Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 141: Cuando Estaba Deprimido (Parte 1)

 

 

Crockta ladeó la cabeza mientras caminaba por la calle.

«¿Ejecutarme? Kulkulkul.»




Qué gente tan linda. ¿Lo habían capturado accidentalmente y, sin embargo, estaban seguros de poder ejecutarlo? Sus acciones fueron demasiado apresuradas.

«Edgar. ¿Solo tienes esto?»

Crockta recordó haber bebido con Edgar, el que lo encarceló. Edgar podría haberlo olvidado, pero Crockta recordó las historias que se compartieron. Era un hombre decente. Crockta apreció el hecho de que notó la identidad de Crockta y lo encarceló rápidamente, así como el comportamiento frío y racional de Edgar frente a sus hombres.

Edgar hizo lo que tenía que hacer. Sus posiciones eran diferentes. Como líder de un grupo, era un hombre que sabía exactamente lo que tenía que hacer. Mata el símbolo del enemigo. Cuanto más caiga la moral, menos podrán los enemigos contraatacar.

Sin embargo, el oponente era Crockta. Edgar estaba demasiado impaciente.




«Dijiste que un líder debería ser un castillo», murmuró Crockta.

Edgar se lo había dicho a Crockta, borracho,

‘Soy el líder. El líder, un castillo. ¿Quién querría un castillo que se sacude cuando sopla el viento? Debo ser un castillo inquebrantable. Fresco y duro. A veces es difícil, pero es parte de ser hombre. ¡Hermano!’

¿Quién era Crockta para juzgar a un hombre que actuaba como un castillo sólido?

«Bueno, ponerte delante de una persona pequeña como yo, sólo saldrás herido.»

Crockta asintió. Era lamentable. Crockta había decidido la guerra contra el clan Cielo y Tierra. Por lo tanto, si querían ejecutarlo, Crockta acudiría directamente a ellos.

«Oye.» Crockta se acercó a un usuario en la calle. Se había escondido tan pronto como apareció Crockta y siguió mirando a Crockta. Era uno de los miembros del clan que había estado junto a Edgar.

«¡……!»

Pensó que se había escondido bien, pero Crockta lo encontró fácilmente. Crockta sonrió de manera relajada. La otra persona se puso pálida.

«¿Pensaste que me podrían detener con barras de acero?»

«Cómo…?»

«Dile esto a Edgar. Nunca me escapo.» Crockta tocó el mango de Ogre Slayer. «Ustedes han nominado el lugar así que juguemos apropiadamente. Si ganan, será una ejecución maravillosa como la que planearon.»

«¡……!»

“Si tienes miedo, puedes echarte atrás. El clan Cielo y Tierra es solo esto. Kulkul.»

El usuario miró fijamente a Crockta que se reía. Eran ojos llenos de fe.

“Oye, Orco. No tienes ni idea del Clan Cielo y Tierra. Bueno, te veré luego. Veamos cómo se distorsiona tu rostro engreído.»

“Hoh. Eso parece bueno.» Crockta también se rió y luego levantó un puño mientras golpeaba la frente del usuario.

«¡Aack!» Era muy doloroso porque sus nudillos eran sólidos. El usuario se agarró la frente con un grito. «¿Qué?»

«¿Tienes alguna queja?»

“……”

«No seas arrogante.»

La oportunidad era buena, pero el usuario era molesto, por lo que Crockta había utilizado la violencia. Esto era Elder Lord, un mundo donde el puño era similar a la ley. El usuario se estremeció porque no se atrevió a ir en contra de Crockta.

«¡Tú, te veré más tarde!»

Le pego a Crockta y se escapó. Crockta lo miró fijamente y se rió.

***

 




 

Las llanuras fuera de Maillard. Había un grupo de humanos. El guerrero líder era Edgar. Mientras agitaba la bandera del Clan Cielo y Tierra, los usuarios que lo seguían gritaban. Era una señal de miedo para cualquiera que jugara Elder Lord. Esta bandera había ondeado en campos de batalla devastados. El nombre ‘Cielo y Tierra’, el clan más fuerte de Elder Lord.

«No importa qué tan hábil o poderoso sea Crockta, no puede tratar con todos nosotros.» Alguien al lado de Edgar lo dijo. Edgar asintió. Su expresión aún era fría y sobria.

«Los mercenarios reunidos apresuradamente pueden perturbar nuestro ritmo.» No todos ellos eran miembros de Cielo y Tierra, ya que reunieron a la gente para participar en la batalla usando dinero.




«Sin embargo, todavía hay mucho espacio.»

«Si.»




“Tratar con Crockta. Y…»

Miró a su alrededor. No sintió que nadie se acercara.

«Esas personas de rehabilitación que vendrán.»

Anunciaron que ejecutarían públicamente a Crockta. Era para estimular a los Hermanos de Rehabilitación. Los Hermanos de Rehabilitación, cuyo poder comenzó en Maillard, no eran numerosos. Sin embargo, se mantuvieron unidos y obstruyeron al Clan Cielo y Tierra. La misión de la sucursal de Cielo y Tierra en Maillard era principalmente mantenerlos bajo control.

Esta vez, si era posible, les pondría fin a ellos y a Crockta. Por el bien de este dia, Edgar había entrenado duramente a los miembros de su clan y los había ayudado a subir de nivel. El liderazgo de Cielo y Tierra confió en él y lo nombró a cargo de Maillard, para que hiciera lo necesario para obtener resultados.

«Él no va a venir.»

«Eso parece.»

El tiempo pasó pero Crockta no apareció. El sol se movía lentamente sobre sus cabezas. Los miembros del clan comenzaron a murmurar.

«Todos, no se asusten.» Edgar calmó a todos.

«¿Está imitando a Miyamoto Musashi?»

“… Crockta no conoce a Musashi, pero es un guerrero que ha pasado por muchas batallas. Instintivamente podría estar apuntando a un efecto similar.»

El espadachín japonés Miyamoto Musashi llegó deliberadamente tarde a su duelo con Sasaki Kojiro, alterando la compostura de Kojiro. Esto permitió a Musashi obtener una ventaja psicológica en el duelo que siguió. No estaba claro si esta historia era cierta, pero según la situación con Crockta, parecía ser eficaz.

Algunos miembros estaban nerviosos y otros estaban demasiado emocionados.

«¿De verdad vendrá?»

“……”

Edgar guardó silencio. Tenía razón. Edgar pudo ser engañado por el título de Orco Justo, el guerrero honorable. Si los atrajo aquí y se fue a otra parte…

Edgar volvió a mirar al cielo y vio que el sol comenzaba a descender. El tiempo señalado ya había pasado. Su espalda comenzó a hormiguear. En ese momento, había reunido a todos los miembros del clan. Es decir, había un número mínimo de personas en sus instalaciones de Maillard.

El número era demasiado pequeño para luchar contra Crockta. Sería una gran pérdida si esas instalaciones fueran destruidas. Crockta había escapado de la prisión atrayendo a Lee Jungmin. No era simplemente un guerrero fuerte. Era un luchador que no dudaba en usar complots furtivos.

Era conocido como un orco recto, pero por dentro era más astuto.

Edgar les gritó a sus miembros. «vallan…»

Sin embargo, no pudo decir nada más. Había un grupo que venía de muy lejos.

Ching. Ching. Ching.

Era el sonido de armaduras de acero. Edgar suspiró.




«Han venido.»

¡Estaban ondeando una bandera con las letras ‘Rehabilitación’ en ella! No había nadie en Maillard que no conociera la bandera de ‘Rehabilitación’. Los miembros de Hermanos de Rehabilitación.

«Es una broma cuando los veo.»

A diferencia de los uniformes de Cielo y Tierra, los miembros de Hermanos de Rehabilitación iban vestidos libremente. Cielo y Tierra los miraron con fiereza, y los Hermanos de Rehabilitación respondieron con miradas ensangrentadas.

«Toda esta tensión.»

Los miembros de los Hermanos de Rehabilitación estaban frente a ellos. Como no eran usuarios del clan, su equipo y poder de combate era menor que el Clan Cielo y Tierra. Pero estaban armados con una fuerte voluntad y nunca se retiraron ante el Clan Cielo y Tierra.

Quien dirigía la rama Maillard de los Hermanos de Rehabilitación era la clase de cazadores ‘Robina’, de quien se rumoreaba que era un representante nacional en tiro con arco. Se adelantó y habló con Edgar.

«¿Es difícil ver mi cara?» Robina sonrió.

Edgar no sonrió.

“¿Dónde está Crockta? Escuché que había un orco deambulando y que se llama Crockta. ¿Lo tienes verdad? Ella miró a su alrededor. «¿Donde esta el?»




«Aquí no.»

«¿De qué estás hablando?»

«El escapó.»

Entrecerró los ojos, pero una vez que la expresión de Edgar no cambió, se echó a reír.

“Jajajaja, lo sabía. ¿Cómo podrías atrapar a Crockta?»

“……”

«Qué aburrido.» Ella se encogió de hombros. «Entonces y ahora, siempre me decepcionas.»

El rostro de Edgar se contrajo. Cerró los ojos para que su rostro no se torciera. Calmó sus emociones y pensó en un lago frío en el que hundir la cabeza. Una superficie de agua inquebrantable y serena sin ondulaciones. Sus emociones se desvanecieron.

«Robina. Ellos no tienen a Crockta así que, ¿no podemos pelear? Sólo con mirar la cara del traidor me duele el estómago», dijo el hombre que estaba junto a Robina.

En ese momento, los miembros de Cielo y Tierra levantaron simultáneamente sus armas.




«Cállate. Si le hablas así a Edgar, te mataremos sin piedad.»

«Lo mataré de inmediato y evitaré que le duela el estómago.»

«Edgar, matémoslos.»

Edgar abrió los ojos.

El rostro de Robina estaba claro. Hubo un tiempo en que estuvieron juntos. Edgar era miembro de Hermanos de Rehabilitación.

Él dijo: «Quería deshacerme de ti junto con Crockta de todos modos.»

«¿Es eso así?»

“Esta es la última oferta. Toma todo lo que tienes y deja Maillard.»

Era una propuesta que no podía aceptarse.

Los miembros de Cielo y Tierra de Edgar estaban listos para luchar mientras sus espadas brillaban bajo el sol.

«¿Realmente tienes que hacer esto?» Robina dijo mientras retrocedía. Sus dedos se movieron hacia su carcaj. Su punto fuerte era su fuego continuo. Una flecha saldría del arco en cuanto hubiera el menor movimiento.

“Nunca pensé que fueras un hombre así. Ah, hay mucha decepción.» ella dijo con una sonrisa

«Decepción…» Edgar repitió sus palabras y luego se echó a reír. Sin embargo, tenía calambres en los pulmones y el diafragma y no sabía si era realmente una risa. Solo sonrió cuando las emociones chocaron dentro de él.

«Sí, ¿Cómo podemos entender a los demás?»

Edgar sacó su espada. El impulso de los miembros del clan estaba empujando a su espalda. Era la sensación de estar elevado. Pero no podía emocionarse demasiado. El hecho de que hubiera aliados dignos de confianza lo calmó.

Miró a los Hermanos de rehabilitación. En un momento estuvo con ellos. Ahora eran enemigos de Edgar. Se volvió hacia Robina en el frente. Ella todavía era hermosa.

«¡Cielo y tierra!»

En un momento, habían sido amantes. Ella era una existencia especial para él. Una vez que cayó en el infierno, estaba tan atrapado en sus propios problemas que no podía mirar a su alrededor y ella lo dejó. Después de perder la figura especial de su vida, sintió que había perdido el mundo entero.

Pero ahora era diferente. Él era más especial que ella. Subiría a la cima. Subiría hasta que ya no la pudiera ver. Así que ya no se arrepintió. Estaba un poco triste.

«¡Guerra!»

En el futuro, su emocionante aventura continuaría desarrollándose y ella no podría acompañarlo.

***

 

 

«¿Hah, entonces esos dos estaban saliendo dot?»

“No es obvio basado en su conversación, pero él me confesó todo tipo de cosas mientras estaba borracho. ¡Kulkulkul! Cosas como ‘La amo más que a la vida’. Cielos.»

“Suena como una obra de teatro. Su relación, eso es.»

Crockta masticaba maíz frito con Tiyo y Anor.

«¿Quién va a ganar?»

«Supongo que el Clan Cielo y Tierra».

“¡Rehabilitación dot! ¡El grupo de rehabilitación ganará! ¡Mira los ojos fuertes de esa chica dot! ¡Es como escarcha cubriendo el mar dot!»

Se escondieron detrás de una roca y vieron la batalla entre el Clan Cielo y Tierra y los Hermanos de Rehabilitación. Los dos grupos no se dieron cuenta cuando comenzó la feroz pelea. A su manera, fue una batalla entre dos clanes en Elder Lord. Pero parecía aburrido comparado con las grandes batallas que libraron en el norte.

«No me gusta el pequeño número de personas dot.»

La escala era mucho menor que la desesperada batalla entre los elfos oscuros y los orcos del Gran Clan.

“No digas eso. La guerra no es un juego.» Anor empezó a discutir con Tiyo.

«Y-Yo solo estoy diciendo dot.»

“¿Solo diciendo qué? Tsk tsk.»

“……”

Mientras Edgar perseguía a Robina, ella se retiró mientras disparaba flechas. Cuando los dos amantes se transformaron en enemigos apuntándose con armas, las manos que comían el maíz frito se volvieron más ocupadas.

“Pero Crockta, ¿no deberías ayudar? ¿No son los Hermanos de Rehabilitación aliados de Crockta mientras que el Clan Cielo y Tierra son tus enemigos?»

Los hermanos de rehabilitación habían aparecido para rescatar a Crockta, pero ahora Crockta solo estaba mirando. Los ojos de Anor se entrecerraron.




«No lo sé.»

Edgar tropezó cuando la flecha de Robina le atravesó el hombro. Crockta se concentró aún más. Masticó el maíz frito mientras sus ojos se agudizaban. En una pelea como esta, era mejor verlos luchar primero. Además, los usuarios sobrevivirían incluso después de morir.

«Yo solo miraré primero.»

«¡Buena actitud dot!»

«Uf.»

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios