Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 7

Capítulo 14: Los Objetos Voladores No Identificados son los Vehículos de los Dioses

Parte 1

 

 

“Realmente eres bastante entretenida.”

Escucho una hermosa pero profundamente inquietante voz desde algún lugar muy cercano a mí.

“¿Quién habría imaginado que te comerías la cosa? Eso superó mis expectativas.”

Es una voz muy nivelada sin ningún indicio de emoción.

La voz de Potimas también suena bastante sin emociones, pero todavía puedes percibir un poco lo que siente.

Esta voz, en cambio, está tan desprovista de sentimientos que es como si estuvieras hablando con una máquina o algún ser super poderoso más allá de la imaginación human. En este caso, probablemente sea lo último.

¿Pero qué está haciendo este ser aquí?

¿Y dónde está “aquí” de todos modos?

“Había una posibilidad de que la bomba explotara, por lo que temporalmente te evacué a mi localización. Sin embargo, parece que has absorbido su poder de forma segura, así que tal vez esta fue una precaución innecesaria.

¿Explotar…?

¡Ah sí! Me comí la bomba, y entonces sentí mucho dolor.

¿Qué pasó después de aquello?

“No te preocupes, tu pequeño mundo está a salvo. Descansa un rato aquí para que puedas justar tu poder un poco más. Ahora que tu poder te ha abandonado temporalmente, debemos devolverlo del huevo a tu cuerpo.”

¿Huevo?

“Uno de los recipientes de repuesto que usaste para lo que tú llamas resurrección por huevo. Subconscientemente dejaste que tu poder fluyera a él, como una fuente de electricidad externa.  Estoy a mitad de devolverte eso a tu cuerpo real ahora.”

No estoy segura de lo que está pasando exactamente, pero suena como que los huevos que dejé por ahí fueron útiles.

“La guadaña, por otro lado, probablemente sea mejor de esta forma. Estoy segura de que continuará siendo útil para ti en el futuro.”

¿La guadaña?

Ahora que lo mencionas, mi guadaña no está ya en mis manos.

De hecho, no puedo decir qué está pasando con mi cuerpo ahora mismo.

Es como si estuviera en un sueño o algo así.

Pero una cosa está clara: Cierta persona está justo detrás de mí.

El ser con el cual sólo he hablado a través de un smartphone está ahora justo delante de mis narices.

Pero no puedo girarme.

¡Si me giro y veo esa cara, yo… yo…!

“Bienvenida al dominio de los dioses. Te he estado esperando, Oh araña si nombre.”

Por alguna razón, mi corazón se acelera al ser llamada “araña sin nombre”.

Ni siquiera yo sé por qué me agita tanto.




O tal vez no quiero saberlo.

“No es conveniente que permanezcas sin nombre para siempre, así que tal vez deba darte un nombre ahora. Considéralo un modesto regalo para felicitarte por tu conversión a dios.”

Las alarmas suenan en mi mente.

Si cruzo este punto, no seré capaz de regresar.

Pero no hay nada que pueda hacer al respecto.

No tengo elección.

“Shiraori. La Tejedora Blanca. Ese debería ser tu nombre. Un apodo apropiado, si se me permite decir.”

Con eso, D se ríe.




Sigue sin haber emoción en esa voz, pero definitivamente sonó como una risita para mí.

Al querer confirmar la expresión de D, me giro.

Y entonces la veo.

Esa cara.

La cara que se suponía que jamás debía ver.

4.8 45 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
25 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios