The Death Mage Who Doesn’t Want a Fourth Time (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: El Pueblo de los Ghouls

Parte 12

 

 

“Gurururr”

En las profundidades de los arbustos y en dirección opuesta a Vigaro, Gaon, el ‘Rey Kobold’ observaba como se desarrollaba la batalla de sus subordinados mientras vigilaba a Vigaro.

En los últimos seis meses Gaon había logrado que la fuerza de su jauría creciera hasta ser más grande que antes de que fueran derrotados por los Orcos.

Los kobolds no eran tan fértiles como los goblins. Pero en sólo seis meses cualquier infante de su raza podría crecer hasta convertirse en un guerrero capaz de luchar eficientemente.

Además, Gaon utilizó su rasgo racial como ‘Rey Kobold’ para asimilar otras jaurías de kobolds cercanas a la suya. El título de ‘Rey’ en su evolución le daba un alto nivel de carisma con otros de su misma raza y le daba la habilidad de [Fortalecimiento Familiar] que le permitía fortalecer a todos los kobolds que formaran parte de su jauría.

Debido en gran parte a esa habilidad, los Kobolds se unirían personalmente y por su propia voluntad a su jauría tan pronto como Gaon apareciera.

Pero todavía no era suficiente. Los kobolds aún carecían de la fuerza necesaria para gobernar todo el nido demoníaco. Los Orcos que gobernaban parte del centro del nido demoníaco también eran una raza muy fértil. Los orcos sólo podían dar a luz un infante a la vez, pero aun así los kobolds no pensaban que pudieran ser sus rivales.




Gaon quería borrar su anterior humillación en aquella derrota y erradicar a los Orcos de su trono. Por lo que para ello se le ocurrió que las hembras Ghouls eran necesarias.

Atacaron a su enemigo natural en las aldeas y adquirieron un gran número de hembras Ghouls. Luego hizo que las hembras Ghouls dieran a luz a sus niños Kobolds.

Las hembras Ghouls, al igual que las humanas, eran recipientes perfectos para engendrar subhumanos, incluyendo a los mismos kobolds. Las hembras Ghouls también eran mucho más resistentes que las hembras humanas, que sólo las superaban en número.

A pesar de que las hembras Ghouls eran más resistentes y podían utilizar magia, Gaon encontró difícil mantenerlas vivas y en condiciones fértiles por mucho tiempo después de ser secuestradas, pero aun así los niños que ellas daban a luz Gaon los seguía viendo como un buen retorno por invertir gran parte de esfuerzo en el crecimiento de su jauría.

Por eso, cuando Gaon descubrió a un grupo de jóvenes Ghouls entrenando como guerreros no dudó en hacer que un escuadrón de los más jóvenes bajo su mando los atacaran.

Ese escuadrón cumpliría el papel de señuelo.

El plan de Gaon consistía en que cuando estos inexpertos guerreros Ghouls fueran atacados la élite de los Ghouls que los supervisaban en la retaguardia acudiría en su ayuda y justo en ese momento Gaon junto con su verdadera tropa de élites los rodearían y los acabarían en un ataque frontal.




Luego, procedería a atacar su aldea Ghoul carente de guerreros. Incluso si la mayoría de las hembras Ghouls presentes en la aldea pudieran utilizar magia, aún podrían someterlas con su impulso al carecer de machos Ghouls que cumplieran los papeles de vanguardia. 

Ese iba a ser el plan.

Sin embargo, la situación del campo de batalla indicaba que su escuadrón señuelo sería eliminado antes de que las élites Ghouls se involucraran. Por lo menos a los ojos de Gaon la situación se veía de ese modo.

“¿Wauu, Wuon?”

(Aun viendo esto, ¿Sigues creyendo que debiste atacarlos con un grupo tan pequeño de los nuestros?)

El Kobold Mago, que antes era el jefe de otra jauría, comentó eso en un tono bajo, pero Gaon lo miró directamente a los ojos y lo cayó.

“Grrrrr”

Los Ghouls, como los Kobolds y los goblins, poseían una gran cooperación en caso de una emergencia cuando los límites de resistencia de sus grupos eran superados. Por lo tanto, sí había sido un error dirigir un ataque en contra de un grupo tan pequeño de Ghouls que tenía la capacidad de mantener su orden y organizarse para contraatacar.

Durante un tiempo la jauría de Ghouls se había visto obligada a comerse a las Ghouls hembras que habían sido secuestradas y apartadas para engendrar nuevos Kobolds. Sin embargo, eso había sido visto como un desperdicio a los ojos de Gaon, ya que ellas no tendrían más niños y dichos niños no podrían convertirse en los guerreros que anhelaba.

Gaon era consciente de que aún no estaban en condiciones de derrotar una gran coalición de Ghouls. Porque incluso si pudiera ganar, perdería más de la mitad de la jauría que tanto esfuerzo le había costado fortalecer, por eso quería eliminar primero a las élites Ghouls que supervisaban a estos jóvenes.




Una vez que se deshiciera de las élites podría asegurar el número necesario de hembras de su aldea y reducir el número de los Ghouls que podrían ser una amenaza para él y su jauría en el futuro.

Mientras Gaon se irritaba por la frustración de no saber cómo proceder y pensaba en el mejor futuro para su jauría, los kobolds que cumplían el papel de señuelos seguían siendo eliminados.




Sin embargo, la culpa de la terrible situación no podía ser asumida por los jóvenes Kobolds, ni tampoco les podía decir que habían sido incompetentes. Gaon pudo observar que había un extraño grupo de seres mezclados con los Ghouls.

“¿Gururr?”

Al igual que cuando fue un General Kobold, Gaon no pudo evitar inclinar la cabeza al no poder  dejar de preguntarse ‘¿qué son?’.




En primer lugar, esos dos seres podían esgrimir una alabarda y una tumba respectivamente. Por sus formas parecían ser algo que deberían llevar colocados las hembras humanas o las Ghouls. Sin embargo, se podían mover sin que nadie las llevara puestas, y podían mantenerse en la  vanguardia y enfrentar sus armas contra las armas de los kobolds.

Gaon no podía determinar que eran. Después de haber evolucionado a ‘Rey Kobold’el valor de habilidad de su inteligencia había aumentado considerablemente, pero eso por sí solo no significaba que adquiriría de repente muchos conocimientos desconocidos.

Gaon podía hacer que el Mago Kobold utilizara su hechizo sin atributos [Evaluación], pero existía una gran posibilidad de que sus enemigos se dieran cuenta de su ubicación al utilizarla.




“¿Wuaan, waurrr?”

(¿Y qué pasa con esos no-muertos que ocasionalmente solo le escupen a los suyos alientos venenosos desde la retaguardia? También está ese carruaje que parece que le pertenecía a algún grupo de aventureros, no entiendo ¿Por qué demonios están cooperando con no-muertos?)

(¿Acaso apareció algún domador Ghoul y los domó? No. Aunque hubiera un domador, ¿Pueden ser los no-muertos domesticados en primer lugar?)

Gaon ya había combatido contra los no-muertos en otras ocasiones, aunque la mayoría sólo había consistido en esqueletos y sólo habían sido luchas para defender su aldea. Pero por lo que podía observar ahora estos eran claramente diferentes de las especies que había derrotado antes, estos no-muertos no se desbocaban por la ira ni atacaban a los suyos despreocupadamente hasta que se dejaran de mover al ser derrotados.




(Entonces, ¿Sí hay un domador Ghoul que puede hacer que lo imposible sea posible? ¿O son todas esas cosas golems que los Ghouls lograron obtener de algún lugar? Si eso de verdad fuera así, entonces también quedarían incluidas esas dos extrañas armaduras.)

No importaba a qué respuesta llegara Gaon, los seres que tenía por delante eran una fuerza enemiga inesperada para los kobolds. Algo estaba ocurriendo con este grupo de Ghouls. Como Gaon nació para autoproclamarse un ‘Rey’ tenía que pensar en el mejor camino para su jauría.

(¿Acaso hay algún tipo de enemigo desconocido y poderoso acechando desde las sombras?)

(¿Deberíamos abandonar a nuestros señuelos y retirarnos? Estos señuelos aún son jóvenes, por lo que aunque sean eliminados habrá otro grupo igual a ellos en seis meses. Son una fuerza reemplazable, a diferencia de la fuerza de élite que actualmente estoy liderando.)

Sin embargo, la presencia de las élites a su alrededor destrozaron y descartaron los frágiles pensamientos que se cruzaron por la mente de Gaon.

Así es, Gaon tenía a sus élites. Era imposible que sus fuerzas pudieran ser derrotadas por los Ghouls que ya estaban en el centro de su plan que ya se encontraba en marcha.

Por otro lado, los jóvenes kobolds ya no tenían mucho tiempo. Los orcos ya le habían hecho probar el sabor de la derrota a Gaon, mientras continuaban expandiendo su poder. Los orcos poseían cada vez más esclavos, tenían más niños, y en cualquier momento podrían venir por ellos.

Gaon no podía darse el lujo de perder otro medio año de tiempo, y abandonar la oportunidad de expandir aún más sus fuerzas con este ataque.

“¡¡Wauuuu, Guaaarrrrrr!!”

““¡Wauuuuu!””

Aullando como si fuera un lobo, Gaon saltó desde los arbustos junto con todas sus fuerzas de élite.

 

 

NOVA: Revisado y corregido

4.3 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios