Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 3

Capítulo 2: La «Vida Cotidiana» Del Rey Demonio…Está Al Revés

Parte 6

 

 

Solo unos pocos días han pasado desde que Suzuno lo había visto. Sin embargo, en tan solo ese corto periodo de tiempo, las mejillas y el corto cuello del ángel se habían hinchado anormalmente.

El sonido de la voz de Suzuno alerto a Sariel de la presencia de Suzuno y Maou, dirigiendo su cabeza hacia ellos como un títere roto.




“¿También el cielo me abandono?” Sariel hizo una pregunta sin sentido.

“¿Es esto… la retribución divina de dios por abandonar mi deber? Haciendo que el corazón de mi diosa eterna… sea conquistado por otro hombre, y ella respondiéndole a él, y esta es la manifestación de su amor.”

Viendo que Sariel estaba teniendo una equivocación obvia, Maou no tenía idea de cómo responderle.

“Ehh, te lo dejo a ti.”

Y decidió delegarle la tarea a otra persona…




“¿Qué? He-hey.”

Maou huyo siguiendo a Kisaki y Chiho al cuarto de personal antes de que Suzuno tuviera oportunidad de oponerse.

“¡Crestia Bell! ¿¡Es esto un sueño!? ¡Dime que esto es un sueño! ¡Si esto es debido a los males que hice en el pasado, me arrepiento por todo! ¡Yo pude a ver sido caprichoso como la mujer, pero esta vez, estoy completamente dedicado! ¡Por favor, escucha mi confesión y pido perdón de dios en mi favor!”

“¿¡Por qué un arcángel como usted pide una confesión a una mujer del clérigo, señor!?” Incluso si habían sido enemigos, él era un arcángel que el clérigo trataba como un dios.

Ella no podía dejar de hablar cortésmente, pero el era un arcángel que había venido al mundo humano, a pesar de la creencia común, es tan egoistita como el propio Rey Demonio.

“¡Así que esto es lo que significaba el horóscopo de la mañana que iba a tener una terrible mala suerte! ¡Oh dios, porque! ¿¡Por qué me has dado esta prueba tan cruel!?”

Suzuno quien tenía un dolor de cabeza solo de imaginar que la confesión de un arcángel mujeriego cuyo animo fluctúa con el horóscopo. Y como mujer, ella no quería ver nada con una confesión que confirmaría lo que ella estaba imaginando, también.

“Sariel-sama no tiene conocimiento del origen de la pequeña niña de por ahí, ¿correcto?”

Suzuno  despreocupadamente  hizo  una  pregunta,  aprovechando  el  hecho  que  Kisaki estaba sosteniendo a Alas Ramus.

“Si… pero como quisiera que yo fuera su origen…”

Sariel se rompió en débiles sollozos y dio una respuesta sin censura. Sin embargo, en una frase, Sariel confirmo que no tenía relación directa con Alas Ramus.

“…Muy Bien, por favor, dígame de sus pecados…”

Suzuno resolvió al oír a Sariel a cabo de extraer más información de él, pero como ella imaginaba de “confesión de pecados” ella podía oír, su dolor de cabeza empeoro.

“…Bien entonces…”

Maou y Chiho que estaban parado al otro lado, y saltando ante su voz. Sus estómagos cayeron cuando se prepararon así mismos por lo que podía venir.

“¿Cuántos años tienes?”

Sin embargo, la primera pregunta que hizo Kisaki no era lo que estaban esperando. Kisaki sacudiendo a Alas Ramus hacia adelante y hacia atrás con gentileza, manejando naturalmente a la pequeña niña.

Maou y Chiho reflexionaban mirándose el uno al otro.

“¿Tres…? No, ella no es lo suficientemente grande para eso. Supongo ¿qué ella es más joven que los dos? ¿Cierto?”

“¿Huh? Oh-um, si. Es probablemente cierto.”

“¿Probablemente? ¿Ni siquiera has preguntado a sus padres qué edad tiene?”

Les hubiera encantado preguntarles a ellos mismos, pero viendo como sus padres eran un misterio, no había nada que pudieran hacer.

“Bueno, supongo que no es tan extraño. Si alguien me pregunta cuál es la edad de mi sobrina, yo tampoco estoy segura. Si me ayudaría a recordar cuando comenzó a asistir a la escuela primaria, aunque.”

Sin embargo, Kisaki no insistió en preguntar más. De hecho, respondiendo ella misma.

“Relájense, yo no estoy aquí para gritarle a ustedes. Además, aquí hay una pequeña niña.”

Sin   embargo, cualquier ser humano sería capaz de relajarse al oír esto sería seguramente una rareza.

“Voy a tener que hacerles esta pregunta incomoda, pero esa niña no es realmente suya,

¿Cierto?”

“Por supuesto que no… Pero me gustaría que ella lo fuera.”

Chiho estaba murmurando silenciosamente expresando sus verdaderos sentimientos que llego a los oídos de Kisaki.

“Eres libre de desear lo que quieras, pero deben tener algo más en mente.”

Dijo Kisaki con un sonrisa y continuo jugando con Alas Ramus, aunque manteniendo su tono autoritario para subyugar incluso al Rey Demonio.

“Ustedes dos no son pareja, ¿verdad?”

“C-cierto.”

“Eso es… cierto…”

Chiho miro a Maou, que negó de inmediato, y también asintió.

Kisaki rio con un ligero ceño fruncido por como el hombre y la mujer que respondieron.

“¿Ustedes creían que les iba a dar una conferencia de romance o asuntos familiares en el   lugar de trabajo? Pero, en realidad, yo no tendría que dar esta conferencia si ustedes dos realmente estuvieran viéndose entre sí en primer lugar.”

“¿Huh?”

Maou respondió con una voz tonta cuando él había sido capturado con la guardia baja.

“No importa si se trataba de Maa-kun quien pidió ayuda a Chii-chan o Chii-chan se ofreció. Pero mira, ¿realmente has pensado en lo que los demás y la sociedad podrían pensar si una chicha que va a la secundaria, va a la casa de un hombre a cuidar de su bebe?”

Como la conversación tomo un giro que ninguno de ellos esperaba en absoluto, los dos no hicieron ningún intento en ocultar su sorpresa.

“Pe-pero no hay nadie más con quien pueda contar Maou-san y enserio no hay nada serio entre nosotros…”

“Chii-chan, es posible que no entiendas esto todavía, pero la sociedad es poco profunda y rápida para sacar conclusiones. Los rumores se extienden más rápido que la luz, y lo que es peor, no tienen una única forma.”

“¡…!”

“¡…!”

Chiho trato de decir algo en el momento que Kisaki movió sus ojos hacia Alas Ramus, pero Maou la detuvo en ese momento.

No  estaba  claro  si  Kisaki  vio  que  desde  la  esquina  de  sus  ojos  cuando  ella  le  hizo cosquillas a las mejillas de Alas Ramus con su dedo. Alas Ramus se rio alegremente y dijo.

“¡¡Yuuu hueles como papa!!”

Y ella olía la mano de Kisaki felizmente.




“¿En serio? ¿Al igual que tu papá?” Kisaki también respondió alegremente.

“Y cuando algunas personas jóvenes quienes son tan poco superficiales como el resto de la sociedad se les dice algo como esto, sus respuestas son siempre las mismas. “¿Qué hace que la sociedad sepa sobre nosotros?” solo el hecho que su reacción no es como esa demuestra que ustedes dos ya han madurado para su edad.”

Kisaki coloco a Alas Ramus en sus rodillas, envolvió sus manos alrededor de su vientre, y se dio la vuelta en su silla lentamente. Alas Ramus sonrió otra vez.

Viéndolos,  Maou  bajo  la  mano  que  él  había  usado  para  detener  a  Chiho,  y  dijo tranquilamente.

“Yo no sé sobre el mundo o algo parecido para decir algo así.”

Kisaki  dejando  de  girar  en  la  silla  con  un  pequeño  chillido,  y  sonriendo  mientras levantaba a Alas Ramus en alto.

“¡Miaaaa! ¡Ahahaha!”

Alas Ramus dejo escapar un grito de diversión, lo más probable es que lo disfrutara.

“Pero siendo capaz de decir eso, tú esta finalmente a mitad del camino para convertirte en un hombre.”

Kisaki regreso a Alas Ramus a Maou, miro hacia el reloj en el cuarto del personal, y relajo sus hombros.

“Maa-kun puedes irte por hoy. Es un poco temprano, pero no estamos tan ocupados, asi que tener menos trabajadores no haría mucha la diferencia.”

“¿Uh-en serio? Pero…”

“Tú eres su papá ¿cierto? Entonces deberías valorar el tiempo que pases con ella, más que un salarió miserable por hora.”

Después de decir eso, Kisaki puso su gorra de tripulación en su cabeza y rápidamente salió del cuarto del personal.

“…Maou-san ¿Qué quería decir con más horas?”

Preguntado Chiho, con una mirada insatisfactoria en su cara.

“Tengo otro miembro en la familia así que tengo que soportarlo, y tengo que trabajar más duro. Incluso tendría que enviar a Alas Ramus a la escuela algún día.”

Maou jugando con Alas Ramus en sus brazos, y respondiendo de una manera que hacía difícil decir lo serio que era.




“¿Realmente vas a cuidar a Alas Ramus-chan?”

“Bueno, no estoy realmente pensando en eso”

Replico Maou, cuando el empujo la frente de Alas Ramus.

“Yo solo quería cuidar de ella hasta que se resuelva el misterio, eso es todo. Voy a darle la espalda tan pronto como sus padres aparezcan.”

Chiho noto que también Maou se había estado preocupado con su frente cuando el originalmente había estado pensando en tomar a Alas Ramus.

“Hey, Chii-chan. Hace poco, tu mamá y tu papá dijeron que estaba bien que tu vengas a mi casa, ¿verdad?”

“…Sí.”




Chiho se endureció.

Ella sabía que Maou respetaba a Kisaki como un gran miembro de la sociedad. Sea o no eso fue aceptable por un Rey demonio de un mundo alternativo a un lado, Chiho temía que la conferencia de Kisaki le había hecho cambiar de opinión. Sin embargo,

“Yo sé que lo que Kisaki-san dijo es cierto, pero te estoy quiero pedir que a pesar de eso…  ¿podría confiar en ti por un poco más tiempo?”

“Por co… ¿He?”

Chiho había estado esperando plenamente que le pidiera que lo deje de ayudar, y sus ojos se abrieron cuando las palabras que salieron de su boca fueron todo lo contrario.

“Por el momento, todo es normal y pacífico, pero Emi y Suzuno eran originalmente mis enemigos, Así… que lo que estoy tratando de decir, Chii-chan, eres el único ser humano que sé que puedo confiar plenamente.”

“…”

“Y sé que estoy siendo injusto, preguntarte esto mientras que todavía no le das una respuesta, pero um, puede haber algunos baches y problemas en el camino, pero si podrías ayudarme aquí, realmente lo apreciaría.”

“…”

“¿…Chii-chan?”

“¿¡…He-hey!?¿Por-Por qué estas llorando? ¿Chii-chan? ¿Huh? ¿Dije algo malo?” Una lagrima rodo por su mejilla.

Maou se asustó ante la reacción de Chiho que lo atrapo completamente desprevenido. Chiho finalmente noto sus lágrimas después de ver la reacción de Maou, y saco un pañuelo para limpiar su cara.

“Um, lo- lo siento, Yo, yo estaba um, feliz… ”




“¡Lo- los siento! ¡Fue mi error! Soy mayor que tú y un Rey Demonio y pidiendo tu apoyo, Chii-chan, yo no debería haber… espera, ¿Qué?”

“Yo estoy feliz porque dijiste que confiabas en mí, Maou-san.”

“¿Eh? ¿Qué?¿Eh? Estas fe… espera, entonces, ¿Por-porque estabas llorando?”

Chiho sonrió, mientras una nube de interrogantes apareció sobre la cabeza de Maou.

“Eheheh, lo siento. Así es como son los humanos.”

“Y-yo no lo entiendo… pero, eh…”

“Se… que no me puedes dar una respuesta… de inmediato. No importa cuál podría ser su respuesta… voy a esperar a que… que…”

Chiho aguanto resurgir sus lágrimas y tomo a la mano de Alas Ramus.

“¿Chii-neecha?”

“Haré todo lo posible por ayudarte, Maou-san.”

“O-Okay. Um, lo siento por pedirte esto, gracias.”

“¡Por supuesto!”

Esta vez, Chiho dio un gran, gran sonrisa. Maou no tenía idea de cómo reaccionar, y pretendió reajustar su gorra de tripulación.




“Oh, eso es verdad, Maa-kun, en la caja, hay…”

Kisaki eligió ese preciso momento para caminar de nuevo.

“¡¡!!”

Viendo a Maou y a Chiho congelados en ese lugar, Kisaki levanto sus cejas juntas.

“…Eso es todo, no voy a contratar a*** otra miembro de la tripulación por un largo tiempo. Caray.”

Ella no era alguien que no se pondría a jugar con un a broma como esa. Incluso la ley de igualdad de oportunidades de empleo era impotente contra la ley de Kisaki.

Kisaki entro rápidamente con un expresión agria y  saco un sobre del escritorio de oficina.

“Tengo esto de un vendedor de periódicos, pero nunca use esto, así que iba a dárselo a ustedes. Pero…”




Kisaki suspiro y miro a Maou y Chiho.

“Ustedes entendieron lo que dije, ¿cierto?”

Dijo Kisaki, quien procedía a poner el sobre la cabeza de Maou y salió de nuevo.

Maou y Chiho dieron un gran suspiro después de que la puerta se cerrara. Chiho tomo el sobre desde su parte superior de su cabeza, y después de mirarse el uno al otro, y sacaron su contenido.

Y lo que salió fue…

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios