The Death Mage Who Doesn’t Want a Fourth Time (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: El Pueblo de los Ghouls

Parte 4

 

 

“Ahora, como ya te había dicho más temprano, hoy te enseñaré sobre hierbas, hongos y plantas”.

Ese día Zadiris había sacado a tres jóvenes del pueblo.




“Gran anciana, si se trata de hierbas comestibles y hierbas medicinales, todos sabemos sobre ellas, ¿Cierto? Además, ¿Por qué tenemos que dejar el asentamiento y acercarnos al borde del Nido Demoniaco?”

Birde, era quien a menudo expresaba la opinión de estas tres jóvenes, por lo que era ella quien debía hacer estas preguntas. De hecho, a estas tres jóvenes ya se les había enseñado sobre las plantas comestibles alrededor de la aldea.

Sabían lo suficiente para elaborar medicinas y alimentos de emergencia que pudieran comer cuando escaseaban las presas.

Sin embargo, en la vida había situaciones donde saber lo ‘suficiente’ para cada día se volvía insuficiente. Y Zadiris lo sabía muy bien.

“Eso es cierto. Pero si por alguna razón tenemos que abandonar la aldea, ¿No te parece razonable conocer más plantas que las que solo crecen en los alrededores de ella?”




Cuando Zadiris la amonestó con una mirada estricta, las tres jóvenes incluyendo a Birde, asintieron con sus cabezas mientras contestaban, ‘Ya veo’.

La vegetación en el mundo interior de los nidos demoníacos a menudo era diferente, especialmente cuando dichos mundos eran densos, con junglas y selvas donde la vegetación era espesa en cualquier dirección. Para los que no sabían mucho sobre el tema, no parecía que hubiese mucha diferencia significativa con el exterior a primera vista. Sin embargo, los expertos habían descubierto que por cada kilómetro recorrido se podrían encontrar diferentes tipos de musgos y helechos similares, pero a la vez diferentes tipos de plantas de enredaderas que prosperaban por los bosques.

En algunos casos, los árboles podían pertenecer a la misma especie y al mismo tiempo tener hojas de colores diferentes con rangos de distancia diferentes. Zadiris ya sabía cuántos tipos de plantas podían utilizarse para preparar el mismo medicamento usando hojas y sabía cómo usarlos como ingredientes solamente por el color.

“Para algunos casos no conozco todas las plantas que se pueden utilizar, y para otros casos puede que tenga o ustedes tengan que descubrir nuevos tipos de plantas por su cuenta. Pero si aprenden lo que yo ya sé, les tomará menos tiempo averiguar para qué sirven, que aprendiendo todo por su propia cuenta.. ¿Ahora sí comprenden la importancia de esto?”

“¡Sí, gran anciana!”

Zadiris asintió y sonrió con satisfacción al ver que Birde y las demás respondían al unísono.

Cuando vio la sonrisa de Zadiris, Birde pensó, ‘No creí que fuera a hacer esa expresión. Qué linda’.

“Sabía que la gran anciana Zadiris era muy linda. ¡Quiero acariciarle la cabeza!”

“Cuando la miras a los ojos, no puedes evitar ceder ante ella”.

“Ella era como mi hermana. Porque ella se comportó como una hermana mayor cuando yo estaba pequeña”.

De ese modo, las tres jóvenes se susurraron la una a la otra lo tierna que era Zadiris. En su mente Zadiris desconocía los pensamientos de las jóvenes, pensaba que estaba liderando a las jóvenes con su dignidad de gran anciana y el conocimiento que había acumulado hasta ahora. Ella les hablaba mirándolas directo a los ojos, por el simple hecho de que era más pequeña que Birde y las otras jóvenes, esto es lo que hacía natural sus reacciones.

Sin embargo, en realidad Zadiris era tratada como una media mascota en la aldea.

Esta tendencia estaba aumentando cada vez más, ya que la magia en la que Zadiris había sido fuerte durante la última década se estaba debilitando con su edad, algo que la había hecho menos útil en la aldea.

“Miren, ¡Ni siquiera puede escuchar nuestros susurros!”.

Y debido a su edad, sus oídos estaban un poco sordos, así que tampoco podía escuchar los susurros de Birde y las dos chicas, de hecho no sería consciente de muchos de los ruidos bajos de los que debió estar atenta hoy.

Entonces el grupo de cuatro, incluyendo a Zadiris dejó la aldea, ellas se dirigieron al perímetro del nido demoníaco mientras iban derrotando a demonios débiles como los goblins que aparecían durante su camino.

Básicamente, dentro de los nidos demoníacos los demonios se iban debilitando a medida que se acercaba el borde exterior. Por eso era casi imposible que se encontraran con enemigos fuertes como los Jabalíes Locos y los Osos Carmesí de rango 4 en los bordes exteriores, siempre y cuando no se alejaran de la aldea por el camino equivocado.

Por lo tanto, las áreas que bordeaban el nido demoníaco podían ser relativamente seguras para la recolección de plantas.

Sin embargo, es importante señalar que los Orcos y otros demonios que tienen como objetivos a las mujeres aventureras, les gusta establecer sus propias aldeas fuera de los límites de los nidos demoníacos.




(Bueno, no he visto ningún Orco en esta zona desde hace unos diez años, así que no debería haber ningún problema.)

A los orcos no solo les gustaba atacar a la raza humana por sus mujeres, sino también a otras razas como la de Zadiris y Birde, por lo que debían tener cuidado. Sin embargo, no eran demonios que aparecían tan comúnmente como los goblins.

“Gran anciana, ¿No habría sido mejor traer a Basdia? ¿Podemos confiar solo en ti?”

“La fuerza de esa chica es igual a la de los hombres de la aldea”.

“Sé que Basdia se encuentra ahora mismo cazando con los otros cazadores. Me enorgullecería que mi hija me acompañara, pero sé que no volverá hasta mañana como muy pronto”.

Basdia era más joven que las tres jóvenes que guiaba Zadiris, de hecho era incluso más joven que Birde. Pero ella no fue bendecida con cualidades mágicas, sino que nació dotada con las mismas artes marciales que practicaban los hombres. Pero se había convertido en una gran guerrera, empuñando un hacha y cazando presas.

Basdia siempre había sido una buena hija, pero su forma de ser no evitaba que Zadiris se preocupara mucho por su futuro.

Sin embargo, se podía decir lo mismo de Birde y sus compañeras, que  ocasionaban que ella también se preocupara por sus futuros.

‘Sería bueno que no pierdan el tiempo esperando la ayuda de alguien que no está cerca’, eso fue lo que les les había dicho Zadiris, para después motivarlas diciéndoles, ‘Tienen que aprender desde ahora a derrotar monstruos más débiles por su propia cuenta sin que dependan de la magia’. Para ellas el poder mágico era limitado. Especialmente cuando no podían obtener bastones mágicos de alta calidad y piedras mágicas como los aventureros.

Después de todo, los jóvenes tendían a querer priorizar el desarrollo de sus fortalezas por encima de sus debilidades. No era un error que hicieran eso, pero el mérito que podrían lograr con ese enfoque por sí solo tendría un límite en un momento dado.

Zadiris había entendido esto por sí misma, esa era la razón por la que ella encontraba tan importante enseñarles que tuvieran algo en que confiar más que en buenos amigos.

“Si escogen ese camino, puede que ni siquiera puedan ir a cazar si solo desarrollan sus capacidades mágicas como lo hice yo. Ustedes no deben terminar como yo”.

“““Sí”””.

Les estaba enseñando con mucho empeño, pero solo seguía recibiendo respuestas bruscas. Zadiris tampoco se iba a enfadar por eso, porque eso era lo que pasaba con los jóvenes.

(¿Debería pedirle a Vigaro que entrene a las jóvenes también?)

Cuando reflexionaba para sí misma, no pudo evitar recordar el rostro de la ‘persona’ que casi se había convertido en el jefe de la aldea.

Y como Zadiris no las podía estar sermoneando continuamente, decidió enseñarles sobre las plantas como estaba previsto.

“Miren, esta hierba puede ser aplastada y aplicada en las heridas para detener supuraciones, sus raíces pueden ser tostadas para elaborar una medicina que baja la fiebre, y su fruto puede ser pulido y puesto a secar al sol para elaborar un repelente de insectos”.

“Nada de lo que les explico pertenece a la [Alquimia], y en comparación con objetos mágicos y la magia, sus efectos son mucho menores. Sin embargo, es algo que cualquiera puede hacer siempre y cuando conozcan los ingredientes y los métodos. Por ello, tienen que recordarlo correctamente”.

“““¡Sí, Gran anciana!”””

Zadiris asintió con satisfacción al escuchar las respuestas de las jóvenes y ver como mejoraba la actitud de Birde y sus compañeras. Las plantas sobre las que les estaba enseñando eran un sustituto para tratamientos curativos con efectos tan bajos que un alquimista humano o un curandero ni siquiera voltearían a mirarlo.

Sin embargo, eso no significaba que solo por sus efectos tendrían que ir a un pueblo humano y saquearlo para obtener mejores cosas. Era más apropiado obtener y elaborar lo que pudieran con lo que tenían a mano.

Este era el secreto de la supervivencia. Por supuesto, Zadiris tampoco negaba el esfuerzo que realizaban otros por ampliar el alcance de sus medicinas.

(Ya soy demasiado vieja para hacer ese tipo de esfuerzos. Le dejaré ese tipo de cosas a la generación más joven. Ahora, debería hablarles sobre los hongos que producen esporas que los Jabal—¡¡¿ ?!!)

El sonido del crujido y del chasquido causado por una ramita llegó a los oídos que se suponían ya estaban sufriendo de sordera, ¿Fue eso una señal de buena suerte para Zadiris y sus estudiantes? ¿O fue resultado de una desgracia que no estaba lejos?

“¡¡Grua!!”

Sin siquiera mirar a la fuente del sonido, Zadiris levantó la voz como una bestia. El grito era en realidad un lenguaje que se transmitía en su raza, un lenguaje que utilizaban para la batalla. Para ellos ese lenguaje no era adecuado para sus conversaciones diarias, pero les era útil para comunicarse en medio de una emergencia.

El grito de Zadiris significaba ‘Ataque enemigo’. Por lo que Birde y sus compañeras comenzaron a cantar hechizos y a preparar sus espadas cortas.

“¡Jeh! ¡Parece que se dieron cuenta!”

“¡Mira lo que hiciste, jodiste todo!”

A Zadiris le pareció oír múltiples voces masculinas que venían de más allá de los arbustos, cuando de repente, flechas y piedras volaron hacia ella y sus estudiantes.

Fueron claramente disparadas de forma apresurada y con mala puntería, pero ella y sus estudiantes pudieron esquivarlas de manera fluida y rápida. Pero cuando Zadiris y sus estudiantes vieron el aspecto de los hombres, un escalofrío les recorrió la espalda.

(¡¿Aventureros?! ¡¿Y son cinco?!)

No habían aparecido goblins o Kobolds, sino cinco aventureros. Todos ellos eran hombres, tres guerreros con armaduras metálicas, un hombre que parecía ser un explorador con un arco corto, y otro hombre que parecía ser un mago llevando un bastón

“¡Si tienes tiempo para andar quejándote, ¡Entonces rodéalas rápidamente!”

“¡No las dejen ir!”

Los aventureros trataron de cortarles la retirada a Zadiris y sus estudiantes, mientras discutían entre ellos. Con esa discusión y juzgando sus movimientos, Zadiris determinó que las habilidades de ese grupo de aventureros no debían ser tan buenas. Además, sus armaduras y armas destacaban por sus marcas de reparación, y ella también podía ver de un vistazo que esos objetos eran o bastante viejos, o de mala calidad.

Ella no sabía si sus aspectos se debían a que habían fallado en alguna solicitud o si se veían así por perder apuestas y estar bebiendo alcohol, pero por algunos detalles que pudo captar ese grupo claramente había estado comiendo. De hecho, uno de ellos les estaba lanzando piedras con sus propias manos sin usar un cabestrillo.

En términos de aventureros en su conjunto, estos hombres eran probablemente del rango más bajo.

(De todas las cosas que nos pudimos encontrar, encontrarnos con aventureros que raramente vienen en esta época del año, ¡Y con cinco de ellos!)

Sin embargo, para Zadiris y sus estudiantes ellos eran fuertes oponentes.

En primer lugar, estaban superadas en número, y los aventureros tenían tres vanguardias, mientras que en el grupo de Zadiris no había ni uno solo. En segundo lugar, sólo parecían tener un mago, pero si eran acorraladas por los guerreros y ese mago empezaba una batalla mágica caerían en una desventaja abrumadora.

Y lo peor de todo, es que estos aventureros tenían sus ojos puestos claramente en Zadiris y sus estudiantes.

(No pensé que habría tanta demanda de materiales de nuestra raza entre los aventureros.)

A pesar de todos los conocimientos de Zadiris, los aventureros arrastraban sus miradas por su cuerpo y los cuerpos de sus estudiantes con los ojos de bestias hambrientas. Era muy poco probable que las dejaran escapar.

“¡Gurrrrr, Gah!”

“““¡Grr!”””

Al mismo tiempo que Zadiris les daba instrucciones en su lenguaje de combate, comenzó a cantar un hechizo.

“¡Rápido! ¡Muévanse, muévanse! ¡Está cantando un hechizo en ese lenguaje especial que solo suenan como los rugidos de una bestia!”

“¡Hazlo antes de que termine!”

“¡Tira la red!”

El mago, que parecía conocer el lenguaje de combate de Zadiris, gritó su advertencia, y en respuesta dos de los guerreros de la vanguardia arrojaron rápidamente las redes que habían escondido detrás de sus escudos.

El pícaro y el guerrero restante dispararon cada uno una flecha y un cuchillo.

En respuesta, el hechizo de Birde causó un viento furioso, haciendo rebotar las redes de los aventureros, y lanzando las flechas y cuchillos fuera de su trayectoria de manera significativa. Al mismo tiempo, el destello de magia liberado por Zadiris cegó la visión de los aventureros.

“¡Ahhhh!”

“¡Perra, mis ojos!”

“¡Aah!”

Las jóvenes siguieron las instrucciones de Zadiris, y después de que escucharon los gritos de los aventureros, Birde y sus dos compañeras corrieron de regreso a la aldea. El joven jefe llamado Vigaro se encontraba allí. Si lograban escapar con éxito, estarían a salvo.




(¡Ahora, escapemos!)

Pero Zadiris corrió en dirección opuesta a sus estudiantes, directo hacia los aventureros. Se deslizó por un costado de uno de los guerreros que estaba luchando por desenredarse de la red que había estado a punto de lanzar, y pateó al mago que aún estaba tapándose los ojos, luego continuó corriendo en dirección opuesta a la aldea.

“¡Gaarrhh!”

Zadiris les gritó a las jóvenes que continuaran corriendo mientras ella se encargaba de llamar la atención de los aventureros.

“¡Maldición! ¡Vayan tras ellas! ¡No pueden escaparse!”

“¡No persigamos a las otras! ¡Persigamos a la perra que salió corriendo!”

Entonces los aventureros enfocaron su atención en Zadiris, tal y como ella había esperado.

“¡¿Por qué no vamos a perseguir a las que se escaparon?! ¿No sería mejor perseguir a tres en lugar de a una sola?”

“¿Acaso no viste a dónde corrieron? Ellas huyeron a las profundidades del nido demoníaco, ¿Qué planeas que hagamos si perturbamos el nido?”

Los demonios y monstruos no actuarían como aliados de Birde y sus compañeras, pero era completamente seguro que actuarían primero como enemigos de los aventureros. A medida que profundizaran en el nido más demonios y monstruos irían apareciendo, con rangos cada vez mayores, y sería muy difícil para ellos perseguirlas mientras estaban alerta de todos ellos.

“¡Pero entonces no obtendremos los beneficios planeados!”

Uno de los guerreros seguía gritando frustrado mientras perseguía a Zadiris, tal y como se lo habían ordenado el resto de sus compañeros.

“¡Eso no será un problema! ¡Esa pequeña hermosura es un mago! ¡Ella sola se puede vender por más dinero que las otras tres juntas!”

“¿Qué? ¿Estás seguro de eso?”

“¡Claro!”

El hombre que parecía ser el mago del grupo parecía haber notado que Zadiris también era una maga. Con eso, cualquier insatisfacción que hubiese podido haber quedado en alguno de ellos fue eliminada, y procedieron a perseguir a Zadiris aún más fervientemente.

“¡Rápido, se fue por allí!”

“¡Más rápido! ¡No podemos dejarla ir!”

“¡Pero tengan cuidado, ella es una maga, es una especie de rango superior! ¡No bajen la guardia!”

“¡¿Quién demonios les dijo que fueran tan descuidados?! ¡Recuerden que si no la atrapamos, no sobreviviremos el invierno!”

Todos los aventureros continuaron persiguiendo a Zadiris, tal y como ella quería. Pero la persecución fue un poco más allá de sus expectativas, los aventureros habían sido implacables en no dejarla escapar.

(Mmm, ¿Cómo pudieron ver tan rápido a través de mi ilusión y seguir sin darse por vencidos después de ese ataque? ¿Los subestime?)




Zadiris procedió a lanzar un hechizo de ilusión del atributo luz mientras huía, pero fue rápidamente anulado cuando le lanzaron una piedra desde atrás, y aunque trató de detenerla y enviarla de regreso con su magia del atributo viento, fue rápidamente bloqueada por los escudos de los guerreros y esquivada por el mago.




(Tsk, parece que si me detengo y lucho ahora, no tendré ninguna oportunidad de ganar.)

Cuando Zadiris estaba en su apogeo, podía luchar contra cinco aventureros ella sola y aun así tener la posibilidad de ganar, aunque no saliera ilesa. Sin embargo, ahora era imposible.

“Jaaa, jaaa, jaaa”

Al contrario, el aliento de Zadiris era rápido y jadeante, como si fuera un perro o algo así. Su corazón latía rápidamente y no podía detenerse a luchar en esas condiciones.

(¡Ya casi no puedo respirar! Mi magia también se está agotando. Después de todo, no se pueden vencer las olas de la vejez.) 

Una flecha pasó volando justo a la izquierda de Zadiris mientras se lamentaba de su condición. Y cuando uno de los aventureros la tenía en la mira para su siguiente tiro, Zadiris giró reflexivamente a la derecha.

“¡¿Ah?!”

Tan solo tres segundos después de eso, un pie apareció de la nada y la pateó. Ella no pudo evitar caer en dirección a un acantilado. Este era un pequeño acantilado en la frontera entre el bosque del nido demoníaco y el exterior mismo. Si una persona cayera, no moriría, en realidad era un acantilado con la altura suficiente como para saltarlo fácilmente.

Sin embargo, en esta ocasión su altura resultaba fatal.

Zadiris, que había perdido su equilibrio por culpa de la patada, terminó cayendo como una pelota, rebotando y rodando por la ladera del acantilado. 

“¡¡Ughh!!”

Rodó bruscamente hasta detenerse tendida en el suelo. Intentó levantarse, pero no pudo reunir fuerzas en sus brazos y piernas. Su vida estaba corriendo un gran peligro, y no quería escuchar a su cuerpo gritándole que necesitaba descanso.

Podía respirar libremente, pero el hecho de estar fuera del nido demoníaco ya le estaba pasando factura. Zadiris no podía evitar pensar una vez más que la vejez ya le estaba pasando factura.

“Jaaa, pero todo estará bien. La muerte de una sola persona no significa la extinción de nuestra raza”.

(El siguiente jefe de nuestra aldea será Vigaro. En la aldea también hay otros hombres en los que se puede confiar. Y logré que escaparan las jóvenes de la siguiente generación.)

(No creo que me haya ido tan mal durante estos últimos diez años. Es mejor si muero antes de convertirme en una anciana senil.)

En la distancia Zadiris podía escuchar el sonido de múltiples risas y pasos aproximándose a ella. Eran los aventureros. Seguro que intentarían matar a golpes a Zadiris, le extraerían su piedra mágica y recolectarían partes de su cuerpo como materiales.

La verdad ya no le importaba, Zadiris antes había hecho cosas similares innumerables veces. Había matado aventureros en varias ocasiones, aunque no de una forma tan agresiva.

(Yo no les guardaré rencor. Espero que tú hagas lo mismo, hija.)

Zadiris cerró los ojos tranquilamente y puso sus manos sobre su estómago, pero los aventureros la patearon y la hicieron acostarse sobre su espalda. 

Si la iban a matar a puñaladas, ¿Por qué la iban a apuñalar de frente? Zadiris abrió los ojos con curiosidad, y las sonrisas llenas de amabilidad de los aventureros se reflejaron en sus ojos.

The Death Mage Who Doesn't Want a Fourth Time Volumen 1 Capítulo 4 Parte 4 Novela Ligera

 

“Oye, me lo estuve preguntando mientras la perseguíamos, pero ¿No te parece que tiene un cuerpo de primera?”

“¿En serio? Yo preferiría que se viera un poco más madura”.

“A mí no me interesan sus gustos. Lo que me importa es si se puede vender a un buen precio”.

Zadiris al escuchar la palabra ‘vender’ se había imaginado que estaban tratando de examinar el ‘material’ antes de matarla, pero pronto descubriría que no era eso a lo que se referían.

“Las hembras de esta raza se pueden vender a buenos precios a los esclavistas de los mercados negros. Gracias a ‘eso’, nos será más fácil superar este invierno”.

Los aventureros no habían perseguido a Zadiris para matarla, extraerle la piedra mágica y materiales mágicos de su cuerpo, en realidad planeaban capturarla viva y venderla a un traficante de esclavos.

Los ojos de Zadiris no pudieron evitar abrirse de par en par al ver que no estaban bromeando. No podía evitar que la mataran una que vez que había sido derrotada, pero no podía permitirse ser esclavizada y ser utilizada hasta el día de su muerte.

“¡¡Malditos!!”.

“Oh, ¿Conoces nuestro idioma? Y también eres una maga, parece que ahora podremos venderte por un precio aún más alto que el del mercado”.

Los aventureros al ver los ojos brillantes y la vitalidad de Zadiris, sus sonrisas no pudieron hacer más que aumentar. Ella se las arregló para convocar el poco poder mágico que le quedaba y trató de llevarse al menos uno de ellos a la muerte con ella, pero uno de los aventureros le clavó un cuchillo.

“¡¡Kyaagggrrrhhh!!”

Tan pronto como eso ocurrió, un intenso dolor recorrió todo el cuerpo de Zadiris.

Sus ojos se volvieron blancos y no pudo contenerse de gritar como una niña.

“¿Te duele? Parece que tu raza es bastante resistente al dolor, pero este cuchillo está encantado con el hechizo ‘Dolor’, y cuando te lastimas con este cuchillo, sentirás tres veces más dolor de lo normal”.

“El bandido que atrapamos la última vez fue cortado ligeramente con este cuchillo y se puso a llorar y a vomitar en la ubicación de su escondite”.

“Kyaggrrhh… jaaa… jaaa…”

Cuando Zadiris se recuperó un poco del intenso dolor, su energía restante se drenó con las lágrimas que derramaba sin darse cuenta.

“Oye, ¿Vas a hacer eso de todos modos? Entonces podemos disfrutarla antes de venderla, ¿Verdad?”

“Bien, pero no sean demasiado duros con ella. Háganlo y terminen rápido con ello, no queremos que nos encuentren más demonios”.

Uno de los aventureros se agachó sobre ella y comenzó a desnudarla. Los pechos marrones grisáceos expuestos de Zadiris fueron agarrados por el aventurero de nariz aguileña, sin embargo, él no obtuvo la respuesta que esperaba de ella.

“Tsk”.

Como quedó insatisfecho con su reacción, el hombre intentó mover el cuchillo enterrado en el abdomen de Zadiris.

“¡Hye!”.

Zadiris iba a comenzar a gritar cuando pensó que experimentaría el mismo dolor severo una vez más, pero…

“¡¿Arrghh?!”

El grito que se escuchó parecía pertenecer al hombre con el papel de pícaro, el único del grupo que se había mantenido alerta de cualquier monstruo o demonio que pudiera salir del nido demoníaco.

Cuando los otros voltearon a verlo, vieron que había una flecha enterrada en la espalda del ladrón. Zadiris pensó que uno de sus conocidos del pueblo había venido a ayudarla finalmente. Y los aventureros parecían haber pensado lo mismo.

“¡¿Vinieron a ayudar a esta hembra?!”

Los guerreros del grupo de aventureros, incluido el hombre que se había agachado encima de Zadiris, se prepararon y sacaron sus armas mientras no apartaban sus ojos del bosque. Pero el mago con túnica les gritó mientras sacaba la flecha alojada en el cuerpo del pícaro.

“¡Idiotas! ¡No vino del bosque, vino de atrás!”

Desde la dirección en la que estaba mirando el mago, provenía un ligero ruido, y cuando se voltearon a observar pudieron ver un carruaje acercándose a una velocidad vertiginosa, y a un grupo de bestias de hueso corriendo junto a él.

“¡¿Qu- Son monstruos no-muertos! ¡¿Por qué vienen de las praderas y no del nido demoníaco?!”

“¡Y yo qué sé! ¡Miren, parece haber alguien que porta arco y flechas! ¡Así que ponte al frente!”

El pícaro, que escapó de una herida fatal gracias a su armadura de cuero, le gritó a los guerreros del grupo que estaban muy disgustados por el cambio en la situación, y luego se bebió una poción.

Entonces, mientras el grupo de aventureros intentaba cubrir a su compañero herido comenzaron a ponerse en posición, cuando vieron a Vandalieu y sus compañeros atacándolos. El hombre óseo preparó una segunda flecha y la disparó, pero esta fue evitada por el pícaro. Fue algo que no se pudo evitar, después de todo, la habilidad de [Arquería] del hombre óseo solo estaba en el nivel uno.

Había muy pocos medios para evitar que los ataques a distancia fallaran. Por eso Vandalieu pensó en hacer que Saria y Rita también aprendieran a usar el arco.

Mientras Vandalieu pensaba en eso, continuó escondido en la parte trasera del carruaje, hasta que le lanzó un hechizo al mago que parecía estar lanzando el suyo.

‘…[Barrera de Absorción Mágica]’

Una nube de magia negra voló hacia el mago. Él rápidamente trató de protegerse utilizando algún tipo de hechizo defensivo, pero la nube de magia negra absorbió todo el poder mágico de sus hechizos y lo neutralizó.

“¡Ugh! ¡¿Whoa?! ¡Ese carruaje fantasmal, puede utilizar una extraña magia! ¡¿Qué rayos es esto?!”

La concentración de poderes mágicos de color negro envolvió al hombre en forma de cúpula, pero incluso cuando eso pasó el mago no recibió ningún daño.

“¡Rápido, lanza un hechizo!”

La vanguardia formada por los guerreros del grupo, armada con espadas, lanzas, hachas y escudos, dio un paso al frente para interceptar el ataque de los no-muertos, pero en el siguiente instante, su formación de combate casi establecida fue ‘aplastada’ significativamente.

“…¡Jajajaja! ¡Si no se mueven, los aplastaré!…”

Sam, sosteniendo las riendas del carruaje fantasmal, les gritaba mientras hacía que el carruaje acelerara más. El caballo con el aspecto de una nebulosa blanca relincho mientras se acercaba a ellos a gran velocidad.

“…‘[Asalto]’…”

“¡¡Corran!!”

Cuando el hombre que portaba el escudo gritó, todos los aventureros saltaron para quitarse de la dirección en la que se movía Sam. No importaba cuanta defensa tuvieran, ni tampoco cuantas habilidades de artes marciales de tipo escudo como [Escudo de Piedra] y [Muralla de Piedra] conocieran, sería imposible que lograran detener el carruaje de tres caballos convertido en un no-muerto y poseído por Sam, mientras este utilizaba las habilidades [Conducción a Alta Velocidad] + [Asalto].

Gracias a su rápida huida todos los aventureros del grupo lograron evadirlo, y Sam logró hacer un giro en forma de semicircunferencia para quedar a solo dos metros de los dedos de los pies de Zadiris. Esta fue otra maniobra que únicamente fue posible gracias a que el caballo espiritual también era en realidad parte del cuerpo espiritual de Sam.

El interior del carruaje normalmente se sacudiría, pero gracias a la habilidad [Resistencia a los Impactos], todo en el interior menos Vandalieu se mantuvo en sus posiciones.

“¡Gaarrrhhh!”

“¡Guoooww!”

Luego, cuando los aventureros perdieron sus posiciones y su formación de batalla, los lobos, los monos y el oso óseo los atacaron. Aun en desventaja, los aventureros demostraron tener buenas habilidades, logrando reposicionar sus armas y evitar el primer ataque, respectivamente.

“¡Gyyyyyeeeeeee!”

“Kahkah, kohkahkah”

Al ataque también se sumaron las afiladas garras del ave fantasmal en un ataque desde arriba y el hombre óseo que saltó desde arriba del carruaje en un ataque desde la retaguardia, con ellos y sin mencionar la inferioridad en armamentos, el aroma de su derrota ya había impregnado el aire.

“¡No puede ser! ¡¿Por qué hay demonios de rango tres fuera del nido demoníaco?!”

“¡¿Y cómo voy a saberlo?! ‘[Flash]’ ”.

“¡Oye! ¡¿Todavía vas a seguir sin brindarnos magia de apoyo?!”

Los tres guerreros habían logrado lidiar con los ataques de sus oponentes, uno logró bloquear la pata delantera del oso aun cuando la misma llevaba tanta fuerza como para destrozar su escudo, el segundo logró evadir uno de los ágiles ataques de un mono óseo utilizando una habilidad de espada llamada [Flash], y el último se puso a gritarle al mago que desde el comienzo no los había apoyado.

“ ‘Llamas’, reúnanse en mis manos… ¡¡No funciona!! ¡¡Mi poder mágico, mi poder mágico es absorbido cada vez que lo invoco por esta cosa y no puedo utilizar mi magia!!”.

El mago ya había estado intentando lanzar sus hechizos sin que se lo tuvieran que decir, pero cada vez que invocaba el poder mágico en su cuerpo, terminaba siendo robado. Este era el efecto de la habilidad [Barrera de Absorción Mágica], una de las habilidades que Vandalieu había aprendido primero. Si alguien intentaba utilizar magia en el interior de la barrera, el poder mágico invocado sería absorbido antes de que el hechizo, para el que se iba a utilizar se completara.

Para romper el nodo de absorción que mantenía la barrera, se tenía que liberar tal cantidad de poder mágico que el nodo no la pudiera soportar, o simplemente se podía huir a una velocidad tan rápida que la nube de la barrera mágica no pudiera alcanzar a su objetivo. Aparte de esos dos casos, solo un gran maestro de la magia podía romper la barrera de Vandalieu utilizando un nivel de magia de igual magnitud de poder mágico.




Por supuesto, para este pequeño mago era imposible realizar tal hazaña con sus hechizos y poderes mágicos. Tal vez hubiera podido correr muy rápido y deshacerse de la nube, pero el mago también era muy consciente de que no podría escapar de esa manera, por lo que solo podía quedarse en su interior frustrado y confundido.

“¡Maldición! ¡¿Qué demonios es la cosa que me atacó?! ¿De dónde vino su ataque?”

Mientras tanto, solo el pícaro estaba luchando contra Saria y Rita. Originalmente, no era una buena idea comenzar un combate frontal con un demonio en un uno contra uno, teniendo un complejo de inferioridad.

Pero con Saria y Rita, que solamente sabían cómo empuñar sus respectivas armas, no era difícil para el ágil pícaro evadir sus ataques.




Sin embargo, el pícaro no se había mantenido en un estado pasivo, él había estado sosteniendo sus dagas mientras atacaba cada vez que podía. Si su combate hubiera sido en contra de una armadura viviente normal, no le hubiera resultado difícil derrotarlas. Todo lo que hubiera tenido que hacer era enterrar su daga en las brechas entre la armadura, para destruir el casco y las costuras y terminar separándola.

Pero, ni Saria ni Rita tenían algo como un casco. En particular Rita, quien tenía la parte del torso y la inferior separados.

Ambas ya estaban semi desarmadas sin que las tuvieran que desensamblar. Después de todo, ambas eran ahora una Armadura de Maillot de Perneras Altas y una Armadura de Bikini.

“¿Dónde rayos están sus debilidades? ¡Maldición! ¡¿Aargh?!”

El pícaro trató de mantener la calma, pero sus amigos en la vanguardia estaban superados en número. El mago del grupo también había quedado inhabilitado. Y para cuando se dio cuenta había terminado siendo atropellado por Sam que ya había arrancado una vez más, lo que lo hizo rebotar por el suelo como una pelota de goma y aterrizar gritando como un perro.

Los aventureros, cuyas oportunidades de revertir su situación continuaron siendo aplastadas, quedaron devastados.

El único daño que recibió el grupo de Vandalieu fueron algunos huesos rotos en los cuerpos de los lobos y el oso óseo, y las heridas que recibió Vandalieu cuando fue sacudido como un saco en la parte de atrás del carruaje poseído por Sam.

“…De verdad lo siento mucho, chico…”

“…Está bien. Se curará pronto”.

La frente de Vandalieu tenía un corte profundo y la sangre no dejaba de fluir de él, pero como tenía la habilidad [Regeneración Rápida], sería capaz de curarse en unos pocos días.

Los huesos de los no-muertos también podían regenerarse rápidamente, ya que Vandalieu había descubierto recientemente que podía usar su magia del atributo muerte para curar el daño que recibieron.

Como resultado, el daño podía verse como algo mínimo.

“Hmm, tengo que reflexionar sobre nuestra actuación”.

Vandalieu se sentía arrepentido. Él se había dado cuenta de que había atacado a los aventureros de una manera muy descuidada.

Para su grupo, ganar esta batalla había resultado fácil porque su ataque sorpresa tuvo éxito, la primera muerte fue gracias a su magia del atributo muerte, y también influyó que las habilidades de ese grupo de aventureros no fueran tan altas.

Cuando revisó sus tarjetas del gremio pudo ver en esas tarjetas de identificación que todos eran parte del mismo equipo de aventureros, y todos pertenecían al rango D. Si hubieran pertenecido al rango C o superior, hubiesen existido altas posibilidades de que fuera su grupo el que hubiera sido acabado.

Fue un acto completamente peligroso e imprudente, el que su grupo hubiera atacado a un grupo de aventureros en tan poco tiempo sin haber conocido la fuerza de los aventureros.

Pero al mismo tiempo, Vandalieu no pudo evitar pensar que no había opciones cuando veía a un grupo de matones atacando a una chica.

“La próxima vez tengo que atacar de forma más apropiada y firme”.

Fin de la reflexión.

(Tengo que lidiar con los cadáveres de los aventureros y reunir información de sus espíritus cuando vengan a adularme más tarde, pero primero tengo que salvar a la chica que atacaron.)

Cuando Vandalieu la examinó con [Detectar Vida], vio que la chica no se encontraba en un estado en el que moriría rápidamente, pero si se fijó que se había vuelto mucho más débil. Si su condición continuaba así, la poción que descubrió y obtuvo en la mazmorra entraría en juego.

“Urgh…”

Zadiris, por otro lado, ya se había preparado por completo para ser asesinada en poco tiempo. Porque no habían sido sus amigos los que asesinaron al grupo de aventureros, sino un grupo de no-muertos, así que naturalmente pensó que también la asesinarían, ya que esos tipos de seres detestaban todo lo que poseyera vida.

“¿Estás bien?”

Ella había estado esperando, pero ninguno de los no-muertos la atacó en el tiempo que estuvo esperando, al contrario, un niño se había acercado a ella y le habló sin que se diera cuenta de su presencia, el niño estaba sangrando constantemente por la frente.

Sorprendida y desconcertada, Zadiris se asustó más cuando concluyó que el niño podría ser algún tipo de espíritu maligno no-muerto. Y sobre todo, no podía responderle debido a que el cuchillo seguía clavado en su abdomen y el más leve movimiento le hacía imposible que dijera algo.

Mirando a la chica, Vandalieu pensó, ‘Es una chica linda, aunque su color de piel es algo raro’.

Vandalieu supuso por su aspecto que la chica debía tener una edad cercana a la adolescencia media o algo así. Tenía una cara bonita y ojos vidriosos que le daban un aura de querer ser protegida. Era un aspecto que a la chica le hubiera permitido triunfar con facilidad como ídolo en la Tierra.

Aunque tenía una piel marrón y gris inusual, Vandalieu no se olvidó de que ahora estaba en un mundo diferente, por lo que tal vez el color de su piel no era tan inusual como él pensaba.

Además, los senos de la chica también estaban expuestos…

(Ups, no debería seguirla mirando más.)

De manera rápida, Vandalieu apartó su mirada del pecho de la hermosa chica. Mentalmente, actuó como un calenturiento conejo, pero físicamente era un bebé, así que se puso feliz de que el libido de su cuerpo aún no hubiera despertado. Él esperaba que su mirada no hubiera sido una de aspecto asqueroso.

Bueno, de hecho, a los ojos de otros él se veía con la mirada muerta y sin vida tal cual como un no-muerto, así que su mirada les haría a otros sentir más miedo que vergüenza o asco.

Cuando se dio cuenta, Vandalieu lo primero que hizo fue agarrar la empuñadura del cuchillo enterrado en el abdomen de Zadiris, pensando que lo primero que tenía que hacer era tratar su herida.

“¡Espera, para…!”

El cuchillo era un objeto mágico capaz de incrementar el dolor. Por ello, cuando Zadiris vio que Vandalieu lo iba a sacar no pudo aceptar la idea de sentir la misma agonía.

‘[Indoloro]’

Al darse cuenta de que el dolor que la chica estaba sintiendo era muy intenso, Vandalieu usó su magia del atributo muerte para eliminar todo el dolor que estuviera sintiendo.

“¡¿Huh?!”

Vandalieu sacó el cuchillo del abdomen de Zadiris de una sola vez, algo que hizo que Zadiris se sintiera muy sorprendida, puesto que no sintió nada. Luego vio como Vandalieu roció una poción sobre su herida.

Entonces, como si su herida se hubiera tratado de una broma, se comenzó a cerrar rápidamente. La herida donde la carne había quedado expuesta se comenzó a cerrar frente a sus ojos, hasta que al final volvió a dejar su suave piel como la tenía. No había rastro de ninguna cicatriz.

El tratamiento quirúrgico, las técnicas de cirugía plastica sin cicatrices, el tiempo y el esfuerzo que llevaría hacer todo eso en la Tierra, en Lambda solo requirieron de una poción. Lambda estaba mucho más avanzada que la Tierra en esta área, o al menos eso concluyó Vandalieu.

Pero su impresión se desvanecería si en algún momento llegara a conocer el valor exacto de venta de una poción de tercer grado.

“Mi nombre es Vandalieu. Si quieres, puedo prepararte un poco de agua para que laves tu cuerpo y un paño para que te seques”.

Vandalieu le habló a la chica, mientras esta seguía atrapada en un estado de aturdimiento. Viéndola pensó que debía estar en un estado de pánico, pero no sería extraño después de que fue apuñalada por personas tan bestiales y casi violada.

(En la Tierra, estoy seguro de que las mujeres policías habrían sabido qué decir en este tipo de situaciones…)

La única que tenía a su lado era a Darcia en su forma espiritual (Que era invisible para todos excepto para Vándalo y los no-muertos), Saria y Rita (Que en estos momentos eran armaduras vivientes y de las que no estaba seguro de que reconocieran como mujeres). Así que por eliminación, únicamente quedaba Vandalieu para atender a la chica.

(Creo que soy completamente inadecuado para esta situación, no sé qué palabras debo decir.)

En lo que a Vandalieu respecta, no había tenido mucha interacción con personas del sexo opuesto en su vida, ni en la Tierra ni en Origen, así que no conocía la manera en la que se pudiera tratar de manera delicada a una víctima de agresión sexual.

Como para probar sus pensamientos, comenzaron a salir lágrimas de los ojos de la chica. Su cara se había mojado por completo con sus lágrimas y sudor incluso antes de que su herida se curara por completo, y aunque se había detenido un momento cuando la estaba tratando, ahora parecía que iba a llorar de nuevo.

“Urgh… Urgh…”

Y como se esperaba, comenzó a llorar por completo y, además, abrazó a Vandalieu.

Su impulso al abrazarlo fue tan feroz que, reflexivamente, Saria trató de recuperar a Vandalieu de los brazos de Zadiris. Vandalieu, que fue atrapado y abrazado con fuerza, se sentía como en un sueño. Bueno, aunque no por completo.

Eso se debió a que Zadiris era más fuerte de lo que aparentaba.

No era lo suficientemente fuerte como para romperle los huesos, pero sí como para asfixiarlo. Por cierto las uñas de Zadiris, también se estaban clavando en su piel.

(Vaya, es bastante doloroso… Pero no lo es tanto como la cirugía de remodelación y los experimentos inhumanos a los que me sometieron en Origen.)

Vandalieu se sentía muy enérgico, pero no tenía tiempo para disfrutar de ser abrazado por una chica bonita de una manera estrafalaria.




“Gracias, usted ha sido muy generoso. Usted Señor me ha salvado la vida, no sólo derrotó a los aventureros, sino que utilizó una de sus preciosas pociones en mí”.

“Jaja…” (SrSupra: Jajajajajajaja, me imagino que esta risa quiso decir algo como, wemare te parezco un ¿Señor? No ves que soy un bebé .-. jajajajajajajaja)

 

 

NOVA: Revisado y corregido

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios