Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

Capítulo 5: Estoy Escalando Montañas

Parte 2

 

 

Madre mía, extraño el momento en el que todavía creía eso.

¡Hace t-ta-tanto f-f-frío!




No solo hace frío, ¡me estoy congelando!

De hecho, ¡directamente duele!

Sabía que estas montañas iban a ser duras, pero esto es mucho peor de lo que pensaba.

Estoy envuelta en la manta como un burrito con todas mis piedras mágicas, y aun así me estoy congelando el trasero.

Simplemente el estar balanceándome por dentro del carruaje de esta manera parece estar drenando toda mi resistencia.




Esto es duro, ya ves.

Han pasado unos pocos días desde que empezamos nuestro viaje a través de las Montañas Místicas.

Seguimos avanzando a un ritmo constante, pero cuanto más avanzamos, más frío y doloroso se vuelve.

La nieve que se arremolina en el aire es bonita, sí, pero también es lo peor que haya visto nunca.

Mientras la nieve cae, se amontona en el techo del carruaje.

Demasiada podría hacer que el techo se derrumbara, por lo que tiene que estar constantemente retirándose.

Lo que Ael logra agitando el carruaje.

En serio, lo agita de un lado a otro.

Es como una especie de atracción en un parque de atracciones, excepto por el que no estoy segura de si voy a sobrevivir.

Siento que me voy a enfermar.




Por lo que cada día le ruego a la nieve: ¡Por favor, deja de caer!




Sin embargo, mis oraciones quedan sin respuesta…

¡Sigo siendo sacudida de lado a lado!

Uf, esto apesta.




Y por supuesto, la nieve también se acumula en el suelo.




Se ha acumulado tan ato que prácticamente me llegaría a las orejas si estuviera caminando.

Y como es nieve recién caída, es super blandita también.

Si lanzaras a Vampy encima de la nieve, ¡probablemente quedaría enterrada en el acto!

Por lo que el Señor Demonio lidera el camino, haciendo un túnel a través de la nieve para todos los demás.




Maldición, es más eficiente que una quitanieves.

Debe ser agradable tener estadísticas como esas.

“Hmm. Aunque, esto es un poco extraño. Me pregunto qué está pasando.”

El Señor Demonio murmura para sí misma mientras se abre paso a través de los ventisqueros.

Supongo que quiere decir que es extraño que la nieve caiga sin parar de esta manera.

La razón principal por la que las Montañas Místicas se consideran intransitables es porque los dragones han hecho aquí su hogar.

Toda una familia de dragones que controlan el hielo vive en estos picos, acampados justo en medio de entre las tierras humanas y las tierras demoniacas.

Si los humanos o los demonios se quisieran invadir, tendrían que cruzar a través del territorio de los dragones de hielo primero, lo que haría la invasión a través de las Montañas Místicas casi imposible.

De hecho, los dragones de hielo son la razón por la que hace tanto frío.

Ellos están constantemente generando frío, congelando la tierra a su alrededor.

Por supuesto, cuanto más te acercas al origen, más frío hace.

Así que ir al corazón de las montañas es especialmente aterrador.

Por eso es exactamente hacia donde nos dirigimos—de hecho, estamos casi allí—pero aparentemente esta situación es inusual.
Supongo que puedo verlo.

Estoy usando todas las piedras mágicas que el Señor Demonio hizo, pero sigo temblando como una hoja.

La parte exterior de la manta en la que estoy envuelta con las piedras está empezando a congelarse.

Así que sin las piedras mágicas, la manta probablemente sería un bloque de hielo, y yo también.

Y aun así, sigue nevando fuera.

Con esta temperatura debería estar ya granizando.

En fin, mundos de fantasía…

Eso significa que esta nieve debe ser alguna creación mágica, no natural.

Entonces, ¿qué creéis que está creando la nieve, hmm?

Obviamente, los señores de la montaña, los dragones de hielo.

“¿Tal vez intentan mantenerla alejada, Señorita Ariel?”

“Nah. Incluso los dragones de hielo saben que no pueden vencerme. Además, tenemos un acuerdo tácito de que no buscaré pelea con ellos. Ellos no intentaron interceptarme la última vez que pasé por aquí, por lo que imagino que nosotros no somos su objetivo.”

Fuera de la congelada manta, puedo oír a Vampy y al Señor Demonio hablando de nuevo.

Hace demasiado frío para una conversación en este momento, pero me interesa lo que están diciendo.

Abro un pequeño agujerito en la manta para poder oír mejor.

Inmediatamente, entra aire frío a través del orificio.

¡Demasiado frío!

¡Me voy a congelar!

“Debe haber otro forastero en las montañas además de nosotros. ¿Tal vez es aquel ogro?”

Sin esperar a oír más, vuelvo a tapar el agujero.

Fiuu. Pensaba que me iba a morir de frío.

Pero ¿ese ogro otra vez? Ese tipo es bastante agresivo.

Va causando problemas allá a donde va.

Debe ser agradable ser tan joven y despreocupado.

Aunque técnicamente yo también soy una niña pequeña, como el bebé chupasangre.

Aun así, ¿primero elfos y luego dragones? Este ogro debe ser un maniaco de las batallas.

¿Por qué sigue desafiando a un oponente fuerte tras otro?

¿Es uno de esos tipos de misiones de “tengo que encontrar a alguien más fuerte que yo”?

Si es así, tengo noticias para ti, amiguito: El Señor Demonio, la persona más fuerte del mundo, está justo aquí.

Ella es tan fuerte para ti que ya te oigo decir cosas como, ¡Uf! ¡No puedo darle ni un solo golpe…!

Eso si tuvieras la oportunidad de decir algo antes de que te convierta en picadillo. O eso o pedacitos o lo que sea.

Si ese ogro es la razón para este extraño clima, entonces francamente, espero que eso pase.




Este ogro ha sido un gran dolor de muelas, para ser honesta.

Primero nos quedamos atrapados en aquella ciudad, luego hemos tenido que lidiar con este mal tiempo, todo gracias a ese estúpido ogro.




Oh, supongo que mató a aquellos elfos por nosotros, así que eso fue positivo.

Pero ¿no podría simplemente desaparecer y ya?

Si esta fuera la historia de un héroe, el ogro probablemente derrotaría a los dragones de hielo y se interpondría en nuestro camino, y tendríamos que haberlo ahuyentado con el poder de la amistad o algo así.

Aunque si el ejército imperial fue capaz de ahuyentarlo, no lo veo venciendo a un dragón en poco tiempo.

Queridos dragones de hielo, podríais apalizar a ese ogro de una vez y poner fin a la nieve ya.

De lo contrario, ¡de verdad que voy a morir aquí!

Puedo oír mis dientes castañear.

“¡¿Guh?!”

Justo entonces, el Señor Demonio hace un ruido muy poco femenino.

No sé, no creo que las chicas deban decir “¡Guh!”

Creo una pequeña apertura en la manta para mirar afuera.

¡¿Guh?!

La escena en el exterior es tan impactante que me hizo olvidar por un segundo la ráfaga de frío por un segundo.

5 13 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
8 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios