Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

O4: El Ogro Agotado

 

 

Consumo mi MP para crear una nueva katana.

Necesito reemplaza la que lancé instintivamente cuando el viejo mago me hizo un agujero en la cabeza.

Una de las mayores fortalezas de la Creación de Armas es que incluso si pierdo una de mis armas, puedo recrearla siempre que tenga suficiente tiempo y MP.

En poco tiempo, estoy blandiendo una nueva espada.

Mi otra mano suelta la Piedra de Apreciación que usé para comprobar mis resultados.

La piedra normalmente cuelga de mi cuello con una cuerda.

Es la misma Piedra de Apreciación que los hombres usaron en el pasado, por lo que hacerla funcionar por mí mismo hace que se me revuelva el estómago.

Pero tener una Piedra de Apreciación es útil para examinar las capacidades de un arma que haya creado con Creación de Armas, por lo que no tengo más remedio que llevarla conmigo.

Mi Apreciación confirma que la katana recién hecha tiene las mismas propiedades de rayo que la anterior.

De hecho, como he usado más MP, en realidad esta es mejor que la anterior.

Y mientras que la anterior katana se veía un poco pequeña en mis manos de Rey Ogro, esta me encaja perfectamente.

No es que la espada se hiciera más grande. Es mi cuerpo el que se ha hecho más pequeño.

Después de darle la vuelta a la emboscada que me intentaron hacer en esta aldea, mi nivel subió y pude evolucionar otra vez.

Pensaba que Rey Ogro era el final de esta rama evolutiva, por lo que me sorprendí al ver que había otra opción.

Esta evolución se llamaba oni.

Cuando evolucioné a oni, mi cuerpo se redujo del tamaño gigante de un Rey Ogro al tamaño de un humano normal.

Aunque soy definitivamente más pequeño que cuando era un rey Ogro, soy bastante alto y musculoso para ser humano.

También tengo el tamaño adecuado para llevar prendas humanas, por lo que tomé prestadas algunas de las prendas que encontré en esta aldea abandonada.




Habría preferido no llevar ropa que perteneciera a esta gente, pero el frío era demasiado duro para mi piel desnuda.

Cuando cedí y me puse la ropa, descubrí que más o menos parecía una persona normal.

Mientras estaba hurgando por las prendas abandonadas, me di cuenta de que el uniforme que llevaban la mayoría de los aldeanos era el mismo que llevaban los soldados liderados pro aquel formidable dúo de ancianos.

Debe ser el vestuario oficial de la nación que sea que controle esta zona.

No es que esta información cambie mucho las cosas para mí.

Si los portadores de estos uniformes estaban actuando con algún deber oficial o no, eso no cambiaría mis acciones.

Ni en el pasado ni probablemente en el futuro tampoco.

Incluso si pudiera ir atrás en el tiempo, probablemente repetiría los mismos hechos que pasaron en esta aldea.

No es que tenga ningún sentido hacer una hipótesis como esa.

De cualquier forma, ahora soy un oni, no un goblin.

Pero había algo aún más sorprendente de mi transformación que el cambio de tamaño.

Vuelvo a mirar a mi cara reflejada en la katana que acabo de hacer.

Puedo ver la misma cara que tenía en mi anterior vida.

La única gran diferencia son los dos cuernos que crecen de mi frente.

No sé por qué tengo mi antigua cara ahora, cuando nunca la tuve anteriormente.

Tal vez no haya ninguna razón en particular.

Pero cuando vi esa cara mirándome, me quedé aturdido.

… ¿Qué he estado haciendo?

Luchar, matar y luego luchar y matar un poco más…

No es que mis acciones en mi anterior vida siempre fueran correctas.

Tal vez lo pensara en aquel momento, pero en realidad, a menudo resolvía mis problemas con violencia.

Aun así, eso estaba muy lejos de mi vida actual de asesinatos sin piedad.

Las cosas nos siempre fueron a como a mí me hubiera gustado, pero nunca me había encontrado en una situación de matar o morir.

Cuando vi mi rostro reflejándose de vuelta a mí, me hizo dolorosamente consciente de esa diferencia.

“¡Sasajima!”

O tal vez fue al escuchar mi antiguo nombre lo que me lo recordó.

Había una diminuta niña entre todo el grupo que me esperaba en esta aldea.

Y ella gritó mi nombre.

De mi antiguo mundo.

Pero debí haberla escuchado mal en medio del caos de la batalla.

Una chica desconocida no se sabría ese nombre, e incluso si lo hiciera por alguna razón, no habría tenido forma de reconocer quién era yo en mi forma de ogro.

Pero incluso si la escuché mal, el sonido de mi antiguo nombre me ha traído recuerdos de mi vieja vida y me ha hecho caer en una espiral de depresión.

Al mismo tiempo, la mitad de mi conciencia está constantemente consumida por una rabia latente.

Incluso ahora, mis pensamientos racionales están teñidos por impulsos violentos.

Ahora que eliminé a todos los enemigos que estaban frente a mí, mi cuerpo está obedeciendo mis órdenes, al menos.

Supongo que se ha calmado ahora que no hay enemigos inmediatos.

La figura vestida de negro que me atrajo hasta aquí probablemente estaba entre el grupo que derroté.

Para ser sincero, solo estaba medio consciente de lo que hacía mientras estaba en batalla, por lo que no recuerdo completamente a quién maté o cómo.

Aquella niña que me llamó podría haber sido incluso una alucinación.

Siempre que mi sentido de la razón siga siendo al menos algo funcional, estoy seguro de que habría dudado al asesinar a una niña tan pequeña.

Desafortunadamente, pierdo todo el sentido de la razón en batalla, por lo que dudo que fuera capaz de contenerme.

Si lo mismo sucediera en mi actual estado de calma, ¿sería capaz de responder correctamente?

… No lo sé.

Si estallara una batalla, mi sentido de la razón probablemente se consumiría, e incluso en mi sano juicio, podría asesinar a aquella pequeña niña.

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 8 O4 Parte 2 Novela Ligera

 

Debería encontrar eso aterrador, pero hay una parte de mí a la que no le importa.

No soy tan reacio a matar a gente como lo solía ser.

De hecho, parte de mí incluso obtiene un oscuro placer en ello.

La rabia arremolinada en mi interior quiere que mate.

Sin embargo, cuanto más mato, la ira se hace más profunda y arde más violentamente.

Si sigo luchando y sigo matando, entonces pronto seré completamente consumido por la rabia.

De eso no tengo duda.

A menos que muera antes de eso, claro.

Hay humanos ahí fuera que son más fuertes que yo, como el viejo mago que casi me mata.

Estoy seguro de que tarde o temprano llegará el momento en que alguno de ellos me mate.

¿Perderé la cabeza por locura y rabia?

¿O seré asesinado antes de que eso pase?




Ninguna opción es buena.

Si quiero evitar que me maten, tengo que idear más contra estrategias o simplemente hacerme más fuerte.

Enumero algunas palabras de vocabulario en mi cabeza.

Movimiento instantáneo. Teletransporte. Distorsión. Magia Espacial.

 

<Número de puntos de habilidad actuales en posesión: 28,000. Número de puntos de habilidad necesarios para adquirir la habilidad [Magia Espacial LV1]: 10,000. ¿Adquirir habilidad?>

 

¡Ahí está!

Esa debe ser la habilidad de teletransporte que el viejo mago estaba usando.

Absorber las tácticas del enemigo es, sin duda, una de las formas más rápidas de fortalecerse.

Si a mí me resulta difícil lidiar con ello, estoy seguro de que a mis enemigos también les parecerá difícil.

Adquiero la habilidad Magia Espacial sin dudarlo.

Cuesta más puntos de habilidad que nada de lo que haya elegido anteriormente, pero creo que eso solo prueba lo valiosa que esta habilidad debe ser.

Aun así, parece que esta habilidad de Magia Espacial no será muy útil hasta que su nivel sea mayor.

Podría poner parte de los puntos de habilidad que me quedan en ella para aumentar su nivel de habilidad, pero podría ser mejor guardarlos y entrenar con normalidad.

Subir mi nivel de habilidad un poco probablemente no será suficiente como para permitirme usar Teletransporte como el viejo mago.

Justo en ese momento, se me ocurre una idea.

¿Realmente necesito pelear?

… No, no lo necesito.

La persona con la que necesitaba luchar, a la que asesinar, ya está muerta.

Las únicas veces que he seguido luchando fue cuando esos aventureros me atacaron o cuando dejé que mi rabia tomara el control y enloquecí.

No hay razón para que vaya buscando pelea deliberadamente.

Si no me había dado cuenta de algo tan simple, mi estrechez de miras debe haberse puesto peor de lo que pensaba.

Aunque probablemente sea porque mi rabia me hace difícil tomar decisiones racionales.

Si sigo luchando como ahora, me matarán o perderé la cabeza.

Entonces, ¿por qué necesito pelear?

Afortunadamente, por todas las batallas que he tenido hasta ahora, me he vuelto relativamente fuerte.

Estoy seguro de que podría recluirme en las montañas y vivir cazando y comiéndome los monstruos de allí.

Así es como los goblins vivían en mi pueblo natal, por lo que no hay razón por la que no pueda hacer lo mismo.

Oh, ya sé. Eso es.

Volveré a la aldea goblin.

Ya no queda nadie allí, pero el único lugar al que puedo ir a casa.

Estoy seguro de que ningún humano me molestará allí.

¿Por qué no vuelvo a aquel lugar y vivo en paz?

Ese parece el curso de acción más natural. ¿Por qué nunca me había dado cuenta?

No, estoy seguro de que ya me había dado cuenta muy en mi interior.

Sólo quería ir a algún lugar donde pudiera derrochar toda mi rabia.

O tal vez esperaba evitar mi inevitable regreso a mi aldea todo lo que pudiera.

Estaba tan seguro de que ya no tenía derecho de llamarme goblin que incluso usé la habilidad de Nombrar para cambiar mi nombre.

Aunque parte de la razón fue el sobrescribir el nombre que me dio aquel horrible hombre.

Aun así, podría haberlo vuelto a cambiar por mi antiguo nombre. La razón por la que no lo hice fue porque sentí que ya lo había mancillado, que ya no podía usarlo.

Así que supongo que en lo más profundo pensaba que tampoco tenía el derecho de regresar a aquella aldea nunca más.

Para ser honesto, sigo sintiéndome igual ahora.

Pero otro sentimiento se ha apoderado de eso: el agotamiento.

Estoy absolutamente agotado. Es hora de dejar de ser terco y descansar.

La otra parte de mí, la mirad que está siendo controlada por la ira, grita que todavía no ha tenido suficiente pelea.

Pero eso sólo me hace estar más decidido.

Debo volver a mi pueblo natal.




Si no lo hago ahora, mientras sigo teniendo cordura, nunca podré hacerlo.

Entonces, este es el mejor momento.

Sé que quedarme en esta aldea no servirá para más que avivar todavía más mi rabia.

Este pueblo está abandonado ahora, excepto por mí.

Yo estoy aquí en esta casa horrible y medio destruida.

Es el lugar exacto que debería evitar, pero tal vez por todo el tiempo que he pasado aquí, mis pies me guiaron de forma natural a través de la puerta.

Fui obligado a hacer espadas mágicas en esta casa.

Día tras día, mientras mi rabia y odio se acumulaban dentro de mí.

No tengo ni un solo recuerdo agradable de esta casa o de esta aldea.

El sólo hecho de estar aquí saca a la luz recuerdos desagradables que carcomen mi cordura.

Necesito salir de aquí tan pronto como sea posible.

Al salir de la casa, me encuentro con un cielo cubierto de densas nubes, como un presagio de fatalidad.

Mi estado de ánimo se enturbia aún más, pero sigo avanzando.

A las Montañas Místicas. A la aldea goblin.

A casa.

***

 

 

A medida que el aire se vuelve más frío con cada paso, abruptamente me detengo en el sitio.

¿Eh?

¿Dónde estaba yendo, otra vez?

Tengo la sensación de que me dirigía hacia algún sitio muy importante…

Pero no recuerdo dónde.

…Oh, bueno. No importa.
Si no puedo recordarlo, estoy seguro de que no será tan importante.

Todo lo que importa ahora es encontrar un modo de desahogar la rabia que desborda mi corazón.

Ah… tanto odio.

Odio… Matar… ODIO… ¡MATAR!

“¡GRAAAAAAH!”

La ira hirviente estalla como un aullido.




Mientras el aullido recorre el área como una onda expansiva, puedo sentir como los seres vivos cercanos comienzan a huir.

Pero no los dejaré escapar.

La única manera de saciar esta ira es matar.

Mataré, mataré y mataré.

Mataré hasta el último de ellos.

5 24 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
29 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios