Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 6

Interludio 1: La Duda del Sirviente

Parte 1

 

 

Puedo escuchar la respiración tranquila y constante de la joven señorita mientras yace en la cama.

Aunque pueda ser un vampiro nocturno, no hay duda de que el viaje hasta ahora la ha cansado enormemente.




Ahora que finalmente puede dormir en una cama adecuada, que caiga en un profundo sueño es más que natural.

Esto no me tomó por sorpresa.

Como una reencarnación, la joven señorita tiene una mente que es más mayor de lo que parece, pero su cuerpo sigue siendo el de un bebé.

A decir verdad, ella no debería ser capaz de soportar el viaje en que nos encontramos.

A su edad, ella debería estar bajo el cuidado de sus padres, durmiendo sana y salva cada día.




¿Cómo se llegó a esto…?

El sólo hecho de pensar en sus difuntos padres me es devastador, aunque no derramo lágrimas.

Respiro hondo, tratando de sacar a la luz las infernales raíces de mi desesperación y controlar mis sentimientos.

No por mucho duelo que les hagamos volverán a la vida.

En lugar de desanimarme por el pasado, debería pensar en el futuro de la joven señorita.

Aunque eso depende de sus deseos, por supuesto.

No importa las decisiones que ella pueda tomar, simplemente continuaré protegiéndola con todo lo que tengo.

Esa fue la última petición de mi señor y mi señora, después de todo.

Ya que ellos no están, debo cuidar a la joven señorita en su lugar.

Y, sin embargo, para hacerlo hay cierto obstáculo que debo superar.

En silencio, me retiro del lado de la joven señorita.

Cuando salgo de la habitación, me encuentro a Lady Ariel relajándose en una silla en la sala de estar.

“¿Está dormida la pequeña Sophia?”

“Sí. Dado todo el tiempo concurrido desde la última vez que durmió en una cama adecuada, es natural que duerma profundamente.”

“Eso es bueno. Entonces vas a salir ahora, ¿verdad?”

Me toma un momento darme cuenta del significado implícito tras su comentario casual.

“¿Eh? Espera, ¿no lo vas a hacer? ¿No necesitas sangre?”

Ante eso, me quedo congelado en el sitio.

Puedo sentir que mi cara se ha tensado.

Lady Ariel me está diciendo que vaya a adquirir sangre.

En otras palabras, ella me está diciendo que ataque a los humanos.

“Quiero decir, no es que me quite el sueño si no vas, pero ¿eso no sería un problema para ti? Ya que Sophia es una Progenitora, ella no necesita beber sangre, pero estoy bastante segura de que tú sí, ¿no es así? Si no consigues un poco pronto, estarás en problemas.”

No me salen las palabras mientras ella hurga en mi doloroso secreto.

Me convertí en un vampiro cuando la joven señorita bebió mi sangre.

No me arrepiento de eso.

Esa fue la única manera en que la joven señorita y yo podríamos haber sobrevivido a aquella situación.

Sin embargo, aunque no me arrepienta de nada, sí tengo preocupaciones y ciertas dificultades.

Concretamente, las debilidades de los vampiros.

Ahora que soy un vampiro, mi cuerpo no puede sobrevivir sin consumir sangre.

No sólo eso, sino que mi piel arde cuando es expuesta al sol, entre otras debilidades.

Como Progenitora, la joven señorita no sufre de ninguna de estas.

Pero yo, su sirviente, no poseo el mismo novel de resistencia.

En el viaje hasta ahora, he evitado la luz del día poniéndome la túnica que Lady Blanca hizo para mí, y he subsistido con la sangre de cualquiera de los monstruos que Lady Blanca cazaba.

Sin embargo, la sangre de monstruo hacía poco más que retrasar lo inevitable.

Lo que mi cuerpo realmente anhelaba sólo se podía encontrar en los humanos.

Es probable que la sangre de monstruo pueda sostener mi vida, pero no me dará la fuerza que necesitaría en caso de crisis.

Tal y como está, mi cuerpo se está volviendo más pesado y mis sentidos se debilitan cada día que pasa.

Convertirme en vampiro ha aumentado mis estadísticas en gran medida, pero no bebo pronto, es muy probable que me vuelva tan débil como cuando era humano, si no más.

No puedo proteger a la joven señorita así.

Esto lo sé, pero no puedo evitar echarme atrás ante la idea de atacar a alguien y beberme su sangre.

El terrible conflicto entre mi sentido del deber de proteger a la joven señorita y mi repulsión contra lo que debo hacer para cumplir con mi deber me tiene en un punto muerto.

“Si no vas a ir, no sé para qué nos quedamos en este pueblo para empezar…”

Los refunfuños de Lady Ariel me golpean los oídos dolorosamente.

Ya había sospechado que ella nos trajo a este pueblo para que yo pudiera abastecerme de sangre.

Incluso los bienes y suministros que compré fueron sólo un rodeo, ya que este había sido siempre el objetivo principal.

Desde luego, me pareció extraño.

Tanto Lady Ariel como Lady Blanca pueden adquirir alimentos por su cuenta, y dada nuestra situación, no había la necesidad de arriesgarse a entrar en un pueblo.

Pero Lady Ariel insistió en ello, y fue realmente por mi bien.

“Pero atacar a una persona inocente…”

Incluso sabiendo que ella ha hecho todo esto por mí, todavía no me puedo decidir.

“Hmm. Supongo que entiendo cómo te sientes, pero vas a tener que apretar los dientes y ponerte manos a la obra o eso sólo va a empeorar, ¿sabes? Cuanto más lo postpongas, más difícil será a largo plazo, ¿vale? Es mejor sacártelo de encima de una vez.”

Lady Ariel tenía razón, por supuesto.

Si sigo arrastrando los pies, nunca podré avanzar.

Ya no soy humano.




Soy un vampiro, y debo vivir como uno de ahora en adelante.

Lady Ariel ha tenido la amabilidad de guiarme por auténtica preocupación por mi bienestar.

Pero la conciencia con la que cargaba como ser humano rechazaba la forma de vida de un vampiro.

Este obstinado sentimiento que no puedo disipar está rechazando la generosa orientación de Lady Ariel.

Si abro la boca, me temo que puedo decir algo que no pretendo decir. En su lugar, me adentro en la noche, con mi mente aún confundida.

4.9 23 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
7 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios