Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 3

Capítulo 3: El Rey Demonio y El Héroe Escuchan Un Consejo y Van a Un Parque De Diversiones.

Parte 5

 

 

La entrada al lugar no estaba establecida por una puerta de entrada. Más bien, cada atracción tenía su propio precio y el parque fue creado de tal manera que cualquier persona que pasa por ahí fácilmente podría ir en cualquiera de estos.

El centro comercial en el lado opuesto de la estación de Kourakuen y La Laguna también tenía una tienda que atiende a personas de todas las edades, que era otra popular zona de compras.




Otro de los principales atractivos del parque era el show del héroe que tenía lugar cada fin de semana y días festivos.

A diferencia de las otras atracciones, el espectáculo no estaba incluido en el pase de un día, pero el escenario en el que los inmensamente populares héroes con efectos especiales se reunieron atrajo multitudes de niños a cada espectáculo.

En este parque de diversiones lleno de sonrisas y entusiasmo, con expresiones que parecía que acababan de perderse la mejor parte de una broma, Maou y Emi al ser arrastrados por Alas Ramus.

La fuente en la zona exterior del segundo piso de La Laguna se tocaba música a horas fijas, mostrando un espectáculo de baile sincronizado en la fuente. Por coincidencia, sucedió justo cuando los tres pasaron caminando, y un sinnúmero de aviones comenzaron a disparar, haciendo diferentes formas y desapareciendo.

“¡Ou…!”




Alas Ramus miraba con la boca abierta y los ojos brillando.

“Hey.”

“¿Qué?”




Mientras Maou observaba a Alas Ramus detrás de Emi, le respondió perezosamente como si el calor ya lo hubiera sofocado.

«El sol está muy fuerte hoy otra vez. Le pusiste protector solar, ¿verdad?»

«Uuh, um… Leí en alguna parte que está bien si está prescrito por un médico, pero…»

Según la investigación que había hecho Urushihara, la opinión predominante era que el protector solar para bebé que probablemente causaría menos problemas en la piel seria el que se haya recetado por un médico en lugar de una versión ordinaria que podía comprarse en las farmacias.

Sin embargo, el seguro de salud de Maou no cubría a Alas Ramus. Tener un chequeo sin seguro habría traído un problema tras otro al Castillo del Rey Demonio desde un punto de vista de la vida social japonesa ordinaria, por lo que no había sido capaz de hacer los preparativos adecuados para protegerla del sol.

«Entonces por lo menos debiste pensar en comprarle un sombrero o algo, Cerca de la laguna hay una tienda de ropa, por lo que pasaremos ahí primer lugar. Si dices que vas a cuidarla tú mismo, tu tienes que asumir la responsabilidad y pensar en estas cosas en serio.»

Dijo Emi, con un tono duro que no dejaba lugar a réplica. Maou no tuvo otra opción más que responder con mansamente.

«Sí, lo siento… Hey, ¿Alas Ramus, te diviertes?»

“¡¡Oooou…. oooooooh…!!”

«Sigues sorprendida por las fuentes, eh.»

Mientras tanto, Ashiya, Chiho y Rika se asomaban desde una terraza hacia el segundo piso al aire libre, donde estaban Maou y los demás.

«Hmm, en realidad se ven y actúan como familia. Ella realmente le agrada Emi, ¿eh?»

«… es tan linda.»

Chiho no pudo evitar dejar escapar un suspiro mientras observaba a Alas Ramus quedar cautivada por la fuente.

Ashiya, por otro lado, estaba poniendo obsesiva y meticulosamente atención a todos sus alrededores y a la seguridad de Maou. Sin embargo, no se olvido de asegurarse de vigilar lo que gastaba Maou con el fin de asegurarse de que no desperdiciara dinero.

Mientras tanto, esos tres nunca se dieron cuenta de las reacciones que ocasionaban al ser espiados, o el hecho de que estaban siendo espiados para empezar. Después de ver el show de la fuente, se tomaron de las manos y comenzaron a caminar hacia una tienda en La Laguna para comprar un sombrero para Alas Ramus.

Y el otro grupo de tres los empezó a seguir pero con cierta distancia.

«Oh, hay una Unislo23.»

Maou había echado un vistazo al mapa de La Laguna y encontró un logotipo familiar. Sin embargo,

«No. ¿Por qué siempre tiene que ser Unislo contigo?» Emi rechazó rotundamente la idea.

«Porque la ropa es barata y fácil de elegir…»

«Hey, necesitas revisar otras tiendas, también. No sé lo que pasa por tu cabeza, pero no son tan caros como piensas.»

“¿Quééééé?”

«¡Nada de Que’s! ¿Qué pasa si Alas Ramus crece hasta ser una tacaña como tú?»

«¿Qué hay de malo en economizar?»

«… Vamos, Alas Ramus. ¡No lo necesitamos!»

“¿Necesitaoms?”

Emi la llevo hasta las grandes y tenebrosas escaleras mecánicas, y llegaron a un piso con una tienda de ropa que tenía muchas marcas, incluyendo Unislo.

«Hmm… las tallas en todo son todavía demasiado grandes.»

Emi tomó mucha ropa de niña, y la puso sobre los hombros de Alas Ramus, y murmuró.

«Pero estoy segura de que va a crecer rápido, así que mientras la parte inferior no este arrastrándose en el suelo, va a estar bien si es un poco grande”, Emi dijo y luego lanzo una

rápida mirada a Maou.

«… ¿No tienes nada que decir? Cuando digo «rápido», estoy hablando de un par de meses».

«Si estabas esperando a que yo dijera te dijera algo, no contengas la respiración. Ya que no voy a hablar contigo si puedo evitarlo.”

«¿Cuánto tiempo planeas cuidarla?»

Incluso mientras hablaba, Emi rápidamente tomó varias prendas que puedan quedarle a Alas Ramus y las ponía en contra de sus hombros.

«¿…Quién sabe? Sus verdaderos padres podrían presentarse hoy, o que podría tener que entregarla el día de su boda.»

«Boda… yo podría plantearme esto mucho, pero ¿por qué no pensar seriamente en pasar el resto de tu vida en Japón?»

«… Oh, ¿qué tal esto? ¡Siquiera cubre sus hombros del sol!» Maou sugirió, y perezosamente le entregó un sombrero de paja que, sorprendentemente, se veía bien en Alas Ramus.

«Probablemente no debería preguntarte esto, ¿pero no estas preocupado por tus subordinados que dejaste atrás?»

La respuesta de Maou a esa pregunta fue corta y simple.

«Oh, ya he renunciado a ellos.»

“¿…Huh?”

«Este viene con una rosa o este con una cinta amarilla, eh. Alas Ramus, ¿escoge el que más te guste?»

«Mmm, ¡malkoo!»

Alas Ramus señaló el sombrero con una cinta amarilla.




Como Emi no tenía nada que decir por la respuesta fría que uno podría esperar del Rey Demonio, Maou se encogió de hombros con cansancio.

«Vamos. ¿No entiendes lo que significa que Emerada, Albert, Orba y Suzuno aparecieran uno tras otro?»

Maou miró involuntariamente en el precio del sombrero de paja que Alas Ramus había elegido, e instintivamente se encogió.

«Poco más de un año demasiado tiempo. Los supervivientes del ejército de demonios que invadieron por Isla Ente tuvieron que ser eliminados hace mucho tiempo. De lo contrario, los activos de lucha más importantes de la humanidad no estarían tomando excursiones a un mundo paralelo.»

Las tres grandes archidemonios y Lucifer se habían eliminado oficialmente, y así la opresión del ejército del Rey demonio había sido completamente eliminada. No era una historia difícil de creer. Como sea.

«Y-ya veo. Pero, es un poco patético, colapsaron solos, sin los líderes. Supongo que eso es lo que se espera de los demonios.»

Emi no tenía ninguna intención de simpatizar, y como de costumbre, no dejó ir la oportunidad de lanzar un insulto. Sin embargo,

“Ni siquiera puedo discutir en contra de eso. Ellos realmente no pueden hacer nada sin mí. Pero si vuelvo sin recuperar el poder suficiente, de todos modos acabaría siendo derrocado. De cualquier forma.»

Maou, que parecía haber recogido lo que necesitaba, le dio la espalda a Emi y Alas Ramus y se dirigió hacia la registradora con el sombrero en la mano.

«Incluso si tuviera que volver ahora con todas mis fuerzas, probablemente no sería capaz de dominar el mundo.»

«E-eso es cierto. Si no hay demonios restantes, realmente no te puedes llamar a tí mismo el Rey de los Demonios.”

«¿No quedan demonios? ¿De qué diablos estás hablando?»

Maou se dio la vuelta con una expresión que parecía que pensaba Emi era un completa idiota.

«Cuando ustedes los humanos van a la guerra, ¿todos y cada uno de ustedes marchan hacia el campo de batalla?»

“¿Qué?”

Emi, por un momento no entendía lo que estaba diciendo, pero Maou continuó hacia la registradora sin esperar respuesta.

Cuando Alas decidió usar el sombrero de inmediato, Maou cortó la etiqueta y le puso el sombrero a Alas Ramus.

«Mmfuu, ¿soy linda?»

Alas Ramus se miró en el espejo, y miró a Maou repetidamente.

«Sí, ¡te ves muy linda!»

Ella sopló lejos al ambiente de tensión que había estado allí hace apenas unos segundos, y el rostro de Maou se aflojó casi hasta el punto de la vergüenza.

«Hey, vamos a dejar la compra de su ropa para otro momento. Además, es la hora del almuerzo. ¿No los recorridos de estos paseos son más cortos ahora? Hey, ¿Alas Ramus, a cual quieres subir ahora?»

“¡Eshe papá! ¡Quero eshe!”

Alas Ramus señaló un paseo en caída libre que se podía ver desde la ventana de la tienda.




«Hmm, probablemente no sería capaz de subirse debido a su edad y altura.  Bueno, vamos a caminar y echar un vistazo alrededor.»

Emi tenía una expresión como si acabara de ser distraída por algo, y los siguió con una expresión satisfecha.

Y el grupo de los tres que los seguían veían cosas en la tienda, y luego volvían a ver a Maou y los demás.

«¿Por qué se ven tan satisfechos por sólo la comprar un sombrero?»

«No sé… ¿tal vez el sombrero era caro?»

Después de escuchar la conversación de Rika y de Chiho, Ashiya indiferentemente recogió un sombrero que era similar al que el Maou le acababa de comprar a Alas Ramus.

«Dos… mil… quinientos… yenes.» Él gimió como si fuera sofocante.

«E-el ahorro de la entrada gratis voló en un instante…» «¿Eh? Ashiya-san, no te ves bien. ¿Necesitas algo de beber?» «Ja-jajaja, no, p-por favor, estoy bien. Vámonos, jajajaja.»

Ashiya puso el sombrero en su lugar con una sonrisa forzada, y comenzó a caminar justo después de la Rika. Chiho recogió el sombrero con una etiqueta que decía «¡El nuevo sombrero de este verano!» Miró la etiqueta de precio, en silencio seco una lágrima, y también puso el sombrero en su lugar.

«Hm, pero esto seguuura que es aburrido. Están sorprendentemente tranquilos con esto. Venia buscando una pelea o algo así, pero supongo que los niños realmente pueden juntar a dos personas.»

“¿Eh? Suzuki-san, ¿¡quieres decir que no has venido aquí solo porque estabas siendo entrometida!?»

Chiho no podía dejar de preguntarle con honestidad.

«Vamos, Chiho-chaaan, ¿qué piensas que es tu hermana mayor? ¿Hmm?» Rika sonrió y jugó con las mejillas de Chiho.

«Ahm Sooey…».

«No estás completamente equivocada, pero es mi tiempo libre y yo estoy aburrida. Vine para mantenerla vigilada y para la asistencia post-cuidados.»

“¿Hafhaahea?”

«Sip. Esa chica es pariente de Maou-san, ¿no? Si la niña de repente se va, dejaría un enorme agujero en el corazón de Emi, ¿sabes? Cuando eso suceda, no sería una mala idea para alguien que sabe lo que está pasando llevarla a tomar una copa o algo así, ¿no te parece?»

«Ouf… S-sí, tienes razón.»

Sus mejillas finalmente fueron liberadas y Chiho sobaba su rostro con sus manos.

«Yyyyyy, yo todavía quiero saber cómo se ve Emi en un día con otro hombre, también.»

«¡A-así que estás siendo entrometida después de todo! ¡Me has pellizcado para nada!»

«Te equivocas, Chiho-chan. Esto es no ser entrometido, es acoso.»

«¡Eso es aún es peor!»

«Tu dices eso, pero ¿qué pasa contigo, Chiho-chan? tu no estas relacionada o algo con Maou-san, así que ¿por qué lo sigues aquí? ¿Hmm?»

“Y-Yo um…”

«Vamos, no le diré a nadie, así que dile a tu hermana mayor de todo.»

«… Estoy encantado de que ustedes dos se estén divirtiendo tanto.»




Ashiya dijo con cansancio detrás de las dos chicas cansado del alrededor.

«Vamos, ¡no digas eso!»

“¡Wha!”

Ashiya dejó escapar un pequeño grito mientras era arrastrado por el hombro.

«Bueno, entiendo que tu resentimiento hacia Emi porque ella es la razón por la que su empresa fue bajo, Ashiya-san. Pero no es como ella fuera una rival para ti en este momento,¿no? Ustedes no van a ser comidos vivo ni nada, ¿Así que realmente necesitas ser tan serio?»

Ella era su rival hasta la médula, y no sería una sorpresa si estuvieran fueran cortados por ella, y mucho menos ser comido vivo. Pero no hacía falta decir que Ashiya no podía decirle a Rika eso…

«Te recomiendo leer algunos Soseki Natsume24, Ashiya-san.»

«¿¡Q-qué tan de repente!?»

“Hmm, creo que sus palabras serían realmente como hablar con alguien que siempre está viviendo con exactamente igual a ti.”

Después de haber divertido ver la expresión desconcertada de Ashiya, Rika lo soltó.

Chiho y Ashiya habían llevado constantemente alrededor de del frente desde el momento en que se toparon con Rika, la agresiva señora de la oficina Kaisai que no dudó en saltar sobre los puntos débiles de las personas.

“Bueno.”

Rika comenzó a murmurar en voz baja lo suficiente para que Ashiya y Chiho, que sólo se miraron con expresiones confusas, no pudieran oírla.

«Me gusta más que algún idiota que no vive para nada.»

Alas Ramus se alegró, gracias a los globos de colores atados a la mano. Ella parecía gustarle realmente las cosas brillantes y coloridas, y consiguió que Maou le comprara globos muchas veces a lo largo del camino.

«Rayos… Me siento como si estuviera presenciando el nacimiento de un padre inútil que no puede decirle que no a su hija.»

Emi murmuró, mientras agitaba un abanico que le habían dado afuera de La Laguna y bebía agua mineral para saciar su sed.

Mientras Emi observaba Alas Ramus montar en un pequeño carrusel junto a Maou mientras los animaba felizmente, Maou no parecía infeliz en lo más mínimo, Sintió como si ella quisiera simplemente tirar todo y volver a Isla Ente.

Las palabras que Maou había pronunciado antes habían quedado atascadas en la cabeza de Emi. No era sólo una molestia. Que los demonios habían sido exterminados por las fuerzas humanas no deberían traerle cualquier otra emoción que no sean la felicidad.




Maou ocultó sus verdaderos sentimientos en los momentos más importantes, por lo que era difícil saber lo que en realidad estaba pensando, pero en la superficie,  el no mostró emociones de tristeza o rabia cuando él predijo que sus subordinados habían sido aniquilados.

Sin embargo, una palabra de Maou parecía contradecir algo que ella siempre había pensado que era obvio y tomó por sentado, y ella no pudo evitar sentirse alarmada.

Como si su hipótesis acerca de algo que ella creía que era tan obvio como la respirar o tomar agua…

«… Hey… ¡Oye, Emi!»

«… ¿Eh? Huh, lo siento, ¿qué pasó?»

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios