Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 7

Capítulo Especial 2: La Batalla Espacial del Dragón Negro

Parte 1

 

 

A medida que avanzo por el espacio vacío y paso un cierto límite, siento que un enlace mágico siempre presente se debilita: la runa que me conecta con el sistema.

La conexión no se ha cortado, pero sé por experiencia que no puedo interactuar con el sistema desde esta distancia.

De aquí en adelante, tendré que luchar con mi propio poder, no con el poder que me otorga el sistema.

Por supuesto, nunca he luchado usando el poder del sistema, por lo que no hay diferencia para mí. Puedo funcionar a la perfección sin él.

Como un verdadero dragón, ningún arma hecha por manos humanas es una amenaza para mí.

Sin embargo, es solo una toma en cuenta de mi propio ser.

Cuando considero el posible daño a los demás que podría causar, la dificultad aumenta considerablemente.

Un arma hecha por humanos nunca podría matarme, por supuesto.

No importa lo avanzada que sea, no podría derrotar a un dragón verdadero, un dios.

Si tan sólo los humanos pudieran entender eso, entonces esta lucha actual se podría haber evitado, pero supongo que no tenía sentido tratar de contarles tanto.

Incluso si hubieran sabido eso, dudo que la gente del pasado hubiera renunciado al desarrollo de esas armas.

Saber algo y comprenderlo son dos cosas muy diferentes.

Si no aceptas un hecho como realidad no puedes decir que lo entiendas.

Incluso si lo entiendes, aceptarlo es otra historia.




Un dilema difícil.

En lugar de juzgar lo que pueden o no pueden hacer, los humanos basan sus conclusiones en función de lo que quieren hacer.

Sus deseos, sus nobles intenciones y sus sentimientos hacia los demás.

Todos tienen diferentes razones, pero en última instancia, ese es el impulso primitivo que mueve a los humanos a actuar.

Si investigas lo suficiente, todo se reduce a la simple pregunta de si quieren algo o no.

Sus motivos son siempre los mismos; son solo los resultados lo que difiere.

Aunque son estos resultados diferentes los que causan tal problema.

Sus diferentes deseos son exactamente lo que hace que los humanos luchen entre ellos.

Dado que siempre priorizan lo que ellos quieren hacer individualmente, eso los lleva a chocar entre sí.

Y si no pueden llegar a un acuerdo, eso lleva a los golpes y finalmente, a la guerra.

Discusiones. Violencia. Poder militar.

Para poder cumplir sus deseos personales, los humanos usarán cualquier medio para superar todos los obstáculos.

En cuyo caso, la máquina que voy a destruir se hizo probablemente con ese propósito en mente.

Incluso aunque el significado de ese propósito se haya perdido en el pasado hace mucho tiempo.

No podemos saber cuál sería ese propósito.

Por supuesto, si buscara en el pasado, probablemente podría haber visto que estaba pasando en aquel momento.

Pero al final, eso no es más que rebuscar recuerdos del pasado. No puedo ir tan lejos como para leer las intenciones de las personas involucradas.

Un dios más alto que yo, como D, podría ser capaz de ver incluso eso, pero yo no puedo.

Aunque puede que yo sea un dios, hay cosas que puedo y no puedo hacer.

Aun así, hay una cosa que sí sé.

Las personas que hicieron estas armas tenían la espalda contra la pared, estaban acorralados.

De lo contrario, ellos no habrían creado estas horribles armas que incluso Potimas se sorprendió al escuchar que lo habían hecho, tan poco rentables y prácticas que usarlas conduciría a su propia destrucción.

Seguramente ellos ya se habían dado cuenta de que esto pasaría si creaban y usaban tales armas.

La bomba GMA puede volar por los aires todo un continente, e incluso el Meteo-G tiene el potencial para destruir el planeta.

Si esta gente hubiera tenido el más mínimo sentido común, se habían dado cuenta de qué les pasaría si las usaban.

Y, sin embargo, su situación era talque no tuvieron otro remedio que hacerlas de todos modos.

Porque estaban luchando contra un enemigo que no podía ser derrotado con medias tintas.

Después de todo, sus oponentes eran dragones como yo.




Debieron poner sus últimas esperanzas en estas armas.

Sin embargo, está claro que tuvieron un cambio de conciencia o simplemente no los completaron a tiempo, porque al final, estas armas se quedaron enterradas bajo tierra sin siquiera ver la luz del día.

Lo más probable, es que eso fuese lo mejor en aquel momento.

Si las armas enterradas hubieran sido usadas, habrían sumido al mundo en un caos aún mayor.

Pero el hecho de que este peligro haya sucedido en el día de hoy es realmente muy serio.

En aquellos tiempos, había otros dioses como yo que podrían haber lidiado con estas máquinas.

Pero ahora soy el único que queda.

Es por eso por lo que no tuve más remedio que aceptar la propuesta de Potimas de ir al espacio para tratar con el Meteo-G.




Sé que eta era la única opción. Nadie más tendría la posibilidad de luchar en el espacio exterior.

Conociendo a Potimas, es posible que estuviera ocultando algún arma que podría haber hecho este trabajo, pero por supuesto él jamás lo admitiría.

No tengo ninguna duda de que me envió lejos deliberadamente para poder intentar algo mientras yo no estoy.




Él siempre ha sido así.

Cada vez que sucede algo inesperado, ese hombre intenta usarlo para manipular las cosas a su favor.

Incluso si él mismo no lo esperaba, es lo suficientemente astuto como para encontrar un modo de beneficiarse al final.

Estoy seguro de que esta situación, tampoco fue algo que él anticipó.

Estaba muy caro que está tratando de usarlo para su ventaja.

Dado que no tenía más opción que seguir sus deseos, debo maldecir mi propia insuficiencia.

Pero me irrita que él se piense que tiene todo en la palma de su mano.




Más adelante puedo ver mi objetivo.

El arma aterradora con la habilidad de capturar meteoritos y lanzarlos al planeta intencionadamente.

Los resultados dependerán del tamaño del meteorito probablemente, pero en el peor de los casos, esta arma tiene el potencial de destruir todo el planeta.

Sin embargo, a pesar de lo alarmante que puede ser ese poder, la apariencia del arma es bastante tonta.

Su cuerpo principal es esférico con dispositivos de propulsión conectados, y está equipado con ocho brazos con el fin de engancharse a los meteoritos.

Desde alguna de las perspectivas puede parecer una extraña criatura marina, pero como la esfera emite llamas para propulsarse su apariencia es más humorística que otra cosa.

Aunque supongo que tiene sentido, teniendo en cuenta a su diseñador.

A Potimas le preocupa sólo su eficiencia mecánica y no presta atención a la apariencia.

Esta forma de aspecto tonto debe ser el resultado de otro de sus diseños basados en la eficiencia.

Y dado que su énfasis es esa eficiencia, no hay duda de que esta arma es mucho más de lo que aparenta a primera vista.

4.8 16 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
11 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios