The Death Mage Who Doesn’t Want a Fourth Time (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: El Pueblo de los Ghouls

Parte 13

 

 

“¡¡Wauuuu, Guaaarrrrrr!!”

Un Kobold Mago había comenzado a conjurar un hechizo cuando vio que la situación de su jauría comenzaba a inclinarse hacia su derrota. Cuando terminó su hechizo una gran lanza de fuego apareció delante de él y actuando como un mago poseedor de una gran inteligencia seleccionó a un solo objetivo usando un hechizo de gran poder destructivo, ya que los miembros de su jauría se encontraban atrapados en medio del combate cercano que se desarrollaba contra sus enemigos.




Una flameante lanza salió disparada mientras hacía arder el aire que la rodeaba. Su objetivo era una de esas extrañas armaduras, precisamente aquella que blandía un arma larga y que la hacía destacar de entre el grupo enemigo.

La lanza se deslizó entre los kobolds y los Ghouls como si tuviera ojos, llegando a mitad de camino de su objetivo.

Cuando la lanza de fuego se acercó más Rita agitó su lanza de arriba hacia abajo.

**Pchtssss**

Cuando la lanza de fuego y la lanza chocaron, la lanza de fuego se destrozó y se dispersó en múltiples fragmentos llameantes.




Normalmente no importaría cuánto peso tuviera un arma de hierro, nunca podría cortar un hechizo mágico. Sin embargo, la tumba que portaba Rita era un objeto mágico obtenido en la tesorería de aquella mazmorra que Vandalieu había encontrado. Una de las características de esta era su capacidad para cortar y dispersar cualquier magia del mismo nivel de esa lanza de fuego.

Destrozar la lanza de fuego era mucho mejor que recibir un golpe directo de ella, pero Rita no pudo evitar que los trozos se dispersaran sin control a su alrededor. Sin embargo, la armadura del bikini de Rita era resistente a las llamas. Además, dado que su cuerpo solo consistía en una armadura no sufriría quemadura alguna y menos ante estas pequeñas llamas que la propia armadura podía soportar sin problemas.

“¡Gyuaarr!”

“Gerrnn!”

El resultado del ataque del kobold mago fue completamente opuesto a lo que él esperaba, el daño causado por las llamas dispersas se concentró en los compañeros de su jauría atrapados en el rango.

“¡¡Jaaaa!!”

Sumado a las consecuencias de su ataque fallido pudo contemplar a Rita blandir su lanza contra todos los jóvenes kobolds que habían quedado quemados y aturdidos por el miedo que les causó la sorpresiva lluvia de fuego, y sin quedarse atrás los Ghouls y Saria impulsaron más sus ataques siguiendo el ejemplo de Rita.

“¡¡Garururrr!!” (¡Como si los fuéramos a dejar!)

Dos de los Jefes Kobolds interceptaron a Rita mientras ella realizaba su ataque. Ambos estaban equipados con armaduras y escudos hechos de exoesqueletos demoníacos pertenecientes a monstruos de tipo insecto.

Rita no dudó en dejar que su lanza descendiera una vez más con fuerza para enfrentarse a sus nuevos enemigos.

Rápidamente uno de los jefes kobolds levantó su escudo para recibir y detener el ataque de Rita, mientras dejaba salir una risa retorcida. Rita al verlo supuso que este detendría su ataque mientras que el otro jefe kobold se encargaría de atacarla.

“¡[Flash]!”

Sin embargo, ese Jefe Kobold no esperaba recibir de frente un ataque viniendo desde detrás de Rita y realizado por Saria, dicho ataque lo había terminado cortando en dos.

Si Rita hubiera sido una criatura de carne y hueso normal tampoco hubiese resultado ilesa y el Kobold se habría salido con la suya. Pero Rita era una Armadura Viviente Tipo Bikini. No había nada que uniera la parte superior e inferior de su armadura, ella carecía del importante espacio que reunía la mayoría de los órganos internos presentes en todos los seres vivos.

Al ver como perecía un compañero, cayendo al suelo mientras su sangre y órganos se dispersaban, el Jefe Kobold que había detenido el ataque de Rita quedó paralizado.

“…¡Aquííí!…”

“…¡Jaaaa!…”

Luego la lanza de Rita y la Alabarda de Saria se dirigieron directamente hacia él. El Jefe Kobold logró detener la lanza con su escudo y evadir por la fuerza la punta de la alabarda empujada por Saria.

“¡Garrrr!”

Sin embargo, tan pronto logró evitar sus ataques fue recibido por las garras de los Ghouls y como las garras de los Ghouls habían llegado tan repentinamente no pudo reaccionar a tiempo y terminó sufriendo el mismo destino que su compañero.

“¡Gyuuuu!”

De ese modo el número de Jefes Kobolds consistente en cuatro se redujo a la mitad y al ver este resultado el Kobold Mago no pudo evitar dejar salir un triste aullido. Los jóvenes kobolds que ya se encontraban en la primera línea se asustaron más al escucharlo, sus orejas se ablandaron y se cayeron mientras el miedo se veía reflejado en sus ojos.

(A este paso terminarán retirándose y escapando.)

Vigaro que se encontraba observando la batalla llegó a esa conclusión.

“¡Guaarrrr, Gurrrrrrr!”

Pero justo después del primer aullido otro aullido lleno de un increíble poder y una indiscutible dignidad llegó a las orejas de los kobolds que ya estaban combatiendo.

“¡¡Gauuuu!!”

“¡¡Grrrrrr!!”

Tan pronto como lo escucharon se sintieron revitalizados, el miedo había desaparecido de sus ojos a la vez que comenzaban a reflejar un espíritu heroico en su interior y sus orejas se volvían a levantar al igual que la de una jauría en plena cacería.

“…¿Qué fue ese aullido que acabamos de oír?…”

“¡No puede ser, ¿Refuerzos?!”

Mientras los jóvenes Kobolds recuperaban su espíritu la confusión se presentó del lado de Rita, Saria, los Ghouls y los demás. De forma reflexiva abandonaron el impulso de su ataque mientras permanecían alerta y desconfiados de los supuestos refuerzos enemigos.

Vigaro observó cómo comenzaron a actuar, cayendo en cuenta de que sus reacciones no eran las más apropiadas, por lo que intentó levantar su voz y unirse a sus discípulos en combate.

“¡Hey, vengan a-…!”

“¡¡Muooooooooo!!”

“¡¡Grrrrr!!”

Pero sin darle tiempo de terminar sus palabras, Gaon y sus élites comenzaron su asalto.

El asalto estuvo encabezado por un Jinete Kobold montado en un ‘Toro Empalador’, el cual era un tipo de toro feroz con cuernos que se asemejaban a la punta de una gran lanza, y se dirigían sin pausa hacia Vigaro.

“Oh, ¿Nos tienen como sus objetivos?”

Sin perder la calma Vigaro sujetó los cuernos del toro con ambas manos y lo detuvo, cuando el toro se detuvo abruptamente su jinete fue lanzado hacia adelante por el impulso y Vigaro lo interceptó mordiéndole el cuello sin piedad.




Cuando sus afilados colmillos de león se aferraron al cuello del Kobold casi desprendió la cabeza del kobold en su totalidad.

“¡¡GUERREROS!! ¡¡ACABA DE LLEGAR MÁS CARNE!! ¡¡ACABEN CON TODOS!!”

Sin detener la fluidez de sus movimientos Vigaro movió sus largos brazos y rompió el cuello del Toro Empalador, el desorden que se había creado entre los Ghouls ante el sorpresivo ataque de los Kobolds dirigidos por Gaon regresó al orden después de la respuesta de Vigaro y el olor a sangre que impregnaba el aire.




“Ya veo. Las palabras o acciones del comandante pueden hacer que sus subordinados se agiten o, por el contrario, se calmen.…… Vigaro, eres la persona más genial que he conocido”.

Vigaro sonrío irónicamente al escuchar las palabras de Vandalieu que continuaba sujetado a su espalda. El hecho de que él pudiera reaccionar a tiempo y tan eficientemente al ataque de los Kobolds se debía a que Vandalieu los había notado primero antes de que comenzaran su asalto.

“No chico, yo todavía tengo un largo camino por recorrer”.

Gracias a su habilidad [Sentido del Peligro: Muerte]Vandalieu pudo sentir constantemente como un gran peligro los acechaba, fue de esa forma que él había notado de antemano que Gaon y sus élites se habían estado manteniendo ocultos en las cercanías, de hecho ya los había descubierto desde mucho antes. Vandalieu incluso pensó que había sido una gran idea el mantenerse sujetado a la espalda de Vigaro, gracias a eso la situación más cercana a la muerte había sido enfrentada por Vigaro y eliminada.

Sin embargo, la sensación de peligro que sentía permanecía presente y sin negarse a desaparecer.

“¡¡Guanrrrrr!!”

““Gurrrrrrr””

Treinta nuevos Kobolds se habían presentado como refuerzos y claramente eran de rangos más altos que los que Saria y los demás habían estado enfrentando.

En ese nuevo grupo no había ni un solo kobold de rango dos presente, los de rango más bajo estaban todos en el rango tres como mínimo, ese grupo incluía especies como ‘Jefes Kobolds’, ‘Kobolds Guerreros, y ‘Jinetes Kobolds’ que aunque no iban montados en demonios sí montaban verdaderos monstruos como lobos y osos gigantes.

También se destacaban un ‘Caballero Kobold’ portando un escudo, un ‘Kobold Mago’ con un bastón y un ‘Kobold Berserker’ llevando un gran garrote dos veces más grande que el tamaño de un Kobold normal, al final se encontraba un ‘Kobold Luchador’, este en particular tenía un aspecto que no se diferenciaba mucho del de un Kobold normal.

Ese grupo consistía básicamente en Kobolds de rango cuatro y muchas de las especies presentes se suponían que eran muy raras.

“¡¡Guooorrrrrr!!”

Por último estaba Gaon, liderando el camino varios pasos por delante del resto. Su cabeza era similar a la de un lobo mientras que su cuerpo parecía el de un gigante.

Aunque los ojos de Vigaro y Vandalieu no podían utilizar [Evaluación] podían darse cuenta de que ese Kobold era de un rango superior al de los otros kobolds de rango cuatro.

“Ese es un enemigo realmente poderoso, ni siquiera yo creo poder ganarle y salir ileso. Que alguien sostenga a Vandalieu y…”

“No. Yo utilizaré mi magia para cubrirte”.

La mente de Vigaro quedó momentáneamente en blanco al escuchar que Vandalieu lo apoyaría con su magia. Él era consciente de que Vandalieu poseía una inimaginable cantidad de poder mágico superior a los cien millones.

Pero al mismo tiempo sabía que no podía utilizar hechizos para atacar directamente como lo hacía Zadiris.

Vigaro sólo sabía que la magia de Vandalieu era útil para preservar la carne y mejorarla.

Pero también sabía que era incierto si Vandalieu de verdad podría ser colocado en un lugar seguro.

“¡Bien! ¡Agárrate fuerte! ¡¡Gumrrrrr!!”

Con Vandalieu sujetado a su espalda, Vigaro corrió hacia Gaon sin dudarlo.

“¡Guawnn!”

“¡Garr! [Hacha Látigo]”

El hacha de Gaon y el hacha de Vigaro chocaron de frente. Sus golpes realizados utilizando artes marciales estaban casi emparejados y ninguno podía hacer retroceder al otro.

Después de ese choque el combate desenfrenado entre Gaon y Vigaro empezó.

“…¡Rápido, tenemos que deshacernos de estas molestias y reunirnos con nuestro joven amo!…”

Saria, que se veía a sí misma como una sirvienta de Vandalieu, estaba impaciente por alcanzarlo al verlo colgado de la espalda de Vigaro. Sin embargo, no encontraba el camino para reunirse rápidamente con Vandalieu, por lo que sólo podía blandir con más fuerza su alabarda y gritar, pero los kobolds no se dejaron derrotar sólo porque ella lo deseaba y se mantuvieron a corta distancia mientras evadían sus ataques.

“…¡Ya lo sé hermana, pero estos tipos son inesperadamente persistentes!…”

Rita estaba contestándole, pero su lucha se había complicado con la llegada de los nuevos Jefes Kobolds, uno de los jefes incluso había logrado embestirla y golpear la parte de la armadura que flotaba en el lugar de su pecho, los kobolds ahora tenían más libertad para atacar audazmente a los jóvenes guerreros Ghouls y al mismo tiempo a las dos chicas.

Los kobolds estaban tratando de reprimirlos y estancarlos el tiempo suficiente hasta que su Rey Gaon acabara con Vigaro.

La habilidad [Fortalecimiento Familiar] de Gaon como ‘Rey Kobold’ había aumentado y fortalecido los valores de habilidad de todos los kobolds bajo su mando. Sin embargo, como poseía menos de mil soldados bajo su control su habilidad [Fortalecimiento Familiar] no cumplía con una de sus condiciones, por lo que solamente podía brindarle a su jauría un sentimiento reconfortante.

Pero por otro lado, cuando los kobolds recibieron ese sentimiento reconfortante de su Rey lograron elevar su moral y luchar con una determinación tan fuerte como el acero. Los kobolds ahora incluso podían luchar con un espíritu combativo tan estable que hicieron que Saria y los demás que no tenían tanta experiencia en combate comenzaran a retroceder.

Sin embargo, era poco probable que ese nuevo sentimiento en el que se encontraban los kobolds durara mucho, ya que nuevos enemigos capaces de acabar con sus vidas entrarían en combate en el instante siguiente.

“¡¡Auuuuuuuuuuuu!!”

Los lobos, los monos y el oso óseo que apenas habían participado en la batalla hasta entonces, empezaron a movilizarse con seriedad. Atacaron de frente a los kobolds sin darles tiempo de reaccionar, los empujaron contra el suelo y les exhalaron sus alientos venenosos a corta distancia.




Cuando los kobolds quedaron envenenados, no pudieron moverse adecuadamente ni ofrecer la más mínima resistencia, sólo podían tambalearse y esperar a que la muerte viniera por ellos.

Ninguno de los no-muertos presentes decidió mantenerse al margen.

“¡¡Kyeeee!!”

“…¡La situación ya no nos permite quedarnos viendo!…”

El pájaro óseo agitó una vez más sus alas y se elevó a los cielos y Sam, que se encontraba en la parte trasera del campo de batalla, hizo girar sus ruedas y comenzó a moverse en dirección a donde se estaba llevando a cabo el combate contra los kobolds.

El pájaro óseo asumió que Sam, que no había revelado su cuerpo espiritual y se movía con la forma básica de su carruaje, se movería hacia un lugar más abierto, pero en cambio fue tras uno de los Jefes Kobolds que estaba desprevenido, lo atropelló y lo hizo gritar mientras lo aplastaba con sus ruedas.

“…Mmm, cuando se trata de combate cuerpo a cuerpo, ¿No pensaste que podía simplemente embestirlos?…”

Sin embargo, no importaba cuán hábil fuera Sam al manipular el carruaje que ahora se había convertido en su cuerpo principal, no podía realizar pequeños giros cerrados en este campo de batalla rodeado de vegetación espesa sin involucrar a los Ghouls como un daño colateral. Para Sam había resultado bastante difícil moverse en el interior de este nido demoníaco consistente en un ambiente de tipo jungla.

“¡¡Kyeyeee!!”

Por otro lado, el pájaro óseo podía volar libremente sobre los árboles y disparar plumas espirituales en dirección al Kobold Mago que se encontraba en la retaguardia del lado enemigo sin que fuera obstaculizado por lo caótico que era el campo de batalla. De hecho, había podido observar como parte de los contraataques que realizaban algunos Kobolds en su dirección eran bloqueados por las grandes hojas de los árboles que se interponían en sus caminos.

“…Ojalá yo también pudiera volar así de libre…”

Sam estaba muy frustrado por su situación, pero parecía que este estado indefenso sólo duraría por poco tiempo.

Esto se debía a que Vigaro y su joven amo ya se estaban encargando de aquel poderoso e inesperado enemigo, mientras que el resto de sus compañeros tenían rangos superiores a la mayoría de los nuevos kobolds que habían aparecido.

En términos de calidad estaban casi igualados, pero en términos de números el bando de Gaon era superior. Normalmente el lado de los no-muertos debería haber sido acorralado.

Pero eso no ocurrió principalmente gracias a Vandalieu.

El primero en ser separado de la jauría fue el Kobold Berserker, el cual se había alejado por cuenta propia para evitar involucrar a sus compañeros en su salvaje forma de luchar.

‘Levántate, levántate, levántate, levántate’ 

Al ver como el Kobold Berserker corría brutalmente para arremeter contra la espalda de Vigaro, Vandalieu señaló el suelo e hizo que la tierra comenzara a moverse.

Luego, por supuesto, se crearon pozos en el suelo correspondientes al volumen de tierra que requerían los nuevos Golems de Tierra que Vandalieu había creado.

“¡¿Guarrroo?!”

Para cuando el Kobold Berserker se dio cuenta ya no tenía un sitio en donde apoyar sus patas y terminó cayendo en uno de los profundos pozos con gran impulso.

Antes de que el Kobold Berserker despertara de su terrible caída, el golem se movió para tapar el agujero en el que había caído. Además, para evitar que el Kobold Berserker escapara forzando su salida, Vandalieu convirtió todo el suelo a su alrededor en un Golem creando una montaña que sepultara vivo al Kobold Berserker.




“Con ese va uno”.

“Eso fue vil y atroz”.

El truco realizado por Vandalieu había resultado indignante para el temperamento de los Ghouls haciendo que colocaran expresiones terribles en sus caras de leones, pero con eso se habían ocupado del primer poderoso enemigo sin que tuvieran que sacrificar a ninguno de sus miembros.

“¡Goaaaa!”

“¡Gauurrr, guarrrr!”

Al mismo tiempo, el shock que causó la terrible muerte del Kobold Berserker le había resultado inmensa a los jóvenes kobolds. Desde su punto de vista el suelo se había movido por su propia voluntad para tragarse vivo a su compañero.

Ahora ya no podían concentrarse sólo en los Ghouls que tenían delante, sino que también tenían que preocuparse de que el suelo bajo sus pies no comenzara a moverse para intentar tragárselos.

“¡¡GUARRRRRR!!” (¡No se asusten! ¡Maten al mago que hizo eso!)

Los kobolds recuperaron algo de su compostura cuando escucharon las órdenes de Gaon, su Rey, pero aún estaban reaccionando lento debido al shock que habían sufrido.

“¡Jajajajajajajaja! ¡No creas que yo voy a permitírtelo!”

Parado frente a Gaon estaba Vigaro riéndose de su reacción, Gaon tampoco creía que Vigaro le daría el tiempo suficiente para girar su cabeza y confirmar la situación de sus tropas.

Gaon era consciente de que el suelo no podía moverse por su propia voluntad y de que los Ghouls tampoco hubiesen podido colocar tal trampa sin que él se diera cuenta, ya que los habían atacado por sorpresa. Así que su conclusión fue que lo que ocurrió había sido obra de un mago.

Pero Gaon no tenía ninguna idea de dónde podría estar dicho mago.

Para él había sido bastante sorpresivo que ese supuesto mago hubiera podido conjurar su magia sin cantar ningún hechizo. Porque incluso en medio de este caótico campo de batalla, donde el feroz sonido de las espadas y los gritos de dolor sonaban, sus orejas hubieran podido captar el momento en que un mago del campo enemigo se hubiera detenido para cantar un hechizo.

Sin embargo, a pesar de volver a enfocarse en los Ghouls de su entorno no pudo encontrar a ninguno que pudiera parecerse a un mago.

Mientras tanto Vandalieu, el mago que Gaon y sus élites estaban buscando, se encontraba en un serio aprieto.

(Los temblores han resultado más intensos de lo que me imaginé… Mis brazos.)

Los brazos de Vandalieu, que se habían estado aferrando a la espalda de Vigaro mientras este realizaba feroces movimientos de combate, se acercaban a su límite. Vandalieu concluyó que solo podría continuar sujetado por unos pocos minutos más. Incluso cuando ya había activado su habilidad [Superador de Límites], pero sus pequeñas garras ya no podían soportar el continuar aferrándose a la espalda de Vigaro.

(Tenemos que decidir rápidamente el resultado de este enfrentamiento.)

Si Vandalieu se cayera de la espalda de Vigaro durante  esta batalla su pequeño cuerpo terminaría siendo pisoteado. Frustrado por su crítica situación, Vandalieu utilizó su magia del atributo muerte sin parar.

“¡Guan, grr, auu, guurrr-…! ¡¡Guan, grr-…!!” 

“¡¿Guarr, gurr?! ¡¿Guarr, gurr?!”

Vandalieu lanzó su habilidad [Barrera de Absorción Demoníaca] en dirección a los dos Kobolds Magos, que se encontraban sosteniendo su bastón mágico mientras eran protegidos por una escolta de kobolds que portaban escudos.

Los kobolds magos habían quedado consternados por la extraña niebla negra que había aparecido repentinamente y los había envuelto en una cúpula, la situación estaba haciendo que se frustraran y se confundieran cada vez más cuando se dieron cuenta de que ya no podían activar sus hechizos cada vez que intentaban conjurarlos. Con esto ambos kobolds magos habían quedado fuera de combate.

“¡Gaaahh! ¿Eh? ¿No dolió tanto como pensé que dolería?” (SrSupra: Jajajajajaja el pajuo gritó más por la impresión que por el dolor jajajajaj xD)

Luego utilizó otro enfoque con otra de sus habilidades, Vandalieu aplicó sobre los Ghouls que pudo alcanzar su magia de tipo defensivo [Absorción de Energía], de modo que cada vez que un ataque de los kobolds lograra golpearlos sólo sufrirían heridas superficiales.

El inconveniente se había encontrado en que había muchos Ghouls y estaban muy dispersos. Incluso Vandalieu con su habilidad [Encantamientos Cortos] no podía activar un hechizo múltiples veces. No tenía tiempo para lanzar [Absorción de Energía] sobre cada uno de ellos y luego lanzar [Incremento de Poder Asesino] para fortalecer aún más el poder de combate de sus armas.

“¡Este tipo ha entrado en un estado defensivo Vandalieu! ¡Es hora de hacerlo retroceder!”

“¡¿Guanrrrr?!”

Sin embargo, cuando los Ghouls tuvieron reforzadas sus defensas la balanza se inclinó claramente hacia su lado. El ataque sorpresa realizado por los kobolds había fallado, uno de sus mejores combatientes, el Kobold Berserker, fue enterrado vivo y los Kobolds Magos que se estaban encargando de realizar el mayor daño a distancia habían quedado deshabilitados cuando su magia había quedado bloqueada.

“¡Kyeeee!”

Para empeorar la situación de los Kobolds el pájaro óseo continuaba disparando sus plumas espirituales desde arriba de los árboles. Los kobolds magos que se suponía que tenían que interceptar los ataques se habían vuelto inútiles y los arqueros kobolds caían uno tras otro bajo los ataques del pájaro óseo.

Su Rey Gaon aún se encontraba vivo y en óptimas condiciones, pero se encontraba estancado en su enfrentamiento contra Vigaro y no podía darse el lujo de ayudarlos con su situación.

Los Ghouls, que habían reducido su impulso cuando fueron sorprendidos por el ataque sorpresa, estaban volviendo poco a poco a recuperar el terreno perdido. Al principio su moral había sido fuertemente golpeada con la aparición de Gaon, pero con la magia de Vandalieu como apoyo los Ghouls habían logrado llegar a un estado parejo en el campo de batalla.

“…¡Chico resiste! ¡Ya casi te alcanzamos!…”

Los jóvenes kobolds que habían estado cumpliendo su papel como señuelos y que se habían estado manteniendo atacando a Saria y los demás estaban a punto de ser aniquilados. La moral de los jóvenes kobolds seguía alta, pero lentamente uno a uno iban cayendo mientras sus colmillos se dispersaban por el suelo.

A medida que continuaba pasando el tiempo Saria, y los que las seguían estaban cada vez más cerca de llegar a Vandalieu justo cuando los pequeños brazos de este también estaban a punto de alcanzar sus límites, su plan era abrumar a Gaon con sus números.

(A este ritmo ellos no lograrán llegar a tiempo.)

Curiosamente, el mismo sentido de urgencia pasó por las mentes de Gaon y Vandalieu.

Y como si eso fuera algún tipo de detonante Gaon por fin notó la presencia de Vandalieu al ver sus extraños ojos asomándose por encima del hombro de Vigaro.

“¿Guorr?”

El cabello blanco de Vandalieu había sido notado en varias ocasiones por Gaon, pero él había creído que esos mechones de cabello blanco también eran parte de la gran melena de Vigaro. Incluso pensó que se debía a este macho Ghoul que tenía delante de él, podía ser más viejo de lo que parecía y que por eso su melena había comenzado a cambiar de color.

(¡¿Es eso algún tipo de parásito demoníaco?! Eso es una deformidad… ¡No, este sujeto debe ser una especie mutante!)

La concentración de Gaon se vio interrumpida momentáneamente ante el asombro de la conclusión a la que llegó. Y obviamente Vigaro no dejaría pasar tal oportunidad.

‘[Cortador de Rocas]’

The Death Mage Who Doesn't Want a Fourth Time Volumen 1 Capítulo 4 Parte 13 Novela Ligera

 

Vigaro activo una habilidad marcial y balanceó su sólida hacha como si la estuviera apuntado a una roca.

Una de las hombreras de Gaon se hizo añicos ante el impacto y una gran grieta ahora recorría la armadura en su pecho, al mismo tiempo la sangre que había salido del pecho de Gaon empapaba la cara de Vigaro.

“¡¡Guarrrrrr!!”

Sin embargo, a pesar de que había mostrado una abertura, Gaon no era ningún oponente débil que retrocedería por eso. El hacha de Vigaro había cortado únicamente la capa superficial de la carne en el pecho de Gaon y sólo por eso había dado medio paso hacia atrás.

Gaon dejó escapar un rugido de ira al sentir que había sido herido. Pero del otro lado, Vigaro no mostraba ningún rastro de remordimiento y sólo se reía de él mientras se lamía la sangre que le recorría por la cara.

“¡Puaj, qué sabor tan desagradable! ¡Pero ten la seguridad de que me aseguraré que tu carne se cocine apropiadamente para mi disfrute!”

Vigaro había comenzado a liberar repentinamente una fuerte aura igual a la de un depredador demoníaco supremo y al sentirla Gaon se vio intimidado sólo por un instante. Incluso pensó que lo mejor que podían hacer era comenzar a retirarse mientras aún quedaran algunos de sus  señuelos.

Sin embargo, no existía ni la más remota posibilidad de que Gaon mostrara su espalda en este campo de batalla mientras escapaba. Él estaba absolutamente seguro de que le tomaría mucho más que sólo medio año para recuperar los números que había perdido su jauría en este combate y eso sería así aunque los que quedaran tuvieran la suerte de escapar.

“¡Auuuuuuuuuu!”

En este momento Gaon ya no consideró ninguna distinción entre los sexos de los miembros presentes de su jauría, todos por igual lucharían sin tener en cuenta el sacrificio a pagar. Al escuchar su aullido todos los kobolds bajo su mando decidieron continuar luchando preparados para enfrentar la muerte. Gaon ahora había solidificado su determinación de luchar mostrando hasta la última pizca de su poder, incluso había activado su habilidad [Superador de Límites] sabiendo que consumiría casi toda la energía de su cuerpo.

“¡Guarr, grrrr!”

La activación de la habilidad hizo que todos los músculos del cuerpo de Gaon se expandieran, y una vez activada completamente el ahora gigante Gaon bajó su hacha con un inmenso poder con el fin de cortar en dos a su enemigo.

“¡Garr, grrr, garrr!”

Vigaro también blandió su hacha para recibir el ataque. En el momento que los dos filos chocaron se mostró un claro resultado cuando se compararon sus poderes, Gaon ahora tenía una ventaja completa. El hacha de Gaon se acercaba lenta pero de forma segura a Vigaro.

Pero justo en ese momento Vandalieu actuó. Se asomó por encima del hombro de Vigaro y apuntó con su boca.

“Piush”

Entonces, escupió.

El escupitajo de Vandalieu había caído directamente sobre la herida en el hombro de Gaon haciendo un pequeño sonido. Ante tal humillación a Gaon se le deformó su cara de lobo y mostró sus colmillos de una manera más brutal.

“Gar-… ¡¿Guorrrr?!” (Pe-… ¡¿Maldita escoria, ¿Cómo te atreves?!)

La ira había alcanzado un pináculo en el interior de Gaon e hizo que ejerciera un poder incluso aún mayor al que mostró con la activación de su habilidad [Superador de Límites], pero sin ninguna advertencia su mano se soltó de la empuñadura del hacha.

Gaon estaba realmente furioso y desesperado por recuperar el agarre sobre la empuñadura de su hacha con su mano, pero su brazo herido ahora estaba perdiendo de manera rápida todo su poder, hasta que finalmente cayó flácido y sin responder.

“¡Gau, grrr… ¡¡Guarrrrr!!”

Antes de que pudiera entender y asimilar lo que le estaba pasando a su brazo, Gaon dejó escapar un rugido cuando notó el hacha de Vigaro descendiendo sobre su cuello.

“¡Tengo su cabeza! ¡Ahora toda su carne es nuestra!”

Derribando el decapitado cadáver de Gaon, Vigaro levantó su hacha cubierta de sangre y cuando todo los kobolds lo vieron su moral restante se destruyó.

“¡¡Gauuuurrrr!!”

“¡¡Guarr!! ¡¡Garrr!!”

Mientras los kobolds de rango bajo se quedaron paralizados sin saber cómo reaccionar ante ese resultado, los Kobolds magos y el resto de los kobolds de rango alto comenzaron a gritar y a causar un mayor caos, sólo con eso el resto de los kobolds más débiles recuperaron sus sentidos y comenzaron a huir en todas direcciones.

“¡La carne se escapa!”

“¡Persíganlos! ¡Hay que ir tras ellos!”

“…Después de todo, no fuimos capaces de alcanzarlo…”

“…Es bastante frustrante, ¡Hay que desquitarnos con ellos!…”

Los Ghouls persiguieron a todos los kobolds que estaban intentando huir con la mirada puesta sobre su ‘comida andante’. Después de que Saria y los que tenía cerca eliminaran a los últimos señuelos kobolds se unieron a la persecución junto con las otras bestias de huesos pútridos. A partir de ese momento, ninguno de los kobolds resistió mucho tiempo antes de morir.

Vigaro se quedó atrás vigilando a los heridos y los que tenían heridas menores se encargaron de desmembrar a los kobolds caídos. En primer lugar, los despojaron de sus armas y armaduras, el arma principal de la mayoría de los kobolds había sido una daga, que también era adecuada para ser atada al extremo de un palo para funcionar como una lanza improvisada, aunque no fuera para nada adecuada para aquellos Ghouls con brazos fuertes. Las armaduras también podían resultar muy útiles si se desmontaban y se volvían a ensamblar.

Las espadas y hachas que utilizaban los Jefes Kobolds eran un poco pequeñas, pero podían ser utilizadas por los Ghouls tal y como estaban. Sus armaduras y escudos estaban elaborados con exoesqueletos de insectos por lo que eran más fuertes y más ligeros que los de metal y cuero, incluso podían ajustarse según el tamaño requerido o desmontarse para ensamblar una nueva pieza de protección para un Ghoul. 

Los bastones de los Kobolds magos también eran algo que a los ojos de los aventureros podía considerarse como de pésima calidad, pero dichos bastones serían lo suficientemente valiosos para las mujeres Ghouls de la aldea.

Por otro lado, las pieles de los kobolds no podían ser vendidas en la sociedad humana, pero en el nido demoníaco donde los suministros eran muy limitados, podían ser utilizadas para elaborar alfombras y ropa de abrigo que los ayudara a prepararse para el próximo invierno. También estaban los colmillos de los Jefes Kobolds, del Kobold Berserker y del Caballero Kobold que podían ser utilizados para elaborar cuchillos y puntas de lanzas, por último estaban los ojos y órganos mágicos de los Kobolds magos que podían ser utilizados para preparar medicinas.

Todos los poderes mágicos del Rey Kobold se concentraban en sus huesos, por lo que todo su cuerpo en sí era una acumulación de valiosos materiales.

Y una gran cantidad de carne.

Y, por supuesto, los Ghouls ni siquiera consideraron cortar las orejas derechas de los kobolds como harían los aventureros para demostrar su subyugación.

“Por cierto Vandalieu ¿Qué hiciste en ese momento?”

Cuando Vigaro hizo su pregunta Vandalieu se encontraba ordenándole al golem que desenterrara el cuerpo del Kobold Berserker.

“Usé veneno”.

“¿Veneno?”

“Sí. Convertí mi saliva en un veneno paralizante con mi magia y la escupí directamente sobre su herida”.

En ese momento Gaon se estaba inclinando hacia adelante para destruir el hacha de Vigaro, y todo lo que Vandalieu tenía que hacer era inclinarse por sobre el hombro de Vigaro y escupir a un objetivo cercano e inmóvil. El veneno paralizante que había creado era más poderoso que el que los Ghouls secretaban por sus garras, pero la naturaleza de ese veneno no era la misma, por lo que no importaba si golpeaba a Vigaro en alguna de sus heridas, en el improbable caso de que lo hubiera hecho, ya que había pocas probabilidades de que le hiciera algo.

“Mi boca se entumeció un poco cuando hice eso. Por lo que rápidamente inhabilité el veneno”.

Sin embargo, fue un error por parte de Vandalieu el haber creado un veneno que estaba más allá del alcance de lo que podía resistir con su habilidad [Resistencia a los Estados Anormales]. Aparte de eso, Vandalieu pensó que había actuado del modo correcto.

“Ya veo. Me has salvado. ¡Gracias a ti pudimos ganar sin que nadie resultara gravemente herido!”

Vigaro parecía haber aceptado su intervención. Después de todo, su pelea no consistía en  batirse en un simple duelo con Gaon, por lo que ganar gracias al veneno en primer lugar no estaba dentro del reino de lo que un combatiente consideraría como despreciable, después de todo, no podía ser mezquino cuando él mismo era un demonio capaz de secretar veneno paralizante desde sus propias garras.

Su batalla había consistido en dos grupos de depredadores matándose unos a otros. Y era culpa de Gaon el haber perdido.

“Este fue un gran cambio de ritmo, pero cuando regresemos a casa te daré a probar una deliciosa carne de kobold cocinada al vapor. Así que para eso vamos a cosechar algunas ‘Frutas  y hojas Kobolds’ ”.

Las ‘Frutas Kobolds’ era un tipo de fruto especial que se podía cosechar de los árboles kobold, los cuales sólo se podían encontrar en el interior de los nidos demoníacos.

Era una fruta redonda con piel de color azul y del tamaño de la cabeza de un bebé. Debido a su sabor agridulce, su textura crujiente y agradable al paladar, también se la podía encontrar distribuida dentro de las sociedades humanas.

Sin embargo, los Ghouls le habían encontrado otros usos importantes además de ser algo comestible o de ser utilizada en jugos, pero solamente las cosechaban cuando tenían a los kobolds como sus objetivos de caza.

Llevar de regreso más de una docena de cuerpos de kobolds, sus equipos, las frutas y las hojas era un trabajo desafiante, pero ahí fue donde Sam pudo entrar en acción.




“…Papá, gracias…”

“…Oh, no te preocupes y déjamelo a mí. ¿Pero te aseguraste de desangrarlos correctamente?…”

“…Por supuesto. Y los limpie con mi hermana después, así que tranquilo…”

Gracias a Sam, el Carruaje Fantasmal, la capacidad de carga de los Ghouls había aumentado significativamente. A diferencia de los carruajes ordinarios Sam era mucho más fuerte y resistente en los caminos deteriorados y obstaculizados, y podía moverse sin necesitar ninguna conducción por el nido demoníaco, por eso él era perfecto para el transporte en el interior del nido demoníaco.

Incluso lo habían visto siendo capaz de acabar con uno o dos kobolds ordinarios. Cualquier grupo de aventureros que cazara en grandes escalas en el interior de un nido demoníaco, incluso si no fueran Ghouls, estarían locos por tener a Sam como un elemento de sus equipos.

Sin embargo, como un no-muerto, cualquier aventurero promedio se alejaría de él.

“Carne de kobold al vapor. Es muy deliciosa. Sé que te encantará”.

(Espero que te guste mucho y te quedes en el pueblo.)

Vandalieu había notado con facilidad las verdaderas intenciones de Vigaro.

“No he estado progresando tanto en mi entrenamiento como me imaginé que lo haría, así que tendrán que cuidar de mí por un tiempo más”.

“No ha pasado ni siquiera un año desde que empezaste, ¿Verdad? Eso es normal”.

El propio Vigaro no tenía cualidades mágicas, estrictamente hablando sí las tenía, pero en su caso necesitaría unos diez años de esfuerzo frenético durante cada día para poder sacarlas a relucir y a pesar de eso Vigaro seguiría siendo el próximo jefe de la aldea. Él era consciente de que a todas las mujeres de la aldea les costaba mucho esfuerzo el poder dominar la magia y según sus recuerdos no hubo en ningún momento una mujer que pudiera convertirse en una ‘Maga’ en menos de cinco años.

En su mente Vigaro estaba seguro de que Vandalieu se quedaría en su aldea por un buen tiempo. Cuando Vigaro pensó y volvió a ver su cosecha del día quedó aún más satisfecho, por lo que emprendió junto a Sam y los otros su camino de regreso a la aldea.

 


Estado

Nombre: Mono Óseo, Lobo Óseo, Oso Óseo.
Rango: 4
Especie: Bestia de Huesos Pútridos
Nivel: 7-10 

Habilidades Pasivas

[Visión Nocturna]
[Poder Monstruoso: Nivel 2 (¡ELEVADA!)]
[Cuerpo Espiritual: Nivel 2 (¡NUEVA!)]




Habilidades Activas

[Pasos Sigilosos: Nivel 2 (¡ELEVADA!)]
[Exhalación (Veneno): Nivel 1 (¡NUEVA!)]


 

 

NOVA: Revisado y corregido

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios