Goblin Slayer

Volumen 10

Capítulo 4: Unas Palabras del Patrocinador

Parte 1

 

 

Los humanos son criaturas misteriosas, cuando algo sucede esperan un giro inesperado de los acontecimientos.

Por ejemplo, verse involucrado en una gran aventura que estremecerá el destino del mundo en cuanto se vuelven aventureros.

Publicidad M-AR

O comenzar a aprender a usar la espada y que mañana se revele que tienen un distinguido talento nato y se vuelvan reconocidos espadachines.

O si aprenden magia, descubrirán un secreto del mundo que nadie conocía, o si son poetas, se volverán famosos desde su debut en la ciudad……

Esos son sueños infantiles de los que nunca te debes burlar, pero que son diferentes de la realidad.

¿Acaso todo cambiaría instantáneamente si algo que sucediera?

Habían pasado poco más de dos años desde que se volvió aventurera. Incluso la Sacerdotisa ya sabía eso ── o eso se suponía.

Publicidad M-M3

“Jaaaaaaa……”

Sin embargo, en medio de la niebla matutina, ella suspiraba durante sus viajes de ida y vuelta, del gremio al templo, y del templo al gremio.

Y eso era porque ella pensó que eso cambiaría la situación.

Goblin Slayer comenzó a encargarse del asunto. Todos estaban cooperando. También los demás aventureros.

Sin embargo, ya habían pasado algunos días desde entonces ── y nada había cambiado.

Los rumores se expandían. Aparte de eso, no parecía haber ningún otro movimiento.

Así que, como siempre, hizo su viaje desde el gremio al templo, y de regreso al gremio, pero hoy el trayecto se sintió particularmente pesado.

Se había vuelto repetitivo, no sucedía nada en particular.

Simplemente, el peso de esta rutina diaria se había acumulado sobre el frágil cuerpo de la Sacerdotisa.

Incluso a pesar de que durante su visita al templo todos la recibieron calurosamente ── excepto por la Arquera Elfa Superior, que seguía durmiendo.

El Chamán Enano dio su aprobación sin incidentes, y el Sacerdote Lagarto asintió para decir que sería un buen día para perderse en sus pensamientos.

Lo único que eso significaba era que sus tres compañeros habían permanecido como guardias del templo sin ninguna recompensa.

También estaba la Monja Vitícola, que la recibía con una sonrisa, mostrándose como una hermana mayor.

Aunque parecía que los rumores llegaban a sus oídos, era como si no le afectaran en absoluto.

Y en cuanto a ella, se la pasaba alrededor de Goblin Slayer, igual que siempre.

“…Jaaa.”

Otro suspiro.

Habían pasado algunos días desde que visitaron la guarida de aquellos ladrones, aunque aquello se sentía como hubiera sido hace semanas.

Le resultaba difícil levantarse temprano, y le daba miedo dormir por las noches. Le aterraba que el tiempo pasara en vano.

Y sin que hubiera ningún cambio en la situación, hoy también llegó al gremio de aventureros.

──── Goblin Slayer está……

Publicidad Y-M3

Cuando surgió en su mente el pensamiento de qué era lo que él podría estar planeando, la Sacerdotisa sacudió suavemente su cabeza.

No, eso es imposible.

Goblin Slayer, el líder de su grupo, debía tener algo en mente.

Además, probablemente no sea suficiente con solo seguirlo.

En ese caso ── ¿no habría cambiado en nada desde sus primeros días de aventurera?

Frunciendo los labios, la Sacerdotisa abrió la puerta con una fuerte voluntad.

En ese instante, fue asaltada por el impactante bullicio matutino.

Publicidad Y-M2

“¡Ah, bienvenida de vuelta!”

La primera en hablarle fue la Chica del Gremio, que estaba haciendo algún trabajo en la recepción.

Los rumores también habían llegado a sus oídos, pero no parecía tener la intención de tocar el tema.

La Sacerdotisa estaba un poco agradecida por esa preocupación, y se esforzó por responder diciendo “Hola” con una sonrisa.

“Si buscas a Goblin Slayer, ya debe haber llegado, ¿no?”

“Ah, sí. Este, hoy también……”

¿Exterminaremos goblins?

Sin poder decir esas palabras atoradas en su garganta, la Sacerdotisa dio un vistazo hacia la sala de espera.

Era como si él destacara en medio de la multitud de aventureros que se encontraban buscando misiones.

Un aventurero con una sucia armadura de cuero y un casco de hierro de aspecto barato, en un rincón de la sala de espera, con su postura habitual.

Los aventureros a su alrededor saludaban a la Sacerdotisa mientras esta se dirigía hacia él.

Le decían cosas como “Hola” o “Hey” o “¿Más goblins?” o “Buena Suerte”……

Ella, que llevaba poco más que la vida de un aventurero, y no conocía nada aparte del templo de la Misericordiosa Madre Tierra, había creado bastantes relaciones.

Publicidad Y-AB

Desconocía sus nombre u orígenes. Pero eran aventureros al igual que ella.

La Sacerdotisa se detenía al ver cada una de las diferentes razas que tenían su misma profesión para saludarlos con un “Buenos días”.

Los que alguna vez fueron considerados recién llegados y los esperanzados novatos ahora se sentían a la par con los demás aventureros──……

──…… ¿Se habían acostumbrado a esto……?

Pero, a diferencia de ellos, ella no tenía ese tipo de confianza en lo absoluto.

4.4 7 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios