The Death Mage Who Doesn’t Want a Fourth Time (NL)

Volumen 1

Capítulo 2: Gentil Venganza

Parte 5

 

 

Siete bandidos se encontraban bebiendo el licor que habían robado de sus presas, mientras descansaban en un escondite sencillo.

“¡Jaa! Hoy solo logramos obtener una cosecha intermedia”.

“Sii, pero estoy seguro de que cuando regresemos al pueblo, todos se alegrarán de vernos”.

La escena que creaban mientras bebían licor parecía la de un grupo de granjeros que acababa de terminar sus labores del día y que ahora se encontraban compartiendo unas copas entre amigos, sin embargo, era innegable que eran bandidos.

La evidencia de esto, se encontraba en el vino que habían robado de un grupo de comerciantes ambulantes, que fueron tacaños con sus comisiones al momento de contratar una escolta formada por aventureros.

El armamento que portaba este grupo de bandidos consistía en armaduras de cuero, viejas y deterioradas, lanzas hechas a mano, arcos y flechas, y un hacha utilizada para cortar leña. Además, en el mejor de los casos podían utilizar algunas técnicas de combate sin haber recibido un entrenamiento formal, como una característica buena, ellos tenían buena destreza para la lucha. En el peor de los casos, sólo era un grupo que sabía cómo usar armas.

De hecho, la mayoría de ellos nunca habían tenido la profesión de ‘Agricultor’, y nunca habían recibido ningún tipo de entrenamiento relacionado con el combate. La razón por la que imitaban estos pobres papeles como bandidos, era porque eran pobres.




Eran sólo unos jóvenes pertenecientes a alguna aldea, que se vieron empobrecidos por diversas razones, y que huyeron para cometer crímenes. Tales cosas como estas no eran raras en Lambda.

“Bien, es hora de que uno haga guardia para que podamos ir a dormir”.

El escondite de los bandidos era muy sencillo, sólo habían cortado la hierba entre los altos pastizales, creando un cuadrado despejado entre la hierba alta para levantar algunas tiendas. También habían construido una torre para la vigilancia, pero parecía que no tenían ninguna intención de utilizarla.

De hecho, este pastizal sólo albergaba algunas bestias salvajes, y era un lugar casi seguro mientras no se prendiera una fogata. Aun así, mantenían su vigilancia contra uno que otro goblin que de vez en cuando se alejaba de su grupo.




Pero al mismo tiempo, dichos goblins, hacían sonidos guturales y gritaban cuando se acercaban, por lo que la motivación del que se quedaba haciendo guardia era baja.

**hiccup** “Parece que bebí demasiado…”

El centinela, que parecía haber bebido demasiado vino, fue agarrado por sorpresa por las garras de un oso compuesto por huesos, que salió de repente de la pared formada por la hierba alta.

Se escuchó un sonido sordo y bajo, pero nadie salió de las tiendas. En cambio, el hombre, los monos, los lobos y el pájaro óseo que venían detrás del oso óseo, salieron de la pared de hierba.

Y, detrás de todos ellos estaba Vandalieu.

“Quedan seis. Desháganse de él rápidamente”.




Como respuesta, sólo se escucharon los sonidos de huesos frotándose.

Estos jóvenes bandidos, nunca regresarían a su aldea.

***

 

 

Para Vandalieu, encontrar el escondite de los bandidos fue realmente fácil ya que su comportamiento había sido demasiado atroz. Vandalieu pudo utilizar los espíritus de las víctimas que los bandidos habían asesinado como fuente de información.

Las víctimas que habían sido atacadas por ellos, habían perdido no solo sus cosas sino también sus vidas. El miedo y el odio que sentían en contra de sus perpetradores era tan grande que les hizo fácil a los insectos no-muertos encontrarlos.

Aun si dichos espíritus se hubieran ido a lugares distantes, una vez que encontrara sus cadáveres podía volver a llamarlos utilizando la habilidad [Descenso Espiritual] y escucharlos.

Cuando liberó a los insectos no-muertos, con la información obtenida de los espíritus, pudo localizar el escondite de los bandidos en pocos días.

Empleando este método, Vandalieu ya había podido encontrar el escondite de cuatro grupos de bandidos que operaban en las cercanías del territorio del cuasi barón Bestero.

E incluso después de haber encontrado sus escondites, siguió reuniendo información sobre los números de sus grupos y los armamentos que portaban. Los bandidos que atacó hoy sólo pertenecían a una aldea y podrían clasificarse como el grupo de bandidos de menor nivel y peor armado de todos.

“Muy bien, la práctica de hoy fue todo un éxito. Todos ustedes lo han hecho bien”.

Después de confirmar la aniquilación de todos los bandidos, Vandalieu parecía imperturbable, pero en su interior su corazón estaba latiendo con buen humor al ver el trabajo de los no-muertos. 

Por supuesto, los no-muertos eran sólo huesos, por lo que no podían sonreír, pero las llamas blancas en el interior de las cuencas oculares de sus cráneos temblaban llenas de placer. ‘El jugador más valioso de este encuentro’ fue el oso óseo que se había encargado primero del centinela y que después había acabado con otro bandido usando sus garras.

El hombre óseo también había apuñalado a dos de los bandidos con sus dagas, los monos y los lobos óseos habían estrangulado y mordido al resto uno por uno.

“Bien, está bien. Ya te dije que serías capaz de volver a volar dentro de poco”.

El pájaro óseo había caído derribado por uno de los ataques de los bandidos cuando estaba picoteando su cabeza, y como resultado su parte inferior había terminado semienterrada en el suelo. Vandalieu había tenido que crear un golem en ese sitio para poderlo sacar.

Era cierto que una vez fue un pájaro, pero ahora era una carga, algo que no se podía evitar. Porque un pájaro sólo compuesto por huesos no podía volar.

Si se lo observaba bien, era fácil entender que un ave cuyas alas no tenían plumas y eran sólo huesos no pudiera volar.

“Cree en ti mismo. Si continúas acumulando experiencia y sigues subiendo de rango, seguramente podrás volver a volar”.

Alentado por Vandalieu, el pájaro óseo expresó su alegría agitando su alas con un **kashkashkash**. Vandalieu se preguntó si con eso le estaba diciendo, ‘Bien, haré mi mejor esfuerzo’.

Después de mostrarle una sonrisa y acariciar su cráneo, Vandalieu fue a revisar el botín acumulado por los bandidos.

Lo primero que notó fue un carruaje con tres grandes barriles de vino. Los bandidos ya habían abierto uno y se lo habían bebido, por lo que sólo quedaban dos.

Evbejia era un pueblo que se dedicaba a producir vino, así que estos debían haber sido buenos vinos en sí mismos.

“…Me pregunto si hay algo más”.

Aunque los vinos valían menos que el agua para un niño de un año. No había forma de rechazarlos, el vino también era inútil para sus compañeros óseos.

(¿Tendré que usarlos para cocinar en el mejor de los casos?)

No, Vandalieu pensó que probablemente podría beberlo. Era bueno que tuviera un nivel tres en su habilidad [Resistencia a los Estados Anormales], así que aun cuando tenía el cuerpo de un niño de un año, mientras no bebiera demasiado, no podría emborracharse.

“…~E~so~no~pa~sa~ra~… Pensar en beber alcohol a la edad de un año, ¿Qué pasa si te vuelves adicto al alcohol en el futuro?…”

Pero fue Vandalieu quien se detuvo a sí mismo en seguir pensando eso, ya que tenía la sensación de que su madre no lo permitiría. 

“Pero creo que aun así, debería tomar al menos un barril. También está el carruaje. Y el resto…”

Vandalieu exploró el área alrededor del carruaje y los interiores de las tiendas, pero los resultados fueron tales que un aventurero o un soldado ordinario sólo sería capaz de llamar, ‘Patético’. Sólo encontró un saco de tela que contenía monedas de cobre y de plata, aparentemente tomadas de los vendedores ambulantes, una pila de bolsas llenas de mijo, avena y otros granos de cereal, y trigo barato que se utilizaban como alimento para mascotas y ganado en la Tierra, una pequeña cantidad de pescado seco de río, y el resto sólo consistía en artículos de uso diario utilizados por los bandidos.

El punto más destacable en esa colección fue probablemente un frasco de unos cinco kilos de sal.

El botín consistió en un tesoro bastante pequeño, pero era de esperar. Después de todo, este grupo de bandidos era normalmente sólo un grupo de jóvenes aspirantes a granjeros, y sólo había siete de ellos. 

Naturalmente, los vendedores ambulantes habían sido una presa rentable para ellos, porque un carruaje que hubiera contratado una escolta de aventureros no habría podido ser seleccionado nunca como un objetivo.

Por otro lado, esto para Vandalieu fue una buena recompensa.

“Es una gran cosecha. Ya estaba cansado de solo comer carne y beber sangre, y la sal que mi mamá había almacenado también se había agotado. Además, también me alegro de haber conseguido algo de tela”.

Hasta ahora, la vida de Vandalieu sólo se había sustentado mediante la caza de bestias en el bosque. Las reservas que había tenido de trigo, queso, verduras, sal, entre otros, se habían agotado rápidamente después de que Darcia fuera asesinada. Originalmente, ella había estado en el proceso de preparar las cosas para el viaje de una persona, por lo que solo tenía suficientes reservas para ella.

Y a medida que Vandalieu crecía, también comía más y más.

Era difícil para él cubrir todas sus comidas con sólo sangre, le hubiera resultado difícil si a causa de eso se hubiera terminado acercando más al linaje de los vampiros y se terminara volviendo vulnerable al sol, así que estaba ansioso por volver a comer comida normal. Además, la carne que perdía toda la sangre tenía un sabor monótono después de ser asada, y a veces sólo podía conseguir presas cuya carne ni siquiera sabía bien en primer lugar, como mapaches, zorros, entre otros. Aun así, todo ellos eran mejor que cuando sólo tenía goblins para comer.

Por otro lado, su cuerpo ni siquiera llevaba puesto ropa, sino un pedazo de piel con el que estaba adecuadamente envuelto.

Se veía igual que el hijo de un bárbaro.

“Si utilizo los cambios de ropa de los bandidos, podré ser capaz de crear nueva ropa. El resto consiste en sólo dinero, por lo… bueno, en algún momento se me presentará la oportunidad para utilizarlo”.

La moneda del Imperio Armid y sus reinos vasallos, empezado desde su valor más bajo, primero estaban las monedas de cobre pequeñas de media luna, después las monedas de cobre de una luna, las monedas de cobre de diez lunas, monedas de plata de cien lunas, monedas de oro de mil lunas y monedas de platino de diez mil lunas.

Además, el papel moneda existía en Lambda, aunque era casi exclusivamente manejado por las grandes cámaras de comercio y la alta nobleza. Había billetes de cien mil lunas y un millón de lunas. Para ser más precisos, no era realmente papel moneda funcionando como billetes, sino que podían ser utilizados como bonos o billetes para transacciones entre naciones.

El dinero acumulado por este grupo de bandidos ascendía a unas mil lunas. Eso era aproximadamente el doble del ingreso mensual promedio de un trabajador urbano.

Aun teniendo este dinero, Vandalieu no tenía claro si llegaría la oportunidad de utilizarlo, ya que los guardias y aventureros vendrían a matarlo sin dudarlo si intentara entrar en una ciudad. 

Sin embargo, aun así lo llevaría consigo, ya que tal vez tarde o temprano podría intercambiarlo por el dinero de otra nación cuando cruzara fronteras. 

“¿Hmm? ¿Qué hay en esta bolsa?”

Vandalieu notó que había una bolsa de cuero aún más pequeña debajo de la bolsa que contenía las monedas. Era liviana y hacía un ligero sonido de tictac cuando la agitaba.

Cuando desató su cuerda y examinó su contenido, dos piedras de colores delicados y semi transparentes estaban dentro. Parecían algún tipo de joyas, pero para él no se veían muy bonitas.

“Mamá, ¿Sabes qué es esto?”

“…Esas son piedras mágicas. Si no me equivoco debieron ser extraídas de algún monstruo, y por ese tamaño y color, creo que debieron ser de algún goblin. Estoy segura de que puedes conseguirlas por diez lunas cada una…”

Se dice que las piedras mágicas eran sustancias cristalizadas en el momento en el que el poder mágico de un monstruo, tomaba forma al morir. Podían ser utilizadas para la elaboración de diversos artículos y pociones mágicas, así como una fuente de energía para objetos mágicos que podían ser utilizados por personas comunes con pocos poderes mágicos.

Cuando se utilizaban como una fuente de energía se volvían objetos desechables, porque la piedra que enjaulaba el poder mágico desaparecía una vez que se agotaba, pero cuando eran refinadas con alquimia, podían utilizarse repetidamente mientras un mago continuara introduciéndoles poder mágico cada vez que se agotara. 

Sin embargo, las piedras mágicas de un monstruo de bajo rango como lo era un goblin, parecía desecharse cada vez que su poder mágico era agotado, y por otro lado sus precios de compra parecían ser los más bajos.

Un punto a tener en cuenta, era que muchos monstruos de bajo rango no dejaban caer piedras mágicas cuando eran asesinados. Pero la probabilidad de obtener una de estas piedras de un monstruo de bajo rango existía, era de mas o menos uno cada cien monstruos. Además, era un objeto que se conseguiría casi de forma garantizada cuando se asesinaba a un monstruo de rango alto. Mientras fuera de rango cinco o superior, se tenía garantizada su obtención.

La razón por la que Darcia no le había explicado esto a Vandalieu, era porque los monstruos que había derrotado hasta ahora eran goblins, monstruos de rango uno, así que no pensó que tenía sentido enseñárselo.

Existían monstruos de rango uno que producían piedras mágicas a pesar de su clase, y había otros que eran capaces de producir piedras mágicas de mayor calidad que las que se creaban en base a sus rangos. 

Sin embargo, Vandalieu, que ahora estaba más ocupado cazando bandidos en lugar de monstruos, sólo aprendió este conocimiento como una referencia.

Él quería registrarse en el Gremio de Aventureros lo antes posible y convertirse en un aventurero.

“Bien, por último vamos a comprobar el estado del hombre óseo… Sólo acaba de matar a dos bandidos muy débiles, y ha subido casi treinta niveles. El oso y los monos óseos también lograron subir más de diez niveles con sólo matar una persona”.

Este rápido aumento en sus niveles después de matar a uno o dos bandidos, que sólo calificaban como aspirantes a granjeros, fue logrado durante un ataque sorpresa. Era una cantidad de experiencia que no se podía comparar a la obtenida de los goblins y bestias del bosque.

Si esto era algo normal para los no-muertos, significaba que los seres humanos ganaban una buena cantidad de experiencia cuando hacían de los monstruos y demonios sus presas.

Esto hacía más comprensible el por qué los monstruos y demonios eran tan beligerantes con los humanos.

“Bien, vamos a cazar a todos los bandidos de por aquí y seguir subiendo el nivel de los no-muertos”.

Observando el aumento significativo de nivel, Vandalieu ya no podía pensar en regresar a cazar bestias. 

Todavía quedaban grupos de bandidos en las cercanías del territorio del cuasi barón Bestero, uno tenía la misma cantidad de personas que habían eliminado esta noche, otro estaba formado por un grupo de más o menos una docena o más personas, y el último tenía unas veinte personas.

Para cuando terminaran de aniquilar a todo los grupos de bandidos, los no-muertos se habrían promocionado al rango tres.

“Será muy fácil matar a los que se encuentran en el sur”.

“El grupo que se encuentra al oeste son del siguiente pueblo. También serán fáciles de matar”.

“Pero el grupo que se encuentra al norte está formado por profesionales. Parece que los que están al mando trabajaron como soldados o guardias en algún pueblo, por lo que pueden tener muchas personas fuertes y bien armadas bajo sus órdenes. También parece que se dedican a amenazar a otros para cobrar impuestos excesivos”.

Mientras Vandalieu obtenía información de los espíritus de los bandidos que asesinó, enterraba sus cuerpos creando algunos golems de tierra. El resto de sus recompensas fueron cargadas en el carruaje mientras Vandalieu dejaba atrás los rastros de los que una vez vivieron ahí.

 

 

NOVA: Revisado y corregido

5 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios