Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 7

Capítulo 12: El Explosivo Progreso del Escuadrón Bomba

Parte 5

 

 

Como de costumbre, D se queda sólo el tiempo suficiente como para cumplir su parte.

Llevo la mano que estaba sujetando el smartphone frente a mi cara.




Supongo que mi expresión es bastante diferente para variar.

“¿Qué pasa, Blanca?”

¿Ves? El Señor Demonio se ha dado cuenta, también.

… ¿Hmm?

Levanto mi cabeza, mirando al Señor Demonio y a Potimas.




El Señor Demonio parece desconcertado, y Potimas parece sereno como siempre.

Ninguno de ellos hace ninguna referencia al smartphone que estaba sosteniendo justo hace un momento.

Esto es raro.

Están actuando como si la conversación telefónica que acabo de tener nunca hubiera ocurrido.

Imagino por todo lo que sé, que realmente no lo ha hecho.

“Teléfono.”

“¿Hmm?”

Dije la palabra “teléfono” como un experimento, pero el Señor Demonio simplemente inclina la cabeza, claramente sin tener ni idea de a qué me refiero.




Potimas no responde, tampoco, pero me imagino que él tampoco lo capta.

Ninguno de ellos ha sentido mi conversación con D.

De hecho, no parecía que se movieran en absoluto durante la conversación, así que tal vez el tiempo se detuvo o algo así.

De alguna manera, D me envió un mensaje sin que ninguno de ellos lo notara.

Una vez más, me viene a la mente lo inusual que es D en realidad.

Un dios real, un dios malvado.

No es de extrañar que D vea la posible amenaza del final del mundo como nada más que una fuente de entretenimiento.

D vive en un mundo diferente de muchas maneras distintas.

Físicamente, mentalmente y en términos de poder.

“¿Estás bien, Blanca?”

El Señor Demonio parece preocupado por mi estado inusual.




Ahh, después de hablar con D, esa amabilidad cura mi herido corazón.

Describir a un señor demonio como una fuerza curativa parece un poco incorrecto en varias formas, pero por ahora me apoyaré en ello.

Moviéndome por un raro impulso, acabo dándole un abrazo al Señor Demonio.

“¿Eh? ¿Blanca?”

Ahora ella está aún más confundida.

Hmm. Debido a nuestra diferencia de tamaño, no es el tipo de abrazo que buscaba.




Quería que me consolara, pero en cambio parece que estoy acunando y tranquilizando a un bebé.

O bueno, supongo que está bien. A continuación, le doy una palmadita en su cabeza, ya que está a la altura justa.

“¿Q-quéééé—?”

El Señor Demonio vuelve a expresar su confusión, pero no está tratando de alejarse de mí.

Me está dejando hacerlo, incluso aunque estoy segura de que su cabeza está llena de interrogantes ahora mismo.

Le comencé a abrazar y a palmearle la cabeza de repente, no puedo culparla realmente.

Yo soy la que lo está haciendo ¡y tampoco sé que está pasando!

El hecho de que no me esté sacudiendo en esta situación tan rarita es tan solo una prueba más de que el Señor Demonio es una maldita santa.

¿Cómo puede ser tan tolerante?

En serio, ¿por qué esta persona es un señor demonio?
Es como una de las Siete Maravillas del Mundo en este momento.

“¿Podrías terminar ya con esta payasada?”

Por otro lado, el hombre que nos está mirando fríamente es absolutamente el diablo.

¿Cómo puede ser tan malvado?

¡Este tío haría apestar todo el cielo! ¡Y puede que incluso el infierno!

Pero supongo que en esta situación en particular, Potimas probablemente tenga razón.

No podemos huir de la realidad para siempre.

De mala gana solté al Señor Demonio, sintiéndome como una niña a la que le han obligado a soltar su peluche favorito.

No es que nunca haya tenido un peluche, en esta vida o en la anterior.

“Muy bien. Ya que Blanca parece haberse calmado, volvamos a nuestra estrategia, ¿de acuerdo?”

El peluche en cuestión, el Señor Demonio, reanuda con calma nuestra misión estratégica como si eso nunca hubiera sucedido.

Uff. Tengo que admitirlo, esta casi indiferencia me duele un poquito.

“El problema es, que no puedo pensar en una sola manera de abordar esto. Estoy desconcertada.” El Señor Demonio levanta sus manos. “Si sólo tuviésemos que destruir esa máquina, eso sería una cosa, pero si tenemos que asegurarnos de que nada explota en el proceso…”

Suspira y mira al jefe final robot.

Supongo que está tan atónita como yo de esta desastrosa situación de bomba-dentro-de-robot.

“Honestamente, ¿puede que nuestra mejor apuesta sea esperar a que Gülie vuelva?”

“Lo más probable.”

¿Qué es esto?

¿Acaso Potimas acaba de estar de acuerdo con el Señor Demonio?

El Señor Demonio parece casi tan sorprendido como yo; ella se queda mirando al elfo en un evidente estado de shock.

“Obviamente, no deseo ninguna situación en la cual la bomba GMA explote. Intentar mataros a las dos era, al final, un objetivo secundario. Si puedo, lo haré, pero si no, me importa poco. No sois lo suficientemente importantes como para ser mi prioridad principal en una situación como esta.”




¡Aaaargh!

¿No podemos matar ya a este tío?

Definitivamente está buscando pelea con nosotras, ¿verdad?

Pero lamentablemente, es probable que no debamos matarlo, al menos no ahora.

“Ignorando lo desagradable que estás siendo, ¿aceptamos esperar hasta que Gülie vuelva?”

“En efecto.”

El Señor Demonio y Potimas parecen contentos de esperar hasta que Güli-güli regrese.

Desafortunadamente, eso significa que tengo que decirles lo que sé.

“No va a volver.”

“¿Hmm? ¿Qué dijiste, Blanca?”

“Él no va a volver.”

Cuando lo vuelvo a decir, el Señor Demonio parece perplejo.

Pero también hay preocupación en su rostro.

“¿Le ha pasado algo a Gülie?”

Un destello recorre la cara de Potimas antes eso.

Hmm. ¿Cómo debería responder? Algo pasó, pero Güli-güli no está herido ni nada…

“Sí. Pero él está bien.”

Eso es todo lo que se me ocurre decir.

“¿Qué significa eso? Explícate.”

Sí, esto es lo que esperaba.

Incluso yo hubiera estado sorprendida si realmente hubieran aceptado esa respuesta sin decir ni pío.

¿Pero me estás pidiendo a que te explique esto?

¡¿Sabes con quién estás hablando?!

Si pudiera arreglármelas lo suficientemente bien para explicarlo en detalle, ¡lo habría hecho de primeras!

¡¿No ves que esa es la mejor explicación que fui capaz de darte?!

Uf, esto es un problema.

¿Cómo se supone que debo explicar esto?




Maldición, el hecho de que D me lo dijo solo a mí es como un dolor de muelas.

Desearía que ese ser hubiera compartido la información con el Señor Demonio y Potimas, también…

Espera un minuto—¿esto lo hizo D a propósito para así verme avergonzarme tratando de comunicarme con ellos?

Nai waaaa… Pero realmente, conociendo a D, es completamente posible.

“No estoy segura de lo que está pasando, pero si Blanca dice que Gülie está bien pero no puede volver, no creo que vaya a explicar mucho más que eso, ¿verdad?”

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 7 Capitulo 12 Parte 5 Novela Ligera

 

Como de costumbre, el Señor Demonio viene a mi rescate.

Ella me entiende tan bien que quiero abrazarla de nuevo.

¡Supongo que ella me conoce en esta vida más que nadie!




Potimas le lanza una mirada, preguntando en silencio qué es lo que pasa, pero el Señor Demonio solo se encoge de hombros.

Ahora es como si ella realmente le hubiera respondido con su ¿Realmente necesitas que te lo explique?

Aunque no es exactamente una venganza perfecta, ya que ella tampoco sabe de verdad qué está pasando.

Potimas no parece satisfecho, pero parece estar forzándose a sí mismo a aceptarlo por ahora.

Sus cejas se fruncen, pero no dice nada más.

“Entonces, Blanca, ¿es seguro asumir que Gülie está ileso pero no puede ayudarnos en este momento?”

Asiento vigorosamente.

“En otras palabras, ¿tenemos que encontrar una forma de lidiar con esa cosa por nuestra cuenta?”

Señala al jefe final robot, así que asiento otra vez.

Ante eso, tanto el Señor Demonio como Potimas se quedan en silencio.

Probablemente están estrujándose el cerebro para encontrar una solución a esta situación.

¿Yo? Mi trabajo es quedarme por aquí mirando sin comprender hasta que uno de ellos de con un plan.

¿Qué? Venga ya—no se me ocurre nada.

Si se tratara de un monstruo en el que pueda usar Apreciación, podría idear todo tipo de estrategias, pero este es un oponente totalmente desconocido.

Las máquinas están muyyy lejos de mi repertorio habitual.

No tiene sentido ni siquiera pensar en ello.

Y tengo una regla para no hacer nada sin sentido, así que simplemente le dejaré esto a los profesionales.

“Había esperado el poder evitar esto, pero supongo que no tengo otra opción.”

Efectivamente, Potimas parece haber tomado una decisión.

“Hay una manera. Si tiene éxito, podremos silenciar tanto a la bomba GMA como a esta falsa Gloria.”

Potimas nos mira, esperando ver si seguimos su plan.

“¿Qué es?”

El Señor Demonio quiere respuestas antes de acceder a cualquier cosa.

Obviamente no podemos confiar en Potimas lo suficiente como para aceptar su plan sin al menos escuchar qué es primero.

“El cuerpo que estoy usando ahora mismo está equipado con una funcionalidad de hackeo.”

Extiende el dedo índice de su mano izquierda, y este… se estira.

El dedo, que se ha transformado en un cable, debe ser la parte que contiene la funcionalidad de hackeo que mencionó.

“Lo insertaré en esa cosa para que pueda hackear sus controles. Si tengo éxito, debería ser capaz de desactivar tanto la Gloria falsa como la bomba GMA.”

Potimas sigue llamando al jefe final robot “Gloria falsa.”

Gloria debe ser el nombre del arma original, aunque está claro por su expresión cuando dice “Gloria falsa” que no está demasiado contento con la imitación.

Debe sentirse un artista al que le han enseñado una versión falsificada de su trabajo.

“Sin embargo, el hackeo llevará un tiempo, y seré vulnerable mientras lo haga. Si eso me ataca mientras estoy trabajando, no podré defenderme, y por supuesto el cable se desconectará y el hackeo fallará.”

Entiendo. Ya veo por qué Potimas no quiere hacer esto.

Estoy segura de que estar indefenso frente al Señor Demonio y yo no está en lo más alto en su lista de deseos.

“Extenderé el cable desde aquí y empezaré a hackear a la Gloria falsa. Mientras tanto, vosotras dos protegeréis mi cuerpo y el cable.”




Inmediatamente, el cable que se extiende del dedo de Potimas empieza a serpentear hacia dentro de la sala.

¡Oye, al menos espera que estemos de acuerdo!

Pero ya que ha empezado, supongo que no tenemos muchas más opciones.

No es que tuviéramos ningún otro plan de todas formas, así que nos tenemos que quedar con el que dijo Potimas.

El Señor Demonio parece llegar a la misma conclusión que yo; ella lanza un fuerte suspiro y vigila el cable mientras se mueve.

Estoy segura de que Potimas empezó sin esperar una respuesta deliberadamente, sabiendo que nosotras no tendríamos otra opción que aceptarla.

“Blanca, tú protege a Potimas. Yo cubriré al cable.”

El Señor Demonio vigila el cable mientras se mueve hacia el jefe final robot.

Sintiendo que se aproxima, el robot lentamente pasa a la acción.

La batalla final por el destino del mundo ha empezado.

5 12 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
13 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios