Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 6

Interludio 4: La Chica Malhablada y el Joven Héroe Demasiado Amigable

 

 

Buenas, soy Aurel, la niña de ocho años favorita de todos.

Ese maldito chiflado no ha vuelto todavía.




¿Qué demonios está haciendo, dejando sola a una joven señorita como yo?

O sea, sé que el Maestro Ronandt es un mago super talentoso y todo eso, pero no creo que eso permita que abandone a una niña de ocho años en una tierra lejana para emprender un viaje o lo que sea.

¿Qué se supone que tengo que hacer?

No puedes culparme por llamarle chiflado en lugar de “Maestro” ahora mismo.

De todas formas, ya que me abandonó sin instrucciones, conseguí que ese pez gordo del Imperio, Tiva, me diera algo de trabajo que hacer por ahora.




El pueblo en el que estoy en este momento tiene a alguna gente del ejército de Ohts, así como algunos tipos del Ejército del Imperio.

Básicamente les estoy haciendo el trabajo pesado para ellos.

Fue bien que el chiflado al menos nos presentara aquel primer día.

De otro modo probablemente me habrían expulsado, diciendo algo como, ¡¿Quién demonios eres tú?!

Este pueblo está siendo ocupado por un ejército invasor, y yo soy simplemente una niña del Imperio, quien es un aliado de ese ejército.

Si tuviera que ir sola, probablemente sería asesinada en algún maldito callejón.

No es lo que yo llamaría pasar un buen rato.

“Oh, Aurel, justo a tiempo. Estaba a punto de salir para ir de compras. ¿Te importaría venir y cargar mis cosas?”

El Señor Tiva me pide hacer trabajitos bastante a menudo.

Bueno, lo pide como una solicitud, pero quiero decir, él me está cuidando porque fui abandonada por mi antiguo jefe.

No es como si pudiera decir que no.

“Seh, ‘tá bien.”

“Al menos podrías decir ‘sí, por supuesto’, ¿no crees?”

El hombre mayor sonría gentilmente.

Lo siento por eso.

Soy de la periferia, así que no es que vaya a empezar a hablar correctamente.

Pero Tiva es realmente un buen tipo, ayudando a una mocosa maleducada como yo.

Es tan amable, que podría cambiar de maestro y pasar el viejo chiflado.

Sigo al anciano al pueblo.

“Lo siento, Aurel. Odio hacer que una niña pequeña como tú me ayude a cargar las cosas, pero por mucho que me duela decirlo, nadie más está libre.” Se disculpó el Señor Tiva.

“Cosas como estas no me molestan en absoluto, Señor. De hecho, si alguien se queja por hacer su maldito trabajo, lo único que tiene que hacer es darles una buena patada en su culo.”

Mi comentario grosero hace sonreír al Señor Tiva.




Sé que el está realmente falto de personal.

No puede ser fácil dirigir una ciudad que acaba de ser tomada.

Técnicamente, Ohts está al cargo de las operaciones, así que el Imperio no tiene que hacer mucho, pero el Señor Tiva sigue trabajando duro cada día.

De hecho, Ohts es una nación bastante débil, por lo que harían un trabajo de mierda dirigiendo esta ciudad solos de todas formas.

Es por eso por lo que la gente del Imperio está yendo de un lado para otro sin parar a pesar de que este no debería ser su trabajo.

A mí me iba bien, dado que significó que el Señor Tiva pudiera acogerme después de que el chiflado me abandonara.

Pero debe ser como un dolor de muelas para la gente del Imperio en este pueblo.

Hace que las cosas estén bastante tensas por aquí.

“¿Hmm?”

El Señor Tiva frunce el ceño.

Una gran cantidad de personas se ha formado más adelante, gritando y burlándose.

Oh-oh. Parece que hay problemas.

“¿Qué estáis haciendo?” El Señor Tiva se dirige a la multitud.




Incluso sin gritar, su voz suena fuerte y clara.




El grupo de personas se queda congelado en el sitio y se gira para mirarnos.

Tan pronto como se fijan de su uniforme y se dan cuenta de que es un caballero del Imperio de Renxandt, se dispersan en todas direcciones.

La única persona que se queda atrás es un niño que parece haber sido golpeado.




“Pensar que tantos adultos le harían algo así a n niño como este… Qué cruel. ¿Estás bien?”

El Señor Tiva le ofrece una mano al niño.

El niño, sin embargo, se levanta sin aceptarla.

Guau. Ahora que él está de pie, este chico es realmente bastante guapo.

“¿Son realmente ellos los crueles aquí?, me pregunto.”

Tiva parece confundido al principio; entonces sus ojos se abren, aparentemente dándose cuenta de algo.

“A comparación de lo que les hemos hecho, es más que justo que permitamos esto a cambio”, continuó el chico tristemente.




Creo que sé a qué se está refiriendo ahora.

Ohts saqueó y tomó el control de este pueblo.




Sin mencionar que lo hicieron atacando a pueblerinos inocentes mientras que sus luchadores estaban lejos en un campo de batalla lejano.

El estimado señor del pueblo y su mujer fueron asesinados, y muchos de ellos piensan que fue obra de Ohts, también.

Es natural que los ciudadanos supervivientes de este pueblo tengan un odio profundo hacia Ohts.

Tanto que atacan a los hombres de Ohts casi a diario.

Pero hay algo que todavía no capto.

¿Por qué este chico habla como si los hubiera perjudicado personalmente?

No parece mucho mayor que yo, así que dudo que fuera parte del ataque al pueblo.

“No hay necesidad de que haga tal cosa, Sir Julius el Héroe.”

Las palabras del Señor Tiva golpean mi pequeño y confundido cerebro como una tonelada de ladrillos.

¿Héroe? ¡¿Héroe?!

“¡¿Quéééé…?!”

No es culpa mía que gritara un poquito, ¿vale?

¡Quiero decir, es del héroe de quien estamos hablando!

¡¿Quién no se sorprendería si la mayor esperanza de la humanidad contra el Señor Demonio resultara ser un niño pequeño?!

“Sólo le trajeron para que pudiera experimentar la batalla de primera mano. Ni una pizca de culpa por lo que sucedió en esta batalla debería recaer en usted.”

“Pero desde su punto de vista, soy uno de los perpetradores. Desde que el héroe entró en batalla contra ellos, incluso aunque no participara, han perdido todo el sentido de lo que es correcto. Es por eso por lo que Ohts ha actuado tan injustamente. Con el héroe de su lado, el Ejercito de Ohts se sentía como que debía estar en lo correcto. Que nada de lo que hicieran podía estar mal. Incluso aunque yo no hiciera esas cosas, mi propia existencia es lo que puso al pueblo en esa posición.”

Guau, suena bastante complicado.

“Falso. Independientemente de que técnicamente participara o no, el Ejército de Ohts atacó este pueblo, no usted.”

“Aun así, no puedo perdonarme a mí mismo.”

El héroe mira alrededor con tristeza.

Su mirada se detiene en las casas que han sido quemadas hasta las cenizas y en toda la restauración que aún queda por hacer.

Esos ojos están llenos de remordimiento y, aún más, determinación.

Aah, ahora lo pillo. Vale.

Este definitivamente es un héroe.




Puede que parezca de mi edad, pero casi nunca he visto a adultos parecer tan determinados, no digamos niños.

“Señor Héroe…”

El Señor Tiva mira con tristeza al niño, viendo lo mismo que yo en sus ojos.

Puedo decir que se siente responsable como uno de los adultos que hicieron que este niño sintiera una determinación tan intensa.

No sé realmente que está ocurriendo tras la determinación de este joven héroe o de la complicada expresión del Señor Tiva.

“Vine aquí sin pensarlo, y ahora me arrepiento profundamente. De ahora en adelante, pensaré y actuaré por mi cuenta. Nunca más dejaré que me utilicen simplemente porque soy un niño. Niño o no, soy el héroe. No tengo intención de ser un títere que no esté a la altura de mi título.”

“Entonces por favor cuídese. Si desea convertirse en un verdadero héroe, no debe lanzar por la borda su vida así.”

El Señor Tiva da la advertencia en un tono suave.

“Pero debo ayudar a la gente de este pueblo de algún modo.” El héroe parecía descontento.

“¿Entonces dejará que le golpeen en silencio? Eso no le ayudará ni a usted ni a ellos en lo más mínimo. Herirle tan solo aliviará su sufrimiento por un breve momento. Luego ellos sentirán el dolor en sus propias manos por haberle golpeado y en sus corazones por herir a un niño tan pequeño. Tarde o temprano, ellos olvidarán su sentido de la virtud por completo. No debe dejar que nadie le golpee, tanto por el bien de ellos como por el suyo.”

Esa ha sido buena, Señor.

Parece que el héroe está sorprendido, también.

“Pero… ¿qué puedo hacer por ellos, entonces?”

“¿Por qué no cazas monstruos o algo?” Ups. Le contesté sin pensar. “¡Oh, em, lo siento!”

“No, está bien. ¿Qué quieres decir con ‘cazar monstruos’? “

El héroe me sonríe amablemente.

“Oh, ehhh… Bueno, ¿sabes que partes de la muralla de defensa de la ciudad se rompieron y esas cosas? Tienen guardias vigilando las peores partes, pero hay otras áreas que parece que se romperían realmente fácil. Así que lo que escuché es, que un montón de gente de este pueblo están tan preocupados por que los monstruos rompan las murallas que a penas pueden dormir por las noches. Hay muchos más monstruos en el exterior de los que solían haber, también, porque son atraídos por el olor de la muerte o lo que sea, ¿cierto? Si derrotas a esos monstruos, eso ayudará a la gente de por aquí, ¿no? Aunque imagino que eso es un trabajo más para un aventurero que para un héroe.”

Los ojos del héroe comienzan a brillar mientras escucha mi explicación.

“¿Un aventurero?”

“Perdón, eh, ¿te he ofendío’ o algo?”

“No, no, todo lo contrario. Tienes razón. Tal vez pueda probar algo como eso. Gracias.”

Con eso, el héroe echa a correr.

El Señor Tiva y yo lo miramos marchar, luego terminamos nuestras comprar como planeamos.

***

 

 




A partir del día siguiente, escuché decir que el pequeño héroe estaba fuera luchando contra monstruos para mantener a la gente del pueblo a salvo.

Si me preguntas, suena como si tuviera los ingredientes para convertirse en un verdadero buen héroe.

Ya sabes, de los que realmente hacen honor a su título.

Hablando de títulos, ¿cuándo demonios volverá el llamado “mago de la corte del Imperio”?

Puede que tenga un trabajo sofisticado y mucho poder, pero no es para nada bueno en el interior.

4.8 23 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
15 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios