Kuitsume Youhei no Gensou Kitan (NL)

Volumen 1

Capítulo 2: Confesiones Durante el Ataque

Parte 4

 

 

“Por cierto” Continuó él “Acerca de lo que sucedió anteriormente.”

Loren estaba trotando por la cueva mientras cargaba a Lapis en la espalda.




El espadón que cargaba consigo, le producía una sensación molesta en su cuerpo, en cada una de las ocasiones en las que la sacerdotisa se retorcía; pero a pesar de que podía mover su torso ligeramente, esta seguía sin poder hacer nada con sus brazos y piernas, sin la ayuda de otra persona.

“¿Anteriormente?”

La mujer acercó su cara al hombro del hombre antes de preguntar. 

Pero a pesar de que sus cuerpos se encontraban demasiado cerca; desde el punto de vista de Loren, no era algo placentero en lo absoluto, debido a que solo podía sentir el duro acero del gran espadón que llevaba sobre su espalda. 

“Me refiero a cuando cambiaste tu manera de hablar” añadió él” ¿Así es como hablas normalmente?” 




El cuerpo de Lapis, que había estado luchando por moverse, se detuvo en esos instantes.  

Tras ver su reacción, Loren se preguntó si se trataba de un tema que no debería haber tocado; pero dada la situación actual, sabía que sería mejor obtener toda la información que le fuese posible de ella, por lo que continuó preguntando sin reparo alguno. 

“Además de eso” Añadió él “¿Por qué dejó de funcionar tu cuerpo?”  

“Sobre eso” Continuó Lapis, tras una ligera pausa “¿Realmente necesitas saberlo?” 

El tono ligeramente vacilante de la sacerdotisa le dio a entender que no quería decirle el por qué; provocando que Loren se preguntase si debía continuar insistiendo o no.  

La información en sí, no era particularmente importante; pero existía la posibilidad de que pudiese contener algo de suma importancia, y al tomar en cuenta la situación en la que se encontraban, sería mejor si pudiera disipar todas las variables posibles.

Pero al mismo tiempo, tampoco quería presionar demasiado y arruinar su relación con Lapis.

Esto se debía a que ella era su único aliado en estos momentos, tras la muerte de Safe y los demás.

“No quiero forzarte a decírmelo” Añadió él “Pero, sería mejor si pudieras hacerlo.”

Al final, Loren tomó la decisión de que fuera ella quien decidiese si hablaría o no.

Había decidido ser honesto sobre lo que pensaba y esperar por una respuesta favorable de la otra parte. 

“De acuerdo” continuó ella “Dado que ya has visto demasiado, no creo que importe mucho si te digo la verdad.”

Después de tomarse un momento para ordenar sus pensamientos, la mujer le susurró al oído.

Tras pensar por un momento que un susurro como ese probablemente hubiese hecho temblar a muchos hombres; se concentró en la voz de la mujer sin aminorar su velocidad y sin dejar de examinar su entorno. 

“¿Cuánto sabes acerca de la existencia de las tribus de los demonios?” 

Loren casi se detuvo en seco al escucharle; pero recordó que no estaba en una situación en la que pudiera darse el lujo de detenerse.  

En lugar de eso, aminoró su marcha para intentar recordar lo que sabía sobre los demonios. 

Por lo general, estos no suelen interactuar mucho con los humanos. 

Era bien sabido por todos, que en este mundo existían diferentes tipos de razas además de los humanos; tales como lo serían los hombres bestias y los demi-humanos, que vivían en sus propias sociedades al igual que los primeros.

Los demonios eran una especie perteneciente a los demi-humanos; que por lo general eran repudiados por las demás razas. 

Ya que, por lo general tendían a ser juzgados negativamente por las demás razas a partir de las interpretaciones que estas mismas le daban al nombre de su linaje; cuando lo cierto sería decir, que al igual que en el resto de las sociedades, entre ellos existían buenas y malas personas.

Pero según lo que le había dicho un ex compañero mercenario a Loren; se decía que su mala reputación provenía del hecho de que estos utilizaban cualquier medio posible para lograr desarrollar tanto sus habilidades físicas, como las mágicas.

Además de que tampoco parecían creer en los Dioses; lo que ocasionó que la mayoría de las iglesias los viese de manera negativa.

Estos suelen ser seres parecidos a los humanos, con la única diferencia de que estos poseían un intenso color de ojos púrpura; que hacía que fuese sencillo distinguirlos entre las sociedades humanas. 

También existía el hecho de que de vez en cuando, de entre ellos, surgiría una existencia denominada como el ˂˂Rey Demonio˃˃ que infundía temor en el resto del mundo a través de su título; cuando la verdad sería, que su nombre solo significaba que este ser tan solo era el rey de los de su especie.

Loren le dijo todo lo que sabía sobre los demonios a medida que lo iba recordando.

Asimismo, Lapis asintió tras haberlo escuchado mientras decía a la ligera lo siguiente.

“Yo soy un demonio.”

“¿Estas bromeando?”

Basándose en su conocimiento general, Loren sabía que ellos no creían en la existencia de ningún Dios.

Además, de que ningún dios prestaría su poder a un ser que no creyera en él, por lo que si Lapis en verdad fuera de la raza de los demonios, le sería imposible ser una sacerdotisa.

También estaba el hecho de que al haberla tenido sobre su espalda; pudo ver que el color de sus ojos era del mismo color oscuro que su cabello.

Sus características físicas también eran diferentes a las de los demonios.

“Es cierto que no creemos en ningún Dios supremo o en la madre tierra” Continuó ella “Pero, el hecho de que el Dios del conocimiento tenga gustos similares a los nuestros nos hace verlo favorablemente.”

La mayoría de las Deidades suelen tener ideales relacionados el amor y la paz. 

Pero Lapis le había dicho a Loren que el dios del conocimiento no incluye tales mandamientos en su doctrina; sino que este, solo enseñaba a sus siervos a buscar y adquirir el conocimiento. 




“Dado que el Dios al que sirvo considera a la magia como una forma de conocimiento, se nos permite utilizarla” Añadió ella “Caso contrario con las otras deidades, que solamente permiten usar las artes divinas.”  

Esta había sido la razón principal por la que Loren se sorprendió al ver a la sacerdotisa lanzar un hechizo mágico.

Ya que hasta donde él sabía, un sacerdote sólo podía utilizar el poder del Dios al que sirve; además de que tampoco había escuchado de alguno que pudiera utilizar magia. 

“¿Eso significa que los sacerdotes humanos que sirvan al Dios del conocimiento, también pueden usar magia?” 

De ser cierto, eso significaría que estas personas podrían cumplir con dos roles dentro de un grupo al mismo tiempo; ocasionando que fueran muy solicitados tanto por los aventureros como por los mercenarios. 

Después de todo, incluso si se tenía que pagar un salario ligeramente más alto por sus servicios; no habría ningún problema, ya que estos seguirían cubriendo dos posiciones diferentes. 

“Es posible que algunos sacerdotes puedan hacerlo hasta cierto punto” Continuó ella “Pero nadie sería capaz de utilizarlo de la misma manera que yo. Ya que que soy un demonio, me es natural tener una mayor habilidad a la de los humanos.”  

La voz de Lapis sonaba ligeramente orgullosa de sí misma. 

A su vez, Loren pensó que tenía todo el derecho de estarlo.




Después de todo, a pesar de que no conociera el alcance total de sus habilidades; el simple hecho de poseer las artes divinas y las mágicas, serían un buen motivo para que estuviese orgullosa de sí misma. 

“Entonces ¿Por qué estás trabajando como aventurera?” Añadió él “¿No se supone que los demonios no suelen salir de su territorio en las montañas en el centro del continente?”  

Una de las razones por las que no interactuaban con las demás razas se debía a que estos solían tener una mala reputación entre ellas a causa de sus personalidades; pero el motivo principal por el cual nunca desarrollaron sus lazos con otros seres vivientes fue a causa del lugar en el que vivían. 

Estos residían en el centro del continente; rodeados de montañas rocosas que dificultaban tanto el acceso como la salida de sus ciudades.  

Existían varias teorías sobre el por qué se quedaban en un lugar como ese; aunque sin lugar a dudas, la más popular entre ellas, era por que se creía que habían terminado aislados al ser constantemente perseguidos por su mala reputación.

“De hecho, solemos salir con bastante frecuencia de nuestro territorio.”




Lo que acababa de decir Lapis de manera tan casual, era completamente diferente a lo que Loren sabía sobre los de su especie. 

“Es solo que no se han dado cuenta” añadió ella “No somos muy diferentes a los humanos, así que siempre y cuando tengamos cuidado; solo seremos vistos como personas con una mejor apariencia.”




Loren se preguntó si ese sería el caso.

Ya que pensaba que una persona con una cierta cantidad de experiencia en el manejo de la espada o en el uso de la magia a menudo sería fácilmente reconocible por el aura que emanase de su cuerpo.

Por lo que si los demonios eran tan fuertes como había escuchado le sería muy difícil de creer que los humanos no pudieran darse cuenta de ellos.

Lapis vio la duda reflejada en el rostro del hombre y siguió explicando.

“Las personas que son lo suficientemente fuertes como para ser reconocidas a simple vista, no se molestan en salir al mundo exterior” Añadió ella “O salen con algunas restricciones.”

“¿Restricciones?”

“Sí, eso también explicaría mi condición actual.” 

La mujer levantó progresivamente su mano derecha que estaba alrededor del cuello del hombre.

El movimiento fue terriblemente lento y no parecía haber señales de que pudiera moverse satisfactoriamente. 




“Son artificiales.”

“¿A qué te refieres?”

“Me refiero a que mis extremidades y ojos fueron creados a partir de la magia” Continuó ella “Son objetos que puedo mover al imbuir un poco de mi poder mágico en ellos, pero al hacerlo terminó por consumir una buena cantidad.” 

Loren miró la mano derecha de Lapis que había sido levantada hasta la altura de sus ojos; pero no importó cuán duro se esforzó, no pudo encontrar ni una sola diferencia entre una de verdad y la que estaba viendo.  

“¿Notaste que la magia de Oxy no funcionó?”

Loren se había dado cuenta de ello.

El hecho de que el hechizo fallase, había contribuido en gran parte a la derrota del equipo. 

“Eso probablemente se haya debido a que el goblin mago activo un hechizo o algo parecido a ˂˂Dispersar Magia˃˃” Continuó ella” Pero, ya que estos no son capaces de utilizar algo de tan alto nivel, probablemente se deba al uso de algún artefacto mágico.

Lapis le explicó que el poder de ˂˂Dispersar Magia˃˃ que hace imposible el uso de cualquier tipo de poder mágico dentro de un cierto rango, estaba fuera del rango del que los goblins podían utilizar; debido principalmente a la gran cantidad de mana que se consumía y a la dificultad que implicaba utilizarlo. 

“Es imposible que hayan utilizado un hechizo de tal magnitud” Continuó ella “Así que probablemente se deba a que usaron algún tipo de artefacto mágico capaz de almacenar energía.”  

“¿Te refieres a esto?”

Loren le mostró el collar que había arrancado del cuello del goblin mago.

La mujer lo miró durante un rato analizándolo, hasta que finalmente asintió.

“Puede ser” Agregó ella “Pero aun así, la pregunta seguiría siendo ¿Cómo consiguieron un artefacto mágico, con una magia almacenada que es difícil de usar inclusive para los magos humanos?” 

Loren recordó que cuando tomó el collar en el pasado; la sacerdotisa le había pedido que lo tirara.   

Lo más probable es que se hubiera dado cuenta de que ese objeto era el responsable de que no pudiera mover sus extremidades; sin embargo, Loren juzgo que el hechizo no debería ser de uso continuo, ya que parecía que la mujer ya podía mover un poco sus extremidades. 

Lapis le había mencionado que era un tipo de artefacto de almacenamiento; por lo que llegó a la conclusión de que conforme pasara el tiempo, el poder mágico en su interior se regeneraría, permitiéndole usarlo una vez más, así que, desde su punto de vista no parecía ser una mala idea conservarlo. 

“A pesar de todo ello, de alguna manera u otra mis ojos siguieron funcionando.”

“Ya veo” Continuó él “¿Entonces que paso con tu manera de hablar?”

“Eso sería” agregó Lapis, tras una ligera pausa “Una de las formas en la que hablo, aunque no es la que suelo usar normalmente, de hecho, la forma en la que estoy hablando en estos momentos es la que comúnmente uso.” 

Lapis habló como si estuviese tratando de poner excusas.




“Tampoco es que los demonios hablemos de esa manera” Continuó ella “Bueno ¿Cómo debería decirlo? Supongo que es una de las maneras en las que reaccionó ante el peligro.”

“¿Hmmm?”

“Debido a la pérdida de poder mágico ocasionada por el hechizo de ˂˂Dispersar Magia˃˃ mis piernas y brazos dejaron de funcionar” Finalizó ella “Por lo que mi conciencia se adaptó a ese cambio y comencé a hablar de esa manera.”

Su explicación tenía bastante sentido para Loren. 

Después de todo, él mismo cambiaba su estado mental al entrar y salir de una batalla. 

Incluso si eso conllevaba a un cambio drástico en su personalidad y tono de voz; no parecía ser demasiado extraño para él.  

“Ya veo” Finalizó él “Entiendo de qué va el asunto.” 

“Te pedí que me abandonaras, porque pensé que sería la opción más sensata en estos momentos” Continuó ella “Pero, te agradezco que me hayas ignorado y llevado contigo.” 

Loren no podía ver el rostro de Lapis en esos momentos, porque la llevaba en la espalda; pero, cuando giró su mirada hacia atrás, se encontró con una expresión llena de determinación que le hizo pensar que las palabras de la mujer venían desde el fondo de su corazón. 

“Nosotros los demonios solemos tener una mala reputación entre las otras especies” añadió ella “Pero, no somos de los que olvidan de una deuda de gratitud.” 

“Ah, bien, puedes pagarme cuando quieras” continuó él “Pero primero tendríamos que averiguar cómo salir de esta cueva, para eso…”   




A pesar de que Loren había seguido avanzando a un ritmo moderado; el túnel que tenía por delante no parecía tener un fin.

Si bien era cierto que habían pasado por muchas intersecciones y recamaras hasta en ese entonces, y seguían sin ver el final del corredor; la respuesta apática de Loren se debía a que estaba intentando ocultar el hecho de que se había ruborizado.

 

 

NOVA: Revisado y corregido

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios