Nidome no Yuusha (NL)

Volumen 1

Capítulo 3: La Chica Bestia y la Abismal Inanición

Parte 4

 

 

El traficante de esclavos escapó del lugar cuando vio que el sospechoso invitado, que portaba una túnica negra, sacó de la nada una pequeña espada con un aura siniestra y la puso frente a la esclava que acababa de comprar.

Al principio, incluso si tenía dudas respecto al individuo sospechoso, pensó que cualquier cosa estaría bien siempre y cuando tuviera el dinero para comprar su mercancía. El precio de mercado de los esclavos manejados por el traficante era como máximo de cuatro monedas de oro, pero no podía evitar ese cambio en su mentalidad, cuando la contraparte era una persona ingenua, que casualmente traía una cantidad tan grande de monedas de oro. En el mejor de los casos, quería vender algunos de los esclavos a un precio alto, pero el invitado solo estaba interesado en la mujer bestia conejo que estaba a punto de ser eliminada.

Publicidad M-AR

Cuando el cliente mostró su interés por la persona mitad bestia, a pesar de que el esclavista la había mantenido atada con cadenas, y solo cumplía con la mínima cuota de comida para deshacerse de ella, no era ningún un tonto, por lo que desistió de tratar de venderle un esclavo más caro.

Sin embargo, el rostro del esclavista se iluminó cuando la mercancía, que planeaba tirar por ahí, se vendió por la increíble suma de 10 monedas de oro, lo que la convirtió en un beneficio redondo.

Pero todo comenzó a ir en una dirección extraña, cuando el cliente que realizó el contrato con la esclava comenzó a conversar con ella. En ese momento, empezó a reflexionar sobre el hecho de que la hiciera beber pociones tan caras, y comenzaran a hablar ruidosamente sobre cosas de las que no entendía nada. Justo ahí, fue cuando ese cliente saco una pequeña y espeluznante espada de un tono negro y rojizo que emitía una sensación de completa maldad, haciendo que tomara una elección de manera decisiva.

Lo entendió, con solo mirar su maligno aspecto.

Ese sentimiento que había estado afilando mientras realizaba negocios en el barrio bajo, le gritaba atronadoramente que huyera. Su vida valía más que el dinero y esos esclavos.

Publicidad M-M2

El hombre escapó gracias a la advertencia de su instinto, se mantuvo fuera del camino para que nadie lo notara, huyendo solo con el dinero de emergencias, que tenía escondido detrás del mostrador de la tienda.

No miró hacia atrás, continuó hacia el escondite que había preparado para tales situaciones. Fue entonces cuando su deseo fue interrumpido, las puertas de su escondite que apenas comenzaban a aparecer frente a sus ojos, desaparecieron, sus piernas parecían haberse enredado con algo, haciéndolo rodar varias veces por el suelo.

“Oye, oye, ¿a dónde vas, abandonando así a tus clientes?”

Frente a él apareció ese hombre mostrándole una sonrisa.

***

 

 

“Ah, no, bueno, tengo que atender un asunto un tanto urgente…”

En el momento en que logró escupir esas palabras, con una pálida cara, se apresuró a saltar a la calle lateral del callejón. Por supuesto, no había forma de que dejara escapar a este hombre, uno de los objetivos de mi venganza, por lo que le di un golpe en la parte posterior de la cabeza, haciendo que se desmayara. Si no prestara atención y el debido cuidado, podría haberle doblado el cuello en una dirección en la que seguramente hubiera muerto.

Aunque deseaba disfrutar de este ‘bocadillo’, no podía dejar que mis emociones me guiaran; Minaris tenía que lograr su venganza antes. Por eso, esta vez dejaré que mi cómplice se encargue, y solamente le ayudaré. Pero, si realmente deseo ayudarla de forma activa, primero debo entender adecuadamente sus sentimientos.

Publicidad M-M5

Lo único que nos mostró la [Espada Sagrada de la Venganza], fueron los eventos que originaron nuestro deseo de venganza. Desconozco el resto de sus memorias, por lo que aparte de estos sucesos, no sé de ningún otro hecho que la pueda haber motivado a vengarse.

Si no hablamos adecuadamente de ello, sin importar porque tormentos haya pasado Minaris, no podré entender plenamente su sufrimiento. De hecho, debido al intenso odio que cargo en mi interior, lo más probable es que simplemente los mate.

Levanté al hombre caído y regresé con él a la tienda de esclavos.

Allí, los esclavos ya estaban encerrados en la celda más grande, mientras que Minaris preparaba algo en la cocina de atrás. Había casi veinte esclavos en el lugar, a pesar de esto, aun parecía haber más espacio disponible.

“Oye, ya lo traje devuelta”.

“Oh, gracias, amo. Tengo las manos ocupadas ¿Podría arrojarlo a la celda por favor?”

“¿Hmm? Sí, claro”.

“¿Gu? ¡¡Qué, qué…!!”

Tomé las llaves que estaban colgando de la pared, abrí la celda, arrojé al hombre lleno de pánico, y la volví a cerrar. El hombre parecía haber despertado tras impactar en el duro suelo, pues confundido, miraba a su alrededor tratando de descubrir que sucedía.

“¡AAH, Oye, tu! ¡¿Por qué estás haciendo esto…?!!”

Publicidad Y-M2

“Ya está listo, ugh, juuuu, estoy un poco mareada…”

Como si apareciera para ahogar la voz del hombre, una voz aguda salió de la cocina, con una emoción para nada acorde al ambiente.

Al escuchar su voz me dirigí a la cocina. Ahí, Minaris, que todavía se balanceaba un poco, mantenía una hermosa sonrisa torcida por la excitación.

“Eso es porque has agotado todo tu MP. Ahora toma esta poción de MP, al igual que como hace un rato, bébela rápido.”

“Está bien. Kufufufu, oye, amo, ¿no podría dármela boca a boca?”

“No lo haré”

“Eeeh, ¿por qué?”

“Porque no estoy lo suficientemente ‘sediento’ como para meterme con una borracha que ha gastado todo su MP.”

Si pierdes todo tus MP, te embriagará la falta de poder mágico, como cuando bebes más sake del que toleras y terminas emborrachándote. Además, aun si recuperas tu MP, no te recuperarás inmediatamente de la borrachera.

Mirando su estado, le quedaba menos de 10% de MP, cuando hace un rato tenía alrededor del 90%. Por cierto, si consideras el consumo de MP de una bola de fuego de nivel bajo utilizable en combate real, cada una consume alrededor de 10 MP, en base a esto, podemos concluir que ha utilizado una gran cantidad de MP.

Minaris había adquirido una habilidad poderosa, y sumado a las grandes cantidades de MP que había consumido, su tensión aumentaba continuamente, junto a ese ardiente sentimiento de odio que brotaba de su ser. Sería bueno que la dejara sola un rato, por lo menos hasta que recupere su cordura.

Publicidad Y-M1

Mientras pensaba esto, vertí la poción de MP en su boca como la primera vez, tragándose el azulado liquido mientras luchaba de una forma bastante erótica.

“Bueno, como lo imaginaba, mi amo es malo”.

“Hey, cuanto más vas a retrasarlo, el plato principal está esperando”.

“¡Siiii, Kufu, ¡¡Kufufu!!”

No creí que hubiese algo más en lo que pudiera ayudar a la alegre Minaris, por lo que decidí disfrutar de la obra como un espectador.

Minaris parecía estar flotando de alegría, mientras llevaba los platos que había preparado con gran entusiasmo, dando una imagen completamente opuesta a la sombría escena de hace un rato.

La gran cantidad de comida en los platos, que no parecía posible que pudieran ser llevadas por una sola persona, fue cocinada completamente por Minaris, usando los ingredientes que el traficante de esclavos almacenaba en la cocina.

“Bueno, recién los he preparado. Siéntanse libres de comer”.

Los platos tenían unos aromas bastante apetitosos, pero, por supuesto, los esclavos no lograban comprender lo que acontecía frente a ellos, y junto al traficante de esclavos, observaban a Minaris con gran cautela.

“Hmmmm, Parece que no van a comer tan fácilmente, ¿verdad?  Bueno, vamos a comenzar contigo. Desde que llegué a la capital real con mi madre, no dejabas de mirarnos de la misma manera que se le ve a la mugre en el suelo. Así que te daré una experiencia de primera”.

“¡Jiiii…!”

Una sonriente Minaris, enfocaba sus ojos en el hombre, cual depredador a su presa. Con el poder mágico aumentando y circulando por su cuerpo, el color lino de sus ojos repentinamente se desvaneció, cambiando por un blanco nebuloso que ocultó incluso sus pupilas, emitiendo una luz blanca y brillante.

“Ilusión de glotonería, [Veneno Demoniaco de la Llama Fantasma]” Dijo susurrando como una bruja. Emitiendo una voz suave, dulce, como la de una niña inocente.

“Jiiii, Jiiiaaaaa, ¿QUE ES ESTO?, ¡DETENTE! ¡AAAAAAHHHHH!”

El poder mágico se consolidó y se impregnó en la voz de Minaris, tomando la forma de un mandato inviolable que se aferró al hombre como una niebla blanca.

Los esclavos alrededor del traficante, no podían evitar ver como las manos del hombre se acercaban a la comida, y sin poder apartar sus ojos de esta, imaginaban lo que les sucedería, con los rostros pálidos, llenos de temor, al no comprender lo que estaba pasando.

“¡Guaaa!, ¡aaaahhhahhh!, Comida, dame la ¡¡¡COMIDAAAAAA!!!”

Publicidad M-M4

Cuando la niebla blanca que lo envolvía desapareció, como si hubiera sido absorbida por sus poros, el hombre comenzó a gritar desesperadamente como un loco.

Trataba de correr como si todo a su alrededor hubiera desaparecido de su cabeza; arrastraba sus pies como una bestia, y parecía que cualquier intento de enderezar sus piernas para levantarse, le resultaba totalmente difícil. Cuando acercaba y hundía la cara en sus manos llenas de comida, pese a estar caliente, el simplemente las metía en su boca. Ya no parecían quedar fragmentos de dignidad en ese hombre.

“Ummm, este veneno de ilusión resultó más efectivo de lo que imaginaba. Parece que es muy bueno para hacer brotar una gran sensación de hambre, pero es difícil de ajustar”.

Minaris continuaba viendo al hombre comer mientras se reía de su apariencia, observando el resultado de su maligna cocina.

Sin embargo, como espectador, todo lo que hacía era ver a un hombre simplemente comer. Era algo completamente opuesto a lo que me imaginaba, opuesto a la miseria que yo pensaba que le causaría, producto de su ira y odio, dejándome completamente perplejo.

“Ahora, quiero que el resto de todos ustedes hagan los mismo. Esta vez será mejor, porque infundiré en ustedes una sensación de hambruna que crecerá lentamente dentro de ustedes, hasta que pierdan la razón… [Veneno Demoniaco de la Llama Fantasma].”

“¡Nooo, kuaaj!”

Publicidad M-M1

“Aaaah … Uggh …”

“Aaahhh, uuggghhh”

Una niebla delgada reapareció de nuevo, envolviendo a todas las personas que estaban encerradas en la celda. Esta vez, sin embargo, no perdieron la razón y corrieron hacia la comida como lo hizo el hombre anteriormente.

Aun así, algunos pronto comenzaron a avanzar hacia la comida, y después de un tiempo, no pudieron soportar el hambre creciente dentro de ellos. Después de unos momentos, todos ellos comenzaron a avanzar hacia la comida, hasta que al final, todos quedaron absortos en comer, dejando en último lugar el uso de la razón.

Minaris sonreía, y los miraba con ojos llenos de compasión. Como si hubiera regado una semilla que plantó y estuviera esperando a que la semilla brotara.

(En un poco más los brotes de la semilla comenzaran a salir. Y…)

“¿Uh…? Oh, DIOS MIO. ¡Aaahhh, gaaaaaaaaaaaaaaa!”

“Oh, ya están saliendo.”

La primera persona en la que la semilla brotó, fue el hombre a quien le plantó la ilusión primero, el traficante de esclavos.

Fue en ese momento que los bordes de la boca de Minaris se curvaron, como si esa maldad, que había implantado y esperado que germinara, estuviera comenzando a revelarse.

“¡Guuuh, aaAAaah, guuaaageeee!”

Lo primero que le cambió fue su brazo. Ese brazo, hasta hace unos segundos lleno de músculos, se volvió verde y pequeño, mientras sus tejidos se retorcían. Sí, definitivamente era como el brazo de un goblin.

Las personas que lo rodeaban y que empezaban a quedar absortas en la comida, no pudieron evitar verlo y paralizarse ante esa escena.

El hombre se agachó ante el intenso dolor que le recorría el cuerpo, pero a la vez, afectado por el hambre voraz de la ilusión, y sin abandonar el desconcierto de ver su brazo transformarse, volvió a colocar su mano sobre la comida.

“Bien, coman más, mucho más. Cuanto más coman, más cerca estarán de transformarse completamente en goblins. Pero no creo que eso sea un problema para ustedes, porque pronto tendrán tanto hambre como para no preocuparse por eso. Kufu, Fufufu”.

“No, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no”.

“Ugh– eh, guheeee, gueeeee”

“¡Gofeeee, Uugh, gueee!”

La mayoría de las personas que escucharon esas palabras, se apresuraron y trataron de escupir la comida.

Sin embargo, como si se burlara de la resistencia que ponían, la sensación de hambre aumentaba cada vez más, volviéndose tan grande como una bola de nieve rodando por una colina.

“¡Oh, no, no, no debo seguir, uuughh, pero no puedo evitaaaarloooo!”

“¡Guag, guuhh, gaaah, está bien, me da iguaaaaal!”

No importaba cuánto se resistieran, no podían evitar esa sensación de hambruna fortalecida con poder mágico, y, como si se destruyera una presa, comenzaron a comer nuevamente. Luego, unas cuantas personas más comenzaron a desaparecer como tal, transformándose en goblins.

“¡Oh, que miserable, ¿No es así?! ¿Cómo es que se siente, el transformarte en un monstruo que está por debajo de la mujer bestia que despreciabas? ¡HEY!, ¿Cómo se siente? ¡¡Respóndanme, no me ignoren, Kufufu, kufufufufufuf!!”

“¡Gujiiiiiii!”

Minaris, que estaba mirando la escena a través de las barras de hierro de la celda, pisoteó el brazo de un goblin cercano por entre la barras. Era el brazo del traficante de esclavos.

Sin embargo, el dolor solo detuvo sus manos de seguir comiendo por un breve momento, e inmediatamente volvió a quedar absorto en la comida.

“Kuffufu, están tan obsesionados con mi comida, que ya no pueden dejarla de comer, Eeeh, vamos, me encantaría que puedan continuar comiéndola. Todavía quedan muchos platos disponibles”.

“¡Guguaaa, gugyaaaaaaaaaaaaaaaa!”

Un gran llanto de agonía se elevó, mientras el resto continuaba atiborrándose de comida.

Era un llanto de agonía muy diferente al provocado por la transformación parcial de sus cuerpos.

“Oh, te has transformado por completo en un goblin. Me alegra tanto que hayas comido mucha de mi comida. Kufufu”.

Era ese hombre, el vendedor de esclavos, el primero en ingerir la comida de Minaris, y el que primero comenzó a convertirse en un goblin. Se revolcaba mientras se arañaba su fea y retorcida cara. Sin embargo, él todavía no podía dejar de comer, y estaba luchando aun cuando seguía colocando comida en su boca.

“Oh, por cierto, mi comida posee un veneno letal, el que te matará dolorosamente mientras más comas. Pero aun cuando sabes que vas a morir, no puedes dejar de comerla ¿verdad?, HEY, ¿puedes oírme? Bueno, incluso si pudieras hablar, no podrías emitir más que los simples sonidos de un goblin, y hacer ‘gugyagugya’”.

Casi todos los esclavos ya se habían convertido en goblins, y continuaban metiendo la comida dentro de ellos, sucesivamente uno detrás de otro. Cuanto más comían, más se acercaban a convertirse en un goblin, y cuanto más se acercaban a convertirse en un goblin, más los devastaba el intenso dolor que anunciaba sus muertes, provocado por el veneno letal presente en la comida.

Aunque podían entenderlo, y se esforzaban por detenerse, el impulso de llevarse la comida a la boca no se detenía. Incluso, lo que les restaba de razón fue bruscamente anulado por sus instintos, y sus pensamientos embargados completamente por su apetito.

A la vista del antiguo traficante de esclavos y de los propios esclavos, ahora convertidos en goblins, Minaris mostraba un sentimiento frenético, lleno de locura, pareciendo mostrar que su espíritu y mente se estaban liberando.

“¡Kufuujajajaja! ¡Mueran, mueran, mueran! ¡Sufran y laméntense, continúen sufriendo sin ser capaces de resistirse y mueran! ¡Al igual que cuando murió mi madre, desgastada y destrozada!, ¡Ahora mueran peor y más miserablemente! ¡Mueran de esa forma! AJAJAJAJA… JAJAJAJAJAJA!!”

Un goblin, que ya había perdido todo rastro de forma humana, se retorcía y sufría, mientras se arrastraba para meter más comida en su boca, fue detenido cuando Minaris puso un pie sobre su nuca, pisoteándolo.

“¡Mira, todavía puedes seguir comiendo! ¡Kufuja, Kufujajaja!”

Publicidad Y-AB

La floreciente risa de Minaris, continúo sonando un tiempo después, colmada de alegría y emoción, hasta que los goblins cesaron sus gritos y el silencio inundó la habitación.

 

 

MrFreeman: Revisado y corregido

NOVA: 2da Revisión

4.8 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios