Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

O5: El Ogro y el Dragón de Hielo

 

 

Las llamas salen de la katana en mi mano.

Fuego infernal que consume a todos los seres vivos.




Pero ahora mismo, su cantidad solo pertenece a un insignificante fogonazo que a penas sirve para calentar mi cuerpo un poco antes de apagarse.

En lugar del fuego abrasador habitual, mi katana está envuelta en un hielo espeso.

“¡Nngaaah!”

Sin embargo, lanzo la espada hacia la criatura gigante que tengo delante.

Un sonido metálico resuena y fuertes vibraciones recorren mi mano.




El golpe rompió el hielo de mi espada, pero en lugar de cortar a través del enemigo, mi ataque fue rechazado por las poderosas escamas de la criatura.

Son tan duras y mis movimientos tan toscos.

El frío intenso me está frenando, haciéndome imposible usar toda mi fuerza.

“Qué triste. Verdaderamente lamentable.”

El dragón, que ni se ha molestado en esquivar mi ataque, me envía un despectivo mensaje telepático.

Ignorándolo, blando la espada de mi otra mano.

La hoja envuelta en rayos golpea las escamas y esparce chispas púrpuras.

No obstante, como me temía, no dejó ningún rasguño en esas escamas que parecen de diamante.

“No funcionará, no importa las veces que lo intentes. Puede que poseas una extraña fuerza pero no puedes esperar derrotarme. Poseo una dureza increíble, aunque quizás no tanta como mis hermanos de tierra.”

El dragón habla de una forma lenta y anticuada.

A pesar de su grandiosa forma de hablar, su voz suena como la de una mujer joven en mi mente.

Entonces, este dragón es una hembra.

El dragón es hermoso, su cuerpo corta una elegante curva, cubierto por completo por escamas parecidas al cuarzo.

Y controla el hielo.

Su mera presencia hace que la temperatura en el área circundante baje a un frío glacial.

Cubro mi espada con fuego una vez más.

Las llamas surgen casi inmediatamente, pero tengo que hacer esto tan a menudo para evitar que mi cuerpo se congele.

¿Qué temperatura podría ser este miserable frío?

Debe estar en negativo; eso seguro.

Ni siquiera Hokkaido en invierno nunca se enfrió lo suficiente como para congelar tu cuerpo de esta manera.

Constantemente me están azotando gruesas ráfagas de nieve.

Aferrándose a mi piel, la nieve agota mi fuerza y calor corporal.

Como se ha congelado, la ropa que llevaba me hacía sentir peor todavía, por lo que poco después de que la batalla empezara, tiré todas menos las que cubren lo más importante.

Desde la perspectiva de un espectador, estoy peleando semidesnudo.

Puede parecer gracioso, pero estoy luchando por mi vida.

… ¿Por qué estoy luchando contra este dragón de todas formas?

No lo sé.

Trato de recordarlo, pero no puedo pensar con claridad, como si la nieve se hubiera amontonado en mi cabeza.

Sé que intentaba ir a algún lugar.

¿Pero dónde? No puedo recordarlo.

Quería ir a algún lugar, ir a casa a un lugar en particular, pero no puedo recordar dónde estaba.

Todo lo que puedo hacer ahora es tratar de derrotar al enemigo que tengo frente a mí.

“¡GRAAAAAH!”

“Muy lamentable, en efecto. ¿Son los deseos de luchar todo lo que queda en tu mente?”

Sigo atacando con mis dos espadas.

Mis manos están demasiado entumecidas como para moverlas correctamente, y mi cuerpo está tan congelado que es dolorosamente lento.

Con ataques como este, no podré hacer ningún rasguño en las escamas de este dragón, no importa lo mucho que lo intente.

Pero a medida que continúo con estos movimientos obstinadamente sencillos, el dragón finalmente retrocede como si estuviera molesto.

“Sería una tarea sencilla el aniquilarte. Realmente me encantaría hacerlo, como agradecimiento por devastar nuestras montañas. Pero nuestro señor nos ha ordenado que no pongamos una mano sobre vosotros las llamadas reencarnaciones, así que, lamentablemente, no puedo dejarte descansar en paz.”

El dragón bate sus alas, empezando a volar.

Siento como si estuviera diciendo algo importante, pero parece que no puedo entenderlo.

Escucho su voz, pero el significado de las palabras no me llega.

“… Sin embargo, si el frío acabara contigo, entonces eso sólo sería un accidente, no culpa mía.”

La boca del dragón se curva ligeramente.

No sé cómo leer la expresión del dragón, pero parece engreída, casi traviesa.

Sin embargo esa expresión se desvanece de inmediato, dejando sólo una luz fría en los ojos del dragón.

Es una mirada digna del gobernante de este infierno glacial.

“Que caigas en la ruina en esta tierra gélida. Que eso sea por tu propio bien, también.”

Finalmente, con una mirada compasiva, el dragón se va volando.

La amenaza inmediata se ha ido.

Pero la tormenta de nieve a mi alrededor no afloja.

Puedo sentir como mi fuerza vital se escapa sólo estando de pie en este lugar.

Debo darme prisa.

… ¿Pero a dónde?

Sé que estaba intentando ir a alguna parte,

¿Por qué no puedo recordar?

Sé que era un lugar muy, muy importante.

Pero por mucho que lo intente, parece que no puedo recordarlo.

Quiero recordar, pero una parte de mí no quiere hacerlo para nada.

***

 

 

Porque ese lugar ya no existe.

He perdido todo.

Mi familia, mi orgullo, todo.

No tengo derecho de volver allí.

No después de co**rm* a mi propia hermana…

 

“Mata.”

Esa voz me dio una orden.

Y sentí cómo mi cuerpo apretaba un cuello pequeño y delgado.

 

“Come.”

Otra orden.

Mis colmillos desgarran su piel, y el sabor de la sangre llenó mi boca.




***

 

 

… ¿Acabo de recordar algo que no debería?

No lo sé.

Tal vez sea mejor así.

De cualquier manera, si no salgo de aquí, voy a morir de frío.

¿Dónde debo ir?

Mientras me quedo aquí pensando, veo algo volando a los aires desde el suelo.

¿Eso era magia?

Bueno, no tengo otro destino.

Bien podría echar un vistazo.

Olvidándome de mi destino inicial por completo, empiezo a caminar hacia lo primero que me llama la atención.

 




 

 

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 8 O5 Novela Ligera

DRAGÓN DE HIELO NIA: La líder de los dragones de hielo que reina sobre las Montañas Místicas. Uno de los más ancianos y fuertes de los ya poderosos dragones. Las escamas brillantes y cristalinas que cubren su cuerpo son increíblemente bellas. Sin embargo, el área a su alrededor está perpetuamente nevada y con un frío congelador, y dado que eso agota la fuerza y la energía de uno, es casi imposible acercarse lo suficiente como para verla. Incluso si alguien fuera capaz de hacerlo, esas bellas escamas son tan fuertes que ni una docena de hombres serían capaces de arañar alguna. Aunque la verdad en esto es dudosa, un aventurero que se la encontró mientras estaba perdido en la Cordillera Demoniaca dice que ayuda a los humanos si le ofrecen licor. Ella es un monstruo de clase legendaria, asumido como intocable para los humanos.

5 15 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
17 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios