, a continuación, cogió su bolso, sacó una botella de

Santa vitamina Beta, y se lo bebió de un trago.

Ya que no sabía cuándo llegaría Gabriel, decidió que sería mejor para ella recargar su energía tanto como sea posible en caso de que se desate una pelea.

Por supuesto, todo era para proteger a Alas Ramus y no porque estaba cayendo en los trucos del Rey Demonio.

«Todo es por Alas Ramus, todo es por Alas Ramus.»

Emi murmuró, y frunció el ceño ante el regusto de la bebida de la vitamina en su boca.

«Debo lavarme la cara», murmuró Emi cuando se volvió hacia el fregadero de la cocina, y luego,

«¡Yo, buenos días!»

Hasta ese preciso momento, ella no tenía ni idea de que alguien además de Maou y Alas Ramus estuviera en la habitación.

«… ¡¡¡¡¡Ngh!!!!!»

El hombre se escondía en el ángulo muerto más allá del campo de la visión de Emi.

Luego puso su mano sobre la boca de Emi antes de que tuviera oportunidad de reaccionar.

«No luuuches, no voy a hacer nada todavííía.»

«¡Mgh, ngnggh!»

Emi intentó patear a Maou con el pie, pero estaba justo fuera de su alcance.

«Es inuuutil. Tooodos están profundamente dormiiidos. No van a despertar para un raaato.»

Emi miró a la fuente de la voz que todavía se estaba ahogando, y concentró su voluntad en su mano derecha sin dudarlo.

«Whoa, eso es peligroso.»

El hombre le quitó la mano de la boca sorprendentemente fácilmente y retrocedió a cierta distancia.

Sin embargo, ya que estaban en una unidad de apartamentos de seis tatamis, dicha distancia no era más que el ancho de dos tatamis, que todavía estaba fácilmente al alcance de la espada sagrada de Emi.

«Los ángeles de hoy realmente no tienen modales, ¿verdad? Secuestrar personas, poner transmisores en bolsas de la gente, irrumpir en casas de la gente…»

El hombre que no mostraba ni una pizca de santidad angelical rio con orgullo.

«Siiiii, pero ¿no crees que está bien si se trata del Castillo del Rey Demonio? Se trata básicamente de la base de un villano…»




«¿Y por qué estás aquí tan temprano? ¿Es porque cambiaste de opinión y decidiste llevártela por la fuerza después de todo?»

Emi extendió su mano derecha a la garganta de Gabriel.

En un abrir y cerrar de ojos, la evolutiva Espada Sagrada, Better Half, apareció en la mano derecha de Emi, la punta de su hoja apuntó a la garganta del arcángel.

«Hey, ¿no dije ayer que sólo quería hablar? Parece que no quieres oír nada de lo que tengo que decir.»

«Dejando a Alas Ramus de lado, también quieres mi espada sagrada, ¿no? No puedo dejarte ir tan fácilmente si planeas interferir con el logro de mi objetivo.»

«Caray, qué dolooor, todas las chicas de hoy en día tienen personalidades tan fuertes. No es de extrañar que chicos sin un ápice de masculinidad ahora estén en todas partes. Las chicas en estos días dan miedo.»

Tal vez porque era su personalidad, o tal vez era causa de su confianza como un arcángel, pero Gabriel no mostró ningún cambio de actitud, incluso mientras la espada sagrada estaba apuntando a su garganta.

«Oh, por cierto, déjame al menos dejar esto en claro. La razón por la que el Rey Demonio y la gente de al lado no vayan a despertar no es porque usara algún poder o los haya acondicionado con alguna barrera ni nada de eso.»

«… ¿Qué estás diciendo?»

«Bueno, es sólo mi suposición, pero probablemente no han dormido mucho recientemente. Parecía que hicieron todo lo posible tratando de permanecer y hacer guardia, pero todos se desmayaron hace apenas una hora. En serio, incluso tú no has desertado del toooodo. Vine a este sitio, usé el microondas para calentar la comida que compré en la tienda de la esquina, utilicé el baño, e hice un poco de ejercicios de radio en el patio, pero nadie despertó. En realidad estaba empezando a sentirme solo.»

«…»

Emi recordó Maou diciendo algo acerca de trabajar hasta la medianoche, pero se vieron obligados a despertar a Alas Ramus temprano en la mañana del día anterior.

«Así que, ya que trato de ser el más caballeroso ser en el universo, no iba a atacar a alguien dormido. Así que por eso que esperé tooodo este tiempo para que tú o el Rey Demonio despertaran para que pudiéramos tratar de tener otra discusión… así que, vamos a poner de lado nuestros objetos afilados, ¿de acuerdo?»

Gabriel trató de ganarse el favor de Emi al hacer una expresión inocente y trató de mover la punta de la espada lejos de él, pero Emi se negó a ceder su espada.

No quería que ningún ser de otro mundo alternativo más quedara enamorado de deseos mundanos, como comer alimentos de la tienda de la esquina o hacer ejercicios de radio.

«A diferencia de Sariel, no tengo una técnica que anula los poderes sagrados, así que en serio, ¿podemos hacer esto en paz?»

«… Sí, claro.»

«¿Eh?»

«Apuesto que tus secuaces tienen el apartamento rodeado, ¿no es así? ¿Son lo  que ustedes llaman soldados celestiales?»




Gabriel se puso nervioso al cuestionamiento agresivo de Emi.

«Sólo quiero lo que vine a buscar, y en serio no quiero hacerle daño a nadie, pero ¿qué se supone que deba hacer? El Rey Demonio no se echaría atrás ayer, así que tuve que hacer que ellos vigilaran a la distancia. Oh, pero tome un montón de la capacidad de la Puerta, así que el resto de ellos no son realmente fuertes. Además, cuando me lleve a esa chica de vuelta, va a tomar aún más capacidad. Así que, pooooor favoooor, ¿podrías escucharme?»

«…»

«¿¡Quééé!? ¿¡En serio piensas hundir la punta de tu espada en mi cuello!? ¿No se supone que eres el héroe? ¡Eres demasiado buena para amenazar a la gente con una espada! ¡¡Que miedo!!»

Emi en silencio había empujado la punta de la espada aún más, y había tocado el cuello de Gabriel. No hubo heridos, pero él actuó nervioso.

Y debido a que estaban causando tal conmoción,

«… Hombre, ¿por qué estás siendo tan ruidosa…? Caray, son sólo las cinco, ¿¡qué diablos…!?»

Incluso si había estado falto de sueño hace poco, no era de extrañar que todos los gritos juntos a él le hubieran despertado.

Cuando abrió los ojos, vio a Emi y un hombre desconocido, con la espada sagrada entre ellos, luchando en la muy limitada sala de seis tatamis.

«Uiiiuh… ¿papi?»

Alas Ramus también se había despertado. Maou no podía pensar con claridad por el giro repentino de los acontecimientos.

«Gabriel… ¿por qué diablos estas aquí tan temprano…?»




«Oh,  Rey  Demonio  Satan,  buenos  días.  Lo  siento  por  entrometerme  tan  temprano. Bueeeno, veras tengo un horario que mantener.»

Maou protegiendo a Alas Ramus con su cuerpo, por el momento, pero con Gabriel que a podido acercarse tanto sin ser detectado y casi ninguna reserva de poder, la situación era desesperada.

«Veras, no debes utilizar un objeto punzante delante de un niño. No es una buena influencia, por lo que puede que puedes por favooor guardarla.»

Gabriel todavía trató de hacer que fuera conveniente para él.

Sin embargo, no había manera de que pudiera confiar en lo que había dicho. No había ninguna garantía de que no atacaría en el momento que la espada sagrada fuera guardada.

El hecho de que Gabriel había llegado por sí mismo, incluso con los soldados celestiales más débiles, significaba que él era sólo confiaba en sí mismo. Un ángel con el nombre de Gabriel no podía ser el tonto que él retrató de sí mismo.




«Tampoco quiero hacerme enemiga con el cielo o ángeles. Pero tú eres el que me obliga a tomar una postura agresiva.»

«Whaa… esa es una lógica aterradoooora.»

Gabriel se encogió como si estuviera desesperado.

«Entonces voy a hablar así… la punta está tocando mi garganta, aterradoooor… bueno, si tuviera que conceder algo, sólo tienes ya sea la espada sagrada o a la niña por ahora. No voy a mentirte, tienes dos opciones. Dar o no dar.»

Gabriel con calma pero neutralmente explicó mientras agitaba los brazos levantados.

«La Sefirá Yesod que guardé fue robada del árbol de la vida, de la fundación del mundo, hace mucho tiempo. Y el ladrón siquiera tenía las agallas  para dividir la Sefirá Yesod en muchos fragmentos y dispersarlo por todo el mundo. Tu Evolutiva Espada Sagrada, Better Half, y la niña detrás del Rey Demonio, todos ellos son procedentes de los fragmentos de Yesod, Emilia. Así que no es bueno para ellos estar fuera del Cielos por un período prolongado de tiempo.»

«Mi espada sagrada… ¿vino de un fragmento de Yesod?»

Gabriel metió su dedo índice y habló tan claramente como si fuera la entrega de las noticias de la mañana.

«SIIP. Aquí, mira, está incrustado allí mismo. Un cristal violeta.»

Gabriel señaló a la manija de la espada sagrada con sólo el dedo y los ojos.




El mango de la Evolutiva Espada Better Half tiene tallada alas, y en el centro de ellas había un ornamento violeta. Sin embargo, Emi había asumido hace mucho tiempo que no era nada más una decoración.

«La Evolutiva Espada Sagrada, Better Half es bastante peligrosa, incluso en comparación con las otras cosas. Era bastante alto en nuestras prioridades para la recuperación, pero cuando Satan invadió la Isla Ente, su paradero fue un misterio durante un tiempo laaaaaaargo. Hemos pasado cientos de años recuperando los fragmentos poco a poco, pero no pudimos encontrar la espada sagrada y la niña. Y no quiero que los otros sepan acerca de mi fracaso, así que he estado recuperándolos por mí mismo en secreto, pero no se puede ocultar algo así durante tanto tiempo. Me acusaron de rebelarme contra Dios, y Sariel se enteró de lo que me pasó. ¡Casi me convertí en un ángel caído, jaja!»

Gabriel se rio de lo que estaba diciendo, que no coincidía con el ambiente tenso.

«¿Cómo que es peligroso? La espada sagrada es un objeto para derrotar al Rey Demonio, y no debe suponer ningún peligro para nadie.»

«Sin embargo plantea un peligro para mí.»

La broma de Maou fue ignorada.

«Bueno, eso es lo que los seres humanos… Quiero decir, eso es sólo la historia contada por la Iglesia, que obtuvo el fragmento Yesod hace mucho tiempo. Y si te digo por qué es peligrosa, va a arruinar todo el esfuerzo que he puesto en encontrar el fragmento. ¡No puedo decirtelo!»

«¿Qué… una historia…?»

«Además, ¿por qué crees que existe un arma conveniente que funciona bien contra el Rey Demonio o los demonios? La evolutiva Espada Sagrada, Better Half deriva su fuerza del poder sagrado, ¿no? ¿Cómo es diferente de aquellas personas de la Iglesia que usan ‘la Materialización del Arte de Guerra, Luz de Hierro’? No son más que hechos de diferentes materiales, así que la espada sagrada no es un arma hecha específicamente para derrotar a los demonios.»

«Pero… pero, la espada sagrada nos llevó a donde estaba el Rey Demonio…»

Cuando se habían infiltrado en el castillo del Rey Demonio, la espada sagrada había llevado a Emi y a los demás directamente a donde el Rey Demonio estaba con su luz. Esa fue la razón por la que habían sido capaces de tomar el castillo en tan poco tiempo.

«Probablemente no te conducía al Rey Demonio, sino a esa chica», dijo Gabriel claramente.

«Los fragmentos de Yesod simplemente son atraídos entre sí, eso es todo. Sin embargo, debido a eso la búsqueda de esa niña tomó más tiempo.»

Los acontecimientos que se produjeron después de que los fragmentos atraídos el uno al otro era la gran batalla entre el Rey Demonio y el héroe, en la que había sacado todo el poder que pudo de la espada sagrada.

«Debido a la fuerte señal que la espada sagrada estaba emitiendo, la señal de la niña que ya era débil para empezar fue dominada. Y luego, Emilia vino a este mundo y borró la señal por completo, y no sabía por cual camino se fue y entramos en pánico. ¿Quién hubiera imaginado que se convirtió en parte del pasatiempo de jardinería del Rey Demonio?»

La última vez que Mao había visto que un árbol había crecido de un cristal, sus dos ramas comenzaron a girar una a la otra, no había flores o frutas, solo dejaron árboles.

En cualquier caso, nunca había esperado que el cristal pudiera hacer cualquier cosa para empezar, y se había olvidado por completo de eso hasta hace muy poco. Y justo cuando Maou había comenzado a pensar que era un poco milagroso que fuera capaz de crecer.

Gabriel repente agarró la espada sagrada con sus propias manos.

Emi fue cogida completamente desprevenida y trató de tirar de la espada, pero no se movió.

«Es inuuuutil. Podría doler un poco como un corte de papel, pero la espada sagrada en su estado actual no sería capaz de derrotarme a menos que algo realmente fuera de lugar pasara. Así queee…»

Gabriel volvió sus ojos a Maou, aún con una actitud despreocupada.

«¿Lo entiendes todo ahora? Por favor, ¿quieres escucharme sin lanzar una pelea?» Esta fue la última advertencia.

Las acciones de Gabriel eran para demostrar que incluso si Emi intentaba luchar, el resultado sería claro. Maou ni siquiera tenía ningún poder de reserva almacenado en sí mismo y nada que pudiera hacer ayudaría.

Incluso si tenían la ayuda de Suzuno, el resultado muy probablemente no sería diferente. Si ese fuera el caso, a Maou solamente le quedó con una opción.

Maou respiró hondo y se volvió hacia Gabriel.

Emi  y  Gabriel  nerviosamente  se  preguntaban  si  Maou  iba  a  intentar  algún  ataque desesperado, pero,

«… ¿Qué?»




«¿¡Qu-qué crees que estás haciendo!?»

La acción de Maou no fue esperada por Gabriel o Emi.

«Por favor.»

Maou se arrodilló en el suelo.

El Rey Demonio Satan, que estaba de pie en la cima del mundo de los demonios y cuya aspiración era conquistar el mundo había bajado la cabeza ante un arcángel.

«Por favor, no te lleves a Alas Ramus.»

Maou rogaba fervorosamente, con la frente en el tatami.

«¿Papi…?»

Alas  Ramus  no  entendía  lo  que  estaba  haciendo  Maou,  y  miró  hacia  atrás  y  hacia adelante entre él y Gabriel.

«Sabes, soy un ángel y tú eres el Rey Demonio. No puedo hacer lo que hice con la chica de ayer.»

Gabriel respondió con un tono cansado, pero Maou esperaba tal respuesta.

«Por supuesto, no estoy pidiendo que retrocedas de forma gratuita. ¿Qué hay de mi cabeza a cambio? No está mal, ¿no?»

«¿¡Qué!?»

«¿¡Q-qué!? ¿¡No seas estúpido!?»

Los dos estaban completamente estupefactos.

«¡Y-yo soy la que va a derrotarte! ¡No tires tu vida en un lugar como este!»

«Cállate. Solo di que tenías la guía de un arcángel y me derrotaste o algo parecido. ¿Qué tienes que perder?»

«¡¡Todo!! ¿¡Quién tomaría la guía de personas como ellos!? ¡No tiene sentido a menos de que yo lo haga!»

«¡No me importa un bledo lo que es importante para ti! ¡Lo importante ahora es Alas Ramus!»

«Uuum, hey, ¿Podrían no tener una pelea familiar mientras me ignoran?»

«¿¡A quién llamas una familia!?», dijeron Maou y Emi simultáneamente.

«Wow… Ustedes dos prácticamente terminan las frases del otro…»

Dijo Gabriel, algo impresionado.

«¡¡Mami papi no peleeeeeen!!»

En una ocasión rara, las opiniones de Gabriel y Alas Ramus coincidieron.

«Déjame  preguntarte  algo,  entonces. ¿Por qué  un  Rey Demonio  como tu  le  importa mucho esta niña? ¿No te olvidas de tu existencia hasta hace muy poco?»

«¡Es porque mi codicia me cegó después de convertirme en el ‘Rey Demonio’, y se me olvidó lo que era realmente precioso para mí!»




Ese día, cuando fue atrapado por las garras que venían en él, y vio el cielo rojo y suelo al ver la muerte.

«Ella es un símbolo de mi esperanza que obtuve cuando fui salvado del borde de la muerte y renací… pero de alguna manera olvide eso y me convertí en el ‘Rey Demonio’.»

Sadao Maou, quien también era el indigno demonio Satan, lentamente abrazó a Alas Ramus.

«Papi… me est’azh lazhtimamdome.»

Alas Ramus se movió en los brazos de Maou.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios