Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 6

R6: El Viejo Toma a un Aprendiz

 

 

La muralla y las puertas del pueblo se han derrumbado.

Los soldados se apresuran, intentando arreglarlo.

Miro en su dirección, no a ellos, sino al terreno detrás de ellos.

Un ejército de arañas blanca atacó este pueblo, pero alguien milagrosamente las hizo retroceder.

Y ese alguien fui yo.

Al menos, eso es lo que todos los demás creen.

El hechizo masivo de Magia Infernal que invoqué, Tierra Calcinada, quemó no solo a las arañas de dentro del pueblo, sino que también a las que estaban fuera del mismo.




Las murallas y las puertas dentro de su alcance también fueron destruidas, pero ese es un pequeño precio que pagar por proteger el resto del pueblo.

Si mi hechizo realmente destruyó esas arañas, así es.

Miro hacia el campo.

Ha sido quemado hasta quedar en un páramo, donde no queda nada más.

Pero sé lo que vi.

Más allá de las llamas, vi a la maestra, muy lejos en la distancia.

Una araña blanca, ahora con la mitad superior de una mujer joven.

Aunque su forma hubiese cambiado, reconocería a ese grandioso ser en cualquier lugar.

Así como los signos de la magia de la maestra, la cual activó como si estuviera sincronizada con la mía.

No, mi magia no venció a esas arañas.

La maestra se encargó de ellas antes de que yo tuviera la oportunidad.

Me encontraba en un estado confuso de coacción mientras mi MP se agotaba, así que no sé exactamente que magia usó la maestra.

Pero no tengo ninguna duda de que las apartó de mi hechizo.

De lo contrario no podría haber ganado contra ese ejército de arañas, especialmente contra sus nueve líderes.

La última vez que me encontré con la maestra, fue como enemigos, y casi perdí mi vida.

Pero esta vez, parece que mi vida ha sido salvada en su lugar.

Sigo teniendo mucho que aprender.

¿Por qué me he esforzado para alcanzar el pináculo del poder mágico?

¿Para ser salvado?

No, seguro que era para salvar a otros.

Cuando era joven, tuve que usar magia para disipar las chispas ardientes que intentaban descender hacia el imperio o sería quemado vivo.

En aquel momento, la desesperada batalla contra los demonios estaba en marcha.

Pero luego el Señor demonio fue reemplazado, y casi al mismo tiempo, el héroe y el anterior rey espadachín desaparecieron, así que la guerra se asentó en una inquietante calma.

Tal vez es porque ha pasado tanto desde aquella guerra que me había olvidado del fervor que una vez sentí.

El afán por el pináculo de la magia.

Se suponía que ese sólo era el medio, no el fin, pero en algún lugar del camino, acabó siendo mi objetivo principal.

Soy débil.

Después de mi encuentro con ese grandioso ser, me volví dolorosamente consciente de mi propia debilidad.

Y he envejecido.

Han pasado tantos años que olvidé mi objetivo principal.

Si un viejo débil como yo se esfuerza en encontrar el pináculo de la magia, ¿cuánta fuerza ganaría en el proceso?

Si he ganado fuerza, ¿qué puedo hacer por los demás con ella?

“Oh, ahí está, maldita sea. ¡Ey, vejestorio!”

“Aurel. Soy tu maestro, lo sabes, a todos los efectos. ¿Es esa realmente una forma de dirigirse a mí?”

“Si me preguntas, ‘vejestorio’ está malditamente bien para cualquier imbécil que deje sola a una niñita tan linda como yo y huya a quién demonios sabe dónde.”

¡Auch!

¡No puedo discutir con ella respecto a eso!

“Oh sí. Sir Héroe quiere hablar contigo, vejestorio.”

Aurel empuja al niño de su lado.

Ah sí. Sabía que lo conocía de algún sitio. Es el niño héroe.”

El que se enfrentó valientemente contra aquel ejército de arañas a pesar de su juventud.

“Em, muchas gracias por salvarme antes.”

El niño héroe inclina su cabeza profundamente.

“Si deseas agradecérselo a alguien, agradéceselo a Aurel. Sólo ye salvé porque me vino llorando, rogándome que lo hiciera.”




“¡¿Qué—a?!” la cara de Aurel se puso rojo brillante.

¿Le da vergüenza que se me escapara como había llorado, o es algo más?

El niño héroe, también, se inquieta tímidamente ante su reacción.

Ah, la juventud.

No son más que niños, en realidad.

“¡Em! Usted es el famoso mago Maestro Ronandt, ¿no es así?”

Armándose de valor, el joven héroe cambia de tema.

“El mismo.”

“Erm, entonces, em… ¡Por favor permítame ser su aprendiz!”

¿Oh?

Un aprendiz, ¿eh?

Levanto mis cejas, pero Aurel parece aún más sorprendida.

“¿Pero qué estás diciendo, chaval? ¡Este vejestorio es un bicho raro! ¡Si te conviertes en su aprendiz, también te convertirás en bicho raro!, ¿sabes?”

¡Pero qué grosera!

¿Tal vez debería despedirla?

“I-incluso si es un bicho raro, ha demostrado que es verdaderamente poderoso. Venció a todas esas arañas, después de todo. Quiero hacerme más fuerte, también. Así que por favor, ayúdeme a ser más fuerte. ¡Se lo ruego!”

¿Po-por qué ya se ha decidido que soy un bicho raro?

Aunque, un aprendiz…

“¿Por favor, lo hará?”

Lo considero por un momento.

Pensé que mi objetivo era conseguir el pináculo de la magia.

Pero eso solo era el medio para un fin.

Mi verdadero objetivo era ayudar a la gente.

Pero soy débil y viejo, me queda poco tiempo.




No puedo engañarme más a mí mismo.

Desde mi encuentro con aquellos tres dragones, en el fondo, lo he sabido.

No soy lo verdaderamente fuerte como para luchar contra los verdaderamente poderosos, y nunca lo seré, no importa cuánto entrenamiento infernal haga, ni cuánto esfuerzo pueda echarle ahora.

Entonces, ¿Cómo puedo ser de mayor ayuda para las personas en el futuro?

Un aprendiz, ¿eh?

“Muy bien, entonces. Te haré mi primer aprendiz.”

“¡¿En serio?!”

“Efectivamente.”

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 6 R6 Novela Ligera

 

Dudo que alguna vez alcance el pináculo de la magia.

Por lo que, en su lugar tomaré un aprendiz para enseñarle todo lo que sé.

Si ese aprendiz puede ser de ayuda para los demás en el futuro, mucho mejor.

Y este niño es el héroe.

Dicen que la persona elegida como héroe siempre es alguien de corazón honrado.

Por lo que ha dicho Aurel, este chico es valiente y sincero.

Si le ayudo a ser más fuerte, seguro que usará ese poder para el bien.

“Pero mi entrenamiento no será fácil, ¿sabes?”

“¡Sí, señor!”

Y así, tomé a mi primer aprendiz.

Reflexionando, me propuse convertirme en el aprendiz de ese grandioso ser, pero terminé convirtiéndome en maestro de mi propio aprendiz en su lugar.

En verdad, uno nunca sabe los giros que dará la vida.

5 20 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
17 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios