Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 1

Capítulo 3: El Rey Demonio Y El Héroe Se Mantienen Fuertes En Sasakuza

Parte 5

 

 

Actuó como si no tuviera nada que ver con eso, pero era imposible adivinar cuánta fuerza mágica requería tal hazaña. También era imposible imaginar a un Rey Demonio que incluso se preocupara por las trivialidades como ser vigilado.

“Así que trata de no dejar que esos tipos escapen de la barrera, ¿de acuerdo? Porque si lo hacen, será un dolor para los dos… ¡Oof!”




Aparentemente, la Autopista Shuto era una carga pesada, incluso para un Rey Demonio con un poder aparentemente ilimitado en sus manos. Sonriendo un poco al ver claramente al maestro de demonios, Emilia preparó su espada sagrada mientras se enfrentaba a Lucifer.

“¡Así que! ¡Parece que es mejor que no deje nada sobre la mesa, entonces!”

Lucifer casi se había resignado a su destino. Por increíble que parezca, el Rey Demonio y el Héroe habían forjado un pacto en este mundo. Y ahora ambos tenían su vista en él, la mayor parte de su magia demoníaca y sagrada los respaldaba. La magia no tenía una forma simple de reponerse.

¿Estaban pensando en volver a casa?

“… ¡Hah!”




Lucifer voló alto en el aire, luego desató una innumerable cantidad de rayos mágicos, un río de luz aparentemente interminable de sus alas negro azabache.

Emilia limpió la barrera con un solo golpe, pero los rayos de magia cambiaron de trayectoria. Cada uno de ellos golpeó al Rey Demonio en la espalda.

“¡Owwwwwwww! ¡¿Qué demonios, hombre?!”

“¡Lo siento! ¡Solo un accidente!”

Emilia se encogió de hombros ante sus protestas mientras conducía su pie al suelo. No parecía una pisada tan poderosa, pero era todo lo que necesitaba para impulsarse hacia Lucifer, como una gran flecha de oro.

“¡Haaaaaah!”

Lucifer apenas esquivó la divina racha de luz.

Con un batir de sus alas oscuras, el demonio comenzó a lanzarse por el aire, más rápido que la repentina ráfaga de velocidad de Emilia.

“¿Crees que puedes atraparme?”

El lado de las manos de Lucifer brillaba negro, desatando un aluvión de cuchillas oscuras cuando él mismo golpeó a corta distancia. Fue un ataque de ola experto.

Emilia ni siquiera intentó esquivar. Su ropa disipadora brillaba aún más brillantemente cuando se hizo una bola en el aire.

Las cuchillas oscuras y el puño de Lucifer, todos rebotaban inofensivamente en la luz brillante.

“Buen intento. Pero no es lo suficientemente bueno.” Lucifer resopló.

“¡Hah! ¡Habla todo lo que quieras! Tu defensa está lejos de ser impermeable. ¡Y no lograste esquivar mi ataque! ¡En tu estado, tu espada nunca me alcanzaría!”

Como para confirmar la afirmación de Lucifer, una gota de sangre comenzó a aparecer. Caída de la frente de Emilia. Se escurrió desde el mismo lugar donde «Emi» sufrió su lesión en la zona de comidas.

“Su agilidad en el aire nunca fue rival para la mía, incluso en el pasado.

¡Todavía puedo ganar fuerza mágica en este mundo! ¡El tiempo está de mi lado!”

Tenía un punto. Si Emilia, que no tenía manera de reponer su fuerza sagrada, se veía atrapada en una lucha de maratón, inevitablemente desaparecería tarde o temprano.

“Lo siento, pero no permitiré que eso suceda.” Una voz desconocida venía de encima de los dos.

Una gran masa de roca voló hacia abajo, enfocándose entre Lucifer y Emilia.

“¡Tú!”

“¿El?”

Era un cuerpo gigantesco, uno con una piel blanca y sin sangre y una cola demoníaca, retorcida y con forma de langosta. En su extremo había una espiga con forma de garra.

“Estoy lejos de querer luchar junto con el héroe… ¡Pero he jurado mi lealtad a Satanás, el Rey Demonio!”

Fue Alciel, el gran general demonio y un demonio que una vez sumió al Continente Oriental de Ente Isla en un tornado de desesperación.

“Y así, mi actual enemigo… eres tú, ¡Lucifer!”

La voz discordante, como pasar las uñas por una pizarra, recordaba claramente el tono sarcástico del humano Ashiya.

“Oh, sí. Supongo que no estabas cerca, ¿eh? ¿Pero cómo volviste a la vida después de eso?”

Ya sea aquí o en la plaza de comidas de Shinjuku, Alciel aparentemente estaba condenado a ser olvidado rápidamente, siempre que se presentaba una crisis. Era difícil saber si esto molestaba a Alciel, dado que su rostro de demonio parecido a un animal no revelaba emociones que un humano pudiera captar.

“Estaba cerca de la muerte, Su Alteza demoníaca me concedió suficiente fuerza mágica para revivirme. Ni más ni menos.”

“Huh. Genial. ¿Pero qué has estado haciendo desde entonces? No estabas aquí.”

“Yo… me rasgué los pantalones, así que volví al apartamento a buscar mi capa de general del armario.”

Él estaba, ahora que lo pensaba, con una túnica gigantesca. Estaba hecha de una tela gruesa y adornada con el sello del reino de los demonios, una prenda diseñada para simbolizar la dignidad de su papel como Gran Demonio General. A un lado estaba el emblema del general brillante y reluciente, una marca que solo a los cuatro oficiales más cercanos del Rey Demonio tenía derecho a llevar.




Le permitió tener una presencia audaz, una persona verdaderamente digna del nombre de Alciel, Gran Demonio General y comandante de la exitosa invasión del Continente Oriental de Ente Isla.

Por primera vez, Emilia descubrió que el atuendo de un demonio era más que un simple destello o intimidación. Sin embargo, para un humano que se enfrenta cara a cara con un demonio, el hecho de que dicho monstruo horrible estuviera mostrando sus secretos o no, nunca sería la primera prioridad.

“… Bien, genial. Sin embargo, no esperes que sea todo amigable contigo.”

“Yo tampoco, Héroe. Una vez que termine esta batalla, seremos enemigos una vez más.”

“Perfecto.”

Mientras hablaba, Emilia miró a Lucifer directamente a los ojos y ataco con su mano a un lado.

El rayo de luz que esto emitió instantáneamente derritió el arma en la mano de Olba. Cuando el arzobispo intentó disparar a Alciel en la espalda.

“¡Gah!”

Alciel ni siquiera echó un vistazo detrás de él.

“No esperes mi agradecimiento por eso. Esa bala apenas me perturbaría.”

“¿Oh? Palabras orgullosas, allí. Eso no fue exactamente el caso hace unos minutos, si recuerdo.”

“… ¡Eres un tonto sin valor!”

Interrumpió Lucifer, derramando con abuso a Olba.

“¡Casi habías puesto al Rey Demonio de rodillas! ¡Al menos podrías pelear en serio!”

“Pero… pero no podremos volver.”

“¡Quizás no! ¡Pero ciertamente no lo haremos si perdemos aquí!”

“… Malditos, todos…”

Olba finalmente se recordó a sí mismo, con el rostro enojado por su resignación. Parecía estar completamente desarmado, pero el poder sagrado dentro de él estaba palpable brotando.

Un choque entre lo santo y lo demoníaco, entre el cielo y el infierno, estaba a punto de comenzar.

“Dios,  Alciel.  Gracias  por  salir corriendo  así.”  Mientras  tanto,  el  Rey Demonio murmuraba para sí mismo.

“Ugh… no tengo nada que hacer. Y probablemente me veo terrible.”

La línea de UniClo de camisetas que absorben el sudor y pantalones elásticos, que utilizan los últimos avances en tecnología de costura, estaban demostrando ser muy resistentes. A diferencia de la mezclilla de moda que había utilizado en el corredor subterráneo de Shinjuku, aún estaban logrando cubrir los trozos importantes sin desgarrarse, incluso después de que el usuario se hinchara. En términos de mantener al Rey Demonio a salvo de los cargos de exposición indecente, nadie tenía nada de qué quejarse.




“Esto… esto no es una película, ¿Verdad?”

Chiho todavía estaba consciente, la única testigo de este choque de fuerzas santas y demoníacas. Dentro de su barrera anti-magia santa, siguió observando, con una mirada aturdida en su rostro, como se desarrolla la batalla sobrenatural. Su boca estaba boquiabierta, e incluso el dolor en su cuerpo parecía volar, ya no es relevante.

Alciel usó su fuerza para lanzar innumerables enormes pedazos de escombros al aire. Como en el momento justo, se lanzaron hacia Lucifer y Olba a una velocidad vertiginosa.

Emilia se subió a uno de ellos, empujándose hacia sus enemigos. Aunque le dolió hasta el fondo de su alma, Alciel tomó el control de la roca a la que Emilia se aferraba, la punta de su cola se contrajo.

“¡Heavenly Flame Slash!”




La espada sagrada cayó, lanzando una horda de espadas flamígeras que se lanzaron hacia el hombro de Lucifer. Lucifer retrocedió tambaleándose en el aire, pero la herida no era grave.

“Emilia, ¿Has perdido la cabeza? Uniéndote a las fuerzas del mal… ¡La Iglesia nunca perdonará esto!”

La inventiva de Olba parecía desesperadamente fuera de contacto mientras esquivaba los restos que Alciel le arrojaba. Emilia se echó a reír, al igual que el Rey Demonio, todavía comprometido en su labor al otro lado de la batalla.

“¡Silencio, traidor!”

“No le digas esa basura, calvo.”

“Eso es casi todo lo que tienes derecho a decir.”

“… no eres alguien para hablar.”

Incluso Lucifer y Alciel se sintieron impulsados a comentar.

Olba, que no esperaba esta respuesta mordaz por unanimidad, se quedó atónito por un momento, lo suficiente como para que una de las piezas más pequeñas de escombros golpeara. Habría matado a cualquier hombre normal, pero él seguía siendo un arzobispo de la Iglesia, caído como podría ser. Sacudió la cabeza y gruñó.

“… Sí. Así que bajé la guardia por un momento.”

Pequeños fragmentos de metal y hormigón se dispersaron alrededor de Olba. Debió de cuidarlo en el último momento. Pero todavía estaba sangrando levemente de su cabeza, donde su protección no llegó a tiempo.

“… …”

“¿Llamas a eso bajar la guardia?”

Como el Rey Demonio comentó desde lejos a nadie en particular, Alciel pasó a la ofensiva, enfrentándose a Olba a corta distancia.

“¡Lejos de mí, demonio asqueroso!”

“… …”

“Whoa, Olba se está cavando un gran agujero con la boca.”

Alciel tenía la costumbre de no hablar a menos que fuera necesario, dejando que el Rey Demonio proporcionara comentarios continuos.

“Pero esto se está convirtiendo en una especie de batalla extraña. ¿Son esos tipos realmente conscientes de quién está de qué lado?”

Por el rabillo del ojo, vio que los ojos de Chiho se movían de un lado a otro, Su cuerpo todavía protegido por el poder de Emilia. Hizo contacto visual con el Rey Demonio varias veces, con una mirada de asombro e indecisión en su rostro cada vez que lo hacía.

“Dahh… Supongo que no hay excusas para esto.”

El Rey Demonio se resignó amargamente a una larga explicación después.

“¡Heavenly Ice Dance!”

La espada de Emilia chocó con la barrera mágica de Lucifer, las fuerzas en competencia produjeron una tempestad fría.

“Nn… gh…”

Algo parecido a la escarcha comenzó a llover sobre las alas de Lucifer.

“Ese hielo tiene el poder de congelar la magia, bloqueando sus efectos. ¡Tú velocidad te ha abandonado!”

La espada de Emilia desgarró audazmente la barrera de Lucifer, dejando una herida abierta que atravesó su pecho.

“¡¡¡Grraaaahhhh!!”

Lucifer trató de alejarse de su enemiga.

“¡No tan rápido!”

Emilia cerró la brecha, usando los escombros que el Rey Demonio y Alciel mantenían en el aire como puntos de apoyo.

“¡Ngh!”

Lucifer disparó Llama negra para mantenerla bajo control, pero Emilia dejó que la golpearan, sin intentar esquivarla. Todos ellos se lanzaron a las brasas por su ropa disipadora antes de que pudieran atacar su objetivo.

Alciel, mientras tanto, se acercaba a Olba.

La especialidad de Olba en la batalla era mantener la retaguardia, brindando el apoyo para que el bando de luchadores de la Héroe Emilia lograra la victoria.

Él solo contra un gran demonio general no era nada parecido a un partido justo. Obligado a dedicarse por completo a la defensa, miró a Lucifer en busca de apoyo. Pero el mismo Lucifer se enfrentaba a muchas dificultades antes de la fuerza del héroe. Justo cuando · Emilia y Alciel se acercaron a sus oponentes:

“¿…?”

“¿…?”

Un fuerte rugido resonó en el suelo. Todos se detuvieron. Habían sentido la repentina liberación de poder mágico que acompañaba el ruido.




“Satanás…”

“Su Alteza demoníaca…”




Emilia y Alciel centraron sus miradas en el Rey Demonio.

El señor de los demonios respondió con una risa artificial, mirando al ser humano que era antes.

“Ugh. Eso fue tan, tan pesado. ¡Pero lo baje todo gentilmente! ¡Así que todos estamos bien ahora! ¡Soy lo máximo!”

El estruendo fue el sonido de los escombros del colapso. La autopista Shuto aterrizó en el suelo, guiada lentamente por el Rey Demonio.

“Entonces, creo que es un buen momento para que me involucre…”

Mientras habló, los carros, los escombros y las personas encerradas dentro de la barrera mágica aterrizaron suavemente en el suelo que lo rodeaba. Para el Rey Demonio, mucho trabajo requería ahora un esfuerzo trivial.

“Vamos a terminar con esto, ¿de acuerdo? Además…”

La fuerza mágica del Rey Demonio brillaba como una bruma oscura, la fuerza de un volcán en erupción detrás de él. Alciel mostró una leve sonrisa, y una vez más, Olba se desplomó de miedo mientras se mantenía en lo alto.

En cuanto a Lucifer, la mirada en su rostro era de pura frustración.

Solo Emilia entendía lo que más le preocupaba al Rey Demonio en ese momento. El sol estaba en su punto más alto en el cielo. Era casi la hora del almuerzo.

“A este ritmo voy a llegar tarde al trabajo. Le prometí a Chi que le enseñaría a hacer el mantenimiento de la máquina de helados.”

“… …”

Una simple mirada del Rey Demonio sería suficiente para dejar inconsciente a un ser humano normal. Para Chiho dentro de la barrera, la mirada la hizo sonrojarse a pesar de sí misma.

Los ojos de Alciel se volvieron hacia arriba mientras gemía para sí mismo. Emilia notó lo extrañamente encantador que se veía el Rey Demonio cuando sonrió, y luego se abofeteó por entretener el pensamiento incluso por un instante.

“De acuerdo. De todos modos. Chicos. ¡Tenía este maravilloso plan para conquistar el mundo, y ustedes me hicieron estar al lado de esta batalla como un idiota!”

Eso fue lo que más lo enfureció. Al parecer. Pero antes de que nadie tuviera una oportunidad de golpearlo por eso, el Rey Demonio llevó la peor parte de su mirada a la de Olba aún colapsado.

“¡Uhngh… hhh…!”

La pura fuerza detrás de la mirada aguda del demonio fue suficiente para hacer volar a Olba, como si fuera golpeado con un martillo gigante. Su cuerpo se estrelló contra uno de los paneles caídos de la autopista, dejándolo inconsciente mientras hacía un hoyo en el concreto.

“¡Patético! ¡Patético, Olba!”

Aullando de risa, El Rey Demonio no pasó ni un solo momento mirando al arzobispo. En el siguiente instante, estuvo frente a Lucifer.

Ni Lucifer, ni Emilia que observaba desde lejos, podían seguir sus movimientos a simple vista.

“Su… Su Alteza De…”

Todo lo que Lucifer pudo hacer fue alejarse nerviosamente de su excomandante.

“¿Crees que llamarme así me complacerá en este punto?”

En la sociedad demoníaca, desafiar a aquellos en los escalones superiores era generalmente un serio tabú. E incluso medio ángel como era, Lucifer hacía mucho que había caído en la oscuridad.

“Hey, Emi. ¿Qué deberíamos hacer con este tipo?”




El Rey Demonio se volvió hacia su enemigo mortal, con el rostro lívido de alegría sádica. El héroe parecía casi aburrido cuando respondió a su propio enemigo mortal a cambio.

“Hmm, déjame pensar… ¿Qué tal si hacemos que se responsabilice de arruinar la ciudad?”

“Buena idea. Además, si llego tarde al trabajo, es por ti, Lucifer, ¿entiendes eso? Si esto arruina mi registro de asistencia perfecta, ¿qué vas a hacer al respecto? Eh ¿Qué demonios vas a hacer al respecto?”

“¡¿Qu-qué?! ¡No lo entiendo!”

Mientras Lucifer gritaba desconcertado, Alciel murmuró para sí mismo: “Algo que nosotros siendo nosotros nunca podremos entender, me temo…”

“En cualquier caso, me estaré ayudando a mí mismo con tu poder mágico.” La sonrisa en la cara del rey de todos los demonios era alegre.

“Nos encargaremos de tu castigo después de eso.”

Susurró la Héroe, con su voz sin emoción mientras ella golpeaba sus nudillos contra el punto medio de su espada.

“Ahh… hhh…”

Lucifer, enfrentado con la gloriosa luz del cielo y el abismo más profundo de la oscuridad, no pudo hacer nada más que gorgotear sin poder hacer nada.

“¡Si te llamas a ti mismo Gran Demonio General, al menos trata de tomarlo con algo de dignidad!”

Con el grito del Rey Demonio, la luz y la oscuridad retumbaron en Sasazuka.

“Entonces, ¿cómo planeas compensar todo esto?”

Lucifer, que ya no estaba en posesión de su forma de ángel caído, no podía hacer nada más que estar en silencio ante el Rey Demonio, o Maou, para ser exactos.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios