Kuitsume Youhei no Gensou Kitan (NL)

Volumen 1

Capítulo 5: Explicando la Situación

Parte 2

 

 

El hecho de que la pared hubiese sido traspasada no significaba que se hubiese desmoronado por completo.

El muro seguía funcionando hasta cierto punto, evitando que todos los goblins se abalanzaran a la vez.




Pensando que aún podría conseguir algo de tiempo Loren avanzó hacia delante con un paso veloz y barrió con su gran espada de costado a dos Goblins que fueron cortados por la mitad en el acto.

Cuando llevaba la espada de regreso hacia él, se dio cuenta de que un tercero también había caído.

En esos momentos, mientras los veía esparcirse por los suelos, se dio cuenta de que el piso estaba demasiado limpio.

Habiendo caído tantos Goblins del techo, un gran número de ellos debería de haber muerto tras ser pisoteados por los que seguían cayendo después de ellos.

Como ese fue el caso, se suponía que tendrían que estar sus cadáveres esparcidos en la zona, sin embargo, aunque había rastros de sangre en los alrededores no quedaba ni uno solo de sus cuerpos.




A pesar de que Loren no sabía mucho sobre los monstruos, había oído hablar sobre la mala alimentación de los Goblins.

Él sabía que una de sus costumbres era comerse cualquier cosa que les cupiese en la boca y en esos momentos, no podía evitar preguntarse si eso incluía a sus propios camaradas.

Aun cuando Loren creía que había algo extraño continuó agitando su espadón.

Ante la gran espada y el impulso con el que era blandida, los escudos de madera y las pequeñas espadas de los Goblins no fueron capaces de ofrecer resistencia. 

Sin mirar hacia atrás, mientras Loren continuaba despedazando a sus adversarios, le hizo una pregunta a Ritz. 

“¿¡Aun no terminas de subir!?”

“¡Lo-Lo siento!”

Cuando Loren volteo para comprobar a qué altura iba Ritz, se dio cuenta de que apenas iba por la mitad de la escalera.

Tras ver eso supo de inmediato que le iba a tomar bastante tiempo llegar a la cima y al mismo tiempo, encontrándose a punto de rendirse, pateó a un Goblin que intentó deslizarse por debajo de él y lo apuñalo.

“¿No pueden ayudarlo a subir desde allí?”

Loren no pudo evitar preguntar aun cuando era consciente de que eso no sería posible.

Frente a él la grieta en el muro de tierra empezó a ensancharse cada vez más y el número de Goblins que pasaba por ella aumentaba gradualmente. 

Loren sabía que todavía podía defenderse de ellos por lo cual tras mirar con calma el número de Goblins y la velocidad con la que estaban rompiendo el muro, comenzó a balancear su espada una vez más en dirección hacia ellos.

Mientras iba sintiendo una desagradable sensación a través de su espada al cortar y triturar a sus enemigos, recibió una noticia desalentadora por parte de Lapis quien estaba asomando su cabeza desde la escotilla.




“¡Loren, los Goblins han aparecido aquí arriba también!” Añadió ella “¡Chuck y Nim están intentando lidiar con ellos pero sus números siguen aumentando!” 

“¿¡Más Goblins!?” Se quejó en él “¿¡Qué demonios pasa con estas ruinas!?”

Irritado por lo que acababa de escuchar, Loren hizo otro movimiento con su arma haciendo que otro cuerpo cayera a sus pies manchando el suelo de sangre.

Loren dio un paso atrás para evitarlo a la vez que gritaba lo siguiente.

“¡Ritz! ¿¡Aún no!?”

“¡Ya casi!”

“¡Puedo esperar pero los chicos de allá arriba no!” Dijo Loren “¡Si nos demoramos demasiado en subir, seremos atacados por ambos lados!” 

“¡Lo se! ¡Maldición! ¡Soy jodidamente lento!”




Se podía escuchar la desesperación en las palabras que Ritz acababa de decir, sin embargo, Loren no tuvo tiempo para preocuparse por él y los demás ya que tenía que lidiar con sus propios problemas. 

La cantidad de Goblins que cruzaban por la grieta del muro seguía creciendo conforme pasaba el tiempo, haciendo que fuese imposible para Loren derrotarlos a todos de inmediato.

Logró mantenerlos alejados de las escaleras pero poco a poco comenzó a sentirse impaciente cuando éstos comenzaron a rodearlo.

De pronto la parte de Loren que aún permanecía tranquila notó que algunos de los Goblins que le rodeaban se estaba comportando de una manera extraña.




Todos ellos habían estado entrando en un frenesí por la pared para intentar atacarlo, pero tan pronto como veían los cadáveres de sus compañeros tirados en el suelo dejaban caer sus armas y como si se hubiese olvidado de la presencia de su enemigo recogían los cuerpos.

Además de que después de que levantaran suficientes cadáveres los Goblins abandonaban la escena.

No había manera de que Loren pudiese saber qué es lo que estaba causando que éstos actuasen de esa manera, sin embargo, gracias a ese extraño comportamiento el número de monstruos a los que tuvo que enfrentarse fue disminuyendo. 

Por mucho que se preguntara internamente que era lo que estaba pasando él no pudo llegar a una conclusión y tampoco era como si fuese capaz de preguntarles directamente.

Aun cuando no podía comprender sus acciones, Loren vio eso como una oportunidad.

Sin pensar demasiado en ello llegó a la conclusión de que si mataba a una buena cantidad de Goblins y los esparcia a su alrededor los Recolectores se concentrarían en recuperar a los caídos y posteriormente se irían del lugar reduciendo en gran medida el número de enemigos con los que tendría que enfrentarse.

No había manera de que no se aprovechara de ello.




La batalla continuó con Loren matando a los que se centraban en atacarlo y con los Recolectores recogiendo lo que quedaba de sus camaradas.

A pesar de que él no tenía la capacidad para diferenciar entre los dos tipos diferentes de Goblins, se centró en atacar a los que no recogían los cadáveres.

Por encima de su cabeza Ritz finalmente llegó a la cima de la escalera y estaba siendo ayudado por Lapis y Colts para subir al piso superior.

“De prisa Ritz, Chuck y Nim no podrán detenerlos a todos.”

“Date prisa, parece que los Goblins normales no son nuestros únicos enemigos.”

“¿Ah? ¿Acaso apareció algo diferente a un Goblin?”

“No, me refiero a que hay una especie diferente de Goblin por delante…” 

“¿¡Qué está pasando Chuck!?” se quejó el guerrero “¡Maldición! ¡Chuck!” 

Ritz estaba a punto de salir del piso inferior cuando de repente gritó intentando subir el último escalón de las escaleras, sin embargo, una de sus piernas falló y cuando estaba por caer fue sostenido por Lapis y Colts.

Loren estaba irritado por la torpeza de Ritz pero a juzgar por la conversación que acababa de escuchar, supuso que algo le había sucedido a Chuck y pensó que debería darse prisa en subir.

“¡Demonios, un problema tras otro…! ¡Esto es demasiado agotador!”

Por primera vez desde que empezó a pelear, Loren cambió la manera en la que blandía su espada.

Hasta entonces solo se dedicó a balancearla con el poder de sus brazos pero en esos momentos giró parte de su cuerpo para darle un mayor impulso. 

Él ya era capaz de matar a los Goblins en el pasado de un solo golpe, sin embargo, cuando añadió ese pequeño movimiento en su cadera los ataques se volvieron más rápidos y precisos en comparación con los anteriores.

Los monstruos que recibieron el ataque no solamente fueron cortados en dos, sino que se convirtieron en una lluvia de sangre; el corte fue tan poderoso que aquellos que no estaban dentro del rango de la espada salieron volando hacia atrás por la fuerza con la que era blandida. 

Loren consiguió deshacerse de todos los Goblins a su alrededor con un solo corte y antes de que estos pudieran rellenar el espacio vacío, se apresuró a subir al piso superior.

Al mismo tiempo cortó la escalera por debajo de sus pies para evitar que fuesen capaces de seguirlo y tras eso, subió más rápido que nadie y aterrizó en el suelo del nivel superior sin ningún tipo de ayuda.

Miró a su alrededor mientras sostenía su espada en una postura ofensiva y fue entonces que se dio cuenta de que la figura de Chuck estaba tirada en el suelo pegado a una pared y sangrando por la cabeza. 

Por otra parte, Ritz estaba luchando para protegerlo mientras que Nim luchaba contra algo que finalmente terminó por derribarla.

“¿Qué carajos es eso?”

No importaba como lo viese Loren, los enemigos que causaron este desastre eran los Goblins.

O al menos se parecían a ellos.

Sin embargo, el Goblin frente a él era de un color más oscuro al de uno normal y en lugar de la típica estatura de un niño éstos tenían un cuerpo tan grande que incluso Ritz se vería obligado a verlos hacia arriba.

“Loren, Nim está en problemas!”

“¡Viejo! ¿¡Por qué no has utilizado tu magia!?”

“¡Estoy agotado!” agregó Colts “¡No seré capaz ni siquiera de poder usar hechizos básicos por un tiempo!”

En la dirección a la que estaba apuntando Colts estaba el cuerpo de un Goblin oscuro colapsado con humo saliendo de sus restos. 

De alguna manera u otra, se las arregló para derrotar a uno con su último hechizo.

“¡Loren, tienes que ayudar a Nim!” 

Ante las palabras de Lapis, Loren recordó que tenía que encargarse de los enemigos antes de ponerse a evaluar la situación a fondo, así que una vez que hubo cambiado su enfoque se apresuró hacia el Goblin oscuro que estaba intentando romper la ropa de Nim con su brazo apuñalado por un cuchillo y lo golpeó en la cara.

Si hubiese sido un Goblin ordinario la patada hubiese bastado para romperle el cuello y mandarlo a volar, sin embargo, el que estaba sobre Nim solo se movió ligeramente y en cuestión de segundos se recuperó del impacto y comenzó a amenazar a Loren con un rugido bajo. 

Éste último ignoró sus amenazas y en secuencia con su ataque anterior golpeó el cuello del monstruo con su espadón.

“¡No puede ser! ¿¡Qué clase de broma es esta!?”

La espada, que había sido capaz de atravesar a una gran cantidad de Goblins a la vez, fue detenida por la gruesa piel del monstruo antes de que llegara a los huesos.

A pesar de que la sangre comenzó a gotear de la herida del monstruo sobre Nim, el Goblin oscuro no mostró signos de preocupación y en lugar de eso, alzó su cuerpo para intentar alcanzar a Loren aun con la espada incrustada en su cuello.

Loren empujó hacia abajo con su gran espada para evitar que se levantase. 

Al mismo tiempo, Nim sacaba su cuchillo del brazo del Goblin oscuro y lo incrustaba en uno de sus ojos al aprovechar la situación. 

Sus ojos, que no eran tan resistentes como lo era su piel, fueron penetrados con bastante facilidad por la daga, haciendo que el monstruo gritara mientras giraba su cabeza hacia atrás cubriendo su rostro con ambas manos. 

Después de eso, Nim consiguió escabullirse por debajo del cuerpo del Goblin oscuro mientras que Loren fue capaz de sacar su espada y tras gritar encarecidamente, volvió a clavar su arma con todas sus fuerzas en la garganta de su enemigo. 

Una vez más el espadón fue bloqueado por la densa piel y sus músculos, solo que a diferencia de la primera ocasión Loren supo cómo reaccionar.

Siguiendo la secuencia del ataque anterior deslizó la espada por su cuello, haciendo que la hoja rasgase su piel hasta cortar los huesos y provocando que la cabeza saliese volando unos instantes después.

“¿Estás bien, Nim?”

“Estoy bien, pero Chuck y Ritz necesitan ayuda.”

Tras escucharla hablar Loren dirigió su atención hacia el otro lado. 

Ritz acababa de esquivar el brazo del Goblin oscuro y consiguió clavar su espada en uno de sus costados.

Loren pensó que con eso le bastaría para derribarlo pero al monstruo parecía no dolerle su lesión y se abalanzó hacia Ritz, agarrándolo por la cabeza. 

“¡Bastardo!” se quejó “¡Déjame ir!”

Incluso los Goblins normales tenían una fuerza considerable.

Por lo que Loren no pudo evitar preguntarse cuánta fuerza tendría uno de ellos que creció a tal escala.

Era fácil imaginar que era lo que sucedería si el Goblin sostuviera la cabeza de Ritz con tal fuerza, sin embargo, el aventurero de rango plata no se iría sin dar pelea e intentó escapar retorciendo su espada clavada en la herida del monstruo, pero por más que lo intentó no fue capaz de escapar de su agarre y sus huesos comenzaron a rechinar ante la presión.

“¡Maldición! ¡Mis huesos están por romperse!”

Cuando Ritz estaba a punto de ser aplastado Loren acudió en su ayuda.

Aprovechando que el Goblin oscuro estaba distraído, Loren lo atacó desde su espalda poniendo toda su fuerza en un solo golpe dirigido hacia su cuello.

Del cuerpo del monstruo comenzó a brotar sangre de la herida y un momento después de que perdiera su cabeza cayó de rodillas estrellándose contra el piso.

“¿Estás bien?”

“Me has salvado, estaba a punto de ser aplastado.” 

“No lo menciones” añadió Loren “¿Qué hay de ti Chuck?”

“Sigo vivo…”

Chuck sangraba por la cabeza pero parecía que iba a ser capaz de seguir adelante.

Cuando Loren preguntó lo que había pasado las personas del grupo que subieron primero le dieron una explicación detallada de lo que sucedió. Básicamente éstos le contaron que en un principio aparecieron algunos Goblins regulares pero de pronto aparecieron esos Goblins gigantes causando estragos y aunque fueron capaces de eliminar a uno de ellos usando la magia de Colts, el segundo de ellos no fue afectado por las flechas de Nim y terminó por derribarla. Al mismo tiempo, Chuck intentó salvarla pero tan pronto como bajó su guardia fue repelido por un tercer Goblin oscuro y fue solo hasta entonces que Ritz entró en la pelea.

“Lo siento Chuck, fuiste herido por mi culpa.”

“Oye detente, estás actuando raro, solo trata de curar mis heridas en silencio.”

Chuck señaló su cabeza ante Nim que seguía disculpándose apenada por lo que acababa de suceder con las orejas alicaídas.




Tras haberle escuchado ella asintió con la cabeza y empezó a tratar la herida.

Loren decidió dejarlos solos por el momento y llamó a Lapis quien estaba agachada junto a los dos Goblins oscuros que habían perdido sus cabezas.

“¿Has descubierto algo?”

“Solo son suposiciones pero si mis especulaciones llegasen a ser ciertas, eso significaría que nos encontramos en medio de unas ruinas bastante desagradables.”

“¿A qué te refieres?”

Loren no podía creer que esas palabras salieran de la boca de Lapis, quien hasta hace unos cuantos minutos atrás había estado feliz por tener la oportunidad de explorar ese lugar, así que le pidió una explicación de lo que creía que estaba pasando pero en lugar de que ésta le respondiese se acercó a Ritz y se aclaró la garganta antes de hablar.

“Ritz, me gustaría que me acompañaran a comprobar algo.”

“¿Hay alguna razón en particular por la que tengamos que acompañarte?”




“No, pero deberían cumplir con su propósito de investigar las ruinas y por sobre eso, si no somos capaces de sellar estas instalaciones pronto podrían convertirse en un gran problema.”

Lapis inclinó ligeramente su cabeza hacia un lado esperando por una respuesta de Rit, quien volteo a ver a Loren en busca de su opinión, pero este último tan solo se encogió de hombros dándole a entender que no tenía idea de lo que la otra parte estaba hablando.

 

 

NOVA: Revisado y corregido

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios