Goblin Slayer

Volumen 10

Capítulo 3: Como un Ladrón

Parte 2

 

 

“Aunque normalmente los ladrones no nos llevemos bien, aquí en el gremio nos entendemos muy bien.”

Ambos seguían por el estrecho pasillo al tendero que reía entre dientes. Este lugar no se veía muy diferente del gremio de aventureros.

Publicidad M-AR

¿Cómo podía haber un espacio tan grande detrás de esa pequeña tienda? La Sacerdotisa no lo sabía.

Hablando de cosas que no sabía, también estaba la identidad del tendero. Parecía un rhea, o un elfo, o un enano, o un humano.

También parecía que había unas orejas de animal debajo de su capucha gris, y daba la sensación de que debajo de su atuendo había escamas de lagarto.

── Tal vez, sea magia.

Pensó de nuevo la Sacerdotisa. Sin embargo, sentía que no debía preguntar.

Publicidad M-M4

En este mundo hay cosas que es mejor no saber. Y muchas cosas que era mejor no preguntar.

“Entonces…… ¿Aceptan solicitudes…… como en el gremio de aventureros……?” Preguntó ella nerviosamente. La pregunta iba dirigida hacia Goblin Slayer, pero el tendero respondió.

“Bueno, es lo mismo en cuanto a que alguien deja un trabajo a través de conexiones.”

El tendero avanzaba suavemente sin hacer ni un ruido, por lo que solo se escuchaban los pasos de la Sacerdotisa y de Goblin Slayer.

No, a pesar del tosco andar de Goblin Slayer, sus pasos eran silenciosos.

Cada vez que sus botas hacían ruido y su sonoro bastón resonaba, la Sacerdotisa se avergonzaba bastante y bajaba la mirada.

Parecía que el tendero estaba mirando de reojo sus acciones.

“Como entenderán no podemos confiar en el gremio de aventureros, hay muchas cosas que son más fáciles de hacer aquí.”

“¿Y se puede confiar en este lugar?” Dijo repentinamente Goblin Slayer en un tono muy brusco.

“Bueno” dijo alegremente el tendero mientras se aclaraba la garganta. “Posee bastante credibilidad.”

Hm. Goblin Slayer gruñó en voz baja.

“Dicen que la traición es por cortesía. No te puedes quejar si te engañan, pero es fácil hacer negocios.”

“Ya veo.”

“Es de lo más incómodo que hagan un berrinche diciendo que es culpa del empleador.”

El tendero resopló su nariz, como si no sintiera interés, mientras hablaba de una forma muy eminente.

“Eso solo es prueba de que los jóvenes de antaño han crecido, mientras que los novatos que se la pasan quejándose han aumentado.”

Quizás el problema sean los distintos estilos de vida ── pensó vagamente la Sacerdotisa.

Los rumores se habían esparcido. Existía gente que manejaba los negocios turbios y las conspiraciones bajo la sombra de la gran metrópolis.

Nadie los protegería, eran aprendices de una profesión en la que dependían de su habilidad y talento.

Es una vida tan libre ── y aterradora ── que te hace cuestionarte tu estilo de vida.

La Sacerdotisa se estremecía de pensar en lo incierto e inquietante que eso debía ser.

Ella era protegida por el templo y el gremio de aventureros.

No podía ni imaginarse el sentimiento de estar en una situación en la que no tuviera ni siquiera eso.

“Por supuesto que nadie querría estar con alguien que podría traicionarlo…… ¿no?” Dijo el tendero, como si hubiera comprendido la razón de su estremecimiento. “Después de todo, mi señor aquí presente nos protegió incluso durante el festival de la cosecha hace dos años, no le haría algo tan cruel.”

“Ah ──……”

En este momento, la Sacerdotisa se sintió más agradecida que nunca de estar en medio de la oscuridad.

No parecía estar familiarizada con la persona bajo la capucha gris ── por supuesto, porque no conocía su rostro.

Aun así, ¿es posible que haya presenciado como agitaba desesperadamente su sonoro bastón durante su danza en el festival de la cosecha?

Goblin Slayer solo murmuró “¿Aquella vez?”, pero la Sacerdotisa no estaba tan tranquila.

La Sacerdotisa tenía vergüenza de que vieran su rostro sonrojado, por lo que se sintió muy agradecida de estar en un lugar oscuro.

Fingiendo que no había notado su reacción, el tendero abrió la puerta al fondo del pasillo.

En ese momento, la Sacerdotisa cerró los ojos debido a la luz que se filtraba desde la puerta. El brillo lastimaba sus ojos que se habían acostumbrado a la oscuridad.

“…… ¿Una taberna?”

“Aún no es hora de hablar de negocios.”

Mientras ella seguía parpadeando sin parar, Goblin Slayer y el tendero estaban a un lado charlando como si no pasara nada.

“¿Puedes ver……?”

Esa pregunta, parecida a algo que había escuchado antes, vino de los labios de la Sacerdotisa.

Goblin Slayer gruñó en voz baja, pero esta vez respondió apropiadamente.

“Cuando entres a la oscuridad cierra un ojo. Así podrás cambiar de entorno rápidamente.”

“S-Sí……”

Mientras tanto, cuando los ojos de la Sacerdotisa finalmente se acostumbraron a la luz, la apariencia de la taberna llamó su atención.

Las únicas tabernas que conocía eran la taberna del gremio y las de las posadas.

Publicidad M-M5

En comparación, esta era, como decirlo, ¿algo oscura ──……?

── …… Es algo tranquilo,  ¿no……?

Puede que sea distinta a la impresión que daría de noche, pero tampoco parecía que fuera mediodía.

La taberna, limpia y ordenada, era algo pequeña, con varios asientos, excepto en el mostrador.

¿Originalmente era una armería o algo así? De repente le dio esa impresión.

En el mostrador, una hermosa mujer con un chaleco negro y corbata de moño estaba limpiando un vaso.

La Sacerdotisa se dio cuenta de que en realidad era una bartender de verdad, debido al leve sonido del agua ── había un depósito de agua para lavar los vasos debajo del mostrador.

Al darse cuenta de que la estaba observando, esta le devolvió una sonrisita, y la Sacerdotisa sonrojada apartó la mirada nerviosamente.

También había unos Padfoot de pelaje negro ── tanto perros como gatos ── afinando sus instrumentos.

Publicidad Y-M3

De seguro en la noche presentarían un acto musical, mientras los tragos eran servidos y los empleadores hablaban de negocios.

Era un mundo muy difícil de imaginar para la Sacerdotisa.

“¿Este es un bar clandestino?”

“Bueno, tiene algo de ese estilo. Cuando se trata con productos prohibidos, aquí es donde se manejan.”

El tendero se subió hábilmente a la silla en el mostrador, y Goblin Slayer se sentó a su lado.

Cuando la Sacerdotisa oyó el chirrido de la silla debido al peso de su armadura, se apresuró a sentarse en otra silla imitándolos.

Y antes de que pudiera decir algo, la bartender puso un vaso frente a la Sacerdotisa sin hacer ni un ruido.

Pensó que le serviría alcohol, pero lo que vertió era leche ordinaria, por eso la Sacerdotisa tomó el vaso tímidamente.

De repente, se dio cuenta que los padfoot en el rincón del establecimiento habían comenzado a tocar sus respectivos instrumentos.

Era la primera vez que escuchaba esa misteriosa melodía, que no era la de una flauta ni la de una trompeta, pero era muy agradable al oído.

“Son bastante refinados.” Murmuró Goblin Slayer, quien ya tenía su vaso en la mano.

¿Era vino diluido? Parece que al menos no querían servir bebidas fuertes a quienes venían a hablar de negocios.

“Jejeje” rio tímidamente el tendero mientras se frotaba la nariz. “……Bueno empecemos.”

“Hm” asintió ligeramente Goblin Slayer.

Desde ese momento, la charla fue tan extraña que espanto un poco a la Sacerdotisa.

Publicidad M-M1

“Entonces, cliente, dejemos las formalidades y pónganse cómodos.”

“Lo agradezco. Pidió unas sillas y unas copas para recibirnos. Por favor, no se contenga.”

“Muchas gracias por el saludo. Pero, como puede ver, no hay necesidad de contenerse, pues llevo puesto un disfraz.”

“Pues como yo lo veo, estamos negociando, por favor no se contenga.”

“No, no, por favor, no se contenga, mi señor.”

“No, por favor, usted no se contenga.”

“Gracias por sus reiteradas palabras. Mil perdones, desde ahora no nos contengamos.”

“Lamento mi descuidada apariencia, pero vengo de una ciudad pionera en la frontera occidental, mi maestro era un jinete de barril, y yo soy un joven que se dedica a asesinar goblins.” (NOVA: Esto es una referencia al libro ‘El Hobbit’, específicamente a la escena entre él y el dragón Smaug en la que Bilbo dice ser un ‘jinete de barril’. Esto hace referencia, a su vez, a cuando Bilbo y los enanos escapan tirándose a un río usando unos barriles de vino.)

“Gracias por su cortesía. Lamento que para su encuentro se presente este zorro con capucha gris en lugar de mi jefe.”

“Agradezco que recibiera mi saludo. Por favor, levante la cabeza.”

“No, no, por favor, levante usted la cabeza primero.”

“Eso será un problema.”

“Entonces hagámoslo juntos.”

“Muchas gracias por todo.”

“Cuento con usted.”

Estuvieron intercambiando saludos extremadamente formales mezclados con algunos gestos rápidos.

La Sacerdotisa solo lograba entender algunos, la mayoría parecían encantamientos mágicos.

Luego, ambos, que tenían la mirada baja, alzaron la cabeza casi al mismo tiempo que terminaron de hablar, y suspiraron.

Fue una charla completamente incomprensible, pero parecía ser algo indispensable que los dos debían hacer.

El tendero de capucha gris sonrió de oreja a oreja, y continuó hablando en un tono ligero.

“Entonces, mi señor. ¿Qué deseas?”

“Información.” La respuesta de Goblin Slayer fue concisa. “Sobre el comerciante de la Ciudad de Agua. Quiero saber sus movimientos recientes.”

“Claro.”

Goblin Slayer Volumen 10 Capítulo 3 Parte 2 Novela Ligera

 

La Sacerdotisa estuvo a punto de dejar caer el vaso que había llevado a sus labios.

Ella no sabía si aquel sujeto tenía relación alguna con ese asunto, pero.

Parpadeando en confusión la Sacerdotisa bramó en voz baja, tal como él solía hacerlo, pero inclinando la cabeza sin respuesta.

“…… ¿Tiene él, alguna relación con esto?”

“No lo sé.” Después de todo, su respuesta esta vez también fue concisa. “Por eso lo investigaremos…… Te pido que lo investigues. Y que tomes las medidas necesarias.”

“Jajaja” el tendero se acarició la barbilla con un gesto de admiración. “Ya veo……”

Luego, como una araña o algo así, retorció sus cortos y regordetes dedos como si rasguñara el aire.

“Entonces, ¿Cuánto me darás?”

“¿Cuánto quieres?”

La Sacerdotisa suspiró. ── Ah, después de todo no estaba dispuesto a negociar.

Inmediatamente, los ojos bajo la capucha gris se entrecerraron. Su voz fue tan baja como si estuviera por asesinar a alguien.

“¿Qué tal si me bañas en oro?”

“Ya veo.” Sin embargo, Goblin Slayer siguió hablando despreocupadamente. “Es un pedido muy importante. No pasa nada si les es imposible.”

“¿Estás diciendo que no podemos hacerlo?”

“¿Pueden hacerlo?”

La mirada del tendero se asomó desde lo profundo de su capucha gris hasta lo profundo del casco barato de hierro, como si literalmente lo estuviera evaluando.

La Sacerdotisa apretó fuertemente su sonoro bastón inconscientemente.

Fue porque pensó que algo ── aunque no sabía el qué ── podría estar pasando en ese momento.

Por supuesto, no era una situación en la que pudiera reaccionar al instante, o en la que debía estar alerta de su entorno, y eso la ponía nerviosa.

No era una de las aventuras al aire libre de las que estaba tan acostumbrada. Era una aventura urbana.

La Sacerdotisa recién se dio cuenta de que estaba en territorio completamente desconocido.

Justo cuando creía que después de dos años se había acostumbrado un poco ── sucede esto.

“……”

En un instante, la atmosfera se volvió tensa y, antes de que la Sacerdotisa se diera cuenta, la música dejó de llegar a sus oídos.

Sintiendo que el sonido que hizo al tragar saliva resonaba intensamente en la habitación, la Sacerdotisa quiso incluso contener ansiosamente su respiración.

Un tiempo después, aunque probablemente fue menor de lo que ella creía, el tendero alzó tres dedos.

Goblin Slayer lo vio, buscó casualmente en su bolsa de lona, sacó cuatro bolsitas de monedas de oro, y se las arrojó.

Las puso sobre el mostrador, haciendo un sonido metálico.

“…… Mi señor es bastante malo negociando.” Poco después, el tendero suspiró. “No hay mucha diferencia entre un pródigo y un blanco fácil.”

Publicidad M-M1

“Si tú y yo no somos amigos, tampoco podríamos ser compañeros.” Dijo calmadamente Goblin Slayer, dejando escapar un suspiro bajo su casco de hierro. “Pero estás haciendo algo que yo no puedo. Debo pagar el precio.”

El tendero de la capucha gris miró fijamente su casco de hierro de aspecto barato, y dijo unas palabras asombrado.

Publicidad M-M5

“Esperé tantos años a que vinieras a saludar, y cuando pensé en darme por vencido, de repente vienes y muestras tu rostro para esto.”

…… Demonios, era solo otro de sus discípulos.

Publicidad G-M1




Ya sea por admiración o sorpresa, ese fue un murmullo difícil de entender para la Sacerdotisa.

Después de todo, era un tono de voz similar a cuando la Sacerdotisa solía dejar escapar sus pensamientos sin darse cuenta.

El tendero sacudió lentamente su cabeza de izquierda a derecha, y guardó las bolsas de monedas en su bolsillo. Sus ojos se volvieron hacia ella.

“Es bueno que haya bastantes historias suyas. A pesar de su apariencia, es un aventurero de rango plata. Te será de bastante ayuda.”

Por primera vez desde que vino aquí, la Sacerdotisa relajó su expresión y sonrió. Lo sé, respondió.

Publicidad Y-AB

“Bien.” El hombre de la capucha gris cerró el contrato golpeando su pecho inflado por las bolsas de monedas. “Esta es una solicitud de mi maestro. Haré lo mejor que pueda.”

Del mismo modo, por primera vez desde que llegó aquí la calma de Goblin Slayer fue perturbada.

“…… No me digas maestro.”

Solo por el tono de su voz, la Sacerdotisa se dio cuenta de lo que pasaba.

Él se sentía avergonzado.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
6 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios