Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 9

Capítulo 4: Llegada al Paraíso

Parte 1

 

 

Dormir, despertar, comer, hacer hilo, comer, holgazanear, dormir.

¿Es este lugar el paraíso?




¡Porque es todo lo que siempre quise!

“¿Y qué has estado haciendo exactamente mientras yo estudiaba mis colmillos?”

Ah. Vampy ha venido, con una vena a punto de petar en la frente, para arruinar mi paraíso perfecto.

“¿Por qué no estudias etiqueta y cosas así conmigo, ya que claramente no tienes nada mejor que hacer?”

Vampy sonríe mientras me arrastra a la fuerza fuera de la habitación.




¡Nooooo!

¡No quiero ir a la escuela!

Esto es un poco triste. Ni siquiera soy lo suficientemente fuerte como para separarme de Vampy.

¡Grrr! ¡¿Va a dejar de arruinar mi vida la pérdida de mis estadísticas?!




Así que me veo obligada a ir con Vampy.

Por cierto, si te estás preguntando por qué el bebé chupasangre pudo entrar en mi habitación, es porque justo después de que aquel rufián atacara mi habitación, ella entró y me atacó también a mí.

Sí, lo que he dicho. Ella no me consoló. Me atacó.

Claro, ella vino corriendo cuando oyó toda la conmoción, pero su primera respuesta fue sonreír como una ejecutiva malvada y decir, “Oh, bien. Ahora puedo entrar.”

Luego irrumpió directamente en mi habitación como si hubiese estado esperando por este momento, me miró fijamente y me dijo, “Espero que hayas aprendido la lección. No te atrevas a bloquear esa puerta de nuevo.”

Supongo que esta niñita no estaba demasiado contenta de que nos refugiáramos en mi habitación.

¡Tengo que obedecerla o me matará!

Riel y Fiel parece que se sienten del mismo modo, ya que se aferran a mis brazos temblando.

Una niñita que paraliza de miedo a otras niñas.

#Terrorífico.

Espera, ¡¿no son Riel y Fiel más fuertes que Vampy?!

¡¿Por qué VOSOTRAS DOS estáis asustadas?!

Pero en ese momento, nuestro terror nos hizo ceder ante la amenaza de Vampy.

¡Maldición! ¡Esto no se suponía que debía pasar!

Y ahora que nuestra habitación está abierta a visitas, Vampy ha empezado a venir a atacarnos siempre que tiene ocasión.

Sí, lo que he dicho. No a visitarnos. A atacarnos.

Si viene por la mañana cuando estamos haciendo hilo, interrumpe nuestro trabajo y se interpone en medio, y si viene durante nuestras tardes con su elegante hora del té, nos roba todos los aperitivos y pasteles.

Sin su guardián, Mera, cerca, ¡se ha convertido en una tirana!

Y ahora ha llegado a esto: secuestrarme por la fuerza.

Ni siquiera mi famosa personalidad bondadosa no podrá soportar mucho más de esto, ¿sabes?

Pero eso me lo estoy guardando para mí.

Estoy segura de que Vampy también se siente sola.

Ha sido separada de su estimado apoyo emocional, Mera, por no mencionar de su figura mentora, el Señor Demonio.

Nuestra vida juntas en la carretera era bastante animada, por lo que estoy segura de que el marcado contraste de la vida aquí la ha hecho sentir sola, y es por eso por lo que está arremetiendo así.

Sep, tiene que ser eso.

Pero no te preocupes. Aquí tu hermana mayor es súper bondadosa y súper paciente.

¡Puedo aceptar los caprichos egoístas de una niña muy bien!

Buah, soy tan endiabladamente agradable…

Y así comienza la aventura con mi nueva compi de estudios, Vampy.

… Em, disculpa. ¿Me puedo borrar ahora? ¿Qué? ¿No puedo?

¡Nai waaaa! ¡Esto apeeeesta!

Las lecciones regulares son una cosa. El Señor Demonios nos dijo todo tipo de cosas en el viaje, y a veces leíamos libros y estudiábamos y eso, así que entiendo la mayoría de lo que está pasando.

¿Pero el seminario de etiqueta? ¡Eso no es bueno!

¿Qué quieres decir con la forma correcta de caminar y comer y esas cosas?

Em, ¡Esto es super difícil!

Esto debe usar músculos diferentes de los que se usan normalmente al caminar, ¡porque me duele todo el cuerpo!

Y para los modales en la mesa, debes tener cuidado de todo tipo de mierdas mientras comes, ¡así que no puedes disfrutar de la comida adecuadamente! ¡No puedo llenarme hasta que no puedo más como solía hacer!




Si no voy a poder comer tanto durante el día, al menos quiero saborear los sabores mientras como, ¡pero ahora no puedo hacer ni siquiera eso!

¡¿Cómo puedes arruinar el COMER?!

Y ahora viene la horrible guinda del pastel—¡clases de baile!

¿Acaso tengo pinta de que pueda manejar ese nivel de ejercicio intenso?

¡¿Estás tratando de matarme?!

Así que para el momento en que Vampy me arrastra de regreso a mi habitación, soy la sombra de lo que era.

Si tuviera que hacer entrenamiento de combate y esas cosas además de esto, en serio que moriría.

Afortunadamente, el tutor privado de Vampy se ha dado por vencido conmigo antes de que las cosas del combate lleguen demasiado lejos.

Me pregunto si podré convencer a los otros profesores para que también me den por imposible.

Especialmente por los seminarios de modales.

¡Por cierto! Si me preguntas, modales es definitivamente lo que más necesita Vampy.

Como yo, Vampy ya ha aprendido muchas cosas del Señor Demonio, así que también le va bien en las lecciones normales.

También está la cuestión de nuestro conocimiento adicional por nuestras vidas anteriores, lo que significa que el cerebro de Vampy está a pasos agigantados por delante de otros niños de su edad.

El maestro incluso estaba entusiasmado de que fuera una niña prodigio.

¿Pero etiqueta? No tanto.

Obviamente nunca tuvimos que aprender modales de niñitas ricas en nuestro mundo, y el Señor Demonio nunca se molestó en enseñarnos, ya que ella tampoco es técnicamente una noble.

Mera de vez en cuando le daba al bebé chupasangre sermones simples sobre eso cuando tenía tiempo, pero tampoco en mucha profundidad. En todo caso, ese dúo vampírico siempre estaba más centrado en el combate que en la etiqueta.

Qué violentos.

Así que los modales de Vampy son apropiados para su edad, quizá incluso un poquito mejores.

A los niños nobles les inculcan la etiqueta desde que nacen, supongo. ¿No es aterrador?

Aunque creo que es impresionante que los modales de Vampy sean tan buenos como los de los verdaderos niños nobles que crecieron con todas estas cosas.

¿Yo?

Bueno, ¡ya me veo como si estuviera en la escuela secundaria!

La profesora de etiqueta me miró y dijo “¡Oh, Dios mío!” ¡¿Vale?!




¡Debió pensar que sería un placer enseñarle a una alumna que de algún modo aún no había aprendido modales a esta edad!

Em, ¿perdona? Ya sé que no lo parece, pero tengo la misma edad que Vampy, ¿sabes?

No dejes que mi apariencia te engañe.

¡Solo soy una dulce niñita!

Así que hazme las cosas un poquito más fáciles, por favor, y gracias.

5 26 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
16 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios