Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

R1: El Viejo Está de Luto

Parte 1

 

 

Un pesado silencio impregna el oscilante carruaje.

Incluso un anciano como yo no me aventuraría a hacer bromas en esta atmósfera.




El hermoso paisaje de la capital imperial se despliega justo fuera de la ventanilla del carruaje, pero adentro, el ambiente es oscuro y melancólico.

Pero esto es comprensible, considerando nuestro destino.

Sentado frente a mí, Tiva cierra sus ojos e inclina la cabeza sobriamente.

Tiva estaba a cargo del ataque del ejército imperial en Sariella para apoyar al Reino de Ohts, pero gracias al ataque del Condado de Keren por aquellas arañas a las que estaba siguiendo, aquella invasión ya no es posible. En su lugar, estamos regresando a casa.

Tiva también estaba investigando algo más: los casos recientes de niños secuestrados.




Estos secuestros están pasando no solo en el imperio, sino en todo el mundo, y Tiva está al cargo de liderar esa investigación.

Al principio, la gente sospechaba que alguien estaba secuestrando a los niños y vendiéndolos como esclavos.

Pero ahora, el alcance se ha vuelto aún mayor.

La teoría actual es que una organización considerablemente grande está cometiendo estos delitos por un propósito mayor.

Para aplastar a esta organización y rescatar a los niños secuestrados, Tiva dirigió un ejército imperial tras los secuestradores.

Sin embargo, la búsqueda no ha sido fructífera.

Localizaron uno de los escondites de la organización, pero las únicas personas que pudieron capturar allí fueron matones a sueldo.

No había señal de quien quiera que estuviera dirigiendo la organización y no había más pistas que insinuaran su verdadero propósito.

Si ni siquiera esta investigación a gran escala no descubrió ni un pelo del líder, deben ser bastante formidables.

Y ahora nos dirigimos a una de las casas de las familias víctimas de esos secuestradores.

Una madre cuyo bebé fue secuestrado hace tres años.

Como podrías comprobar por el estado de nuestro carruaje, no son buenas noticias las que llevamos.

No, de hecho es una noticia devastadora.

Sin embargo, no es la muerte del niño de lo que debemos informar.

“Sir Ronandt, no creo que deba acompañarme dentro.”

Incapaz de soportar el silencio, Tiva habla.

Ha dicho lo mismo incontables veces desde que entramos en el carruaje.

No obstante, mi respuesta es la misma.

“¿Cuántas veces tengo que repetirme? Es mi responsabilidad traer estas noticias.”

“Pero—”

“¡Suficiente!”

Mi tono severo silencia a Tiva al menos.

Para empezar, fui yo quien trajo esta información a la capital.

No permitiré que nadie más lleve esta carga.

Tiva permanece en silencio, tal vez sintiendo mi determinación.

El carruaje avanza por el tranquilo y aristocrático barrio y finalmente para delante de una de las mansiones.

Para una familia noble, es bastante pequeña.

Eso en sí mismo no es nada inusual.

Sin embargo, la apariencia en general de esta mansión la destaca del resto.

El jardín está en ruinas, y la casa misma está dañada y sucia.

Es obvio de un vistazo que no ha sido atendida adecuadamente en años.

El lugar está en un estado tan lamentable que todo el terreno parece emitir una atmósfera oscura, incluso en mitad del día.

Un apático mayordomo nos espera frente a la ruinosa casa.

“Bienvenidos. Gracias por venir.”

El mayordomo se inclina respetuosamente.

Tiva y yo nos inclinamos brevemente en respuesta, entonces seguimos al mayordomo al interior.

A diferencia del exterior, el interior de la mansión al menos se ha cuidado mínimamente.

La relativa falta de muebles hace que parezca un poco lúgubre, pero sin duda ha sido limpiada bastante bien.

Y, sin embargo, la atmósfera sombría y oscura permanece.

El mayordomo nos lleva a la sala, donde nos espera el dueño de la casa.

“Gracias por venir hoy.”

La dama que hemos venido a ver inclina la cabeza automáticamente.

El gesto practicado es el mismo que vi la última vez, pero su apariencia ha cambiado drásticamente.




Ella se ve… demacrada.

Solía ser una belleza impresionante incluso para los estándares de la capital del imperio, pero ahora no es más que una sombra de lo que fue.

Su piel ha perdido brillo, su cuerpo se ha debilitado y demacrado y ha envejecido mucho más allá de sus años.

Habiéndola en su mejor momento, el efecto es impactante.

Sabiendo que tengo que decirle algo que sólo la llevará más allá en su desesperación, incluso yo siento vacilación.

Ahora entiendo por qué Tiva no paraba de repetirse.

Él trataba de pararme por mi bien, pero quizás más que nada, él quería prevenir a esta gente de un sufrimiento aún mayor.

Pero aun así, no tengo otra opción.

Esto es algo que ella debe saber.

“Es un placer volver a verlo, Sir Ronandt.”

“Francamente.”

Normalmente, debería responder que ella se ve bien, pero no me atrevo a decir una mentira tan descarada.

Dado mi comportamiento inusualmente duro y el silencio sombrío de Tiva, la mujer probablemente ya haya descubierto que hemos venido a traerle malas noticias.

Su ya pálido rostro se vuelve aún más pálido.

“Iré directo al grano.”

Una vez que hemos terminado nuestros saludos y una doncella nos ha traído el té, voy al grano.

“Sir Ronandt…”

“Nada bueno puede resultar de andarse por las ramas, Tiva.”

Tiva está indicando claramente que estoy yendo demasiado rápido, pero en este caso, creo que lo mejor es no dudar.

La señora de esta casa es una mujer inteligente.

Sin duda ella tiene alguna idea de por qué solicité que nos encontráramos hoy.

Si alargo la conversación ahora, sólo le causaré más ansiedad.

Tarde o temprano debo decirle la verdad.




Así que lo mejor es hacerlo todo lo rápido posible.

“Buirimus está muerto.”

Al principio, ella no reacciona ante mis contundentes palabras.

O más bien, debería decir que no pudo reaccionar.

Se queda congelada, sin pestañear, dejando a Tiva y a mí conteniendo el aliento en silencio.




El tiempo pasa de esta manera, hasta que finalmente los ojos de la mujer comienzan a cambiar.

Entonces, como si el significado de mis palabras finalmente se hubiera asimilado, ella sufre un silencioso pero drástico cambio.

Mirando hacia arriba, se cubre el rostro con ambas manos y comienza a sollozar con voz apagada.

Tiva y yo nos sentamos, mirándola en silencio.

Mientras la mujer llora, pienso en mis recuerdos de Buirimus.

4.8 20 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
9 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios