Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

Interludio 3: Los Próximos Pasos de Cierto Aventurero

Parte 1

 

 

Miro la espada en mi mano.

No tiene vaina, por lo que su hoja está desnuda.

La espada larga de un solo filo con una ligera curva es un diseño que rara vez se ha visto por aquí, donde las espadas rectas y con doble filo son lo normal.

La hoja reluciente parece magistralmente formada, como si no hubiera nada que no pudiera atravesar.

Simplemente sostenerla en mi mano me hace sentir lleno de poder.

De hecho, según Sir Ronandt, quien me la dio, tiene el efecto de fortalecer a su portador.

Además de eso, dijo que podía controlar el rayo.




Incluso comparándola con otras espadas mágicas con efectos especiales, esta es única en su clase.

No puedo imaginar cuánto dinero puede costar esta espada.

Si la vendiera, probablemente podría vivir con lujos el resto de mi vida.

Sin embargo, a pesar de lo asombrosa que es esta espada, mi sentimientos estás mezclados.

“Ahhh…”

Un suspiro escapa de mis labios.

¿Realmente tengo algún derecho a blandir esta espada…?

***

 

 

“¿’No interferir con ellos’? ¿Qué se supone que significa eso?”

Esto pasó hace un rato, cuando fui a la oficina del maestro del gremio.

Estaba allí porque había recibido órdenes del maestro del gremio de no interferir con el grupo que apareció hace algunos días, aquellos que probablemente eran demonios.

“No sé. Pero eso es lo que la Iglesia nos dijo. Parece que están estrechamente relacionados con la Iglesia, y esta personalmente garantiza que no habrá problemas.”

“¿La Iglesia?”

Mi voz sonó dubitativa, pero no creo que nadie pueda culparme por eso.

¿Por qué alguien que trabaja para la religión de la Palabra de Dios estaría dando apoyo a un grupo tan siniestro?

“Está bien. Así que no trates de hacer nada raro, ¿entendido?”

“… No me gusta.”

“Bueno, no importa si te gusta o no. Gracias a ese ogro, este pueblo perdió prácticamente todos los aventureros. ¿Quieres empezar una pelea con la Iglesia en este estado? Sabes que el gremio obtuvo un gran préstamo de la Iglesia, ¿no?”

Sabía a qué se refería el maestro del gremio.

La Iglesia no es un grupo religioso normal.

Muchos aventureros se adhieren fielmente a la Palabra de Dios, que cree en perfeccionar las habilidades de uno para poder escuchar la Voz Divina.

Como resultado, el gremio y la Iglesia tienen una estrecha conexión, y frecuentemente se ayudan el uno al otro.

¿Qué pasaría si el gremio tomara acciones contra los deseos de la Iglesia?

Todos los demás gremios nos rechazarían, y la Iglesia podría incluso retirar su apoyo financiero.

Tras el incidente con el ogro, ese tipo de problemas podrían incluso derribar muestro gremio por completo.

Por lo que el gremio preferiría aislar a cualquier aventurero que causara algún problema como ese.




En este caso, me refiero a mí.

El trabajo del maestro del gremio es proteger al gremio, por lo que no puedo culparle por priorizar los deseos de la Iglesia por encima de los míos.

Entendí todo eso, pero eso no significa que me tenga que gustar.

“¿Deberíamos hablar con el ejército imperial?”

“Si la Iglesia dice que no son un problema, ¿realmente crees que es buena idea?”

“Cierto.”

Si acudiéramos al ejército imperial con esto, sería como ignorar lo que la Iglesia nos dijo.

“Gotou. No sé qué es lo que os preocupa de todo esto, pero la Iglesia nos ha dado su palabra. Si ellos están tan seguros de ello, también estoy seguro de que todo irá bien. No tiene sentido sacar conclusiones precipitadas con esto, ¿vale? Si pasara algo, la culpa caería en la Iglesia por decirnos que no nos preocupáramos cuando levantamos nuestras sospechas, no en nosotros. Simplemente dejaremos que la Iglesia se ocupe de esto, ¿sí?”




El maestro del gremio tenía razón, por supuesto.

Pero no pude evitar sentirme como si al estar dejando a aquel grupo a su libre albedrío, algo terrible fuera a suceder.

Justo en ese momento, la puerta se abrió y entraron dos ancianos.

“Disculpen la intrusión. Oh, Maestro del Gremio, justo a tiempo.”

Eran Sir Ronandt y Sir Nyudoz del ejército imperial, quienes habían sido enviados para lidiar con el ogro.

“¡Han vuelto sanos y salvos! ¡Eso debe significar que fueron capaces de derrotar a ese ogro!”

El maestro del gremio parecía emocionado, pero la expresión de Ronandt era lúgubre.

“Bueno, sobre eso. Desafortunadamente, no puedo decir que lo derrotáramos.”

Sir Ronandt es el mago más fuerte del mundo, y Nyudoz es un maestro del arte de la espada.

Y, aun así, incluso con ellos dirigiendo al ejército, no fueron capaces de derrotar a ese ogro.

Es un poco difícil de creer, pero Sir Ronandt no tendría ninguna razón para mentir.

“¿En-entonces escapó…?”

“En efecto. Pero podríamos discutir los detalles en algún lugar más tranquilo.”

“Está bien. Iremos a la sala que hay arriba, entonces.”

El maestro del gremio y los ancianos se dirigieron a las escaleras.

Mientras avanzaban, el maestro del gremio me mandó una mirada llena de significado.

Era como más que una mirada, por lo que probablemente me estaba advirtiendo que no hiciera nada imprudente.

Pero al momento, Sir Ronandt dejó esa mirada sin sentido.




“Hrm. ¿Podría?”

Con eso, Sir Ronandt dirigió su mirada hacia mí, y de repente sentí una sensación que asaltó mi cuerpo.

No estoy muy familiarizado con ella, pero podría decir que era la sensación de cuando alguien usa Apreciación sobre ti.
“Oh-ho. Bastante impresionante. Ven con nosotros, entonces.”

Sir Ronandt debe haberme aprobado por mis resultados con Apreciación, porque me invitó.

El maestro del gremio y yo nos miramos, estupefactos, pero los dos ancianos avanzaron como si fuera algo perfectamente natural.

Nunca se sabe lo que piensan estos peces gordos.

Por lo tanto, eché un raro vistazo dentro de la habitación del maestro del gremio, y Sir Ronandt me permitió escuchar la historia de su batalla con el ogro.




Como dijo el propio hombre, pareció que ambos lados sufrieron pérdidas.

¿Qué habría pasado si el ogro se hubiera quedado a luchar en lugar de huir?

Honestamente, no estoy nada seguro.

Y parece que Sir Ronandt y los demás tampoco podían decirlo.

Lo cual probablemente fue el por qué decidieron encomendárselo a aquel sirviente de la Iglesia que apareció justo después.

Cuando escuché eso, mi primer pensamiento fue: ¿La Iglesia otra vez?

Hasta ahora, nunca había prestado mucha atención a la Iglesia, pero ahora empiezo a encontrarla altamente sospechosa.

“Sin duda tienen sus secretos, pero tengo fe en sus capacidades más que en cualquier otra cosa. Si dicen que se encargarán de eso, no hay necesidad de seguir preocupándonos por el ogro.”




Como persona importante que ha apoyado al imperio durante incontables años, parece que Sir Ronandt tiene su parte de experiencia con la Iglesia.

Si Ronandt dice eso, deberíamos asumir que ya se han encargado del ogro.

“Y en cuanto al grupo con el que la Iglesia os dijo que no interfirierais y sobre el cual estabais discutiendo antes, creo que lo mejor es confiar en ellos también en ese asunto.”

“¿… escucharon todo eso?”

“Puede que no lo parezca, pero tengo un buen par de oídos. ¿Crees que puedes seguirme el ritmo, jovencito?”

En contraste con la expresión sombría del maestro del gremio, Sir Ronandt tenía una sonrisa traviesa.




Él y el otro anciano estaban afuera mientras manteníamos esa conversación dentro del gremio.

¿Cómo de bueno debe ser su oído si puede escuchar a través de las paredes?

“En cualquier caso, no haremos más movimientos. De hecho, no podemos. Debemos tomar medidas para compensar los aventureros perdidos en este incidente. Empezando con montar una patrulla de soldados dentro y alrededor de este pueblo. El gremio está corto de integrantes, ¿no es así?”

Es cierto que, desde que el ogro nos derrotó tan fácilmente, perdimos una gran cantidad de aventureros.

Eso significaba que se había hecho más difícil el defenderse de los monstruos, defender a los viajeros que viajaban de pueblo a pueblo, conseguir suministros, etc.

Peor aún, no fueron solo los aventureros de este pueblo los que fueron aniquilados por el ogro—había muchas bajas entre los aventureros de pueblos vecinos y aldeas también.

Lo que significaba que toda la región estaba actualmente escasa de aventureros.

Si el ejército imperial iba a arrimar el hombro para soportar esa carga, sería de mucha ayuda.

“Así que entiendes que eso significa que no tenemos tiempo que perder mezclándonos con un grupo de aventureros que podrían o no ser peligrosos. Yo no me molestaría en investigarlo personalmente, pero la religión de la Palabra de Dios ha estado disgustada conmigo desde el incidente del héroe. Si los enfado más, probablemente me llevará a más de una degradación para mí. Lo siento.”

Conque los rumores de que tomó al joven héroe como aprendiz y casi lo mata bajo lo que llamaba “entrenamiento” eran verdad.

Dudo que la Iglesia se hiciera enemiga del incomparable Ronandt el mago a no ser que tuviera una razón grave como para hacerlo.

“Por lo tanto, ya ven, no hay nada que podamos hacer. Si pasara cualquier cosa, simplemente tendrán que quejarse a la Iglesia.”

Eso no fue exactamente reconfortante, pero no se podía hacer nada más.

Tendría que hacer todo lo posible por aceptarlo, aun cuando me molestara.

Pero Sir Ronandt añadió una nueva preocupación a mi lista del problemas.

“Nyudoz. Tráemela.”

“¡¿Hrmmm?! ¡¿Ya puedo hablar?!”

“Aún no. Eres demasiado ruidoso. Sólo dame esa cosa sobre la que hablamos y quédate callado.”

“¡Hrmmmmmph!”




Gruñendo, Sir Nyudoz volvió a quedarse en silencio.

Tal y como dijo Sir Ronandt, su voz era dolorosamente fuerte, por lo que probablemente fuera lo mejor.

Puede que fuera un espadachín increíble y todo eso, pero aun así.

“Aquí. Tenga esto.”

Sir Ronandt me entregó el objeto que Sir Nyudoz le había pasado: una espada mágica.

5 14 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
11 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios