Nidome no Yuusha (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: Escape de la Capital Real y La Mazmorra de los Goblins

Parte 3

 

 

Una vez el sol se ocultó por completo, la luna llena se alzó en el firmamento.

Al borde de la capital real, se encontraban dispersos varios pueblos agrícolas, donde el susurro del viento y el ruido de los insectos era lo único que se escuchaba.

Publicidad M-AR

Las luces de las tabernas se filtraban a la calle principal, ahora envuelta en la oscuridad. Aunque las calles no se encontraban tan pobladas como durante el día, aun se podía escuchar el barullo preveniente de los bares, llenos de aventureros que volvían de cazar, y de comerciantes que habían terminado sus transacciones. Este era un buen momento para desvanecerse en la oscuridad de la noche.

Para no ser percibidos, usamos unas túnicas negras que habíamos comprado en una tienda de segunda mano. Nos dirigimos desde la puerta norte hacia el este, pues necesitábamos cruzar hasta el otro lado de los barrios bajos, cerca de las murallas. Una vez en los barrios bajos, continuamos avanzando hasta encontrar un lugar donde nadie nos pudiese ver, y entonces, salimos del barrio, camino a la muralla.

“Bien, es justo aquí”.

El gélido viento nocturno rozaba la muralla, por lo que al tocarla suavemente, una fría sensación recorrió mi cuerpo.

Se decía que la muralla estaba hecha de piedras de luz estelar, lo que le concedía la cualidad de absorber el poder mágico del aire, permitiéndole emplear ese poder mágico para mantener varios encantamientos mágicos simultáneamente.

Publicidad Y-M2

“¿Amo? No puedo ver el agujero que mencionó…”

Minaris revisaba confundida las paredes, pues no lograba encontrar la ubicación de dicho agujero.

“No, no, si alguien viera un agujero en la pared, este sería reparado inmediatamente. Pero como te dije antes, la pared se derrumbará con un pequeño golpe”.

“¿Derrumbar la pared?… disculpe, pero eso es…”

Para los conocedores, era de sentido común el que las murallas que resguardaban la ciudad fuesen absolutamente resistentes.

Había una historia que se contaba a los niños sobre las murallas de la capital, en la que se decía que las murallas tenían tal dureza que pudieron aguantar las embestidas de un dragón de tierra, una criatura clase A, no voladora, y con una inmensurable cantidad de fuerza. Eso en efecto pasó, y aunque no se obtuvo la victoria contra dicho monstruo, la capacidad defensiva de las murallas no era algo que deba ser menospreciado, considerando que monstruos poderosos como este eran extremadamente raros.

Por esta razón, existía la creencia popular de que derribar la muralla era algo imposible, que nadie lo podría lograr, y mucho menos una sola persona.

Algo como un individuo con las capacidades necesarias para derribar estas murallas, era algo completamente impensable, algo que ni siquiera podrías escuchar de boca de algún aventurero ebrio en una taberna cualquiera de la capital.

Para las personas que vivían en la ciudad, el solo considerar que las murallas pudiesen derrumbarse les resultaba totalmente fantasioso, no creían que tal cosa pudiese suceder. Por este motivo, se mantenían tranquilos dentro de las murallas, sabiendo que si abandonaban la seguridad de la capital real, se encontrarían con bosques, praderas, montañas rocosas, entre otros lugares, colmados de monstruos.

Es por esto que, si existiera alguien capaz de destruir las murallas, se le trataría como una existencia equiparable a aquellas dentro de los cuentos de hadas.

…No sé si me vayan a tratar como a un héroe o a un monstruo. La última vez, fui tratado como este último.

“Minaris, ¿por qué crees que una muralla como esta, que básicamente está formada por grandes piedras apiladas, una sobre otra, puede resistir el asalto de monstruos de niveles superiores?”

“Es porque contiene múltiples encantamientos en su interior…”

“Así es. En todas las ciudades, las murallas se encuentran imbuidas con los encantamientos de [Reparación Automática], [Prevención del Deterioro] y [Fortalecimiento]. La capital real no es la excepción, y además de los encantamientos ya mencionados, son imbuidas con [Absorción de Impactos] e [Impermeabilidad Mágica]. Debido a que los encantamientos son constantemente suministrados con grandes cantidades de poder mágico, las murallas poseen el más alto nivel de fuerza posible. Además, estas grandes cantidades de poder mágico, provienen del ambiente, siendo absorbido por estas piedras brillantes, las piedras de luz estelar”.

Por supuesto, solo las personas de la clase privilegiada conocían los detalles.

De hecho, para la gente del pueblo solo era ‘una gran muralla indestructible, capaz de frenar ataques de monstruos y países enemigos’.

“Eso significa que, en otras palabras, si el poder mágico de la muralla disminuye, también lo hará su fuerza. Por esta razón, si pierde todo su poder mágico, se transformará en una simple muralla de piedra, y si es una simple muralla de piedra, ya no será indestructible ¿verdad?, además…”

Causé un destello al impactar la [Espada del Principio] contra la pared. Dado que esta espada no poseía habilidades especiales, solamente aumenté su fuerza imbuyéndola con poder mágico.

“…Estos pequeños no solo comen poder mágico”.

“Esto es…”

Sabía que la muralla se había vuelto frágil, pero no creía que se desmoronaría tan fácilmente. Definitivamente, superaron mis expectativas.

Las brillantes piedras que hace unos segundos conformaban la muralla, ahora yacían en el suelo, y junto a varios gusanos pequeños y transparentes, formaban una mezcla de colores rojos, marrones y verdes.

Mientras se retorcían en el suelo, cubiertos de una mucosidad transparente, brillaban con el reflejo de la luna, y dentro de las partes dañadas de la pared…

*Gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya, gya*

…había cientos de gusanos, los suficientes como para cubrir toda la superficie del muro.

La mucosidad excretada por los gusanos había cambiado la muralla, ahora daba la sensación de estar hecha de carne viva; las piedras habían perdido su blancura, adquiriendo un color marrón rojizo y opaco como el del suelo.

“¿Se están… comiendo el muro?”

“Así es. Los llamo ‘Devoradores de Murallas’, son la variante de unos monstruos clase D, conocidos como ‘Devoradores de poder mágico’. Con su mucosidad, derriten los minerales mágicos y se alimentan de la magia que estos contienen, para luego reproducirse. Eventualmente, después de ingerir las piedras, estas serán excretadas como arena. Es una especie nueva, por lo que aún no debería tener nombre”.

Las piedras dentro del muro estaban completamente deterioradas, las habían llenado de agujeros. Ahora parecían esponjas.

Ya que se alimentaban a una velocidad imperceptible, les tomaría un poco de tiempo el reducir las partes más fuertes de la muralla, a un simple montículo de arena que ceda con el tacto.

“Cuando esto suceda, se volverá incluso más frágil que un muro de piedra corriente. De hecho, será tan frágil que, sin importar que tan duro haya sido en el pasado, será sumamente sencillo el perforarlo”.

Al decir esto, y golpear ligeramente la pared con la punta de mi espada del alma, las piedras se desmoronaron, acarreando consigo el chillido de miles de gusanos. Cuanto más profundos eran los agujeros, mayor era el tamaño de los Devoradores, volviendo difícil el saber si lo que se veía eran paredes de piedra o de carne.

“…”

Minaris guardó silencio mientras observaba el espectáculo.

Esto era algo difícil de ver, incluso para un hombre como yo. Los insectos, decenas de miles de ellos, se retorcían como órganos internos en una desagradable mezcla de colores verdes y rojos, dando la impresión de estar viendo el interior de algún ser vivo.

“Amo, ¿no cree que insertar unos cuantos de estos en uno de nuestros objetivos sería un buen método de venganza?”

Minaris dijo eso, mientras me miraba con una expresión seria en el rostro.

…Aparentemente, tendré que elevar nuevamente mi evaluación sobre Minaris.

¿Hasta qué punto mejorará la imagen que tengo de ella? Estoy tan feliz que no puedo evitar reír.

“Hmm, insertarlos en sus cuerpos estaría bien, pero… ¿No sería demasiado leve?, ¿Qué tal si los criamos dentro de ellos, y dejamos que los devoren desde el interior?”

“Como era de esperar de mi amo. ¡Así sería mil veces peor para ellos, experimentarían la sensación de ser comidos desde dentro!”

“Hmmm, todavía mejor, creo que sería una excelente idea dejar que los devoren desde fuera… No, ahora que lo pienso bien, creo que lo mejor sería dejar que su carne se corroa lentamente, si no, no tendría ningún sentido”.

“Si los criamos dentro de nuestros enemigos, y se alimentan con sus órganos, podríamos verlos alcanzar los límites del sufrimiento. Hoy, cuando maté al traficante de esclavos, no pude manipular bien mi veneno, por lo que rápidamente perdieron la razón. Me gustaría intentar mantenerlos cuerdos la próxima vez”.

Publicidad Y-M2

“Si mueren, podremos usarlos como no-muertos, zombis que propaguen los insectos a quienes crean estar a salvo. Pero el que los insectos mueran tan fácilmente es un tanto problemático, necesitarán unos cuantos ajustes, de otra forma, solamente perderíamos nuestro tiempo…”

Nos emocionamos con la repentina charla sobre torturas, después de todo, dos mentes piensan mejor que una.

Publicidad Y-M1

Recibir puntos de vista ajenos, ya sea inconsciente o voluntariamente, resulta ser un buen estímulo.

De esta forma, mientras continuábamos con nuestra animada y ruidosa conversación, el agujero en la muralla se expandió hasta tal punto que incluso un caballo podría pasar cómodamente.

El suelo era todo un desastre; al pisar, las piedras, ahora reducidas a arena, se mezclaban con la mucosidad y los gusanos que habían sido cortados por mi espada.

“Amo, ¿usted ya había visto este tipo de insecto antes?”

“No, desafortunadamente. Nunca había visto uno real, sólo había escuchado historias sobre él. Mira, ya estamos fuera de la ciudad”.

Fue como atravesar un túnel cavado en el arenero de un parque, y al salir, un frondoso bosque se extendía frente a nosotros.

El bosque, ligeramente iluminado por la luz de la luna, daba una sensación misteriosa, como si algo espeluznante se ocultara dentro de él.

“Hmm, por fin hemos salido”.

Involuntariamente, tosí con un cierto tono de celebración. Me encontraba aliviado por al fin estar fuera de la ciudad.

Me sentía bien, pues parecía haberse grabado en lo profundo de mi mente, que el interior de la ciudad era incluso más peligroso que el exterior. Me pregunto si así es como se sienten los criminales.

“Oh, casi lo olvido. Espera un minuto”.

Tras decir eso, me zambullí nuevamente en el agujero y arrastré un montón de madera abandonada, para así ocultar apropiadamente el agujero en la muralla.

“Amo, te ayudaré. Solo tenemos que esconder la abertura con esa madera, ¿no?”

“Hmm… Okay, ayúdame. Pero has silencio, no vayas a despertar a la gente”.

Todavía faltaban unos cuantos días para que la muralla realmente se derrumbara. Si lo descubriesen ahora, no tendría tanto impacto.

Publicidad M-M4

Además, sé lo que pasó durante mi primera vez en este mundo, por lo que sería un desperdicio si en esta segunda oportunidad no lo vuelvo más interesante.

Publicidad G-M1




“Ya ocultamos el agujero, pero si usaras tu magia de ilusión ¿Por cuánto tiempo crees que podrías esconderlo?”

“…Lo siento, como soy una mujer bestia, puedo mantener la ilusión tanto como quiera si la uso sobre mí, pero si empleo todas mis fuerzas para colocarla en el agujero, cuando me vaya, creo que la ilusión se desvanecería en aproximadamente un día. Si me trajeras aquí unas cuantas veces al día, podría ser capaz de mantenerla y…”

“No, no puedo permitir que te dediques a esto tanto tiempo. Y de todos modos, creo que esta basura será suficiente para mantenerlo oculto”.

Con mucho disgusto, me burlé de los residentes que tranquilamente dormían.

Publicidad Y-M2

Las personas que vivían en esta área eran quienes estaban a punto de caer al barrio bajo. Cuando se den cuenta de que la pila de desechos se ha movido, ni siquiera se preocuparán.

Lo único que deseaban los residentes de esta zona, era no caer a los barrios bajos. Serían felices con tan solo obtener el dinero y comida necesarios para vivir tranquilos, por lo que no dudarían ni un segundo en vender a sus benefactores, incluso si estos les hubiesen ayudado de alguna forma. Son el tipo de personas cuyo único objetivo es no terminar peor de lo que ya están.

A diferencia de la primera vez, en la que el deterioro de la muralla fue evidente, esta vez no lograrán percatarse del daño hasta que este se convierta en un problema lo suficientemente serio, todo gracias a la pila de desechos.

“Bueno, matamos a cientos de insectos al atravesar el muro, así que ¿no sería útil brindarles un poco de ayuda? Así tendrían suficiente tiempo para comer”.

Publicidad M-M1

“Creo que tiene razón, amo. Estos gusanos son criaturas muchísimo mejores que esas basuras falsas e ingratas. Solo quiero matar a todos y a cada uno de esos seres repugnantes”.

“Yo también, pero no tenemos tiempo para matarlos o causar un alboroto, así que dejemos todo como está y vámonos. Gracias a lo que hemos hecho, muchas personas de la capital sufrirán y perecerán”.

El agujero en la pared, oculto tras la pila de desechos, difícilmente sería encontrado, más aun si no se molestaban en revisar la pila.

“Oh, sí. Recojamos unos cuantos”.

Tras recordarlo, recogí algunos Devoradores de Murallas que aún seguían con vida, y los metí en unas botellas vacías. Después de eso, ocultamos el agujero desde el exterior apilando hojas y ramas, en el caso de que alguien, por alguna razón, pasara por este lugar.

“Ahora, adentrémonos en el bosque, ahí encontraremos una cabaña de cazadores abandonada. Nos quedaremos ahí por ahora”.

“Sí, amo”.

El bosque que rodeaba la capital real, poseía un terreno bastante irregular y zonas bien ocultas, repleto de escondites que usé durante mi primera vez. Así que, sin vacilar, di un paso hacia nuestro destino.

“Una vez en la cabaña, deberemos prepararnos. Por ahora, Minaris, necesito que te recuperes. No es para tomarse a la ligera el que te encuentres debilitada, y más aún, teniendo en cuenta que afecta a tu gran belleza”.

Para una mujer, es realmente conveniente el ser hermosa y tierna. Tanto en el campo de batalla como en las negociaciones, tales factores a menudo resultan relativamente favorables.

Prueba de esto, fue cuando tuve que abandonar mi orgullo y me transforme en mujer con una de mis espadas del alma. Es algo que me gustaría olvidar, de ser posible.

Aparte de eso, Minaris es una mujer bastante hermosa. Si recibe una buena alimentación y duerme lo suficiente, recuperará su salud y seguramente se volverá aún más hermosa.

“N-No importa cuánto me alague, no conseguirá nada con eso. Incluso si no me habla así, soy su esclava, así que…”

Publicidad M-M1

“No, no estoy intentando hacer eso contigo. No hables como si fuera un casanova”.

“¿Casanova?, ¿Qué es un casanova?”

Minaris tenía una expresión extraña, con el rostro ligeramente sonrojado. Por un momento, consideré a la borrachera mágica como la razón de su actuar, pero ella ya se había recuperado de eso, por lo que lo más probable es que sea débil a las palabras ‘linda’ o ‘hermosa’.

Aparte de eso, ahora debo ver cómo responder a la pregunta de Minaris.

“Ehhh… Me refiero a un hombre que se la pasa coqueteando… Creo que en primer lugar, debo explicarte que es coquetear… Hum…”

Mientras reflexionaba sobre cómo explicárselo, los dos nos separamos en el bosque, mientras la luz de la luna iluminaba la noche.

“¡¡Haaaaa!!”

“¡¡GyyYYYYyyyuUUUuu!!”

La sensación de cortar una dura carne recorrió mi mano.

El grito de dolor fue el de un monstruo con aspecto de cerdo salvaje.  Un ‘Jabalí’… Con una longitud de unos 2 metros. A pesar de asemejarse a un jabalí, poseía unas cuantas diferencias, su pelaje era de color verde brillante, y tenía un cuerno en la cabeza del tamaño de un puño, con el solía hurgar la tierra.

Era un monstruo de tipo animal llamado ‘Jabalí Verde’, que junto con los Goblins, suponían la principal fuente de ingresos de los aventureros novatos. Sus números eran muchísimo menores que los de los goblins (aunque claro, estos últimos se reproducían en exceso), y aunque el poder de uno solo de sus golpes estaba ligeramente por encima de los goblins, eran presas relativamente fáciles de cazar, puesto que solo atacaban en línea recta.

Aunque por sobre todo lo mencionado, la mayor diferencia entre los goblins y estos monstruos, era que a estos últimos se les podía consumir su carne.

Su carne no es para nada sabrosa, es del grado más bajo posible, sin importar cuanto esfuerzo se ponga en prepararla. A pesar de esto, es barata, dura mucho tiempo y es una ración de emergencia confiable para los novatos.

“¡Gyaaaaaaaaaaa, GyyaAAAAAaaaaa!”

Con un corte hermoso, hecho con la [Espada del Principio], decapité al Jabalí Verde. Pensé en drenar su sangre colgando sus patas traseras en un árbol, pero ya teníamos suficiente carne de Jabalí Verde, por lo que simplemente lo dejé en el suelo.

Si regresara en unas pocas horas, los monstruos con aspecto lobo llamados ‘Garum’, serían atraídos por el olor de la sangre. No son muy inteligentes, por lo que no estarán tan alertas a su entorno. Tan pronto lleguen al lugar, comenzarán a devorar al Jabalí Verde.

Publicidad M-AB

Mi estrategia era ganar grandes cantidades de experiencia atacándolos por sorpresa.

 

 

MrFreeman: Revisado y corregido

NOVA: 2da Revisión

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios