Nidome no Yuusha (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: Escape de la Capital Real y La Mazmorra de los Goblins

Parte 6

 

 

A pocos kilómetros, al noreste de la cabaña del cazador (la que empleábamos como base), había una mazmorra con forma de cueva. Luego de un repentino derrumbe, su entrada fue cubierta por una gran roca, lo que impidió que alguien la pudiese encontrar.

Originalmente, gracias a un terremoto que ocurriría dentro de un mes, la entrada sería reabierta. Esta fue descubierta por un aventurero veterano que lideraba los exámenes de promoción. Desde ese momento, se convertiría en una mazmorra de uso público.

Publicidad M-AR

Las mazmorras se forman a partir de unas esferas metálicas conocidas como ‘Núcleos de Mazmorra’, los cuales poseen propiedades similares a las de los golems. Estos núcleos, comienzan a afectar el terreno circundante, formando laberintos a su alrededor.

En ellas, se producen monstruos constantemente, en cantidades incluso más grandes que en el exterior, y a medida que el tiempo pasa, más grande y vasta se vuelve la mazmorra, engendrando monstruos más grandes y poderosos.

El Núcleo de la Mazmorra, se encuentra en la sala más profunda de esta, y es resguardado por un monstruo llamado ‘Guardián’, quien permanece estacionado esperado a la llegada de los invasores. Este Guardián, posee un equipo bastante poderoso, el cual es creado con la magia que le proporciona el Núcleo de la Mazmorra.

Si se logra destruir el Núcleo de la Mazmorra, esta dejara de funcionar, dejando atrás un vasto laberinto.

En comparación con las muchas mazmorras esparcidas por el mundo, esta era bastante joven. Si la clasificáramos en base a los años humanos, perfectamente podríamos llamarla una ‘mazmorra bebé’.

Publicidad M-M3

En toda mazmorra con forma de cueva, no puede ingresar la luz del sol, pero gracias al ‘Musgo Luminoso’ que crece nativamente en sus paredes, la iluminación no es un problema. Además, ya sea que tengan agujeros que conecten con el exterior o algo así, tampoco presenta problemas respecto a la falta de oxígeno.

Publicidad Y-M2

Si tuviese que mencionar un problema, destacaría el aire húmedo que nos encontramos en un lugar bastante peculiar, al octavo día después de sumergirnos en la mazmorra.

***

 

 

“¡Kuh, Haaaaaaaaa!”

“¡GyaayyYyYYyyYYyy!”

El choque del metal con el metal ceso tras amputarle la muñeca al ‘Goblin Espadachín’, quien empuñaba una espada oxidada.

Minaris, quien se lo había cercenado, bajó su séptima espada, la cual se encontraba en un pésimo estado. Entonces, le piso la pierna para evitar que escapara.

“¡Guruuu, ¿¿¿¿¿Gaaaaaoooooooooo?????!”

“¡Esto es para que dejes de luchar!”

Justo después de perder su mano, el feo rostro del Goblin se deformó por el dolor, y con un solo corte de espada, Minaris lo decapitó.

Mientras la sangre verde brotaba por su cuello, el Goblin cayó, sin siquiera saber que lo había matado.

“¡Fuuu…!”

Una flecha voló hacia Minaris, perforando el viento a su paso. Fue un ataque sorpresa, producto del descuido de Minaris.

Era demasiado tarde para evitarlo, y lo único que podía hacer era posicionarse y evitar que le lastimara un punto vital.

“Oye, ¿No te dije que te mantuvieras alerta?”

Usé ‘Pasos Rápidos’ desde la distancia, y corté la flecha en pleno vuelo. Entonces, localicé la sombra del ‘Goblin Arquero’, quien estaba sobre una roca a pocos cientos de metros de distancia, preparando dos flechas más.

“Encárgate de esos Garum Grises.”

«S-Sí».

Los cinco o seis Garums Grises con los que había estado enfrentándome, parecieron quedar confundidos al no poder igualar la velocidad de mis [Pasos Rápidos]. Sin embargo, su confusión terminó rápidamente cuando un Garum de pelaje negro y rango superior aulló. Era quien lideraba a la jauría, un ‘Garum Negro’.

Observando cómo se dirigían hacia nosotros, los dejé en manos de Minaris, y pisando con fuerza, corrí en la dirección opuesta.

“No dejare que lo hagas.”

Cerré la distancia que me separaba del Goblin Arquero, y antes de que disparara su flecha, lo partí en dos con un corte vertical.

“¡Guaaouaaaaaaaaaaaaaaaaaa!”

“Ruidoso”.

Pero después de levantar mi espada, esta chocó con otra varias veces más grande, causando chispas con el impacto. Esta espada aparentaba ser de mayor calidad, y tan gruesa como un lingote de hierro. Al observar bien, me encontré a un ‘Alto Goblin Espadachín’, completamente oculto en la sombra de una gran roca, y comandando a un grupo de cerca de diez goblins.

“¡Garuruuuuuuuuuuuuuu!”

El Alto Goblin, al ver que su plan no salió como esperaba, gimió de frustración. Aunque se veía básicamente igual que un Goblin normal, su cuerpo era mucho más musculoso y medía casi un metro de altura. Era casi el doble de alto que un Goblin común.

“Gritar antes de ser asesinado es un completo cliché. Si te han descubierto, limítate a quedarte en silencio”.

“¡¡Gu-woo-woo!! ¡Gugaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!”

Debido a mi habilidad única, [Comprensión de Lenguajes de Otro Mundo], la gente podía entender lo que decía. Sin embargo, esto solo funcionaba con ciertas ‘razas’.

Era eficaz con los hombres bestia, los elfos y los demonios, es decir, solo con ‘humanoides’. A pesar de esto, existía una técnica que los monstruos usaban para comandar a animales e insectos.

Lo mismo ocurría con el Goblin frente a mí, probablemente no comprendió nada de lo que le dije. Pero cuando le grité en medio del combate, la atmosfera le hizo entender que lo estaba ridiculizando, por lo que aulló con fuerza y blandió su gran espada para obligarme a retroceder.

«¡Tsk, esta estúpida cantidad de poder es malditamente molesta…!»

Maldije, sorprendido por el absurdo poder del Alto Goblin; era mucho más fuerte de lo que esperaba.

Aunque estaba impresionado, rápidamente me posicioné en el aire con [Pasos Celestiales].

Observando brevemente a Minaris, esta parecía mantener un estilo de combate sólido, bien posicionada para infligir un poco de daño a los Garum Grises, así como para evitar que estos la rodearan; estaba actuando perfectamente bien, apegándose a lo básico.

Ya que Minaris estaba luchando tan bien, no podía actuar tan incompetentemente ante ella, y aprovechando la distancia a la que estaba de mis enemigos, examiné el estado del Alto Goblin Espadachín con [Evaluación], para encontrar el origen de su gran fuerza.

Difícilmente clasificaría al trapo en su cintura como un equipo de alto nivel, por lo que me limité a evaluar directamente su espada.

“¿Es esa un arma maldita? Sus condiciones son bastante buenas”.

Como imaginé, el arma que portaba en sus manos estaba maldita. Por lo general, la mayoría de los goblins no suele emplear magia, por lo que la combinación espada-goblin, resultaba bastante buena. Lo más probable es que gracias a esta arma, el Goblin pudo evolucionar a ‘Espadachín’, o incluso a su rango actual de ‘Alto Goblin Espadachín’.

“Aunque no es el jefe de la mazmorra, su gran fuerza lo vuelve bastante problemático”.

Publicidad G-M1




Los equipamientos malditos son algo bastante inusual, de hecho, durante mi primera vida, después de viajar por casi cuatro años a través el mundo, apenas pude ver uno solo. Si bien estos equipamientos conceden un gran poder, también son altamente desventajosos. Estos equipamientos malditos poseen una gran voluntad, por lo que suelen escoger a su usuario, y si este no posee la aptitud necesaria para controlarlos, su voluntad será devorada por el equipamiento.

Tras perder la voluntad, los usuarios se convierten en monstruos que arrasan con todo a su paso.

Por esta razón, lo más probable es que el Goblin tuviese la aptitud necesaria para controlar la espada. Se que sus movimientos no eran tan inteligentes, pero a pesar de esto, parecía ser capaz de controlar el arma sin problemas.

“¡Gugaaaaaaaaaaaa!”

“Amigo, te estas volviendo un poco molesto”.

No era como si no me hubiese enfrentado a un portador de un arma maldita en el pasado o alguien parecido. La primera vez, fue en contra de mi compañera, la santa, pero en esa ocasión yo blandía una espada con un poder equiparable a la de ella.

Quien porte un arma maldita, será completamente incompatible con la magia sagrada, un atributo con el cual los santos poseen una gran aptitud. Pero en ese entonces, yo era bastante fuerte, por lo que los santos nunca fueron un problema. Ahora, la santa era uno de mis objetivos, pero aún no tenía la experiencia suficiente para desbloquear la espada con la que le hice frente, por lo que en mi estado actual, difícilmente la podría derrotar.

“¡Gauuuugaaaa!”

“¡Huaaaa!”

La hoja de mi espada se deslizó por el aire para bloquear el ataque de mi oponente, y mientras reposicionaba mis pies para esquivar los ataques subsecuentes, corté levemente su cuello. Ese pequeño corte, que solo le había dañado superficialmente, bastó para opacar el brillo de mi espada.

Publicidad M-M5

Afortunadamente, había conservado la Maestría y Velocidad de Procesamiento Cognitivo de mi primera vida, por lo que pude suplir las desventajas que tenía a nivel uno. Gracias a mi maestría en el uso de la espada, pude encontrar una brecha en su defensa.

Ese fue un golpe decisivo, de no realizarlo, la batalla se hubiese prolongado aún más.

Tras acertar ese golpe, me quedé ahí parado, pensando.

“… ¿Quieres volver a intentarlo?”

Me lancé directamente contra su espada, y mientras mitigaba el impacto, salté hacia atrás, al mismo tiempo que el Goblin, con el rostro distorsionado, intentaba aplastarme con su gran espada.

Aprovechando la distancia, bebí la poción que estaba guardando, para así recuperar mi poder mágico. Luego, guardé la [Espada del Principio] y la reemplacé con la [Espada de la Araña Patas de Fuego].

A pesar de que no logré lastimarlo, se podía ver la ira en el rostro del Alto Goblin, puesto que logré rechazar su espada y lo hice retroceder. Sin embargo, el Alto Goblin, al ver que cambie mi espada por una mucho más corta, colocó una horrible sonrisa en su rostro, creyendo falsamente, ahora tendría más ventaja.

“¡Gugaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!”

Publicidad M-M1

El Alto Goblin, quien intentaba acortar nuevamente la distancia entre nosotros, comenzó a lanzar cortes ascendentes.

Esquivando ese ataque, mi flequillo se sacudió debido a la fuerza del corte, a la vez que recibía su ataque con la [Espada de la Araña Patas de Fuego] que sostenía con la otra mano.

“Guuoooo…”

“¡Guuuu, Gyaaaaaaaaaa!”

Un agudo ruido hizo eco por el lugar, cuando en el último segundo, la gran espada del Goblin y mi espada del alma hicieron contacto.

Fue la primera vez que se tocaron, pero esta vez no me hizo retroceder.

“¿Gugauu?”

“¿Funcionó? Excelente. Tal como lo pensé”.

Era un forma de combate que nunca utilicé durante mi primera vida. La espada maldita, como cualquier otra espada, estaba hecha de metal.

La parte donde mi espada hizo contacto, gradualmente se fundió. Cuando el Alto Goblin se percató de lo que había pasado, entró en pánico e intentó retirar su espada, pero ya era demasiado tarde, pues ya se había derretido hasta la mitad.

“¡Guaaraaaa!”

Levanté la comisura de mis labios y deje de hacer contacto con su espada, a la vez que cree un apoyo en el aire con [Pasos Celestiales].

Mientras daba un tercer salto, fortalecí mi pierna con [Manipulación Mágica], y empleando la fuerza de la gravedad, dirigí, con todas mis fuerzas, una patada hacia el surco que acababa de crear en su espada.

“¡Gugaaaaaaaaaaaaaaaa!”

Publicidad M-M1

La gran espada se partió en dos desde el centro, haciendo un sonido como el algo duro quebrándose.

El Alto Goblin, que parecía haber depositado su absoluta confianza en la espada, ahora miraba el arma rota en sus manos, estupefacto.

“Tienes muchas aperturas.”

“Guu, gaaaaaaa…”

No tenía motivo alguno para dejar pasar una oportunidad tan buena como esta, así que saque mi [Espada del Principio], y con mi mayor esfuerzo, imbuí una gran cantidad de poder mágico en ella, para así darle un golpe fatal. Corté la garganta del Goblin, y tal como si acabara de perder todas sus fuerzas, colapsó sobre su espalda.

En el suelo, los restos de la espada maldita se encontraban dispersos, la espada que hasta hace un momento, el Goblin fuertemente empuñaba.

“…fuuuu”

Sin bajar la guardia, rápidamente revisé la situación de Minaris, pero parecía ya había más o menos terminado.

Al parecer, los Garum Grises, quienes gemían de dolor en el suelo, habían sido cortados múltiples veces por Minaris, quien había empleado su veneno para cubrir su espada. El único que seguía en pie era el líder de la jauría, el Garum Negro, que también lucia debilitado.

Publicidad Y-M2

Minaris no parecía bajar su guardia, ni tampoco cambiar su forma de luchar. Hizo de la evasión su mayor prioridad, hiriendo de a pocos al Garum Negro, y dejando que el veneno hiciera su efecto.

“¡Kufufu, vamos, baila, kufu, kufufufu!”

Publicidad M-M5

(“…No, no es que esté peleando con cautela, simplemente lo está torturando. Ha usado demasiado [Veneno Demoniaco de la Llama Fantasmal]”.)

Esto podría ser el resultado de estar demasiado concentrada en el combate, y abusar innecesariamente de su habilidad. Ahora debe estar sufriendo una borrachera mágica por la falta de MP.

Aparentemente, Minaris era propensa a la borrachera por falta de MP, por lo que si abusaba demasiado de su [Veneno Demoniaco de la Llama Fantasmal], quedaría absorta en el fragor de la batalla, dejando que su razón volara por las nubes.

Parecía que la intensidad de la batalla había cambiado su mentalidad, transformándola totalmente en una sadista.

“¡Vamos, quiero oírte gemir aún más! ¡Te dejaré morir con un veneno de primera clase… ¡¿Ah?! ¡No, amo ¿por qué?!”

“No creí necesario el tener que decírtelo, pero necesitas mantener la cabeza fría”.

Suspirando, perforé el torso del Garum Negro, y clavándolo en el suelo, lentamente dejó de moverse.

“¡Me lo ha robado! Así que por favor, a modo de disculpas, quiero un beso. ¡Un beso!”

“No digas ridiculeces, y ve rápidamente a cortar su cuello. No ha muerto aun, pero si no te apuras, pronto lo hará”.

“Bieen, lo entiendo”.

Minaris había saltado hacia mí, acercando su rostro, por lo que la detuve presionando su cara con una mano. En cuanto sentí que retrocedió, la liberé de mi agarre.

Los otros Garum a nuestro alrededor, ya habían muerto a causa del veneno.

Minaris levantó su espada y cortó el cuello del Garum Negro, poniéndole fin a la batalla.

“Toma, es una poción de MP”.

“Amo ¿por qué no me la da, bo-ca-a-bo-ca?”

“…”

“¡¡Fuguu!! Nuku, Nuku”

Ignoré a Minaris, que intentaba de burlarse de mí con ese tono extrañamente seductor, y forzando la poción en su boca, la obligue a tragar.

 

 

MrFreeman: Revisado y corregido

NOVA: 2da Revisión

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
4 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios