The Death Mage Who Doesn’t Want a Fourth Time (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: El Pueblo de los Ghouls

Parte 6

 

 

Con la ambición en su mente, Gaon el Kobold avanzaba en la delantera, y se dirigía a su aldea con sus compañeros, estaba luchando contra la tentación de rendirse y dejar caer su hacha, la cual tenía una gran empuñadura y una grieta en su filo.

Los Kobolds, junto con los goblins, pertenecían al popular grupo de demonios de bajo rango. El rango al que solían llegar era como máximo el rango dos y no poseían ninguna característica especial. Su raza era pequeña y su aspecto era el de un perro erguido en dos patas, incluso cuando alcanzaban la edad adulta, su estatura solamente llegaba al pecho de un hombre adulto promedio.




Sin embargo, eran tratados con mucho más cuidado que los goblins, ya que su raza formaba grupos de caza como lo hacían los perros y los lobos, por lo que en todos sus combates había una gran cooperación.

Mientras no hubiese especies con mayor rango en sus grupos de caza resultaban un buen oponente para los aventureros que iban a formar un equipo, ya que les permitía aprender a coordinarse en batallas grupales.

En un principio en este grupo de caza habían estado presentes varios miembros de rango alto. El mismo Gaon era uno de ellos, él pertenecía a la especie de rango cuatro ‘General Kobold’. 

Pero el líder de este grupo había sido un hábil mago Kobold, y el sublíder había sido un general kobold con más experiencia que Gaon. Sí, más experiencia.

Su líder, el mago kobold, soñaba con tomar el control de toda esta tierra que contenía el bosque donde vivía su grupo. Ya que el número de integrantes en su aldea había aumentado, y la nueva generación estaba subiendo rápidamente de rango, incluyendo a Gaon, de hecho todas sus principales especies estaban presentes en este grupo.




Para ello sentía que tenían que tener como objetivo el centro de este nido demoníaco. Esto se debía a que había muchos otros grupos de demonios alrededor de la aldea de Gaon.

Los que eran especialmente problemáticos eran los magos necrófagos que formaban enjambres de hasta cien individuos. Incluso si todo su grupo los atacaran todos a la vez no serían rivales para ellos. Además, los magos necrófagos eran seres atroces, ellos mataban y devoraban kobolds y goblins por igual.

Con el fin de ganar la competencia de supervivencia en contra de los Ghouls y tomar el control del denso bosque del nido demoníaco, necesitaban aumentar los números de su grupo de caza y sus rangos lejos del mundo dominado por los Ghouls.




Con el deseo de completar dicho objetivo, treinta kobolds dejaron la aldea en busca de esa nueva tierra. Su grupo incluía especies superiores como el ‘Kobold Mago’ que cumplía el papel líder, Gaon y el otro ‘General Kobold’, un Kobold Arquero y un ‘Caballero Kobold’. Aunque solamente fueran Kobolds, eran principalmente los que tenían los niveles y rangos más altos de la aldea.

Pero el grupo de treinta había quedado en el pasado, ahora solo quedaban diez miembros en su grupo.

“Kuhn”.

“Guauurr…”




Sus compañeros tenían más de una docena de heridas, estaban cubiertos de sangre y de barro, y sus orejas y colas estaban colgando flácidas. Tanto el ‘Kobold Mago’ que los lideraba en su momento como el ‘General Kobold’ no se veían por ninguna parte, ahora únicamente tenían al arquero cubriendo la retaguardia, al caballero kobold y solo otros kobolds básicos.

Se suponía que este grupo tenía suficiente poder para realizar un reconocimiento y retirarse con seguridad, incluso si se encontraban con un poderoso enemigo. Pero el enemigo que Gaon y sus compañeros habían enfrentado en las profundidades del nido demoníaco había sido un enemigo que excedía sus expectativas de lo que era un ‘poderoso enemigo’.

Se habían encontrado un grupo de Orcos.

Era un grupo de Orcos de rango tres, un demonio con excelente ataque, fuerza y vitalidad. Sin embargo, se decía que eran muy tontos y que tenían una inteligencia mínima que solamente les permitía utilizar palos como sus armas.

De hecho, si solo se hubiesen encontrado con unos pocos orcos entonces hubiera sido una oportunidad para que los Kobolds pudieran obtener presas, experiencia y comida.




Sin embargo, se habían encontrado un grupo de diez orcos. Su grupo estaba bien armado y estaban dirigidos por un Orco General y un Orco Mago, portaban armaduras y armas razonablemente sólidas.

Además, iban acompañados por goblins y kobolds que probablemente habían esclavizado.

Como resultado de su encuentro, los kobolds lograron derrotar a varios Orcos, goblins y kobolds esclavos, pero al mismo tiempo perdieron a muchos de sus compañeros incluyendo su líder y sublíder.




Si sus compañeros no hubieran muerto, todos habrían sido capturados y esclavizados por los Orcos.

Sin embargo, Gaon al menos hubiera quedado un poco feliz de que hubieran permanecido con vida.

“Wah-uhn”.

‘¿Qué hacemos ahora?’ Gaon dejó caer sus orejas y jadeó lleno de ansiedad.

Cuando llegó a su aldea todo lo que quedaba era un joven kobold, una hembra fuerte y un niño. También pudo ver a un Caballero Kobold y a un Kobold Aprendiz de Mago cumpliendo el papel de guardias, pero al verlos Gaon pensó, ‘¿En qué momento la aldea se redujo a esto?’.

Un kobold llegaba a la etapa adulta tan solo unos pocos meses después de su nacimiento. Y en ese momento ya serían capaces de lidiar con la cacería diaria. Pero eso no significaría que podrían enfrentarse a seres como los Orcos que habitaban cerca del centro del nido demoníaco o con los otros demonios que habitaban esa región. Por eso Gaon no pudo evitar pensar, ‘¿No nos queda otra opción que reagruparnos y vivir en las brechas entre los territorios de los poderosos demonios?’

“Gurururu”.

Eso era una humillación insoportable para Gaon, que una vez llegó a estar lleno de ambición. Pero ahora no podía evitar la desesperación que involucraba esa apuesta con resultados totalmente desconocidos.

“¡¡Gurrrr!!”

“¡¿Guarr?!”

Sus compañeros de repente empezaron a hacer mucho ruido. Cuando Gaon levantó la vista para ver qué ocurría, pudo ver a un enorme orco corriendo hacia ellos. No, era un Jabalí Loco.

“¡Boogiee-yeee!”

El jabalí que se les acercaba era una bestia sanguinaria y voraz que había devorado a numerosas presas, y que al derrotarlas había logrado subir su rango hasta convertirse en un poderoso monstruo. El rango del jabalí era el mismo que el de Gaon, rango 4, y era un oponente más que digno, pero ahora que Gaon se encontraba cubierto de heridas y muy fatigado, le era difícil pensar que podría lograr luchar contra él de manera uniforme.

Además, su cabeza de cerdo parecida a la de los orcos, no dejaba de traerle recuerdos de su derrota, y de la cual aún no se había logrado reducir la presión.

Gaon trató de gritarle a sus compañeros, que se habían quedado confundidos y paralizados, que huyeran. El jabalí loco era sólo un gran jabalí, podía ganar un fuerte impulso en línea recta, pero no podía realizar giros cerrados. Si corrían ahora incluso estando heridos, serían capaces de sobrevivir.

(Sí, se dirige a este lugar. Pero, ¿y ahora qué?)

Para cuando Gaon se dio cuenta ya había superado a sus compañeros y corría directo hacia el Jabalí Loco.

“¡Guar, gaur!”

Está dictado que el miembro más fuerte es el que tiene que liderar a la jauría. Entonces ahora que él era líder, no podía detenerse y vacilar haciéndose preguntas como ‘¿Qué debo hacer?’

Tenía que dirigir a su jauría y decidir de antemano que tenían que hacer para que ellos lo hicieran.

“¡Gyeeee!”

“¡Guarrrrr!”

El Jabalí Loco y Gaon intercambiaron rugidos estremecedores cuando chocaron de frente.




El jabalí había venido corriendo a toda velocidad con el deseo de atropellar y matar. Pero Gaon saltó por encima de su cabeza y bajó su agrietada hacha intentando un ataque con todas las fuerzas que pudo reunir. 

Con un golpe sordo, el cráneo del jabalí loco y su hacha se rompieron.

Gaon nunca había tenido éxito cuando intentaba activar sus habilidades marciales [Arte del Hacha] y [Cortador de Hierro], hasta que lo logró ahora, al último segundo. Con ese impacto, el Jabalí loco perdió el brillo de sus ojos y cayó al suelo temblando.

“¡¡¿Guaaarrrrrr?!!”

“¡Guar, guur, guar, gurr!”

Gaon le gritó a sus compañeros mientras se paraba por encima de su nueva presa, mientras ellos quedaron aturdidos al ver su actuación.

“¡Guauu! ¡Guaagurrr!”

(¡Compañeros, miembros de mi jauría, ¡Dense un festín con esta presa! Cómanselo y recuperen fuerzas, ¡Vuélvanse guerreros capaces de cumplir mis ambiciones!)

El aullido heroico de Gaon trajo de vuelta a la realidad al resto de los Kobolds, quienes habían perdido su moral a causa de la anterior derrota y los llenó nuevamente de espíritu de lucha.

En ese momento había nacido su nuevo líder… No, un ‘Rey’ había nacido de una jauría de Kobolds.

 

 

NOVA: Revisado y corregido

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios