Kuitsume Youhei no Gensou Kitan (NL)

Volumen 1

Capítulo 6: Registrando las Instalaciones

Parte 1

 

 

“¿Qué es lo que planeas hacer para sellar este lugar?”

“No tengo idea de cómo lo vamos hacer, después de todo hay muchas cosas que aún desconozco.” 




Loren no sabía que tenía que hacer para desactivar las ruinas por lo que terminó preguntándole a Lapis, pero tal parecía que habían cosas que incluso ella no sabía. 

Él había pensado que todo sería más sencillo si ella lo hubiese sabido, por lo cual no pudo evitar sentirse decepcionado al escucharle hablar y tal cómo si sus pensamientos hubiesen sido transmitidos a Lapis, ésta continúo hablando después de haberlo mirado irritada. 

“Cada ruina es diferente, así que realmente no hay un protocolo para cerrarlas, no es como si no hubiese investigado lo suficiente.”

“Huh ¿Por qué pareces molesta?” 

“No lo niegues, pude verlo en tu cara.”




“Entonces ¿A dónde se supone que estamos yendo ahora?” 

Ritz que había estado escuchando en silencio a Loren y Lapis mientras los seguía por detrás de pronto interrumpió su conversación.




Esa también era una pregunta que Loren quería hacer, además de que también pensó que había sido bueno que cambiaran el tema de plática ya que Lapis parecía seguir molesta cuando respondió después de suspirar. 

“Para empezar sería bueno si pudiéramos encontrar el lugar donde vivía la gente del Reino Antiguo” Dijo ella “Una vez en ellas debemos encontrar la casa de la persona que estaba a cargo de estas instalaciones y buscar un manual con instrucciones para sellar las ruinas.”

“¿Estas ruinas estuvieron alguna vez habitadas?”

No existía ningún registro detallado de donde se encontraban las viviendas de las personas del Reino Antiguo. 

Se creía que podía haber estado en alguna parte del mar o en el cielo aunque realmente se desconocía hasta qué punto eran ciertos esos rumores o cómo fue que se esparcieron.

Sí algo de eso hubiese sido encontrado por los aventureros, desde hacía un tiempo que se hubieran precipitado en busca de diversas habilidades o conocimientos antiguos, pero hasta la fecha nadie había sido capaz de encontrar nada al respecto. 

Además de eso a Loren le resultaba difícil aceptar la idea de que un asentamiento humano del Reino Antiguo estuviese tan cerca de un pueblo remoto como lo era el de Ain, al cual había acudido en un principio por una simple misión de exterminio de Goblins. 

Sin embargo, Lapis habló de ello como si se tratase de algo natural.

“Aun si tenían la magia de ˂˂Teletransportación˃˃ a su disposición sería imposible que pudieran moverse de su hogar a su trabajo todos los días debido a la absurda cantidad de maná que gastaba ese hechizo, aunque si pensamos detenidamente en ello sería bastante obvio ¿No lo creen?”

“Bueno, no lo sé.”

“En lugar de gastar tanto esfuerzo prefirieron establecer sus hogares dentro del lugar donde trabajaban para no perder tiempo al transportarse.”

“¿Es eso así?” 

“Si, por lo tanto debemos encontrar las habitaciones donde vivían estas personas y buscar un método para desactivar las ruinas, además de eso, si logramos encontrar algo bueno deberíamos tomarlo para nosotros.”

“No anuncies tan orgullosa que estás a punto de robarle a alguien.”

Ritz habló desde la parte de atrás con un tono consternado, pero a Lapis no pareció importarle cuando respondió tras apretar los puños con convicción.

“Los dueños llevan muertos cientos de años, así que no sería robar.”

“Aun así, ya que estas ruinas estuvieron inactivas por tanto tiempo ¿No crees que los dueños tomaron todo los objetos de valor?”

Lapis se deprimió al escuchar a Loren hablar, pensando que si ella hubiese sido la administradora de esas ruinas habría tomado todo lo que pudiera ser importante.

“Si, eso es probable y también existe la posibilidad de que no hayan dejado atrás un manual que explique el funcionamiento de este lugar.”

“¿Qué haremos si eso sucede?”

“¿Qué deberíamos hacer?”

Loren miró a Lapis consternado al escuchar que respondió a su pregunta con una interrogativa.

El grupo de Ritz no estaba en condiciones de pelear.




Aun cuando Ritz y Nim eran capaces de combatir, era poco probable que Chuck pudiera hacerlo por su lesión y Colts solo era un anciano común y corriente sin su magia. 

Sumado a eso el mismo Loren no estaba en su mejor condición física y mental.

“Incluso mi arma está en un estado deplorable…”

La gran espada de Loren se desgasto en la batalla contra los Goblins oscuros.

Eso se debía principalmente a que sus cuerpos eran muy densos, así como también al hecho de que el mismo Loren no le había dado los cuidados adecuados desde la última guerra en la que participó como mercenario.

“Un par de cortes más y puede que se rompa” añadió Loren “Esto es demasiado problemático… Conseguir una nueva espada no va a ser fácil” finalizó diciendo “Bien, ya pensaré en algo cuando se rompa, por el momento necesito recabar información que me permita sobrevivir.”

“¡Eso es exactamente lo que necesitamos hacer, es momento de investigar!”

Lapis abrió una puerta en medio del pasillo por el que avanzaban tras dar una fuerte declaración.

Chuck se asombró al darse cuenta de que Lapis lo hizo sin buscar ningún dispositivo de seguridad en el área.

Al escucharle hablar Loren supuso que llegaron a las recamaras y llegó a la conclusió, de que el hecho de que Lapis actuara tan imprudentemente se debía a que ella creía que nadie pondría una trampa en la puerta de su casa, pero incluso si sabía eso no pudo evitar pensar que ella estaba siendo demasiado imprudente al entrar y buscar despreocupadamente entre los objetos de la habitación.

“¿Qué le sucede?”

Ritz entró un momento después preguntándole a Loren por el comportamiento de Lapis, pero todo lo que éste último pudo hacer fue encogerse de hombros en respuesta.

La verdad era que no sabía cómo responder a eso, pero no quería hacer que Ritz se sintiese incómodo al decirlo tan directamente y prefirió no decir nada.

“Sucede que en realidad estoy bastante familiarizada con las ruinas, así que quédense tranquilos y déjenmelo a mí.”

Loren supuso que las recamaras eran individuales debido a que tan solo fue capaz de encontrar una cama, así como algunos muebles individuales y aunque todas las cosas dentro estaban deterioradas por el tiempo, aún mantenían su forma original.

Aunque las acciones despreocupadas de Lapis le hacían ver como alguien habituada a explorar esos lugares, también era cierto que el hecho de que tomara objetos al azar le hacía ver como alguien que no tenía idea de lo que estaba haciendo. 

“Estoy seguro de que sabe más que nosotros, así que solo hay que dejarla trabajar.”

Eso fue todo lo que Loren logró decirle a Ritz cuando Lapis comenzó a actuar más como una Ladróna que como una Sacerdotisa, abriendo muebles y volteando las estanterías.

“No hay nada útil aquí.”




Tras decir eso Lapis se trasladó a otro cuarto en busca de algo que les pudiera ser de utilidad.

A pesar de que en las recamaras había muy pocas cosas de valor, Lapis fue capaz de recolectar algunos libros, joyería y monedas que parecían interesantes.

Los libros estaban escritos en el idioma del Reino Antiguo, por lo que Ritz y Loren no pudieron leerlos en lo absoluto y de no haber sido porque Lapis les explicó que contenían información sobre las Ruinas que estaban explorando éstos no se hubieran enterado de nada.

“¿Por qué no tomamos esto y regresamos a casa?” 

El objetivo de Ritz y su equipo era el de investigar las ruinas, por lo tanto, no importaría si no lograban detener su funcionamiento ya que de igual manera recibirían su pago.

Ya que habían cumplido con su propósito original, Ritz pensó que sería una mejor idea volver a la ciudad y reportarlo al Gremio de Aventureros en lugar de seguir exponiendo sus vidas en medio de ese lugar tan peligroso.

Loren no lo recriminó por haber preguntado. 

Después de todo, si él hubiese estado en la misma situación sabía que sería probable que hubiese sugerido lo mismo. 

Más aún si la mitad de su equipo no pudiese combatir por sus lesiones.




“Pueden hacerlo si quieren, solo espero que puedan conseguirlo por su cuenta.

Aun cuando Lapis respondió con un tono ligero, sus palabras eran las de una persona que sabía el estado físico y mental de las personas en el bando contrario. 

En el estado en el que se encontraban Ritz y compañía tendrían bastante suerte si pudieran salir sin encontrarse con nada en su camino de regreso, pero si se llegasen a encontrar con los Goblins modificados genéticamente no habría manera de que pudieran sobrevivir.

Ritz tuvo que decidir entre tomar el riego y volver o enfrentar a los Goblins oscuros que pudieran aparecer en un futuro junto a Loren, que aún podía pelear y Lapis, que tenía disponibles sus Artes Divinas.

“¿No sería mejor si volvemos todos juntos? No es como si fuese a ocurrirle algo a las ruinas entre hoy y mañana ¿Cierto? En dado caso sería mejor ir a reportarlo y dejar que los aventureros de rango más alto se hagan cargo de ello.” 

“Cuándo dices rangos más altos ¿te refieres a los de rango oro y platino?” Lapis cuestión sus palabras “Me preguntó cuánto tiempo pasará hasta que puedan aceptar la misión.”

Los rangos de aventureros que Lapis mencionó son uno y dos rangos más altos que Ritz y su grupo, respectivamente.

La clasificación del Gremio de Aventureros comienza por los rangos bronces, seguidos por los de hierro y plata y por encima de esos estaban los rangos de oro y platino. Se decía que aquellas personas que estuvieran por arriba del rango oro ya habían excedido los límites de la raza humana y que su fuerza era incomparablemente superior a la de los rangos inferiores, por lo cual, no era extraño que el número de rankeados en el rango oro fuera de sólo unos cientos de personas mientras que los rankeados en platino solo fueran de unas cuantas decenas. 

Además, también existía el rango de oro escarlata, el cual indicaba el nivel más alto al que todos los aventureros podrían aspirar y al que solamente una persona pudo llegar desde que se creó.

Lapis estaba dándole a entender a Ritz que no habría manera de saber cuánto tiempo y dinero tomaría el pedirle a un número limitado de gente que se hiciese cargo de esa misión.

“No los detendré si deciden volver” añadió ella “estaré rezando para que puedan volver sanos y a salvo.”

Ritz bajo la cabeza una vez que la escuchó hablar y permaneció callado.

“Eso fue bastante duro.”

Lapis respondió a Loren con un susurro.

“No sería bueno para ninguna de las dos partes si los obligásemos a venir con nosotros.”

“¿Cómo puedes estar tan segura de que te voy a seguir?”

“Estás tratando de decir que…” Lapis había estado hojeando los libros que tomó de una estantería cuando de pronto dejó de hacerlo y miró a Loren en silencio antes de continuar hablando “¿No vendrás conmigo?”

Loren respondió de prisa al darse cuenta de que la mujer frente a él estaba comenzado a parecerse a un cachorrito abandonado, preguntándose internamente si lo estaba haciendo a propósito.




“Supongo que ya es demasiado tarde para volver, así que iré contigo.”

“Genial, no había manera alguna de que yo pudiera manejarlo sola” ella finalizó diciendo “Muchas gracias.”

Loren desvió su mirada mientras rascaba la punta de su nariz.

Él no podía recordar ninguna experiencia similar a la de ser agradecido por otra persona, por lo tanto no pudo evitar sentirse avergonzado cuando Lapis le agradeció de una manera tan directa. 




“Tengo buenas noticias.”

“¿Cuáles son?”

Aunque ella le dijo que eran buenas noticias, él no supo si solo estaba bromeando.   

Después de todo Loren se había estado lamentando en silencio desde que aceptó la invitación de Safe para cazar Goblins debido a que nada bueno le sucedió después de haberlo hecho.

Sin percatarse de la frustración en el rostro de Loren, Lapis levantó con orgullo uno de los libros que había sacado de una estantería.

El libro parecía ser bastante antiguo y a pesar de que este tenía los bordes deteriorados y el color de la portada desvanecido, seguía siendo legible. 

“Incluso si me lo muestras, seguiré sin tener idea de lo que es.”

“Es un manual con la información que estábamos buscando.”

“Así que en verdad puedes leer los caracteres del Reino Antiguo ¿eh? Eso es increíble.”

“Después de todo soy una Sacerdotisa que sirve al Dios del Conocimiento.”

Loren vio el libro de cerca preguntandose si otros sacerdotes que sirven al Dios del Conocimiento serían capaces de leerlo. 

Después de que Lapis abriera la cubierta de cuero negro y aun cuando sabía que Loren no sería capaz de entender ni una sola palabra de lo que estaba escrito allí, le señaló un párrafo para indicarle dónde estaba la información que necesitaban.

“¿Todos los sacerdotes que sirven al Dios del Conocimiento saben tanto?”

“Debería de haber algunos eruditos como yo entre ellos.”

Loren se dio cuenta de que ella apartó ligeramente la mirada al decir esas palabras.

Él adivinó que lo que ella acababa de decir era tan solo un pretexto para justificar su gran conocimiento. 

“Entonces ¿Qué es lo que tenemos que hacer ahora?”

“Tenemos que encontrar el panel principal en la sala de control y desactivarlo” añadió ella ¿Ya han decidido lo que harán ustedes?” 

Ritz miró a su grupo antes de responder.

“Iremos con ustedes chicos, siento que de esa manera tendremos más posibilidades de sobrevivir.”

“Bien, apresuremonos entonces, una vez que la hayamos desactivado todo terminará.”

Lapis cerró el libro y lo colocó bajo su brazo.

Una vez que Ritz se decidió lo único que les quedaba por hacer era actuar lo más precavidos posibles para evitar resultar lastimados, pero por alguna razón en particular Loren pensó que no habría manera de que pudieran hacerlo sin antes pasar por una tribulación.

 

 

NOVA: Revisado y corregido

4 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios