Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

Interludio 4: Profesora

Parte 2

 

 

Dirigimos a una unidad de elfos a la aldea abandonada a los pies de las Montañas Místicas para esperar al acecho.

Originariamente fue construida para ayudar al imperio a conquistar las Montañas Místicas, pero por alguna u otra razón, todos los aldeanos murieron, o eso me dijeron.

Debido a ese incidente, nadie se acerca a la aldea vacía.

Sin embargo, si Ariel y los demás pretenden cruzar las Montañas Místicas, no tendrán más opción que pasar por la aldea.

Al fin y al cabo, se encuentran directamente delante de la entrada a la cordillera.

Incluso si trataran de evitarla, podríamos descubrir ese nuevo movimiento desde la aldea abandonada.

Era el lugar ideal para una emboscada… hasta que esa cosa apareció.

“¡GRAAAAH!”

El ogro aullaba mientras corría por el camino hacia la aldea.

Si fuera un ogro cualquiera, no sería un problema.

Como Oka estaba con nosotros, traje solamente a elfos normales sin armas especiales.

Sin embargo, seguían siendo hábiles luchadores especializados en la magia.

Después de todo, se suponía que debían enfrentarse a Ariel, aún sin esperar que ganaran.

Ellos en realidad solo estaban presentes para mi tranquilidad. Eran soldados moderadamente útiles pero, en última instancia, prescindibles.

No habría habido ninguna razón por la que no hubieran podido arreglárselas con un ogro.




Y, sin embargo, Oka y yo fuimos los únicos supervivientes.

Incluso yo hubiera caído si no hubiera estado en un cuerpo que podía usar Magia Espacial.

Había escuchado que derrotó a algunos aventureros, por lo que sabía que no era un ogro normal, pero nunca imaginé que sería tan excepcional.

Ya tenía mis sospechas de que ese ogro podía ser una reencarnación.




Había una reencarnación en la Lista de Estudiantes de Oka que encajaba con la descripción.
La información contenida en la Lista de Estudiantes es el lugar de nacimiento de la reencarnación, la condición actual, y el momento y la causa de su muerte.

Este nació en las Montañas Místicas, su condición había estado fluctuando salvajemente en los últimos días y su momento y causa de la muerte se reescribían constantemente.

Cuando la condición de una reencarnación cambia, significa que está en mitad de una batalla.

Y cada vez que se actualizan el momento y la causa de la muerte, significa que ha evitado la posibilidad de morir en la batalla actual.

La información sobre la muerte ya tiende a ser imprecisa, y a menudo no acaba siendo verdad.

Pero cuando cambia frecuentemente, significa que la reencarnación en cuestión se acerca repetidamente a la muerte.

Teniendo toda esta información en cuenta, sospeché firmemente que el ogro en cuestión era una reencarnación.

Al fin y al cabo, estaba constantemente metiéndose en batallas cerca de las Montañas Místicas y usando decididamente estrategias totalmente impropias para un ogro para derrotar aventureros.

Estaba casi seguro, pero en cambio decidí priorizar a Ariel y compañía.

Porque incluso si el ogro fuera una reencarnación, no tendría mucho sentido traerlo a la aldea de los elfos.

Las reencarnaciones son difíciles de mantener como mascotas a menos que no tengan poder.

Si este ogro ya ha derrotado a múltiples aventureros, sería demasiado difícil de controlar.

Es por eso por lo que elegí no decirle a Oka que el ejército imperial estaba tratando de subyugar al ogro, e incluso pensé que sería lo mejor si lo consiguieran.

Oka estaba bastante preocupada por la criatura y me había convencido de que le prometiera que la buscaríamos después de haber lidiado con Ariel.

De cualquier manera, estuve de acuerdo porque asumí que ya no podría preocuparse por el ogro después de encontrarse con Ariel, aunque sin duda esto se ha vuelto en mi contra.

Especialmente porque no tengo ninguna duda de que Dustin ha estado involucrado en el asunto.

Que el ogro se nos apareciera en un momento tan impecable es casi impensable. Sin duda, alguien estaba manipulando al agro desde las sombras.

Supongo que las mascotas proyecto favoritas de Dustin—esos operativos encubiertos suyos—fueron los responsables de guiar al ogro directamente a nuestra localización.

Debo admitirlo, aunque sean mis enemigos, son exasperadamente competentes.

No obstante, como pudimos confirmas que el ogro era una reencarnación en el proyecto, supongo que podría dejarlo pasar.

Después de todo, mi objetivo era solo burlarme de Ariel y sus amiguitos.

No era un plan particularmente constructivo, ni su fracaso fue una terrible derrota.

Cuando usé Apreciación en aquel ogro, sin lugar a duda tenía la habilidad de n%=w que sólo tenían las otras reencarnaciones.

Por lo tanto, el ogro es realmente una reencarnación.

Y una que realmente no podemos controlar.

Si sacara las Glorias, las cuales se han mantenido escondidas de Oka, entonces sin duda podría derrotarlo.

Sin embargo, no tengo interés en tener una bestia descerebrada como mascota.

Esa cosa ya no era humana.

Pronto, olvidará que alguna vez fue humano en un principio.

No habría ninguna ventaja en tener algo así en nuestra aldea.

“Aun así, ¿no hay nada que podamos hacer?” preguntó Oka, como en respuesta a mis pensamientos.

Sin duda fue una coincidencia, pero el momento fue tan preciso que me asustó un poco.

Pero eso no cambia mi respuesta.

“No, no lo creo. Como viste, esa cosa no era humana, y no pareció escuchar cuando le hablaste. A juzgar por esa masacre, dudo que eso siga teniendo pensamientos cuerdos. No sé si es porque fue reencarnado como ogro o por alguna otra razón, pero se ha transformado en una bestia demente. No se puede salvar a una criatura así.”

Tampoco es que estuviera interesado en salvarlo de todas formas.

“¡Pero aun así! ¡Debe haber una manera!”

“No la hay. Incluso si la hubiera, no tengo intención de capturar a ese monstruo. Sería un desperdicio de tiempo y de recursos.”

La cara llena de lágrimas de Oka se queda estupefacta ante mi franqueza.

“Además, ¿realmente lo defenderías después de lo que le has visto hacer a nuestra gente?”

Personalmente, la pérdida de algunos bienes desechables no me importa, pero Oka es mucho más bondadosa.

Si le indico que está siendo egoísta después de todas esas pérdidas, sin duda será eficaz.

Además, a diferencia de mí, Oka ve a esos bienes desechables como individuos valiosos.




Durante la expedición, habló con cada uno de ellos, incluso formando algún tipo de amistad.

Parece que en la mayor parte de la sociedad, es lo normal el llorar la muerte de alguien a quien conocías.

Intentar capturar a ese ogro significaría sufrir tantas pérdidas, quizás incluso más.

Como ella ve cada prescindible peón como una persona, sería una decisión difícil para Oka.

Efectivamente, Oka cierra la boca y agacha la cabeza de nuevo.

Dándole la espalda a la niña en silencio, empiezo a alejarme.

Esta estrategia fue un completo fracaso.

Y si el grupo de Ariel consigue llegar a las Montañas Místicas. Sin duda se dirigirán al reino de los demonios.

Tengo algunas conexiones allí, pero será mucho más difícil interferir con ellos de lo que era antes.

Por lo que no tengo más remedio que cancelar mis intentos de acoso por ahora.
En cuyo caso, lo mejor será empezar a actuar en otros frentes.

El tiempo es oro, al fin y al cabo.

No puedo permitirme desperdiciar ni un solo segundo.

Hay mucho por hacer. ¿Por dónde empezar?

“Pero yo… sigo siendo su profesora…”

Escucho el suave susurro de Oka tras de mí pero no lo presto atención mientras me alejo.

presto atención mientras me alejo.

5 12 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
26 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios