86 [Eighty Six]

Volumen 4: Bajo Presión

Capítulo 3: De Frente Hacia el Enemigo

Parte 1

 

 

— Ahora bien, expliquemos la operación.

La pequeña sala de reuniones de Liberté et Égalité estaba completamente ocupada. De pie frente a la holopantalla estaba la comandante táctica, Lena. Ante ella estaba la comandante de la unidad, Grethe; cinco oficiales de estado; los comandantes de los siete escuadrones que componían la unidad; los propios miembros del escuadrón; Anett, que iba a inspeccionar otro asunto durante la operación; y por alguna razón, una sola mascota.

Publicidad Y-AR

— Los siguientes escuadrones participarán en la operación: Spearhead, Brisingamen, Nordlicht, Lycaon, Thunderbolt, Phalanx y Claymore. Emplearemos los siete escuadrones que componen el Grupo de Ataque 86.

El escuadrón Spearhead era comandado por Shin y se formó con los supervivientes de la primera unidad defensiva de las primeras fuerzas. El escuadrón de Brisingamen estaba comandado por Shiden y estaba encabezado por los antiguos Caballeros de la Reina. El escuadrón Nordlicht estaba comandado por Bernault y era el único formado enteramente por soldados vargus.

El teniente segundo Yuuto Crow, que había servido a la cabeza del frente oriental como Shin y Raiden, estaba a cargo del escuadrón Thunderbolt, y el teniente segundo Rito Oriya encabezaba el escuadrón Claymore.

La teniente segunda Reki Michihi del frente norte comandaba el escuadrón Lycaon, mientras que Taiga Asuha del frente sur dirigía el escuadrón Phalanx. Eran siete escuadrones, compuestos por 168 soldados en total.

Sin embargo, en comparación con la capacidad el reconocimiento de Shin, que había detectado como la defensa de la Legión resultó siendo una fuerza del tamaño de un regimiento, estos números no parecían tan alentadores. La mayoría de las unidades de la Legión eran probablemente del tipo rápido como los Ameise y Grauwolf, así como las minas autopropulsadas y los tipos Artillería Antitanque, conocidos como Stier, que eran expertos en emboscadas.

Publicidad M-M4

— La etapa de la operación sería la terminal de la estación central subterránea de Charité y sus instalaciones circundantes.

Se mostró un mapa holográfico tridimensional de la terminal. Era una instalación subterránea masiva con siete niveles, que alcanzaba una profundidad máxima de 105 metros por debajo del nivel del suelo y se extendía 5 kilómetros hacia el este y el oeste.

Un murmullo de «Vaya, será un problema…» se extendió entre los Procesadores. Un eje principal destinado a canalizar la luz del sol se extendía a través de cada nivel de arriba a abajo.

La sala principal en forma de cúpula usaba el eje en su centro, y desde allí pasajes y plataformas se extendían como una telaraña, con túneles de metro que se extendían en horizontal y verticalmente. Eso incluía líneas de cambio y las vías férreas, así como innumerables rutas de servicio, lo cual lo convertía en un campo de batalla extremadamente estrecho y complejo. Y tenía siete pisos.

Para complicar aún más las cosas, la estructura de cada piso no se posicionaba en el mismo eje que los pisos de arriba y de abajo. Los pisos se construyeron en espiral en el sentido de las agujas del reloj alrededor del eje principal, con las instalaciones del primer y séptimo nivel colocadas a 180 grados entre sí. Era un retrato del infame laberinto subterráneo de Charité, conocido por desviar el sentido de la orientación.

— ¿… Los ciudadanos de la República son idiotas o que les pasa…?

Publicidad M-M1

Susurró Rito con una cara seria, lo cual provocó que Taiga, que estaba sentada a su lado, lo golpeara en la cabeza. Lena sintió lo mismo, honestamente.

Publicidad M-M1

— Nuestro primer objetivo será el núcleo de control del Almirante en el salón principal del quinto bloque del quinto piso. El segundo objetivo será el núcleo de control del Weisel en el cuarto bloque del cuarto piso de la sección norte… Según el reconocimiento del Capitán Nouzen, se especula que ambas unidades de la Legión son incapaces de moverse de sus posiciones.

Publicidad Y-M3

Las unidades de tipo central eléctrica y reproducción automática eran, como sus nombres lo indicaban, gigantescas instalaciones de Legión del tamaño de una ciudad. Eso les impedía moverse en las instalaciones subterráneas de la República. Probablemente usaron las paredes de la instalación subterránea en lugar de un marco, convirtiendo toda el área en una unidad de la Legión.

— Además, se estima que la instalación para la generación de fusión nuclear del Weisel está ubicada en el tanque de agua de emergencia del séptimo piso. No hay necesidad de acercarse a esa instalación… O mejor dicho, no bajen allí. Dependiendo de la composición del lugar, existe un alto riesgo de exposición a la radiación.

Gracias a la habilidad de Shin, pudieron concluir que no había unidades de la Legión en el séptimo piso ni en el más inferior. Los dispositivos electrónicos de la Legión probablemente no podrían soportar una radiación severa.

Dado que el objetivo de la operación no era la incautación completa de la instalación, el requisito mínimo para su finalización era la destrucción del Almirante en el quinto piso. Los otros combatientes de la Legión se retirarían y finalmente dejarían de funcionar. Como tal, no tenía sentido ir por debajo del sexto piso de todos modos.

Publicidad M-M5

— El escuadrón Spearhead y el escuadrón Claymore se infiltrarán en la instalación desde la superficie, a través del eje principal del edificio de la estación central. El escuadrón Nordlicht y el escuadrón Thunderbolt comenzarán una infiltración simultánea desde los túneles del metro que conectan con el bloque sur del primer piso. Spearhead y Nordlicht se encargarán de la invasión, mientras que Claymore y Thunderbolt servirán como refuerzos.

— Entendido.

— El escuadrón Brisingamen permanecerá en la superficie y servirá como guardia del cuartel general de operaciones. El escuadrón Lycaon permanecerá como fuerza de reserva. Y el escuadrón Phalanx…

— Los tomaré prestados, si no les importa. Intervino Anett claramente.

Como asesora técnica de la Resonancia Sensorial, había recibido una solicitud del cuartel general de la fuerza expedicionaria de socorro para investigar cierto asunto. No tenía relación con esta operación, pero las circunstancias exigían que cumplieran este objetivo de manera concurrente.

Publicidad M-M2

— Muy bien… Además, el área de operación está actualmente bajo el control de la Legión. Antes de que comience la operación, la fuerza expedicionaria de socorro tomará el control en un radio de diez kilómetros que rodea el edificio de la estación central. Mientras toman el control, el Grupo de Ataque ejecutará la operación… El tiempo que podrán bloquear el área será de ocho horas. Tendremos que eliminar los objetivos dentro de ese plazo.

Eventualmente, el Grupo de Ataque también tendría que arreglárselas con esas partes de las operaciones, pero actualmente carecían de la personal y potencia de fuego para hacerlo.

— La infantería blindada que nos proporcionó la fuerza expedicionaria de socorro se encargará de mantener el control de los puntos incautados dentro de la instalación y de la transmisión por radio al cuartel general de operaciones. Pueden dejarles la defensa de las líneas de comunicación… Eso es todo. ¿Alguna pregunta?

De pie a la cabeza de la línea de capitanes de escuadrón, Shin levantó la mano.

— ¿Puedo decir algo, coronel?

— Adelante, Capitán Nouzen.

— Trate de no confiar demasiado en mi reconocimiento durante esta operación.

Lena parpadeó una vez.

— Entendido… ¿Pero por qué?

Shin hizo una leve mueca.

— En pocas palabras, es un problema de experiencia… puedo detectar sus posiciones en un plano bidimensional sin falta, pero en un entorno tridimensional… no confío en mi capacidad para señalar sus posiciones en el espacio vertical.

Los Juggernauts que Shin y los 86 piloteaban eran armas de superficie. Aunque claramente habían experimentado combates en áreas urbanas y regiones montañosas con diferentes niveles de elevación, tanto sus unidades como el enemigo estaban fundamentalmente siempre en tierra, de pie en la misma superficie, en el mismo plano. Los Procesadores, incluido Shin, por supuesto, no tenían experiencia en pelear en un campo de batalla donde se producían muchos enfrentamientos en múltiples niveles de elevación.

— Además, dado que estamos luchando en una topografía tan estrecha, podemos esperar que estallen múltiples combates entre pelotones más pequeños. Siendo honesto… sería bastante difícil hacer un seguimiento de todas sus posiciones y poder dar todas las advertencias requeridas.

— Vaya que eres inútil cuando más se necesita, ¿eh, Diosecito de la Muerte?

Shiden bromeó, aunque Shin la ignoró. Quizás eran simplemente como agua y aceite, pero los dos chocaban a menudo. Lena estaba realmente sorprendida de que pudieran seguir discutiendo por cualquier cosa.

Había sido así desde el día en que se conocieron. La expresión de Shin solía ser indiferente hasta el punto en que casi sentía lástima, pero ahora tenía una expresión infantil acorde con su edad, y eso hizo que Lena disfrutara secretamente de sus pequeñas disputas.

— Mi escuadrón Brisingamen se las arreglará de alguna forma. Mi Cyclops es del tipo de sensor reforzado, así que también podré vigilar mi lado.
Frederica se fijó en cada uno de ellos con una mirada de medio párpado y dijo:

— Haré un seguimiento del estado de cada escuadrón junto con estos payasos. Puede que no conozca las posiciones del enemigo, pero conocer las posiciones de nuestras unidades puede permitirnos mantener el control de la situación.

Esta chica, que era la mascota del escuadrón, tenía la misteriosa habilidad de conocer el estado actual de aquellos cuyos nombres y rostros conocía. Shin y Raiden no quisieron decir nada más sobre ella, y a la misma chica parecía no gustarle Lena, que no tenía idea de lo que hacía una chica tan joven en el ejército. Pero aparte de eso, Lena sonrió a la pequeña, que era varias cabezas más baja que todos los demás, a pesar de la gorra militar que usaba.

— Confiaré en su ayuda, ayudante Rosenfort.

Frederica miró hacia otro lado con un «Hmph». Una atmósfera peculiar llenó la sala de reuniones, y Grethe y los oficiales de estado mayor luchaban desesperadamente por contener la risa.

Crenna inclinó la cabeza con curiosidad.

— No me importa que tengamos que atacar, pero ¿no podemos solo lanzar una de esas bombas que perforan el suelo y explotan? Una de esas… ¿Cómo se llamaban? ¿Bombas antibúnker?

Las bombas antibúnker eran unos explosivos penetrantes subterráneos. Como su nombre indica, era un término genérico para una gran bomba que penetraba en estructuras defensivas construidas bajo tierra y explotaba después de forzar su camino hacia las estructuras, matando a quien estuviera adentro con alta eficiencia.

Su distancia de penetración variaba y, según las circunstancias, podía perforar sesenta metros de hormigón armado. Si bien una bomba antibúnker no era lo suficientemente fuerte como para volar la enorme terminal de la estación central subterránea de Charité en una sola explosión, dejar caer varias sería más que suficiente para destruir los núcleos de control.

Por cierto, aunque un destructor de búnkeres no se podía cargar en armas de superficie debido a los procedimientos de operación, sabían de su supuesta efectividad por una película de monstruos que les había dado el jefe de personal.

Era un pequeño cúmulo de información de los medios que se reproducían a diario en los televisores de la cafetería y del salón. Era un regalo bastante popular entre los 86, que carecían de este tipo de entretenimiento en su juventud.

Sin embargo, Lena negó con la cabeza.

— Las bombas antibúnker cuentan con una ojiva pesada y tienen que ser lanzada desde una altura muy alta para ganar velocidad, de modo que pueda usar esa energía cinética para penetrar. No podemos movilizar ningún bombardero para dejarlo caer cuando la Legión tiene la superioridad aérea de la zona.

Crenna frunció el ceño.

— Así es… Si dejas caer algo pesado desde lo alto, se hundirá en el suelo, pero si lo dejas caer desde una altura baja, ni siquiera dejará una marca, ¿verdad? Lo mismo pasa aquí. Las bombas antibúnker tienen que ser lanzadas desde lo alto para penetrar como lo hicieron en la película.

Agregó Raiden desde un lado.

— Oh…

Publicidad Y-M2

— Es por eso que nuestra única opción es atacar a nuestros Juggernauts…

Shiden esbozó una leve sonrisa.

— Me gusta. Oye, Cazador de Mujeres, hagamos una apuesta para ver cuál de nosotros elimina primero al Almirante: tu escuadrón Spearhead o mi escuadrón Brisingamen.

— Se supone que Brisingamen defenderá la base. ¿Piensas a abandonar tu misión?

Publicidad Y-M2

— Puedes dejarle ese trabajo al escuadrón Nordlicht del viejo ese. El deber de guardia en la superficie es demasiado aburrido para mí.

—… No me importaría defender el cuartel general, pero no me metan en sus tonterías…

Ambos ignoraron los murmullos de Bernault.

— No puedo permitir que una idiota que abandona su misión por capricho se encargue de la infiltración. Siéntate y vigila como un buen perro.

— Uuuh.

Susurró Seo. No vio el rostro de Shin, pero estaba extrañamente molesto con ella. Exhalando en voz alta como para cambiar de tema, Shin habló, con Shiden todavía sonriéndole.

— Sobre la ruta de infiltración de los túneles, hay unidades de la Legión en todos los carriles. Apenas se mueven, así que probablemente son Löwes o Stiers tendidos para una emboscada… ¿Tenemos alguna forma de lidiar con ellos?

Lena asintió con frialdad.

He pensado en una contramedida.

***

 

 

En la parte superior de las vías interiores de la séptima línea con forma de anillo de la estación central en Charité, en la oscuridad de los túneles que descienden al primer piso, un Löwe acechaba entre los escombros que habían sido llevados adentro. Cumpliendo su misión de mantenerse alerta por si hubiera un enemigo que puede llegar o no, se mantenía en guardia, sin cansarse nunca de su deber.

Le resultaba difícil incluso girar su torreta en este estrecho túnel de una sola pista, pero eso a su vez funcionó a su favor cuando se trataba de estar a la defensiva.

Los túneles estrechos significaban que el enemigo siempre vendría de una dirección y no podría esquivar hacia un lado. Y si el enemigo traía infantería, esta sería demasiado frágil; un solo proyectil multipropósito acabaría con todos.

Publicidad Y-AB

Incluso si el Löwe fuera destruido, la explosión del proyectil provocaría un derrumbe, y si el proyectil no explotaba, el enorme carcaza del Löwe impediría el avance del enemigo. Y mientras el enemigo estuviera ocupado tratando de eliminar el obstáculo, los refuerzos se le acercarían sigilosamente.

Era una posición firme, una en la que era poco probable que penetraran.

En ese momento, una luz brilló desde el otro lado del túnel que conducía a la superficie, seguida de fuertes vibraciones y un rugido atronador. Algo se acercaba a gran velocidad a lo largo de las vías circulares por las que acechaba el Löwe. Los sensores de Löwe tenían una capacidad de detección baja, pero aun así detectaron que era eso lo suficientemente pronto.

Simplemente se movió así de rápido. Avanzó con un estruendo agudo y característico que cortó el aire de este espacio cerrado, rodando por las vías de cabeza. Lo que apareció ante él era un tren subterráneo de diez vagones de aleación de aluminio con trineos en sustitución de sus ruedas, y su interior estaba lleno de escombros y madera de desecho.

Empujado por propulsores de cohetes, patinaba a lo largo de los rieles metálicos, dejando chispas a su paso mientras avanzaba a una velocidad asombrosa. Su peso de más de cien toneladas cayó sobre el Löwe de cincuenta toneladas. El Löwe resistió la enorme energía cinética por un momento.
Aunque sólo por un momento.

4.7 22 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios