Nidome no Yuusha (NL)

Volumen 1

Capítulo 3: La Chica Bestia y la Abismal Inanición

Parte 1

 

 

“Solo estoy buscando ‘eso’, me conformo aunque sea con uno…”

Era un pequeño y frio pueblo al norte del Reino de Aurelia, cercano a la frontera con el Imperio vecino de Giligar.

Publicidad M-AR

En esta región, donde las diferencias de temperatura entre estaciones eran extremas, las cosechas por lo general eran abundantes. A pesar de esto, cada 10 años, aproximadamente, sufrían de una mala cosecha, lo que traía consigo un sentimiento de necesidad insoportable. En estas situaciones, cuando el pueblo era golpeado por la escases, los habitantes sobrevivían al invierno gracias al bosque, internándose en este para almacenar sus bendiciones antes de que el verdadero frío llegara.

Pero desafortunadamente, este fue otro año más de mala cosecha y necesidad. Sin embargo, a diferencia del anterior, el frío había llegado más rápido de lo esperado, haciendo que el bosque terminara sepultado en nieve antes de siquiera recolectar las reservas para el invierno, y para mala suerte de los pobladores, el alimento del que disponían en ese momento, no era suficiente. Por este motivo, los hombres se embarcaron en una expedición de caza con la esperanza de conseguir un poco de comida.

Mientras los adultos se encontraban distraídos, unas siluetas se escabulleron a través de su vigilancia y entraron al bosque, donde los niños tenían prohibido entrar durante el invierno. En el interior del bosque, mientras la nieve descendía sobre sus cabezas, una niña de 15 años y su amiga de la infancia, Rusha, exploraban el área buscando algo de comida.

“Lamento ser una carga… Minaris, todo porque te dije que quería que comiéramos más en el cumpleaños de Keryl…”.

“No, está bien, fui yo quien propuso ir al bosque. Además, al igual que tú, también quería celebrar el cumpleaños de Keryl”.

Publicidad M-M3

La única preocupación de la chica era Rusha, quien mientras se disculpaba negando con la cabeza, agitaba el ondulado cabello que se posaba sobre sus hombros.

Debido al cumpleaños de uno de sus amigos, quien no estaba con ellas en ese momento, las dos chicas entraron a escondidas al bosque para tratar de encontrar algo delicioso y dárselo como regalo. Sin embargo, a diferencia de los bosques normales, los bosques nevados no eran muy fructíferos, de hecho, aunque los árboles aún se encontraban cubiertos de hojas, estos carecían de frutas. Además, las raíces de los árboles se encontraban cubiertas por la nieve, lo que imposibilitó el encontrar vegetales silvestres, dejando a las muchachas con las manos vacías y sin rastro de algo comestible.

Aun así, las chicas exploraron el bosque con los ojos tan abiertos como un par de platos. Habían escuchado en el pueblo sobre un árbol que daba frutas muy deliciosas, pero solo durante la temporada de clima frío. Eso era lo que estaban buscando.

Publicidad M-M5

Las chicas siguieron adelante, caminando torpemente por el sendero nevado. Entraron en las profundidades del bosque, un peligroso lugar al que se les enseñó nunca entrar, aunque se tratara de un bosque normal.

“Oye, Minaris, ¿no deberíamos regresar pronto?”

“Umm… sí, no pudimos encontrar siquiera una nuez… Pero regresemos ahora, mientras más temprano partamos, más pronto estaremos en casa”.

Cuando escuchó a Rusha pronunciar esas palabras, la ansiosa chica, que empezaba a sentirse incómoda, se sintió aliviada. Pero súbitamente, la atmósfera del bosque cambió por completo, pero sin mostrar cambios físicos en el ambiente.

Minaris, quien ocultaba su poder como mujer bestia, era más sensible y precisa respecto a lo que sentía en su entorno, pero aun así, Rusha, una chica normal de pueblo, pudo percibir el cambio.

El aire se sentía pesado y desagradable, como si se hubieran desviado a un bosque diferente. Era tan espeluznante que una extraña sensación las invadió, era como si algo acariciara sus cuerpos.

Para la chica, quien en primer lugar propuso entrar al bosque, fue difícil decir que debían regresar, sin siquiera haber encontrado la fruta que buscaban.

“Bien, entonces volvamos”.

“¡Oh, espera, mira eso Minaris!”

Tras detenerse y voltear a ver, Rusha se encontraba señalando un árbol un poco más adelante.

Era un poco difícil de distinguir, pero escondidas entre las ramas, ciertamente había algunas frutas amarillas del tamaño de un puño.

Rusha, quien había encontrado las frutas, se lo contó felizmente a Minaris.

Publicidad M-M4

“Me alegro, no fue en vano el venir y llegar tan lejos. Vamos a recogerlas, llevémoslas a casa pronto y…”

De un momento a otro, Rusha se quedó en silencio, con el rostro empalidecido, drenado de sangre.

Minaris, al ver lo que su amiga observaba, al igual que esta, palideció por el miedo.

“Guygal…”

Había un goblin.

Publicidad Y-M3

Un cuerpo enano, una cara fea, piel verde y unas extraordinarias capacidades reproductivas. ¿De dónde había salido?

Publicidad G-M1




Los goblins eran reconocidos como una plaga que se propagaba frecuentemente. De hecho, cuando llegaban los tiempos de la cosecha, las personas del pueblo contrataban aventureros para exterminarlos de los campos de la aldea. Aunque si sus números eran pequeños, los hombres de la aldea se encargaban de expulsarlos personalmente.

Una vez vieron al goblin, aprovechando que estaban lejos, se escondieron. Incluso unas chicas, que aún no podían ser consideradas adultas, podrían escapar al ser solo uno.

Publicidad Y-M3

Pero el problema en este momento era el color de la piel del goblin. A diferencia de la piel verde de un goblin normal, el color de la piel de este goblin era azul, un color al que la gente se refería como azul profundo.

“Variante…”

Los goblins generalmente eran clasificados como monstruos de la clase más débil. Aquellos que acababan de convertirse en aventureros principiantes, a quienes por lo general solo se les pedía recolectar hierbas medicinales, de vez en cuando recibían peticiones en la que se les solicitaba eliminar a estos monstruos.

Mientras no termine rodeado por un grupo de estos monstruos, incluso un novato podría vencerlos con facilidad. Sin embargo, en raras ocasiones, de entre los goblins pueden nacer especies superiores que se desvían de los estándares de fuerza que caracterizan a esta raza.

De estas variaciones, los tipos de goblins más famosos son los guerreros y los magos. Sin embargo, de entre estos individuos hay quienes adquieren habilidades completamente diferentes. Ese era el caso de esta «variante». La niña había escuchado sobre este tipo de goblin una vez, de un grupo de aventureros que habían visitado previamente el pueblo.

Un goblin que se ve igual al resto, pero cuyo color de piel es azul oscuro. Los goblins normales rara vez aparecen en lugares extremadamente fríos, por lo que, yendo totalmente en contra de estas preferencias, estos goblins variante habitan en lugares fríos. Su resistencia a las bajas temperaturas es tan grande que resulta increíble, y su resistencia mágica le da la posibilidad de que los hechizos mágicos débiles simplemente reboten. Además, poseen unos niveles de habilidad, inteligencia y ferocidad más altos que los de un goblin corriente.

“Goblin de hielo…”

A diferencia de Minaris, Rusha no sabía lo que era un goblin, pero aun así estaba abrumada por la extraña e intimidante presencia que el goblin emitía.

Afortunadamente para ellas, el goblin de hielo estaba obsesionado en comerse las frutas, y no parecía estar consciente de las chicas.

“Rusha, cálmate, respira lentamente…”

“No, no, no, ah, ah, AAAAAAHHHHAAAA!”

“¡RU-RUSHA!”

La niña intentaba que ambas lograran escaparan silenciosamente, sin que el goblin se diera cuenta, pero Rusha era incapaz de soportar el miedo y parecía no poder escuchar nada de lo que decía Minaris. Sólo gritó en negación y empezó a correr con pánico.

“OH, DIOS MIO, AAAAAAHHHHAAA, NO, NO, NO, ¡¡NOOOO!!”

“¡RUSHA!”

Minaris se dio cuenta de que Rusha estaba en un estado anormal de pánico, actuando igual que en la experiencia relatada por el aventurero en el pueblo.

Sin embargo, a pesar de saber eso, seguía sin poder hacer algo para ayudar a su amiga. Mientras corría tras Rusha, miró hacia atrás y vio al goblin de hielo, quien habiéndose percatado de la presencia de las jóvenes, producto de los gritos, las miraba y se reía por haber encontrado tan buenas presas.

En estas situaciones, la única opción disponible es correr, pero el paso de las chicas mientras corrían por el bosque resultaba simplemente torpe. Sin embargo, aún si no considerara este factor, el goblin variante era claramente más rápido que ellas.

A medida que la distancia se acortaba exponencialmente, fue Rusha, quien ante la presión de encontrarse entre la vida y la muerte, sumado esto a la nieve del suelo que complicaba el avance, tropezó tras no pisar bien.

“¡Kyuatsu!”

“¡Rusha!”

«Uh, ah». Había torcido su tobillo durante la caída, y estando en el suelo, parecía incapaz de levantarse, con su cuerpo medio hundido en la nieve. Incluso si Rusha se levantara, le sería imposible escapar del goblin debido a la lesión de su pie.

“¡Gya, gya, gya, gya, gya, gya!”

El goblin de hielo se acercaba lentamente, como si se estuviera burlando de Rusha.

La niña tenía la posibilidad de salvar a Rusha. Poseía el poder de los hombres bestia conejo, el que generalmente mantenía oculto.

Si lo usara sin contenerse, sin importar cuán buenas o malas fueran sus habilidades, no perdería si su oponente fuera solo un goblin de hielo. Pero…

 

“¿Está claro, Minaris?, nunca debes usar tu poder en público. Si usas el poder de los hombres bestia, la ilusión que te apliqué se disolverá, y tus orejas y cola, que son pruebas de que eres una niña bestia conejo, serán reveladas”.

“¿Por qué no pueden descubrir que somos mitad bestia, Mamá?”.

Publicidad Y-M2

“… Yo también me pregunto el por qué, si nos vemos ligeramente diferentes, al fin y al cabo… «

 

“No, no, oh, no, no quiero morir, ¡NO QUIERO MORIR!”

(… ¡Lo siento mamá!)

Al escuchar a su amiga gritar y llorar profusamente, la niña saltó hacia el goblin, disculpándose en su corazón por no haber sido capaz de seguir las instrucciones de su madre.

“¡Uh ah ah aaaaa!”

“¿¡Guguaaaaa!?”

La patada voladora de la niña se clavó en el vientre del goblin de hielo. Debido a las diferencias físicas, el goblin fue mandado a volar, y sin poder responder ante un contra ataque tan inesperado, terminó impactando en un árbol. Sin embargo, este era una variante de goblin. Un goblin promedio podría ser eliminado ante ese golpe, pero con este variante no sería el caso, y lo único que logró fue herirlo. Entonces, el goblin cayó en cuenta de que no podría luchar contra la niña y escapó, sumergiéndose en las profundidades del bosque, mirando a ambas de forma abominable.

“¡Rusha! ¡¿¡Estás bien!?! ¿Estás herida?”

“Mi-Minaris, eso…”

Aturdida y en pánico, Rusha señaló las dos orejas de conejo en la cabeza de la niña.

Los Hombres Bestia eran bastante hábiles, incluso si tomáramos en cuenta las diferencias entre las razas que los componen. Esto se debe a que poseen grandes capacidades físicas, grandes cantidades de MP y poderes mágicos. Sin embargo, a diferencia de los humanos, sus cualidades mágicas tienden a estar más centradas en sus cuerpos, lo que vuelve a sus ataques a distancia bastante ineficientes, si los comparamos con los de las otras razas. A pesar de las diferencias que surgen de sus rasgos raciales, si utilizan sus capacidades para aplicar ilusiones sobre sus cuerpos, este inconveniente simplemente desaparece.

Dentro de la familia de los hombres bestia, la niña tenía un talento sobresaliente, especialmente en las ilusiones que caracterizaban a los bestia conejo, por lo que no le resultaba difícil mantener las ilusiones activas. Aun así, era inevitable que la ilusión desapareciera tras desatar tal poder mágico, haciendo que sus rasgos característicos de mujer bestia se mostraran por completo.

“Oh, oh, esto es… lo siento, Rusha. He mantenido en secreto esta parte de mí durante toda mi vida… por favor ¡¿Cuándo regresemos mantendrías esto en secreto?!”.

“¿¡Eee-!? Oh, umm, sí”.

Publicidad G-M1




La niña sonrió con alivio ante su mejor amiga que también estaba avergonzada.

La niña ya no era tan joven como cuando preguntó por primera vez a su madre la razón de ocultar su identidad. Comprendía que el reino en el que vivía se trataba a los hombres bestia con desprecio. Es por eso que nunca había desobedecido las instrucciones de su madre, y aunque confiaba en su mejor amiga, nunca le había revelado su secreto.

“Entonces, con esto está bien”.

Volvió a colocar la ilusión sobre sí, y ocultó sus orejas y cola una vez más.

Cuando era pequeña, era su madre quien siempre le colocaba la ilusión, pero hace alrededor de cuatro o cinco años comenzó a colocársela ella misma.

“Bueno, entonces volvamos a la aldea. No pudimos encontrar comida, pero está oscureciendo y podríamos encontrarnos con ese monstruo de nuevo”.

“Sí, Vamos a casa”.

Publicidad G-AB




Para cuando regresaron al pueblo, ya estaba bastante oscuro.

 

 

MrFreeman: Revisado y corregido

NOVA: 2da Revisión

5 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios