Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 3

Capítulo 2: La «Vida Cotidiana» Del Rey Demonio…Está Al Revés

Parte 5

 

 

3:00 PM

Un grito resonó como un estruendo a lo largo de la estación de Hatagaya, MgRonald.




“¡¡Pappi!!”

El sonido fue dirigido exactamente a una sola dirección, y se movió rápidamente hacia un hombre.

El tiempo dentro del restaurante se detuvo, y todos los presentes miraron hacia el origen y la dirección del sonido.

Un miembro de la tripulación se detuvo justo antes de ayudar a un cliente, mientras otro dejo caer una pila de bandejas, y otro se olvidó de sacar su dedo fuera del dispensador de bebidas, causando una gran cascada de jugo de naranja.

Una melodía que anunciaba cuando las papas fritas sonaban en el fondo, que no encajaba con el repentino cambio de ambiente.




El hombre que fue golpeado por ese cielo iluminado se congelo por un momento, con una expresión aturdida que parecía a la de alguien que no podía creer sus propios ojos, oídos, o el mundo entero. Sin embargo, mientras el recibía miradas del todo el personal del restaurante, la luz rápidamente volvió a sus ojos.

“¡¡¡!!!”

Eso fue la definición de un grito sin voz.

Sadao Maou lanzándose a sí mismo usando una catapulta invisible que el acababa de obtenido, salto al aire con una pierna, y tomo vuelo.

“¡Pappi!”

Chiho y Suzuno se congelaron como una estatua ya que repentinamente cambio la atmosfera del restaurante cuando ellas entraron. Mientras tanto, la pequeña, la pequeña niña manzana, Alas Ramus, que estaba en los brazos de Chiho, no vio otra cosa más que a su querido papá corriendo hacia ella a toda velocidad.

“¿¡Qu-qu-qu-qu-qu-qu-qu-qu-qu-qu-qu-qu-qu-Qué creen que están haciendo!?”

Maou las presiona por una respuesta con una cara tan pálida que podría estar echando espuma por la boca en cualquier segundo.

“¿Qué estaban pensando, trayéndola aquí? ¡Hey! ¡Vamos! ¡Esto no es divertido!”

“Uh, um, Lo siento, pero nosotras pensábamos que haría un poco más feliz a Ramus- chan…”

“Ella se mantuvo llorando, diciendo que quería ver a su papá. Nosotras pensamos que tal vez si estuviera en un ambiente feliz, ella podría recordar algo, y es por eso que nosotras la trajimos aquí.”

Sintió tenso ambiente en el restaurante y sabiendo que ella podría cometer un error causaría pánico a Chiho, pero Suzuno no se inmuto en lo más mínimo.

Y Alas Ramus, que tampoco le importaba  lo que estaba sucediendo a su alrededor, comenzó a agitarse en los brazos de Chiho y extendió sus brazos hacia Maou.

“¡Pappi! ¡Paaappi!”

“¡De-detente! ¡No te muevas tanto, es peligroso…”

“¡Deja de llamarme así! ¡Por favor!”

Chiho casi dejo caer a Alas Ramus, pero Maou la atrapo justo en el momento y la sostuvo.

“¡Pappiiii!”

Alas Ramus, que estaba sostenida por Maou, traía la sonrisa más grande y más brillante en toda su vida y abrazando su cuello fuertemente.




“¡Pappiiii! Ah vine a verteeeeee…”

“O-o-okay, ahahaha… …”

Cuando Maou se reía secamente.

“¿Esa la niña de Maou-san y Sasaki-san?”

“De ninguna manera. Si eso fuera verdad, yo asesinaría a Maou en sus sueños. No, yo lo ahogaría.”

“¿Dónde está Sasaki-san? Si ella oye esto, este lugar se convertiría en un mar de sangre.”

“¡Crap! ¡las frituras! ¡Las frituras se volvieron a quemar!”

Voces de curiosidad, agitaciones, e interrogantes podían oírse desde la parte de atrás.

“Ahahaha… Maou-san, l-lo siento, No deberíamos haber hecho esto…”




Chiho noto una gran sombra acercándose desde la parte de atrás de Maou frunciendo el ceño y sonriendo a Alas Ramus e hiso una expresión que era, en cierto modo, más aterrador que hasta la de Maou.

“¿Cuál es la cuestión, Chiho-dono? Su cara esta pálida. ¿Has estado bajo el sol por mucho tiempo?”

Pero  la  preocupación  desconcertante  de  Suzano  no  llegaron  a  los  oídos  de  Chiho, porque…

“¿Maaaaaa-kuuuuun?”

La gerente del restaurante, Mayumi Kisaki, estaba de pie con una expresión que se parecía a la de una máscara espantosa.

“¡¡Hyeh!!”

“¿Ou?”

Maou fue partido en dos con una fuerza que podría sacar hasta su columna vertebral fuera.

“Si mis ojos y oídos no me engañan, esa pequeña niña que trajo Chii-chan no te llamo “Papa”, ¿no lo hizo? ¿Hm?”

“Siii lo hizo.”

Maou respondió honestamente, al comprender que la voz de Kisaki llevaba gran presión, que incluso no perdonaría una mentira indirecta.

Ambos,  Maou  y  Chiho  esperando  con  unas  caras  pálidas  por  el  siguiente  golpe relámpago que venía inevitablemente de Kisaki.

Sin embargo, viendo que Kisaki no hizo nada después de unos pocos momentos, Maou se dio la vuelta despacio y temerosamente.

“Eres amiga de Maou y Sasaki, Kamazuki-san… ¿no?” Suzuno simplemente asintió.

“¿Puedo tomar prestada a Sasaki por un momento?” Kisaki dijo desconcertada.

“…Yo no sé-quiero decir… Seguro, no hay problema… ”




Recordando  que  anteriormente  se  había  encontrado  con  Kisaki,  ella  rápidamente cambio la forma en la que se comportaba y su manera de hablar.




“Gracias. Hey, Maa-kun, dale un asiento a Kamazuki-san, yo tomare a la niña.”

“¿Huh? Se-seguro, Pe-pero—”

Maou dudo por un segundo, pero Kisaki lo ignoro y tomo a Alas Ramus de sus brazos. Viendo a Alas Ramus dar una gran sonrisa en los brazos de Kisaki, el dejo salir un suspiro de alivio. Sin embargo.

“Chii-chan ve al cuarto del personal un momento. Maa-kun tú también, cuando haya tomado su asiento.»




Ante esas palabras, su presión sanguínea descendió gradualmente.

Chiho parecía tener la misma reacción, Kisaki camino sucintamente hacia el cuarto del personal, seguida por un serio rostro de Chiho.




“…Me disculpo, quizás fui poco profunda en mi manera de pensar.”

Suzuno  se  disculpó  cuando  ella  vio  y  sintió  la  atmosfera  evidentemente  tensa.  Sin embargo, ella todavía no entendía lo que estaba sucediendo.

“¡En serio!… Es lo que me gustaría decir, pero ustedes dos hicieron esto con las mejores intenciones para Alas Ramus, así que no me voy a quejar con ustedes. El A/C no arruina directamente aquellos asientos cerca de aquí, así que solo elijan uno y esperen allí.”

Suzuno miro hacia la dirección que apuntaba Maou, y entonces volvió detrás de Maou otra vez.

“Yo pensé que estarías más enfadado.”

“¿Huh? ¿Por qué debería estar enfadadao? Bueno, viendo como esto no resulto tan bien, pero ustedes simplemente lo hicieron para ayudarme al final, así que debo estar agradecido con ustedes. Discúlpenme por todo esto.”

Dijo Maou seriamente cuando miraba directamente hacia los ojos de Suzuno. “…Hummph, El Rey Demonio actuando como un ser admirable.”

Suzuno no podía quitar la mirada de su mirada franca, así que evito que sus miradas tengan contacto haciendo pucheritos y desviando la mirada.

«¿Por qué debería el rey de los demonios agradecer honestamente una y otra vez?»

«y…”

“¿Por qué no debería ser admirable el Rey Demonio? Solamente voy a sentarme por allí»

De manera que Maou frunció el ceño ante la reacción de Suzuno.

“¡Fu…! Oh el infeliz, calor abrazador de la tercera hora después del almuerzo que me roba mis sentidos. ¡¡El tiempo ha venido a refrescar mi corazón recibiendo el suave saque delicioso de una hermosa diosa!! ¡Oh mi querida diosa! ¡Yo he venido una vez más a su presencia a esta hora para entregarle mi amor!”

El ruidoso pervertido entrando al restaurante, haciendo ruidos pervertidos y haciendo escándalo, con gestos pervertidos.

El hombre no fue nada más y nada menos que Mitsuki Sarue, el gerente de Sentucky de la estación de Hatagaya, también conocido como el Arcángel Sariel, que se había convertido en un ángel caído cuando se enfrentó con la belleza de Kisaki.

Cuando Chiho dijo que si el comía aquí todos los días, eso aparentemente incluía la hora de merendar también.

Sariel realmente tiene una hermosa cara, que era su única cualidad rescatable. Él examino rápidamente al restaurante con sus profundos, ojos violeta.

Y entonces, el encontró a la hermosa diosa a quien él se dedicaría eternamente delante del cuarto del personal de restaurante.

Y además la existencia que la diosa llevaba en sus brazos.

“Ngah”

Hataraku Maou-Sama Volumen 3 Capítulo 2 Parte 5 Novela Ligera

 

Dejando escapar un extraño grito, Sariel se congelo, su cuerpo se enfrió más que el saque suave por el que había venido.

“Realmente si engordo.”

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios