Goblin Slayer

Volumen 10

Capítulo 6: Aquellos que No Aman la Bebida, ni las Mujeres, ni las Canciones

 

 

Un festival es un día de celebración.

La música animada llenaba el lugar y toda la gente en las calles rebosaba de alegría.

Puede que a algunas personas eso no les gustara ── pero aun así, un festival era un día de celebración.

Con la ciudad fronteriza cobrando vida de repente, ni siquiera el templo de la Misericordiosa Madre Tierra era la excepción.

“¡Vamos todos! ¡Comencemos con el pisado de las uvas!”

“¡Ooooh!” se escucharon los gritos de la multitud que se reunió al llamado de los sacerdotes.

Era un festival para aplastar las primeras uvas de la cosecha y hacer un buen vino en otoño.




Se supone que era algo sagrado, pero había algunas personas que se alegraban al ver los pies desnudos de las jóvenes mujeres.

Algunos simplemente querían beber vino o comer un banquete en nombre de la ocasión.

También había algunos que solo vinieron a ver por curiosidad ── todo eso estaba permitido en un día de celebración.

La gente que había estado esparciendo aquellos rumores también se estaba divirtiendo, era un repentino cambio de actitud.

Y nadie, ni siquiera los sacerdotes que servían a la Misericordiosa Madre Tierra, le daban importancia a ello.

── Probablemente eso sea algo bueno.

Pensó vagamente Goblin Slayer, en un lugar ligeramente alejado de la multitud.

Estaba sentado bajo la sombra de un árbol, como si tratara de escapar del deslumbrante sol, recargando su espalda contra el tronco y mirando hacia el cielo.

El otro día hubo una gran conmoción. Debido a ello muchos aventureros habían sido invitados hoy, incluyendo a los que habían prestado su ayuda durante aquel incidente.

Él también había sido invitado ──…… pero cuando estaba pensando en rehusarse.

“¡Me haría muy feliz que vinieras……!”

Como había cedido a la invitación impulsiva hecha por la Sacerdotisa y aceptado su invitación, ya no podía dejar de venir.

Sin embargo, solo porque Goblin Slayer hubiera venido, no significaba que supiera cómo divertirse.

“¿Qué, ya te ha vencido el alcohol?”

De repente, una voz se acercó, y él giró lentamente su casco de hierro para ver quién era.

Era la Monja Vitícola, parada y saludándolo con un “Hey” mientras alzaba su mano.

Ella no traía su vestido de monja habitual, sino un vestido rojo hecho para pisar las uvas.




“No” dijo él, sacudiendo la cabeza. “No bebo mucho.”

“Te pierdes bastante de la vida si no sabes cómo disfrutar de un trago.” Fue una respuesta contundente, pero la Monja Vitícola la dijo con una alegre risa. “Entonces, ¿por eso no te estas divirtiendo?”

“No……”

Tras pensar un momento, Goblin Slayer movió su casco de hierro hacia el festival.




El Lancero estaba siendo regañado por la Bruja por intentar ver a las sacerdotisas pisando las uvas.

La Caballera vestida de civil, con una copa de vino en la mano y el rostro rojo, estaba parloteando redundantemente con el Guerrero Pesado.

Los jóvenes chicos estaban absortos con las sacerdotisas, mientras las chicas ponían caras de exasperación mientras hacían comentarios como “¡Ja! ¿Qué les ven?”.

La Coneja Blanca Cazadora se estaba divirtiendo paseando por el festival, pero como estaba soltando mucho pelaje no pudo participar en el pisado de las uvas.

La Mesera Padfoot, miraba con mucho interés un puesto de comida, mientras recorría el festival con el Aprendiz de Herrero.

El Dueño de la Granja, quien probablemente había suministrado los alimentos, estaba teniendo una conversación con la Madre Superiora.

Podían verse en medio de la multitud a algunos miembros del personal del gremio o a la Inspectora con ropa de civil, como si fuera su día libre.

El Sacerdote Lagarto y el Chamán Enano habían estado bebiendo y comiendo bastante mientras hacían un gran algarabío──……

“…… Supongo…… que no puedo decir que no me esté divirtiendo.”

“Ya veo.”

── Entonces qué bien.

Dijo la Monja Vitícola, recargando su espalda contra el árbol en el que él se apoyaba.

Cuando sus miradas se encontraron, ella se rascó la mejilla, algo avergonzada, y murmuró para sí misma.

“…… En serio. Gracias, por todo.”




“…… En realidad, yo no hice nada.”

Al oír las palabras de Goblin Slayer la Monja Vitícola lo miro moviendo solo sus ojos, él sabia que lo estaba mirando.

“¿Es eso modestia?”

El tono de su voz fue un poco agudo. Pero Goblin Slayer no pudo descifrar las emociones que contenían.




“No, es la verdad. Yo ──……” Él guardo silencio por un momento, buscando qué debería decir. “Solo maté unos cuantos goblins.”




Al final, no pudo encontrar las palabras, y lo que salió de sus labios solo fue una frase desinteresada, como siempre.

Al oír eso, la Monja Vitícola cerró la boca y bajó la mirada.

El viento sopló, sacudiendo y haciendo crujir las copas de los árboles. El ruido de las hojas frotándose unas con otras era muy fuerte.

“…… En ese caso, debería estar agradecida…… supongo.”

Después de un tiempo, ella finalmente murmuró esas palabras para sí misma.

Parecía que la Monja Vitícola tampoco había sido capaz de captar hábilmente sus palabras.

“Ya veo.”

“Así es.”

Así que ambos asintieron el uno al otro, y ese fue el fin de la conversación relacionada con la serie de escándalos ocurridos.

Poco después, la Monja Vitícola dijo “Tengo que ver a alguien más” y se alejó del árbol.

“Um” asintió Goblin Slayer despidiéndose.

Tras seguirla con la mirada, la Monja Vitícola corrió hacia un joven de aspecto noble.

Era el Hijo del Comerciante de Licor.

Aunque parecía exhausto, aún conservaba su apariencia ambiciosa, y llamó a la Monja Vitícola.

La Monja Vitícola estaba un poco desconcertada, pero no parecía insegura, e incluso tenía una sonrisa en su rostro.

── Entonces, supongo que está bien.

Quien sabe qué tipo de conversación tendrían, o cómo se desarrollaría su relación.

Según lo que escuchó, aquel comerciante de licor empezó a vender su propio vino, nombrándolo “El Vino del Verano de la Caza de Goblins”.

¿Debería decir que tenía un fuerte espíritu empresarial, o que simplemente era un comerciante……?

Tras reflexionarlo un poco, Goblin Slayer descarto ese pensamiento.

Pasara lo que pasara, si una persona quería avanzar hacia adelante, debía ser evaluada por su conducta.

Se trataba de “Hacer” o “No hacer”. Es lo que su maestro le decía siempre, hasta el cansancio.

── Seguro que mi maestro me gritaría y me golpearía si se enterará de este asunto, pero ──……

“…… ¿Fui capaz de hacerlo?”

“¿Qué cosa?”

Esta vez sí supo quien se acercaba.

Goblin Slayer se dio la vuelta para ver a su amiga de la infancia que se acercaba por su espalda.

Se veía feliz y alegre, y traía el mismo vestido rojo que la Monja Vitícola.

“Ah, ¿esto?” dijo ella, agarrando el dobladillo y agitándolo furtivamente. Se movía gentilmente con el viento, e instantáneamente supo que había sido cosido muy cuidadosamente. “Fufu, también me invitaron, así que acepte. ¿Qué tal me queda?”

“No lo sé.” Dijo Goblin Slayer con toda honestidad. Parecía que el saber si la ropa de mujer era buena o lo mala estaba bastante lejos de su comprensión. “Pero creo que no está mal.”

Sin embargo, parecía que la respuesta derivada de su preocupación estaba a la par con las expectativas de su amiga.

“Ya veo, ya veo” dijo ella con una radiante sonrisa y dando muchas vueltas. “…… Es raro tener la oportunidad para vestirme así, así que me alegro.”

Curiosamente, las sacerdotisas también se veían muy alegres, o quizás lo estaban porque podían vestirse así.

Ahora que lo pensaba, la Sacerdotisa también solía vestir solo su atuendo sacerdotal, y si se la pasaba encerrada en el templo ──……

“Oye.”

“¿Qué?”

Su amiga se sentó a su lado.

Incluso a través de su armadura pudo sentir de inmediato su calor corporal.




“¿Recuerdas que surgió…… el tema del matrimonio aquella vez?”

“…… Um.” Goblin Slayer asintió. Asintió y gruño en voz baja. Después de todo, y como de costumbre, él no sabía que decir. “Hubieron muchos problemas.”

Así que cuando finalmente dijo eso, “Sí” ella asintió con un gesto similar a cuando era una niña. “…… Ya veo.” Dijo ella en voz baja. Por alguna razón, le recordó a alguna conversación que tuvieron hace mucho tiempo.

“…… Yo solo puedo encargarme de las cosas que están frente a mí, una a la vez.”

Habían pasado cinco años, y luego otros dos años, y parecía que algo había cambiado ── y este era el resultado.

¿Podría haber hecho algo más? Podía ser presuntuoso incluso el pensar eso.

“Pero.” A su lado, su amiga sonrió, y dijo con una voz brillante. “Si te encargas de ello, una cosa a la vez, algún día terminarás con todo.”

“…… ¿Es así?”

“Así es.”

Parecía que ella lo creía de todo corazón. No había duda en sus palabras, y su voz era clara.

Goblin Slayer miró hacia el cielo a través de los árboles. Era un cielo deslumbrante, azul y blanco.

“……Ya veo.”

“Sí.” Asintió ella brevemente y se puso de pie llena de energía. Dio golpecitos en su falda para limpiarse el pasto, y luego miró hacia Goblin Slayer. “Bueno, ya es hora. ── Iré a pisar las uvas. ¿No vienes a ver?”

Tras pensarlo un poco, “Um” asintió él.

“Te estaré esperando” dijo su amiga, agitando su mano mientras corría sobre el césped con ligeros pasos hacia una enorme cubeta con uvas.

Ahí estaban la Sacerdotisa, la Arquera Elfa Superior y la Chica del Gremio dando pisadas con ropas diferentes a lo usual.

Goblin Slayer Volumen 10 Capítulo 6 Novela Ligera

 

Cosechar los racimos de uvas, es motivo de celebración,

así como el florecer de las flores en las abundantes colinas,

surcan por el cielo las aves azules, la luna llena de otoño,

todos son el ornamento de la Misericordiosa Madre Tierra.

 

Cuando los capullos entran en flor y los frutos maduran,

cuando paso una noche más con mi persona amada,

cuando se oye la campana del amanecer, el canto de las aves del bosque,

siento el toque gentil de la Misericordiosa Madre Tierra.

 

Como una gota de agridulce néctar,

Como una luz encendida en el corazón,

Como el paso de las estrellas y las lunas gemelas,

así es el poema de la felicidad de la Misericordiosa Madre Tierra.

 

Las chicas gritaban, jugueteaban, se reían y tarareaban mientras pisaban las uvas y hacían vino.

Era un hecho que este año también tendrían un buen vino. Le resultó extraño pensar de esa forma.

Goblin Slayer observó atentamente aquella escena, se puso de pie lentamente y comenzó a caminar.

Si hoy era un día de celebración ── eso era lo único en lo que debería pensar.

 




 

 

-FIN DEL VOLUMEN 10-

Zath Ito: Si estás leyendo esto, obviamente es porque una vez más has llegado al final de este volumen. Me alegra saber que hay alguien disfrutando de lo que todos en NOVA hacemos, y formar parte de ello. Pero tu también formas parte de todo esto. Nunca es suficiente agradecimiento.

NOVA: ¡Gracias por el apoyo! Siempre les estaremos eternamente agradecidos 🙂

5 11 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
5 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios