Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 6

Capítulo 4: Paliza a las Arañas Bebé

Parte 3

 

 

“¿Esa guadaña no trae nada bueno!”

“¡Es Ataque de Corrosión! ¡No permitáis que se acerque demasiado!”




¡Ugh! Sabía que lo averiguarían.

Al darse cuenta de lo poderosa que era mi guadaña con Ataque de Corrosión, las otras Mentes Paralelas rápidamente se mueven para alejarse de mí.

Mientras tanto, ellas siguen lanzando magia hacia mí como si fuera granizo.

Les sigo pisando los talones, pero nuestras estadísticas son las mismas, lo que significa que nuestra velocidad también lo es.

Puedo seguirles el ritmo, pero no puedo atraparlas.

A este ritmo, seguirán disparándome mientras voy tras ellas.

Maldición. Esto no pinta bien.




El par que han estado preparando los hechizos todo este tiempo se está preparando para usar Magia Abisal.

Em, disculpa.

¡¿Cómo vais a usar magia destructora de almas contra mí, vuestro cuerpo principal?!

Moriré, ¡¿lo sabéis?!

¡Si eso me golpea, moriré!

¡¿De verdad estáis totalmente de acuerdo con eso?!

Pero dudo que me escucharan si lo dijera en voz alta.

Quiero decir, fui yo la que empezó a intentar matarlas primero.




Por ahora, ellas deben verme como nada más que un enemigo.

Es demasiado tarde para detenerlas con palabras.

Tan solo puedo confiar en la fuerza ahora.

¿Pero cómo exactamente?

Francamente, la situación no pinta nada bien.

He estado usando Barrera de Dragón Divina y Ojo Maligno Antimagia para tratar de obstaculizar su magia, pero ellas lo cancelas usando las mismas habilidades.

Lo mismo pasa con Ojo Maligno Sellador.

Supongo que ahora sabemos que los Ojos Malignos se pueden cancelar mutuamente.

Es precisamente porque nuestras habilidades y estadísticas son las mismas que ser más les pone en una situación más ventajosa.

Mis principales ventajas con mi media parte humana y el hecho de que me permite usar Ataque de Corrosión con mi guadaña, pero no importa si no me puedo acercar a ellas.

¿No hay ninguna habilidad que pueda detener su Magia Abisal?

¿Debería activar Ojo Maligno Antimagia en todos mis ojos?

Ah, espera un segundo. Puedo tener diez ojos si incluyo a mi mitad humana, ¡pero estas chicas tienen siete veces ocho ojos en total!




¡El par de ojos extra en mi cuerpo humano no importa ni un poquito cuando hay un montón más en su bando!

Entonces Ojo Maldito sellador tampoco funcionará. De hecho, incluso si ellas no lo cancelan, no sé si tendrá mucho efecto.

Ojo Maligno Sellador hace que una habilidad sea temporalmente inútil, pero ese sello es tratado como una alteración de estado.

No funcionará en un objetivo con Nulificación a las Alteraciones de Estado.

Si solo pudiera evitar que usaran una habilidad, ¡sellaría Magia Abisal!

… ¿Hmm?

¿Evitar que usen una habilidad?

Espera, ¿no tengo un modo literal de hacer eso?

Se me ocurre una idea, así que la pruebo de inmediato.

“¡¿Eh?!”

Todas las Mentes Paralelas exclamaron confundidas.

Tan pronto como escucho eso, sé que el experimento ha sido un éxito.

Y sé que he ganado.

Mi victoria ahora misma está tan asegurada que me siento tonta por haber entrado en pánico antes.

Ahora podría ganar esta pelea incluso mientras me hurgo la nariz.

Quiero decir, no lo voy a hacer, pero podría. Así de fácil va a ser.

#VictoriaSegura.

No puedes culpar a las Mentes Paralelas de estar sorprendidas.

Después de todo, ya no pueden usar magia.

La Magia Abisal que estaban preparando también se canceló por completo, dejando todos sus planes en ruinas.

Y no soy lo suficientemente ingenua o lo suficientemente amable como para quedarme quieta mientras están confundidas.

Inmediatamente, estoy sobre ellas, apuntando con mi guadaña a una de sus cabezas.

La Mente Paralela se queda empalada al instante, dejando el cuerpo temblando.

Otra entra en razón y empieza a dispararme hilo, pero no sale nada.

“¡¿Por qué?!”

Retirando mi guadaña gigante hacia atrás, la sacudo contra otra Mente Paralela.




Esta vez, sin embargo, se las arregla para esquivar mi ataque, y todas ellas se alejan de mí deprisa.

Aun así, su número se ha reducido a seis.

El cuerpo que apuñalé se convierte en polvo como resultado de Ataque de Corrosión.

Las otras Mentes Paralelas han logrado salir de mi alcance, pero están dando vueltas por los alrededores, claramente inseguras de cómo atacarme.

“¿Qué hiciste?” preguntó una de ellas, como si no pudiera soportar más el no saber.

Pero no contesto.

Simplemente en silencio preparo mi guadaña.

Lo que hice fue simple.

Desactivé mis habilidades.

Como podrás saber, las habilidades se pueden activar y desactivar.

Hace mucho tiempo, cuando el dragón de tierra Araba se dio cuenta de que iba a ser derrotado, desactivó sus habilidades para que pudiera acabar con él.

Esa fue la primera vez que me di cuenta de que podías activar y desactivar las habilidades.

No, supongo que ya me imaginaba que podías hacer algo así, pero ya estaba bastante olvidado, dado que no había mucho sentido en hacer eso.

Quiero decir, desactivar las habilidades no tiene ningún beneficio.

Obviamente, si desactivas una habilidad, ya no la puedes usar.

Eso es todo. No pasa nada especial.

No hace que tus otras habilidades suban de nivel más rápido, o te hace conservar energía, ni nada de eso.

Con franqueza, generalmente no hay razón para desactivar las habilidades.

Pero en este caso, esa pequeña función se ha convertido en mi gracia salvadora definitiva.

Al fin y al cabo, mis oponentes son mis copias a fin de cuentas.

Como mis Mentes Paralelas, su poder es en realidad mi poder.

Toda esa fuerza, incluyendo sus habilidades y estadísticas, está prestada de mi yo real, el cuerpo principal.

Así que ¿qué pasa si yo, el cuerpo principal desactivo esas habilidades?

La respuesta reside en las confusas Mentes Paralelas ante mí. Incapaces de usar magia o hilo.

Sin Pináculo del Ocultismo, ellas no pueden usar magia.

Y desactivando la habilidad de Tejido de Hilo Divino desactivo sus habilidades.

También desactivé las habilidades Ojo Maligno, sus habilidades de resistencia y la mayoría de las demás también.

Incluso Inmortalidad.




Si me matan ahora, moriré definitivamente.

Y lo mismo se aplica a la Mentes Paralelas.

En realidad, ellas son sólo partes de mí que acabaron consiguiendo sus propios cuerpos.

Si ellas mueren, volverán a mí otra vez.

Tal y como están las cosas, las tres Mentes Paralelas que he matado ya han vuelto a mí y están gritando molestamente en mi cabeza.

Idóneamente, podría desactivar la habilidad de Mentes Paralelas y acabar con esto, pero por supuesto no sería tan fácil.

No pude desactivar la habilidad de Mentes Paralelas, tal vez porque ellas están en sus propios cuerpos ahora.

Aun así, no es un gran problema.

Estas tipas no tienen forma de ganar.

No pueden volver a activar las habilidades, porque fui yo, el cuerpo principal, quien las desactivó en primer lugar.

A fin de cuentas, ellas son copias de la original: yo.

No pueden contradecir las órdenes del cuerpo principal.

Originalmente, Mentes Paralelas es una habilidad que divide tu conciencia en copias, ninguna de ellas es mejor o peor que la otra.

Se supone que las Mentes Paralelas y yo somos exactamente el mismo ser-

Al menos, así es como solía ser.

Una vez que absorbieron a Madre, mis Mentes Paralelas cambiaron.

A partir de aquel momento, dejaron de ser “yo”.

Ellas tenían su propia forma de ser, sólo que se parecían a mí.

Pero sigo controlando mi propio poder.

Sus habilidades y estadísticas son todas prestadas.

¿Este grupo de impostoras se cree que pueden ir por ahí usando mi poder como les plazca?

Eso no va a pasar, señoritas.

Guadaña gigante en mano, echo a correr.

Mis Mentes Paralelas se dispersan, huyendo por todas direcciones.

Fijo mi vista en una de ellas y uso mi guadaña.

Mi objetivo esquiva varias veces, pero no puede hacerlo para siempre contra mis estadísticas igualadas a las suyas; al poco mi guadaña le roza una pata, lo cual es suficiente para cortarla con facilidad.

Con sus movimientos obstaculizados por la pérdida de una pata, el resto es pan comido.

Le ensarto la cabeza, al igual que a la Mente Paralela que maté antes.

Mientras acabo con esta, otra mente Paralela trata de atacarme por la espalda.

Su pata-guadaña cae directa sobre la parte posterior de mi mitad humana.

¡Pero no sirve de nada!

El vestido que hice con Tejido de Hilo Divino atrapa la guadaña de la Mente Paralela.

No puede bloquearlo por completo, por supuesto, por lo que la guadaña consigue cortar a través y alcanzar mi piel, pero apenas deja un rasguño.




Casi ningún daño en absoluto.

La Mente Paralela, claramente en pánico por el poco efecto que ha tenido su ataque, trata de retirarse.

¡Te equivocas, coleguita!

Balanceo mi guadaña a mi alrededor, la cuchilla corta a través de la Mente Paralela que hay detrás de mí.

Quedan cuatro.

4.9 20 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
11 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios