Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 7

Capítulo 10: Restricción

Parte 2

 

 

En un abrir y cerrar de ojos, ella usó un movimiento estilo judo para lanzarlo conta el suelo, luego lo inmovilizó tan fuerte que hizo una marca en el suelo.

Qué movimiento más sin sentido e increíblemente pulido.




Podría ser incluso más impresionante que Potimas no recibió ningún daño, a pesar de ser golpeado contra el suelo.

Sin embargo, sólo hablamos de daño físico.

Considerando cómo de enorme parece ser su ego, estoy segura de que tal postura debe ser humillante para él.

“Si intentas hacer más movimientos sospechosos te mataré en el acto. ¿Entendido?”

“Hmph. Si creéis que podéis sobrevivir sin mí, adelante.”

“¿Así que eso significa que estás planeando más asuntos turbios?”

“Si bajas la guardia, desde luego.”

Este tipo acaba de decir como si nada que planea traicionarnos si tiene la oportunidad.

No, supongo que contar con él como aliado fue un error en primer lugar.

¿Estamos seguros de que no deberíamos simplemente matarlo ahora?




“¿Ah sí? Adelante, pruébalo entonces.”

La voz del Señor Demonio es baja y amenazante.

Ella debe haber puesto más peso en su pie, también; el suelo empieza a resquebrajarse debajo de él.

Pero la expresión de Potimas es más fría que nunca, como si ni siquiera sintiera dolor.

Bueno, supongo que un cuerpo de cíborg no necesita sentir dolor, así que tiene sentido que no incluyera esa característica, pero me hubiera gustado verlo retorcerse y sufrir.

Supongo que verlo aplastado contra el suelo como ahora ayuda un poco, pero no lo suficiente como para satisfacerme, ¿sabes?

Todavía hay mucha ira acumulada en mi pecho.

Mi cuerpo está arreglado ahora, pero mi ropa se destruyó, por un lado.




Estoy usando un atuendo de repuesto, pero el que llevaba antes era uno de mis favoritos, ¡que lo sepas!




“Ey, Blanca. ¿Quieres pisarlo, también?”

¡Ya lo creo!

Qué voy a decir del Señor Demonio. ¡Ella realmente me entiende!

El Señor Demonio aparta su pie de la espalda de Potimas, así que lo pisoteo.

Él intenta escapar, por supuesto, ¡pero eso no va a ocurrir!

Sujeto su espalda con una pata, entonces piso su cabeza con la otra.

No puedo olvidar el restregar mi pie por su cara, también, por supuesto.

“¡Rrrgh!”

Potimas emite un gemido, posiblemente por la humillación.

Está tratando de retorcerse debajo de mí pero mis pies lo tienen clavado firmemente en el suelo.

Es conveniente tener tantas patas en momentos como este.

El único problema es que mis pies en realidad acaban en garras bastante afiladas, así que debo tener cuidado de no apuñalarlo directamente.

Espera. ¿Es realmente un problema si lo apuñalo?

“Oh, upsi, te pinché un poquito por error, lo sieeentooo~” ¡Puedo salir con esas totalmente!

¡Vamos a ello!

Justo entonces, mis ojos de repente se posan en la mitad inferior de Potimas.

¡Y una revelación divina desciende a mí!

Sin embargo, espera. ¡Esto podría ser demasiado malvado incluso para mí!

Pero ahora que he tenido la idea, ¡no puedo evitarlo!

¡Tengo que hacerlo!

¡Mi tercera pata apuñala directamente en ya-sabes-qué!

“¡¿Qué—?! ¡Por qué!”

“¡Pffft!”

Potimas deja escapar una reacción particularmente dramática ante eso, haciendo que el Señor Demonio suelte una risa.

Lo hice. ¡Oh, lo hice, sí!

¡Aaaah!

Que qué hice, ¿preguntas? Le apuñalé el trasero, eso es lo que hice.

Dado que es un cíborg, Potimas no tiene un ojete así que pensé ¿por qué no hacerle uno?

¡Así que lo hice! De nada.

Potimas tiembla incontrolablemente con indignación, mientras el Señor Demonio se echa a reír.

Hyuvan y el resto de los dragones, por otro lado, parecen bastante alucinados.

“Puaj. Esta chica está loca.”

“Hermano, ¿vamos a tener que empezar a llamar a esta dama Sra. Blanca a partir de ahora o qué?”

“No podemos ir de malas con ella, eso seguro. Es un demonio, ¡un demonio blanco!”

Hyuvan, el dragón que estaba llevando a Potimas, y el que estaba llevando al Señor Demonio hacen sus propios comentarios.

Están usando telepatía para una conversación privada que se supone que solo ellos pueden escuchar, pero esas cosas no se escapan a mi Detección, ¡ya lo sabes!

Venga ya—ni siquiera yo hago cosas como esta normalmente.




“¡Bua-ja-ja! “¡Ja-ja-ja-ja-ja! Ay… ¡Jaaaa-ja-ja-ja-ja-ja!”

El Señor Demonio está golpeando el suelo y jadeando de la risa.

A este ritmo, en verdad podría acabar atravesando el suelo.

Bueno, estoy bastante satisfecha de haber obtenido mi dulce venganza, así que le quitaré los pies de encima ya.

Cuando saco el que estaba clavado en su trasero, El cuerpo de Potimas se contrae, haciendo que mi victoria sea aún más dulce. Esto hace que el Señor Demonio se eche a reír de nuevo, pero vale la pena.

Tan pronto como saco mis pies, Potimas se aleja como alma que lleva el diablo.

“Han pasado muchas eras desde… No, puede que esta sea la primera vez que he sido tratado tan deshonrosamente.”

La expresión normalmente serena de Potimas está contorsionada por la ira.

“Te mataré. Esto lo juro. Y de la manera más espantosa que pueda imaginar.”

Aw, qué asco. ¿Un voto de violencia para la pobrecita de mí?

Gracias, compañero.

“Desafortunadamente, ahora no es el momento. Como dije antes, intentaré atentan contra vuestras vidas si tengo la oportunidad, pero ahora mismo, resolver esta situación tiene prioridad.”

Potimas cierra los ojos y respira hondo para calmarse.

“Hasta que se resuelva dicha situación, dejaré pasar este incidente. Considérate afortunada.”

La dramática declaración de Potimas hace que el Señor Demonio comience a reírse de nuevo.




No puedo culparla. Esas frases son muy bonitas para este tipo, pero en esta situación en particular, es muy gracioso.

Es como si, claramente estuviera aferrándose a su último pedazo de dignidad.

Eso sólo lo hace más divertido, especialmente para el Señor Demonio, por lo que parece.

“Y tú. ¿Cuánto tiempo más piensas estar rodando por ahí y riendo como una imbécil? Considera nuestra situación.”

No está equivocado, pero dado que está diciendo esto con una mirada tan amargada en su rostro, claramente suena a que está desatando su ira contra el Señor Demonio.

¡Asombroso! ¡La credibilidad de Potimas como pez gordo se está yendo a pique por segundos!




A este ritmo, sus recursos van a caer tan abajo que va a tener que dejar de vender acciones!

“Ahhh… ja-ja… ay. Jeh. Vale, eso fue graciosísimo.”

El Señor Demonio jadea cuando trata de recuperarse.

Claramente se sigue riendo, hasta el punto en que podría estallar de nuevo en cualquier segundo, pero de algún modo se las arregla para mantener la compostura.

“Ja… Vale, ¿dónde estábamos? ¿Si bajamos la guardia nos matarás o algo así? Supongo que tendremos que hacerte otro ojete nuevo en el trasero cada vez que eso suceda. ¡Pfffft!”

El Señor Demonio comienza a reírse de nuevo de su propia broma.

“Ya basta.”

Supongo que no puedo culpar a Potimas por perder la paciencia.




No llegaremos a ningún lado a este ritmo.

Aunque soy y la que lo causó en primer lugar (y no puedo decir que me arrepienta).

Pero teniendo en cuenta nuestra situación actual y todo eso, probablemente deberíamos seguir adelante.

“Está bien, está bien. Vayamos al grano.”

El Señor Demonio suprime su sonrisa, asintiendo seriamente.

Todavía puedo ver las comisuras de sus labios contraerse, pero lo dejaré pasar.

“Lo consideraremos por ahora, ¿vale? No podremos trabajar juntos como un equipo, pero al menos podemos agrupar nuestros conocimientos. Tú tienes el conocimiento para lidiar con esas máquinas, y nosotras tenemos nuestra gran potencia de fuego. Así que simplemente nos usaremos el uno al otro. En lugar de intentar jugar limpio, asumiremos que nos vamos a apuñalar por la espalda. ¿Alguna objeción?”

“Ninguna.”

¿Ninguna? ¡¿En serio?!

¿Realmente estamos de acuerdo con esto?

El destino del mundo está el juego—lo sabes, ¿verdad?

Pero supongo que no es como si fuéramos a empezar a confiar en Potimas justo ahora.

¿Eh? Espera un segundito.

Depende de cómo lo mires, ¿no es este un tipo de batalla a tres bandas?

El Señor Demonio y yo básicamente estamos en una guerra fría en estos momentos.

Y Potimas obviamente es un enemigo para las dos.

Como antes él me llamó “el engendro del Señor Demonio”, no debe darse cuenta de que el Señor Demonio y yo somos realmente enemigos con una tregua inestable.

Dependiendo de cómo vaya esto, ¿no podría usar a Potimas para deshacerme del Señor Demonio de una vez por todas?

Pero eso también significa que si no tengo cuidado, ella me podría hacer lo mismo.

Y el agro de Potimas está concentrado totalmente en mí en este momento…

Oh cielos.

Supongo que deberé tener aún más cuidado de lo que pensaba.

¡Oh, ya sé! Puedo hacer que Hyuvan interfiera por mí.

“Dragones, vosotros podéis regresar y aseguraros de mantener el control de los cielos, ¿vale? No necesitáis hacer ninguna locura, sólo ayudar a nuestras tropas de tierra a mantener la ventaja.”

“Ahí lo llevas, jefa. Aunque. ¿estaréis bien?”

“Sí, estamos bien.”

¡Desde luego que no estamos bien!

“Si tú lo dices. ¡Tened cuidado por aquí!”

Con eso, Hyuvan y los otros dragones despegan hacia los cielos.

Ahora sólo estamos el Señor Demonio, Potimas y yo.




No es lo que diría mi situación ideal.

“Vale, vamos allá. Sin embargo, parece que hay una fiesta de bienvenida esperándonos primero.”

El Señor Demonio frunce el ceño hacia el interior del OVNI.

Un pequeño ejercito de robots se aproxima desde dentro.

Parece que estaba lleno d tropas a bordo para hacer frente a los intrusos.

5 32 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
44 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios