Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

R2: El Viejo Lucha Contra un Ogro

Parte 3

 

 

Nyudoz se está defendiendo ahora mismo, pero no debemos bajar la guardia todavía.

Activo Magia de Tierra.

Una lanza de tierra surge del suelo, empujado hacia arriba la espada de rayo que estaba clavada ahí.

La espada mágica está clavada en la punta de la protuberancia de tierra.

Con esa espada en el aire, la barrera eléctrica que estaba emitiendo se ha elevado también.

“¡Ahora! ¡Cargad a través de la brecha!”

Mientras grito, trato con todas las otras espadas mágicas del mismo modo.




Es una solución simple que nos permite lidiar con las espadas relámpago sin tocarlas.

Mientras muevo el resto de las espadas, se abre camino para los soldados, quienes empiezan a cargar contra el ogro.

No importa lo fuerte que sea, ser superado en número probablemente dejará al monstruo en desventaja.

Si tuviera el tipo de fuerza impensable que tiene este gran ser, sería una historia muy diferente, pero si sólo es tan fuerte como Nyudoz, el apoyo de los soldados debería ser de gran ayuda.

Además de mi propio apoyo, por supuesto.

Si el ogro prefiere usar fuego y rayo, es seguro asumir que tiene una alta resistencia al daño de esos elementos.

En ese caso, mi mejor apuesta para un ataque a larga distancia quizás sea débil.

Preparo un hechizo.

Es el grado más bajo de Magia de Luz.

Normalmente, tiene un coste bajo, pero le doy al hechizo una cantidad excesiva de poder mágico.

Es una técnica que aprendí de aquellas arañas.

Me tomó más de dos años perfeccionarlo, pero como resultado, mi dominio de la magia ha mejorado enormemente.

Ahora, incluso cuando lanzo un hechizo de bajo rango, puedo mejorar la cantidad de magia que usé exitosamente para hacerlo mucho más poderoso.

Y, sin embargo, la cantidad de tiempo que se necesita para invocarlo no cambia.

Sigo estando muy por debajo del nivel de ese maestro de la magia, pero he tomado otro paso más hacia las cimas del ocultismo.

Pronto, activaré mi hechizo extra poderoso de Magia de Luz.

La ventaja de Magia de Luz es que golpea casi tan pronto como se dispara, haciendo más fácil apuntar con precisión en un área pequeña.

Gracias a eso, puedo evitar a Nyudoz que se mueve rápidamente y golpear sólo al ogro con mi hechizo.

La Magia de Luz aterriza directamente en los pies del ogro, tal y como planeé.

El golpe directo ralentiza los movimientos del ogro.

Viendo la apertura de inmediato, Nyudoz ataca con valentía.

El ogro mueve la espada de su mano derecha, produciendo fuego desde la punta.

No obstante, las furiosas llamas no llegan a Nyudoz.

Porque la espada de Nyudoz también es una espada mágica, esta imbuida con Magia de Viento.

El viento que sopla dispersa las llamas antes de que puedan expandirse.

Nyudoz empuja directamente por donde las llamas estaban, bajando su espada contra el ogro, quien bloquea el golpe con la espada mágica en su mano izquierda.




Un rayo brota de la segunda hoja, y Nyudoz sale disparado hacia atrás.

Pero un golpe tan insignificante no podría matar a ese hombre.

Mientras el ogro se co0ncentra en alejar a Nyudoz, lo golpeo con más Magia de Luz.

Esta vez, el hechizo tiene más poder que antes.

La magia golpea al ogro justo en la cabeza.

Incluso este poderoso monstruo seguro que no puede sobrevivir si pierde la cabeza.

El cuerpo del ogro se retuerce y cae.

A medida que cae, lanza la espada que tiene en su mano.

Una lucha en vano, pero la espada de rayo golpea a uno de los soldados que se aproximan, quitándole la vida.

Qué alma más desafortunada.

Pero aquí es donde se acaba.

Y, sin embargo, un momento después, el ogro está rodeado de luz y se levanta.

La herida que le infligí en la cabeza está desapareciendo.

¡Imposible!

Sí que nos dijeron que tenía la capacidad de recuperarse completamente, pero ¡¿cómo se podía aplicar eso en una herida casi fatal?!

Impensable. Es como si estuviéramos luchando contra una bestia inmortal.

Si su curación fue capaz de salvarlo de esa herida en la cabeza, el único modo en que podemos pensar en derrotarlo sería destrozarlo tan completamente que incluso esa curación no fuera capaz de volverlo a formar.

Entonces supongo que un hechizo menor no servirá, ni aunque lo mejore con más poder mágico.

Incluso un hechizo mayor no lo destruiría a no ser que le proporcione magia adicional.

¿Puedo hacerlo?

Sí, he llegado a un nivel de confianza donde puedo infundir un hechizo menor con poder mágico adicional y llevarlo a cabo perfectamente.

Sin embargo, cuando se trata de magia más avanzada, todavía estoy un poco nervioso.

El único de mis hechizos lo suficientemente fuerte como para volar por los aires el cuerpo gigante de este ogro sería lo más probable Magia Infernal, la forma avanzada de Magia de Fuego, en la cual destaco.

Magia Infernal ya es difícil de lanzar y controlar, ¿y si encima le añado magia además de todo eso?

Sería casi imposible, incluso para mí.

De hecho, Magia Infernal no está destinada a ser usada por una sola persona en primer lugar.

Es un hechizo que normalmente construyen múltiples magos usando la habilidad Cooperación.

Mi segunda aprendiz a menudo me dice que no debo ser humano como para usar ese hechizo yo solo, pero ahora me enfrento a una tarea incluso más imposible: infundir este hechizo con magia adicional.

No obstante, no puedo fallar si queremos tener alguna esperanza de derrotar a este ogro.

¡No tengo más remedio que hacer que funcione!

“¡¿Grr?!”

El ogro gruñe.

Por un momento, parece como que sus ojos se han encontrado con los míos a través de la habilidad de Clarividencia.

¡Hrmph! Qué desafortunado. Parece que se ha dado cuenta de mi posición.

“¡Nyudoz! ¡Mantenlo ahí!”

“¡Entendido!”

Si soy atacado mientras preparo un hechizo, no tengo ninguna forma de defenderme.

Nyudoz responde a mi orden manteniendo al ogro bajo control, atacándolo con valentía.

Los soldados siguen su ejemplo, formando lentamente un círculo alrededor del monstruo y acercándose.

Sin duda Nyudoz podrá mantener al ogro ocupado lo suficiente como para que yo complete mi hechizo.

Incluso con este increíble poder de recuperación, el ogro no puede sobrevivir a un hechizo de Magia Infernal infundido con poder mágico adicional.

¡Este debería ser el golpe final!

“¡GRAAAAAAH!”

Un rugido del ogro disipa mis pensamientos.

Es un rugido animal y ensordecedor, un contraste acentuado con el comportamiento casi humano del ogro hasta ahora.

Y ese no es el único cambio.

La fuerza que emana del ogro es mucho más fuerte de lo que era hace unos instantes.

Esta presión… ¡Es similar a la presencia de los dragones de tierra que una vez me encontré en el Gran Laberinto de Elroe!

No, ¡es incluso más fuerte!

Según la información de los aventureros del gremio, se sospechaba que el ogro tenía tres capacidades inusuales.

Una era producir espadas mágicas.

Otra era la recuperación completa.

Y esta es la última: ¡un aumento antinatural en sus estadísticas!

Tal y como decían los rumores, esta dramática transformación no puede explicarse con ninguna de las habilidades conocidas como Magia o Intelecto Bélico.

Dado que estoy observando el fenómeno con Clarividencia, no a simple vista, no puedo usar Apreciación en el ogro.

No tengo manera de saber cuán drásticamente han aumentado las estadísticas de esta criatura.

Sin embargo, a juzgar por su presencia abrumadora, no creo que Nyudoz ni los demás tengan ninguna posibilidad contra eso.

De hecho, dudo que ni siquiera yo pueda derrotar a esta bestia.

¡Pero no podemos echarnos atrás ahora!

Aunque sea una lucha en vano, ¡debo golpear al monstruo con mi hechizo de Magia Infernal!

“¡¿Hrmmm?!”

Pero lamentablemente, no puedo activar el hechizo después de todo.

Antes de que pueda hacerlo, el ogro gira y se aleja.

Sin dar a los soldados que le rodean tiempo a reaccionar, el ogro atraviesa sus filas.

Se mueve demasiado rápido como para que mis ojos lo sigan.

“¿Eso… ha huido…?”

Por unos momentos, miro hacia el ogro que escapa con incredulidad.

Los otros soldados parecen estar igualmente desconcertados.

“¡Hrmph! Debo admitirlo, ¡esta criatura corre espléndidamente!”

El comentario absurdo de Nyudoz me trae de vuelta de mis pensamientos.

Me doy la vuelta para verlo guardar su querida espada de Magia de Viento, una clara señal de que la batalla ha terminado.

Nyudoz sabe tan bien como yo que no podemos perseguir a esa criatura.

Por qué huyó el ogro, eso no podemos saberlo con certeza.

Pero sea cual sea la razón, dudo que podamos alcanzar al ogro a paso rápido; e incluso si lo hiciéramos, no puedo decir seguro si podríamos derrotarlo.

Las capacidades de este ogro son simplemente demasiado inusuales.

Tal vez debería haberme arriesgado al peligro de mirarlo directamente y haber hecho todo lo posible por usar Apreciación en él.

Si supiéramos cualquier cosa de sus misteriosas habilidades, tal vez podríamos haber encontrado algún tipo de contramedida.




“Bueno, ¿qué hacemos ahora?”

Sería extremadamente peligroso perseguir al ogro.




No obstante, no podemos ignorarlo sin más.

Sobre todo, le juré a la esposa de Buirimus que lo vengaría.

Mi propio honor no me permitiría retractarme de esa promesa.

“Supongo que deberíamos reagruparnos y decidir cuál es la mejor manera de perseguir a esa criatura otro día.”

“Eso no será necesario.”

Hablaba sólo para mí, pero, aun así, una voz me contestó.

Una persona vestida de negro se arrodilla detrás de mí.

¿Cómo se acercó tanto a mí sin que me diera cuenta?

¿Quién…? No, sólo hay una organización que tiene este tipo de gente.

Ya conozco la identidad de esta persona.

“Un perro de la Palabra de Dios, ¿verdad?”

“En efecto.”

A pesar de mi grosería, la persona lo confirma sin reparos.

Su voz sin emociones oculta sus pensamientos del mismo modo que la tela negra que se ha puesto encima oculta su cara.

Así sucede siempre con los agentes encubiertos de la Palabra de Dios.

Envueltos en las sombras, las leyendas sobre ellos dicen que se deshacen de los paganos, son monstruos que viven entre los humanos, etc.

Aunque normalmente son solo cosa de rumores, uno de ellos se acaba de aparecer frente a mí.

“¿Y qué podría querer un perro como tú?”

“Permítannos hacernos cargo de esa criatura, por favor.”

Esta operativa responde a una petición concisa.
¿Así que estos agentes de las sombras tienen la intención de derrotar al ogro ellos solos?

“Este es territorio del imperio. ¿Lo preguntas mientras estás entrando a sabiendas en nuestras tierras?”

Miro al operario vestido de negro, intentando recordarle las consecuencias para un agente extranjero que hace lo que le place en el imperio.

La Palabra de Dios puede ser una organización poderosa que trascienda fronteras, pero si su objetivo es interferir con los asuntos oficiales de nuestro ejército, sin duda será un problema.

Entrometerse en los asuntos internos de otra nación podría crear un incidente internacional fácilmente.

“Sí. Lo entendemos.”

A juzgar por la respuesta, está claro de que se dan cuenta de los riesgos que hay en juego.

En otras palabras, la Palabra de Dios debe tener una razón muy importante para hacerlo.

O tal vez el mostrarse ante mí así sea un gesto de buena fe.

Con su alta capacidad de sigilo, estoy seguro de que podrían haber hecho cualquier cosa que planearan hacer sin que yo me hubiera dado cuenta de que estaban aquí.

La pregunta es, si rechazo su solicitud, ¿se rendirán y volverán?

Si eligen actuar en secreto, dudo que tenga alguna forma de saberlo.




“¿Y cómo piensan tratar con la criatura?”

“Podemos prometer que no será una desventaja para el imperio.”

Eso no responde del todo a mi pregunta.

¿Quizás no pueden revelar sus planes, pero sí pueden asegurarnos de que el imperio no sufrirá ningún daño?

“… Muy bien, entonces. Os lo dejaremos a vosotros.”

“Su cooperación es apreciada.”

Acepto a regañadientes la petición de la Palabra de Dios.




Por un lado, es enteramente posible que hubieran actuado por su cuenta si me negaba.

Y por encima de todo, habría sido difícil derrotar a ese ogro sólo con nuestras fuerzas.

Tiene un poder de recuperación impactante, y sus estadísticas podrían superar a las de un dragón de tierra.

Debido a que huyó, puede que haya alguna limitación o algún punto débil que debamos explotar, pero sería una locura movilizar a las tropas basándonos en meras suposiciones.

No puedo repetir el mismo error que cometí en el laberinto.

… Lo siento, Buirimus.

Quería vengarte con mis propias manos, pero parece que no será así.

Si la Palabra de Dios está dispuesta y es capaz de cumplir esa meta, debo concederles el derecho a hacerlo, incluso aunque me rompa el corazón.

“Una vez más, debo recordaros que este es territorio del imperio, y debéis actuar en consecuencia. ¿Está claro?”

“Por supuesto.”

El operativo vestido de negro asiente de inmediato.




Supongo que no tengo más remedio que confiar en ellos.

“Lamento mucho seguir esto con una solicitud adicional, pero hay cierto individuo que se encuentra actualmente el pueblo más cercano. El gremio de aventureros podría pedirles que hagan algo al respecto, pero, por favor, debemos solicitarle que no interfiera.”

¿Hmmmm?

Esta solicitud parece no tener ninguna relación con el asunto que tenemos entre manos.

Y, sin embargo, el operativo parece más desesperado por esto que por el asunto del ogro.

La cortesía y la extensión de la solicitud se hace dolorosamente obvia.

“¿Qué es lo que—?”

“¡Hrm! ¡¿Quién anda ahí?!”

Cuando comienzo a preguntar, Nyudoz interrumpe con un grito.

Volviéndome, lo veo corriendo en nuestra dirección a máxima velocidad.

Supongo que no puedo culparle por encontrar que un agente de la oscuridad completamente vestido de negro sea altamente sospechoso.

Nyudoz siempre reacciona rápidamente como ahora.

“Gracias por su continua cooperación.”

“¡Ah, espera!”

Ignorando mi exclamación, el individuo vestido de negro desaparece.

No puedo evitar sentirme asombrado por tanta agilidad.

“¡Sir Ronandt! ¡¿Está bien?!”

“Sí, estoy bien. Te lo explicaré con más detalle cuando las cosas se hayan resuelto.”

Sintiéndome un poco presionado por Nyudoz, me puse en camino para reunir a los soldados.

4.7 31 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
21 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios