Goblin Slayer

Volumen 10

Interludio 2: De una Historia de Aquellos que Pelean con Todo lo que Tienen

Parte 2

 

 

“¡Parece que en el templo de la Misericordiosa Madre Tierra las cosas también han comenzado!”

“¡Entendido!”




El Guerrero Pesado, blandiendo su gran espada, confirmó la información que le pasó la Chica Druida Rhea a través de su familiar.

── No, se molestará si le llamo familiar.

Solo le estoy pidiendo ayuda a los animales del bosque, no los estoy utilizando, o algo así dijo.

Mientras pensaba en eso, rebanó con su sable a la vanguardia de los demonios.

Con un solo golpe de su espada partido en dos el cuerpo de dos o tres de ellos y envió su carne y sangre volando por todas partes.




Incluso si eran demonios menores, seguían siendo demonios aterradores.




Era toda una multitud que estaba rodeando a los aventureros, que entraron al mausoleo subterráneo.

Además de algunos demonios mayores mezclados por ahí que parecían ser los cabecillas.

No estaba seguro si debería decir que el hecho de que no hubiera uno de alto rango era una ventaja ──……

“¡¡DDAAAAEEEMOOONNNNNNN!!”

“¡¡A-Ah!!”

El Guerrero Pesado respondió al feroz grito del demonio con cabeza de cabra para contrarrestar el deslizamiento de sus pies.

── ¡Esos bastardos de las fuerzas del Caos……!

“¿¡Tantas ganas tienes de beber el vino de la misericordiosa Madre Tierra!?”

El Lancero salió corriendo, se deslizó entre el cuchillo carnicero que blandía el demonio con cabeza de cabra y lo estocó con su lanza.

La lanza mágica que manejaba pasó a través de la espada de su enemigo como si fuera simple papel y perforó la garganta de su enemigo.

“¡¡¡¡DDDEEEEEEEEAAAMMMMOOON!!!!”

Sin embargo, la razón por la que un demonio era un demonio era por su fuerza vital.

Con la hoja aun saliendo de su garganta, la carne comenzó a burbujear e hincharse, rellenando la herida ante sus ojos.

Cuando el demonio agarró con su fuerte brazo la punta de la lanza sin extraerla, el Lancero incrementó su agarre para enfrentarlo.

En su rostro había una intrépida sonrisa que no dudaba ni por un momento de su victoria.

“Es, que es…… una ofrenda…… para, la buena…… cosecha……” De repente, una tormenta hiperdimensional atravesó el aire sin interferir con el espacio. Era su compañera, la Bruja, quien blandió su varita para invocar un hechizo. “Si se, contamina…… durante, el próximo año──…… no habrá, frutos…… ¿verdad?”

El poder mágico se arremolinó en el mausoleo subterráneo, creando nubes a pesar de que se encontraban bajo techo.

“《Caelum… Ego… Offero》.”

De repente, comenzó a soplar una violenta ventisca con una mezcla de nieve granulada y granizo.




En un abrir y cerrar de ojos, los demonios fueron completamente cubiertos de escarcha, teñidos de blanco, congelados y destrozados por el impacto del granizo.

Qué exagerado, y qué frío, se quejó el Lancero, el Guerrero Pesado estaba de acuerdo con él. Sin embargo ──……

── ¿Eso resuelve nuestra situación?

Si solo necesitaran evitar que los malhechores, que intentaban profanar el vino sagrado de la Misericordiosa Madre Tierra, invadieran su fortaleza entonces esto bastaría.

Los demonios seguían apareciendo. Además, seguían obstruyendo su camino, por lo que no parecía que podrían llegar a su destino.

── Aunque eso no importa, según lo que dijo la Arzobispo.

“¡Hey! ¿Qué tal va todo por allá?”

“Bastante difícil, a decir verdad.”

Respondió calmadamente el Guerrero Ligero Medio Elfo. Junto con el Chico Explorador, estaban ocupados entreteniendo a los otros demonios.

Así es, ellos no eran los únicos en el lugar.

Estaba fuera de discusión el ser descuidado y dar un respiro al enemigo, pero tampoco había necesidad de impacientarse y ponerse nervioso.

Por ejemplo, en aquella dirección podías ver un grupo famoso por matar demonios, que estaba luchando duro.

El Gordo Hechicero lanzó un 《Misil Mágico》, una Guerrera y un Paladín blandieron sus espadas, e incluso el Curandero disparó su arma de un barril.

“¡DDAAEEMMONN……!”

Sin embargo, ninguno de ellos había sido capaz de infringirles daño letal.

El que estaba atacando a los aventureros era un grotesco ── aunque en realidad todos los demonios lo son ── Demonio Mayor.

A simple vista parecía como una hermosa guerrera de piel pálida con una larga lanza en la mano.

Su tonificado cuerpo vestía una armadura que dejaba ver sus sensuales curvas.

Pero esa era solo una descripción a medias.

“¡DDDDDEEEMMMOONNDD……!”

Porque la mitad inferior de la atractiva Mujer Demonio era la de una araña gigante.

Sus engañosas y molestas patas, con pelos y espinas creciendo de ellas, se retorcían de una aterradora manera.

Si contabas sus dos brazos humanos y sus seis patas, obtendrías un total de ocho extremidades ──……

Era una criatura mitad insecto, mitad demonio, que haría que cualquiera que la viera dudara de su cordura. Esa parecía ser la comandante de este mausoleo.

“¡Bien, yo me ocuparé de ella!”




La Caballera saltó alegremente hacia ella. Tenía una armadura completa, con todo y casco.

Al verla, la demonio insecto sonrió como burlándose de ella y movió sus patas, preparándose para el asalto.

“¡Oye!, ¿no es eso muy arriesgado?”

“Sé lo que estoy haciendo. Yo también haré una gran hazaña y ascenderé al puesto de Paladín……”

Aparentemente, la presencia de aquel Paladín del grupo asesino de demonios había estimulado su orgullo.

Ignorando al perplejo Guerrero Pesado, la Caballera arrojó su escudo y sostuvo su Espada Cruzada firmemente con ambas manos.

“¡Ven aquí!”

En cuanto gritó eso, la Demonio Insecto comenzó a correr, moviendo sus seis crepitantes piernas de arriba abajo.

Con esa velocidad y destreza, ni siquiera el más famoso dúo de caballero y caballo podrían comparársele.

Eso era obvio porque en este caso eran literalmente uno solo, además se encontraba blandiendo su lanza a esa violenta velocidad.

El impacto del enorme cuerpo del demonio podría incluso derrotar a aquellas bestias que habitaban en el sur con una sola puñalada.

Si un aventurero promedio recibiera tal impacto, tendría suerte si sus extremidades permanecieran unidas a su cadáver.

Sin embargo, en el momento en que ambas féminas se interceptaron, la Caballera se movió ligeramente a un lado con total naturalidad.

Siguiendo el flujo de ese movimiento alzó su espada, encontrándose con la punta de la lanza.

Hubo un sonido sordo ── o parecía que lo hubo. Los zapatos de hierro de la Caballera se deslizaron, levantando algo de polvo.

La demonio, corriendo mientras arrastraba sus patas por el suelo del mausoleo, había perdido la parte superior de su cuerpo.




Su cuerpo de mujer, sosteniendo una lanza y rebanado diagonalmente desde abajo, voló por el aire, aun con una sonrisa orgullosa adornando su rostro.

En medio de la lluvia de sangre contaminada, el casco de la Caballero cayó al suelo con un sonido metálico.

El Guerrero Pesado exhaló aliviado, tenía la impresión de que había usado el impulso del enemigo para rebanarlo.

── La conozco desde hace mucho, pero nunca había visto ese movimiento suyo……

Le pregunto luego varias veces, pero ella solo respondió orgullosamente ‘Es un movimiento de espada secreto, no se lo digas a nadie’.

El Guerrero Pesado no sabía qué tipo de técnica era, o ni siquiera donde o como la había aprendido.




Aunque una vez ebria admitiría que la técnica era antigua ── muy antigua, probablemente una técnica ya olvidada.

“Obtuvo lo que se merecía. Además, en serio……” Declaró ella calmadamente con una línea de sangre goteando desde su frente, mientras el Guerrero Pesado descartaba sus orgullosas palabras. “…fue una estúpida al aceptar mi provocación y lanzarse de frente.”

Goblin Slayer Volumen 10 Interludio 3 Parte 2 Novela Ligera

 

“Lo mismo te digo yo a ti.”

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios